POLEMICA

Jefe del Pentágono contradice a Tump y no usará Ley de Insurrección contra disturbios

 El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, dijo que no respalda invocar la Ley de Insurrección para usar a las Fuerzas Armadas para enfrentar disturbios civiles.

El país está enfrascado desde hace una semana en manifestaciones de protesta por la muerte del afroamericano George Floyd en Minneapolis, Minnesota, cuando se encontraba bajo custodia de la policía, y los brotes de violencia se han multiplicado.

El lunes, el presidente Donald Trump dijo que tomaría acciones militares en las diferentes ciudades y estados del país si las autoridades estatales y locales no controlaban las protestas.

Para poder hacerlo, Trump tendría que invocar una ley federal llamada la Ley de Insurrección de 1807, que permite al presidente desplegar el ejército para “suprimir, en cualquier estado, la insurrección, violencia interna, asamblea o reunión ilegal”.

Obispa enfurece con Trump por usar su iglesia y “profanar” la biblia

La obispa a cargo de la iglesia episcopal de Saint John arremetió contra el presidente Donald Trump por el uso del templo con propósitos políticos.

“Estoy indignada”, dijo al Washington Post la reverenda Mariann Budde. “Soy la obispo de la Diócesis Episcopal de Washington y no me hicieron ni una llamada de cortesía para avisarme que iba a lanzar gases para que ellos usaran una de nuestras iglesias”.

Trump apareció por la iglesia episcopal St. John al final de su discurso en la Rosaleda de la Casa Blanca en el que amenazó con desplegar soldados para poner fin a los disturbios desatados por las protestas por la muerte de George Floyd. Durante su intervención se escucharon las explosiones de los gases usados por la Policía para dispersar una manifestación que pasaba por el templo.

Poco después, el presidente, rodeado de algunos de sus asesores, dio el extraordinario paso de salir a pie de la Casa Blanca y cruzar caminando la plaza de Lafayette para dirigirse a la iglesia episcopal de Saint John, en la que han rezado todos los presidentes de EE.UU. desde el siglo XIX.

Trump posó para las cámaras con una Biblia en la mano frente a las ventanas tapiadas de la iglesia, cuyo sótano fue uno de los lugares donde algunos manifestantes prendieron fuego durante las protestas del domingo, aunque las llamas no provocaron daños.

Denuncian presencia de grupos chavistas en protestas en Washington

Los denominados «ojos de Hugo Chávez» aparecieron durante las protestas y disturbios que se han desarrollado en Washington, la capital de Estados Unidos, tras la muerte de un afroamericano a manos de un oficial de policía blanco.

«Esas protestas espontáneas no son. La parasitaria izquierda está en todas partes», refirió el periodista venezolano Segovia Bastidas.

Trump firma orden ejecutiva contra Twitter y redes sociales

Donald Trump intensificó su guerra contra las compañías de redes sociales al firmar una orden ejecutiva el jueves que impugna las protecciones de responsabilidad que han servido como base para los discursos sin limitaciones a través de internet.

Aun así, sus acciones lucen más como un acto político que funcional, ya que el presidente pretende arengar a sus simpatizantes después de arremeter contra Twitter por colocar avisos de verificación de datos en dos de sus tuits.

Trump dijo que las alertas fueron “decisiones editoriales” por parte de Twitter y significaban activismo político. Añadió que eso debería costarles a estas compañías sus protecciones en contra de demandas relacionadas a lo que se publica en sus plataformas.

Trump amenaza con regular fuertemente o cerrar las redes sociales

 El presidente de EE.UU. Donald Trump amenazó con “regular fuertemente” o cerrar las plataformas de redes sociales, después de que Twitter etiquetara un par de sus tuits con una advertencia de verificación de datos.

En un tuit del miércoles en la mañana, Trump dijo que los republicanos sienten que “las plataformas de redes sociales silencian totalmente las voces conservadoras”.  Argumentó que las páginas de redes sociales intentaron -y fracasaron- en su intento de sofocar las voces de los conservadores durante las elecciones de 2016.

“No podemos dejar que una versión más sofisticada de eso vuelva a ocurrir”, señaló.

Dos horas después de que el presidente atacara a las plataformas de redes sociales, el secretario de Estado de EE.UU, Mike Pompeo, escribió en Twitter defendiendo la libertad en línea y dijo que su país se unía a una coalición de 31 países para promoverla. 

“EE.UU. está en contra y no tolerará apagones de internet impuestos por gobiernos y otras formas de censura durante o después de esta pandemia”, señaló el diplomático. 

El mates, sendas alertas sin precedentes en dos tuits sobre la votación por correo publicados por el presidente en su cuenta personal llevaron a Trump a acusar a Twitter de interferir en las elecciones presidenciales que se celebrarán en noviembre y de “completamente sofocar” la libertad de expresión.

“Yo, como presidente, no permitiré que esto ocurra”, zanjó.

Cuando quienes vieron los tuits marcados de Trump el martes hicieron click en la advertencia colocada por Twitter, fueron redirigidos a una notificación titulada ‘Trump hace una afirmación sin sustento de que las boletas de votación por correo llevarán a un fraude electoral’.

La alerta estaba vinculada a artículos de CNN y The Washington Post, y también incluía la siguiente relación de hechos:

Lo que necesitas saber.

 – Trump afirmó falsamente que las boletas de votación por correo llevarán a unas “elecciones amañadas”. Sin embargo, verificadores de datos indican que no hay evidencias de que las boletas de votación por correo estén vinculadas con fraude electoral.

– Trump afirmó falsamente que California enviaría boletas de votación por correo a “todo el que viva en el estado, sin importar quiénes sean o cómo llegaron allí”. De hecho, solo votantes registrados recibirán papeletas.

– Aunque Trump apuntó a California, las boletas de votación por correo ya se usan en algunos estados, incluidos Oregón, Utah y Nebraska.

Horas después de que Trump se quejará en Twitter de la decisión de la compañía, la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, desveló que el mandatario planea firmar un decreto “relacionado con las redes sociales” de manera inminente, aunque no dio más detalles.

COVID-19: Trump prohíbe entrada de pasajeros procedentes de Brasil

El presidente Donald Trump prohibió este domingo la entrada de pasajeros procedentes de Brasil, el más país más golpeado por la pandemia del coronavirus en Sudamérica, una medida similar a la que adoptó con Europa y China.

“Estas nuevas restricciones no se aplican al flujo de comercio entre Estados Unidos y Brasil”, explicó la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, en un comunicado.

McEnany indicó que esta acción “ayudará a garantizar que los ciudadanos extranjeros que han estado en Brasil no se conviertan en una fuente de infección adicional” en el país.

La posibilidad de restringir la llegada de viajeros desde el gigante del sur ya había sido anticipada por el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, quien dijo esperar que “sea temporal”.

“Vamos a tomar todas las medidas necesarias para proteger al pueblo estadounidense”, declaró el funcionario en el programa dominical “Face the Nation”.

O’Brien indicó igualmente que cualquier otra decisión se analizaría “país por país”.

Ya desde el 31 de marzo, el propio Trump había admitido durante una conferencia de prensa que estaban “ciertamente estudiando un veto” de viajes desde Brasil, al ser consultado sobre esa posibilidad.

INSÓLITO| Hospitales de EEUU despiden personal debido a la pandemia

Casi un millón y medio de personas han perdido sus empleos en el sector de la salud en Estados Unidos desde marzo, entre ellas 135.000 que trabajaban en hospitales, cuyos ingresos se han reducido por la caída en el número de pacientes con afecciones distintas de la COVID-19.

Desde marzo, las operaciones y los exámenes no urgentes se han cancelado en la mayoría de los hospitales de todo el país. El confinamiento ha disminuido el número de accidentes, y muchos pacientes con enfermedades crónicas evitan acudir a estos centros de atención de salud por temor a contagiarse con el nuevo coronavirus.Nuestra cobertura sobre el Coronavirus.
Haz clic para ver las últimas noticias y consejos para evitarlo.

Personal sanitario de todas las especialidades se alistó al batallón que le ha hecho frente a la pandemia en Nueva York, el principal foco en Estados Unidos. Incluso llegaron médicos desde otros lugares del país.  

Pero en otras regiones menos afectadas por el virus, los hospitales terminaron con camas vacías. 

En Miami, las salas de emergencia del hospital infantil reciben solo un centenar de personas cada 24 horas, la mitad de los que atendía antes. 

A principios de abril se redujeron las vacantes para enfermeras que laboran a destajo, como Dayna James, de 40 años, que solía trabajar en la sala de emergencias dos días a la semana. 

“En el sur de Florida no hay suficientes pacientes, el hospital no puede pagar a todo el personal que no tiene nada que hacer”, cuenta James a la AFP. “Es triste, es mi vocación, ha sido mi carrera durante 17 años”. 

Ella permanece “de guardia”: el hospital la llamó el domingo, cuando se celebraba el Día de la Madre. “Nadie quería trabajar, pero yo estaba desesperada, por supuesto que fui”. 

En Washington, en marzo las operaciones de cadera o rodilla, las extracciones de apéndice y de vesícula no urgentes y exámenes de imagen médica como tomografías y resonancias magnéticas se pospusieron indefinidamente. Pero no hubo un pico de COVID-19 que ameritara una movilización general del personal.

“La covid ha hecho obsoleto mi trabajo”, dice una enfermera de 34 años que prefiere permanecer en el anonimato y que se ocupaba de cuidados pre y postoperatorios. “No hemos hecho cirugías no urgentes durante dos meses, que eran la principal fuente de ingresos para nuestro servicio”. 

En el sistema estadounidense, muchas enfermeras trabajan por cuenta propia y cobran “por día”, lo que permite al hospital reducir los costos de personal de un día a otro. La enfermera de Washington solo trabaja nueve horas por semana, en comparación con las 36 horas anteriores a la pandemia. 

– La COVID no es rentable – 

“El sistema de salud estadounidense se financia proporcionando exámenes y operaciones no urgentes que son muy costosos, y construyendo hospitales gigantes basados en este modelo económico”, dice a AFP el profesor Howard Markel, director del Centro de Historia de la Medicina de la Universidad de Michigan. Él mismo tuvo que decidir que no pagaría los aportes jubilatorios de sus empleados para el próximo año debido a la caída de ingresos de su centro médico. 

Trump vuelve a enfrentarse con la prensa en la Casa Blanca

El Presidente Donald Trump protagonizó un nuevo conflicto con los periodistas presentes en la Casa Blanca tras evitar responder las preguntas de los profesionales de la cadena CBS y CNN y terminar de manera abrupta la conferencia de prensa.

En medio de los casos de coronavirus al interior de la sede del Ejecutivo y las noticias sobre el uso obligatario de mascarillas para quienes lleguen a la Ala Oeste, el Mandatario de EE.UU. aseguró que el país estaba en la delantera respecto a la cantidad de personas que se han realizado el examen de Covid-19.

Durante la conferencia de prensa la corresponsal de la Casa Blanca de la cadena CBS, Weijia Jiang, le preguntó a Trump por qué solía comparar la capacidad de realizar con test con otros países pero no se refería a la cantidad de decesos que hay en el país -que de acuerdo a los últimos reportes llegaron a 80.239- a lo que el mandatario respondió: “Quizás esa es una pregunta que debes preguntar a China, pregunta eso a China ¿ok?”.

Tras ello, el Mandatario dio la palabra a Kaitlan Collins, reportera de CNN, quien le sede tiempo a Jiang para continuar su pregunta.

La periodista de CBS, de origen asiático estadounidense, emplaza al jefe de Estado: “Señor, ¿por qué me dice eso a mi específicamente?”.

“Se lo diría a cualquiera que me haga una pregunta desagradable como esa”, respondió Trump.

Tras ello Collins, intenta iniciar sus preguntas pero el Mandatario no la deja y dice “siguiente”. Pero la corresponsal de CNN insiste y comienza a hablar pero Trump termina abruptamente la instancia de preguntas y abandona el lugar.

Axl Rose se peleó en Twitter con secretario del Tesoro por manejo de pandemia

Visiblemente molesto por la gestión de la pandemia en manos del gobierno de Donald Trump, el vocalista del grupo de rock Guns N’Roses, Axl Rose, lanzó un ataque furioso contra el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin, que respondió el golpe.

Rose, vocalista de la famosa banda de rock que décadas atrás sorprendió con álbumes como Appetite for Destruction, se contactó con Mnuchin a través de Twitter.

“Es oficial. Lo que sea que cualquiera haya pensado previamente de Steve Mnuchin es oficialmente un imbé…!”, escribió el músico el miércoles pasado.

Mnuchin, que carga con una reputación de personalidad cuadrada como las gafas negras que lleva, sorprendentemente respondió al ataque.

“¿Qué has hecho por el país últimamente?”, le preguntó a la estrella de rock, reforzando su postura patriótica añadiendo un emoji de bandera a su publicación.

Pero el graduado de Yale y exempleado de Goldman Sachs no colocó la bandera de Estados Unidos sino la de Liberia. La versión utilizada se ve similar a la bandera estadounidense, pero con menos rayas y la diferencia más obvia: una estrella en lugar de 50. 

Tras el error, Rose se lanzó sobre Mnuchin.

“No me enteré que buscáramos emular el modelo económico de Liberia”, escribió antes de ridiculizar el aliento que dio Mnuchin a los estadounidenses para que tomaran vacaciones domésticas a pesar de la crisis de coronavirus.

Aunque no hay señales de amor entre Guns N’Roses y la Casa Blanca, una de sus canciones, Live and let die (“Vive y deja morir”) sonó en los altavoces a principios de esta semana, mientras el presidente Donald Trump recorría una fábrica de mascaras en Arizona.

Trump no critica a Joe Biden sobre acusación de abuso sexual contra el candidato demócrata

“Quiero encarar las acusaciones de una antigua empleada de que tuve una conducta inapropiada hace 27 años. No son verdad. Esto nunca ocurrió”, dijo Biden, de 77 años, en un comunicado en el que comentó por primera vez el tema tras la creciente presión pública.

“Los medios de comunicación responsables deberían examinar y evaluar el historial completo y creciente de inconsistencias en su historia, que ha cambiado de manera repetida”, agregó sobre Reade.

Biden fue acusado en marzo pasado por su ex asistente Reade de un abuso sexual presuntamente ocurrido en 1993, cuando el líder Demócrata era senador.

Según Reade, ella y Biden estaban solos en un edificio de oficinas de la Cámara Alta cuando el entonces senador la acorraló contra una pared, la manoseó por debajo de la ropa y la penetró con sus dedos.

Reade es una de las ocho mujeres que el año pasado ya acusaron a Biden de tocamientos, besos o abrazos inapropiados.

Biden, quien fue vicepresidente de Barack Obama (2009-2017), había optado hasta hoy por guardar silencio, dejando su defensa en manos de su campaña y sus portavoces, mientras la polémica crecía, una estrategia que ha incomodado a muchos en plena era del #MeToo.

El propio mandatario Donald Trump, quien ha sido objeto de numerosas acusaciones similares, instó a su virtual rival en las elecciones presidenciales de noviembre a que diese un paso al frente, pero no lo criticó directamente.

“No sé nada sobre eso (las acusaciones contra Biden), pero creo que debería responder, ya sabes, podrían ser acusaciones falsas. Yo lo sé todo sobre acusaciones falsas, me han acusado falsamente en numerosas ocasiones”, dijo Trump en declaraciones en la Casa Blanca.

Desde su partido Biden ha recibido el respaldo de los principales líderes.

Preguntada ayer sobre las acusaciones, la presidenta de la Cámara de Representantes, la Demócrata Nancy Pelosi, respondió que “Joe Biden es Joe Biden” y puso en duda que la versión de Reade sea cierta.