POLICÍAS EEUU

Alcalde De Blasio se promete a recortar $1,000 millones del presupuesto del NYPD

El alcalde Bill de Blasio se ha comprometió el lunes pasado a recortar unos $1,000 millones de dólares del presupuesto destinado al Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) para cumplir así con una de las demandas más repetidas entre las personas que se han manifestado contra la brutalidad policial desde la muerte a manos de policías del afroamericano George Floyd en Minneapolis.

Desde la semana pasada se instaló un campamento en las afuera de City Hall, en el Bajo Manhattan, en el cual decenas de personas han permanecido día y noche, para presionar se recorten los fondos de la Uniformada. Este martes vence el plazo por ley, para que la Ciudad defina su presupuesto para el próximo año fiscal, y los manifestante aseguran que mantendrán el campamento hasta lograr que se apruebe su demanda.

En su rueda de prensa diaria, De Blasio apuntó que la decisión se debía tanto a las protestas contra el racismo sistémico como a las secuelas de la crisis del coronavirus, que ha aumentado el déficit de la ciudad, si bien no detalló en qué medidas concretas se traduciría el recorte anunciado.

En este sentido, el Alcalde señaló que se estaban produciendo negociaciones entre los representantes públicos y la Policía para “mejorar” el área.

“Mi oficina presentó al Concejo un plan que lograría un ahorro de mil millones de dólares para el NYPD y transferiría recursos destinados a los jóvenes y a las comunidades de una manera que ayudaría a abordar muchas cuestiones subyacentes que sabemos que son la causa de tantos problemas en nuestra sociedad “, afirmó De Blasio.

Para el mandatario local, la propuesta del nuevo presupuesto logra “una reforma real y una redistribución real” pero sin comprometer la seguridad de la ciudad.

Desde que se desencadenaron las protestas multitudinarias por la muerte de Floyd, una de loas principales demandas de los manifestantes que se han repetido en las protestas es el de “defund the police!”, que llama a recortar los presupuestos destinados a los departamentos policiales y dedicar parte de ese dinero a programas para atajar el racismo sistémico y destinarlo a políticas de vivienda, sanidad y otros servicios sociales.

La policía de Nueva York es una de las más costosas del país y ha pasado de costar $3,000 millones de dólares en el año 2000 a contar con un presupuesto de cerca de $5,700 millones de dólares en el presente año.  

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(‘js’, new Date()); gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);

Aseguran que reformas policiales en EEUU pueden frenar muertes

Estados Unidos puede frenar los asesinatos policiales en las calles del país con una mejor capacitación policial y una mayor responsabilidad, dijo el domingo el principal defensor republicano de las reformas policiales en el Senado.

El senador de Carolina del Sur Tim Scott,  el único republicano afroestadounidense en el Senado de Estados Unidos, afirmó en el programa “This Week” de ABC, que cree “que podemos prevenir más de estas muertes” y mejorar la “aplicación de la ley basada en el carácter moral” mediante la aprobación de leyes que corten o limiten la ayuda federal a las agencias policiales de las ciudades y estados si no adoptan una mejor capacitación y políticas para sus agentes.

En un reporte de la página web de La Voz de América se informó que los legisladores republicanos y demócratas en Washington se encuentran en medio de un debate legislativo sobre las prácticas policiales estadounidenses a raíz de la controversial muerte de un hombre afroestadounidense mientras están bajo custodia policial. Scott dijo que los dos partidos políticos están de acuerdo con el 70% de lo que se necesita.

Fernando Badillo, 56 años. Ha sido oficial del departamento de la Policía del condado de Camden, Nueva Jersey por 21 años.

Camden: una ciudad de EE.UU. que se libró del caos con una reforma policialCuando en Estados Unidos crece el debate y se alzan múltiples voces con peticiones de retirar los fondos y hasta desmantelar departamentos de policía tras la muerte del afroestadounidense George Floyd, la ciudad de Camden, en Nueva Jersey, salta con su ejemplo tras siete años de una profunda reestructuración
que cambió el rostro de una comunidad a base de prevención y empatía con su gente.

“Todos queremos prohibir los estrangulamientos; que sabemos que son innecesarios “, dijo Scott sobre la práctica policial ahora suspendida por muchas agencias policiales de Estados Unidos en donde la policía inmoviliza a sospechosos criminales por el cuello para someterlos cuando son arrestados. Ambas partes están pidiendo un registro nacional de policías que hayan cometido actos de mala conducta para que no puedan transferirse fácilmente de una agencia de policía a otra.

Pero las diferencias persisten mientras el Senado controlado por los republicanos y la Cámara de Representantes controlada por los demócratas se dirigen a votos clave esta semana y la próxima. Los demócratas quieren que sea más fácil para las personas que creen que sus derechos civiles han sido violados por acciones policiales en su contra demandar a la policía, eliminando su protección prácticamente ilimitada contra la responsabilidad por sus acciones.

Pero el presidente Donald Trump dice que se opone a cambiar la protección legal para la policía y los legisladores republicanos han expresado reservas.

“Los estadounidenses quieren ley y orden”, ha dicho Trump en varias ocasiones. Scott aseguró que la policía debe ser más responsable de sus acciones y debe informar sobre ellas al Departamento de Justicia de EE.UU. para obtener fondos federales. Afirmó que solo alrededor del 40% de las acciones de la policía local ahora se informan al gobierno federal.

Celebración del Juneteenth en Washington D.C. [Foto: Alejandra Arredondo/VOA]
Celebración del Juneteenth, la liberación de las personas que estuvieron esclavizadas en EE.UU., en Washington D.C. Junio 19, 2020.

Scott indicó que cualquier legislación aprobada por el Congreso debe ser dirigida “para que obtengamos el resultado que queremos”, obligando a las agencias policiales a adoptar capacitación y políticas sobre encuentros policiales con el público “creemos que son los mejores para la nación”.

Dijo que hay “mucha culpa” entre los legisladores republicanos y demócratas sobre las sensibilidades raciales en Estados Unidos.

“Necesitamos ser más sensibles en nuestros comentarios raciales”, dijo Scott. “Deberíamos estar trabajando hacia una unión más armoniosa”.

El movimiento hacia la adopción de reformas policiales nacionales se produce tras la muerte, el 25 de mayo, de George Floyd, un hombre afroestadounidense, en Minneapolis, Minnesota.  Floyd fue retenido en una calle de la ciudad por un agente de policía blanco durante casi nueve minutos mientras presionaba le su rodilla en el cuello incluso cuando Floyd dijo que no podía respirar.

Policías de Nueva York amenazan con huelga en medio de tensiones con el Alcalde Di Blasio

Reforma penal, oficiales contagiados por COVID-19, liberación de presos por la cuarentena, protestas por brutalidad policial, saqueos, recorte de presupuesto y tensiones con el alcalde Bill de Blasio: el año 2020 ha sido muy accidentado para NYPD, el cuerpo policial más grande de EE.UU.

Ahora, ciertos sectores están haciendo un llamado a “paro” para el venidero 4 de julio, uno de los más ocupados en el trabajo policial para mantener la seguridad en las celebraciones del Día de la  Independencia.

NYPD respondió al rumor, diciendo que estarán en el trabajo el 4 de julio, como siempre. “Los oficiales de policía de la ciudad de Nueva York estarán aquí hoy, mañana y el 4 de julio para proteger a todos los neoyorquinos”, dijo la sargento Mary Frances O’Donnell, portavoz de DCPI. “Sugerir lo contrario es falso”.

El pedido informal hasta ahora es que lo agentes se detengan o reporten masivamente enfermos ese día, como retribución por la reforma a las leyes estatales y el clima anti-policial percibido tras las recientes muertes de hombres negros desarmados en todo el país, que han llevado a manifestaciones y saqueos.

Se pide que en Nueva York la huelga comience a las 3 p.m. del venidero 4 de julio, informó New York Post.

“Los policías de Nueva York pararán el 4 de julio para permitir que la ciudad tenga su independencia sin policías“, según el mensaje, que se transmite entre los agentes por texto telefónico. “La gente y esta ciudad no nos honran [sic] por qué honrarlos [sic]”.

No está claro si los mensajes están siendo escritos por otros agentes de policía.

Según la Ley Taylor, los paros de trabajadores públicos se castigan con multas y penas de prisión.

Otro mensaje enviado a los oficiales tiene la etiqueta #Bluflu (gripe azul) e instruye a los uniformados a reportarse enfermos el Día de la Independencia.

“Los oficiales de policía como usted y yo hicimos un juramento para proteger a la gente, independientemente de su raza, clase o género”, dice el mensaje. “Hoy estamos vilipendiados y debemos unirnos”.

Luego da instrucciones para que llamen a su precinto y soliciten un día de enfermedad. Si se les niega, deben presentarse a trabajar y luego pedir una ambulancia para que puedan irse a casa.

Patrick Lynch, presidente del sindicato policial Asociación de Benevolencia (NYCPBA), dijo que la “gripe azul” ha sido una broma por generaciones, pero “la situación en la que estamos ahora no es broma” y los policías de Nueva York “han llegado al punto de ruptura”.

“En las últimas semanas, hemos sido atacados en las calles, demonizados en los medios y denigrados por prácticamente todos los políticos de esta ciudad”, dijo Lynch.

Las tensiones y reproches mutuos entre la comunidad, NYPD y el alcalde han arreciado luego de las protestas y saqueos tras la muerte de George Floyd, lo que llevó a un nuevo protocolo policial y un recorte presupuestario en Nueva York. Y según De Blasio, aún vienen más reformas.

En general, NYPD ya reportó más de 350 agentes lesionados durante las protestas, mientras activistas los han acusado de brutalidad.

Aprobaron el desmantelamiento de la Policía de Minneápolis tras muerte de George Floyd

Mientras el Ayuntamiento de Minneapolis, en Minnesota, se dispone a hacer valer la resolución aprobada para desmantelar el Departamento de Policía y establecer un sistema de seguridad pública dirigido por la comunidad, portavoces de la agencia evalúan un programa de intervención para identificar a oficiales abusivos como parte de una reforma en ese cuerpo.

Tras la muerte del afroamericano George Floyd a manos del oficial blanco Derek Chauvin, el pasado 25 de mayo; y las múltiples y violentas protestas desatadas que continúan en ésa y en otras ciudades dentro y fuera de Estados Unidos, ya se empiezan a notar acciones contundentes a nivel legislativo para lidiar con el problema de la brutalidad policiaca.

Floyd murió sofocado luego de que Chauvin, quien enfrenta cargos de homicidio imprudente entre otros, lo presionara con su rodilla en el cuello en medio de una intervención que realizó junto a otros tres oficiales, que también fueron acusados, pero de complicidad.

La resolución, aprobada el viernes pasado por el organismo municipal, indica que el proceso para elaborar un nuevo modelo de seguridad pública con participación de “todos los miembros de la comunidad dispuestos” en la ciudad se extendería por un año.

El Concejo, según el documento, considera que la muerte de Floyd es una “tragedia que muestra que ningunas reformas evitarán la violencia letal y el abuso por parte de algunos miembros del Departamento de Policía” contra miembros de la comunidad, especialmente, si son de la comunidad afroamericana.

Antes del 24 de julio, el nuevo grupo de trabajo establecido por el cuerpo legislativo deberá presentar un informe con recomendaciones sobre cómo las partes interesadas de la comunidad se deben organizar y colaborar con la iniciativa.

La presidenta del organismo, Lisa Bender, dijo este lunes según citada por The Center Square, que los fondos de la Policía se destinarían a otras necesidades.

Le quitarían fondos a la Policía

El presupuesto de la Ciudad este año destinó $193 millones al Departamento de la Policía, que de acuerdo con la resolución, es más del doble de lo que se otorgó para vivienda asequible y prevención de la violencia.

La resolución, de acuerdo con la funcionaria, es un paso clave en los “avances en el compromiso compartido de cambio transformador en las maneras que Minneapolis se acerca a la seguridad pública para que cada miembro de la comunidad se sienta realmente seguro”.

Bender agregó que “a medida que respondemos al reclamo de acción inmediata para reducir la violencia policial y apoyar la seguridad comunitaria para ayudar a moldear un cambio significativo a largo plazo, centralizando las voces de los más impactados por la violencia comunitaria y la violencia policial”.

Se requiere un referéndum

Cabe destacar que para que el cambio entre en vigor, se deberá presentar la propuesta en una boleta especial de referéndum en las elecciones de este próximo noviembre.

Aunque desde el principio, el alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, se inclinó del lado de Floyd y pidió el procesamiento de Chauvin; su postura en cuanto  a los cambios en la Policía se inclina a una reforma en lugar de una desmantelación.

Programa de identificación de conducta

Por su parte, el Departamento lanzará un programa de aviso e intervención para evaluar el rendimiento y proceder de los uniformados.

KSTP reportó que Benchmark Analytics en conjunto con socios de investigación de la Universidad de Chicago desarrollan un sistema de predicción de modelos y algoritmos para identificar de conducta policial abusiva basado en los datos de la Policía de Minneapolis.