POLITICA EEUU

Declaran culpable de fraude a banquero relacionado con Trump

Un jurado federal en Manhattan declaró culpable ayer martes al banquero Stephen Calk de cargos penales por permitirle a Paul Manafort obtener 16 millones de dólares en préstamos antes de que el ahora exjefe de campaña de Donald Trump le ayudara a conseguir una entrevista para un puesto en el gobierno de Trump.

El jurado declaró culpable a Calk de soborno de una institución financiera y asociación ilícita. Los abogados del banquero de Chicago dijeron que su defendido no hizo nada ilegal en las semanas después que Trump ganó la elección presidencial en noviembre de 2016.

Sin embargo, los fiscales dijeron que Calk allanó el camino para que Manafort recibiera préstamos a los que no tenía derecho, con esperanzas de que Calk consiguiera un puesto de alto nivel en el gobierno de Trump. Aunque al final Calk obtuvo una entrevista en la Trump Tower, no fue contratado.

El juez fijó para el 10 de enero la audiencia de condena de Calk, que fue director ejecutivo del Federal Savings Bank.

Durante el juicio, el excolaborador de Trump Anthony Scaramucci declaró que nunca habría permitido que Calk consiguiera la entrevista para el cargo en el gobierno si hubiera sabido que Calk estaba ayudando a Manafort a obtener préstamos millonarios para sus negocios de bienes raíces.

Scaramucci declaró que Manafort, quien fue jefe de la campaña de Trump durante un período clave —desde junio hasta inicios de agosto de 2016—, habló con él en diciembre de ese año para alentarlo a considerar a Calk para un puesto en el equipo de transición.

En aquel entonces, Scaramucci estaba trabajando en el equipo de transición presidencial.

Aunque Calk quería convertirse en secretario de la Defensa, al final fue entrevistado para otros puestos cuando se volvió claro que no podría conseguir esa posición, según mostró el testimonio.

El expolicía Eric Adams será candidato a alcalde de NYC por los demócratas

El expolicía y presidente de distrito neoyorquino de Brooklyn, Eric Adams, se proclamó la noche del martes como el ganador de las elecciones primarias del Partido Demócrata a la Alcaldía de Nueva York, lo que lo coloca como el favorito para convertirse en el nuevo alcalde de la Gran Manzana. “Me siento honrado de ser el candidato demócrata para la Alcaldía de Nueva York, una ciudad que siempre he considerado mi hogar”, escribió Adams en su cuenta oficial de Twitter.

La Junta Electoral había anunciado minutos antes los resultados provisionales tras el escrutinio por correo, según los cuales el expolicía lograba el 50.5 % de los apoyos – 403,333 votos-, por delante de la exdirectora del Departamento de Saneamiento Kathryn García, que se hizo con el 49.5 % del respaldo -394,907 votos-, tan solo 8,425 votos por debajo.

La primera cumbre entre Joe Biden y Vladimir Putin se celebrará en Ginebra

La primera reunión cara a cara entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo ruso Vladimir Putin, se espera que sea el próximo mes en Suiza, así lo informó la Casa Blanca a través de un comunicado en su portal oficial.

Ginebra será la ciudad anfitriona de la reunión largamente discutida entre los dos líderes, quienes se espera que se reúnan del 15 al 16 de junio al concluir el primer viaje internacional de Biden desde que llegó al cargo.

La Casa Blanca envió al asesor de Seguridad Nacional Jake Sullivan a Ginebra esta semana para que se reuniera con su homólogo ruso, dijeron las autoridades, mientras se definen los detalles de la reunión entre Biden y Putin.

Un portavoz de la Casa Blanca se negó a comentar sobre la ubicación final de la ciudad anfitriona hasta que todos los detalles estuvieran definidos.

Casa Blanca: la familia de George Floyd se reunió con Joe Biden y Kamala Harris

El presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris se reunieron el martes con la familia de George Floyd en la Casa Blanca,  exactamente un año después de que Floyd  fuera asesinado por un oficial de policía de Minneapolis, lo que provocó protestas en todo el país contra el racismo y la brutalidad policial.

El hermano de Floyd, Philonise Floyd, dijo a los periodistas que la familia tuvo una “gran” reunión con el presidente y la vicepresidenta y dijo: “Es un tipo genuino. Siempre hablan desde el corazón. Estamos agradecidos por lo que está sucediendo y solo queremos que se apruebe la Ley de Policía George Floyd”, dijo Philonese Floyd a los periodistas en la Casa Blanca.  “Si puedes hacer leyes federales para proteger a un ave, que es el águila calva, puedes hacer leyes federales para proteger a las personas de color”.

Biden dijo a los periodistas que su reunión con la familia Floyd fue una visita principalmente personal y que había pasado más de una hora con la familia, y se refirió específicamente el tiempo que pasó con Gianna Floyd. “La reunión de la familia Floyd fue increíblemente buena. Pasamos mucho tiempo juntos. Tuve la oportunidad de pasar mucho tiempo con Gianna y su familia”, dijo Biden.

La reunión ocurre cuando la “Ley George Floyd de Justicia en la Policía”, una legislación que establecería un registro nacional de mala conducta policial, prohibiría la discriminación racial y religiosa por parte de las fuerzas del orden y revisará la inmunidad calificada para los agentes de policía, permanece estancada en el Senado.

El presidente Biden se había fijado el objetivo inicial de que la legislación se aprobara el martes, pero la Casa Blanca retrocedió ese plazo. para permitir que las negociaciones continúen en el Congreso.

Rodney Floyd, otro de los hermanos de Floyd, dijo a los periodistas que la familia está agradecida de que Joe Biden y Kamala Harris hayan mostrado “gran preocupación” por su familia en el aniversario de la muerte de su hermano. Dijo que el presidente y el vicepresidente les preguntaron cómo estaban y cómo se estaban cuidando.

La muerte de George Floyd desencadenó la mayor ola de protestas y disturbios raciales en EE.UU. desde finales de la década de los sesenta del siglo pasado, tras el asesinato de Martin Luther King, y el lema de esas protestas es una única súplica: que cese la brutalidad policial contra las minorías raciales.

Un año después de ese fatídico 25 de mayo de 2020, la “Ley George Floyd de Justicia en la Policía”, redactada por los miembros del Caucus Negro, formado por demócratas, sigue estancada en los pasillos del Congreso.

Esta legislación pretende acabar, entre otros aspectos, con el uso de técnicas de estrangulamiento, así como con la “inmunidad legal” para los agentes de la autoridad y la militarización de los departamentos policiales.

El principal punto de desacuerdo sobre la “Ley George Floyd” entre los progresistas y los conservadores es la revisión de la conocida como “inmunidad legal”, que blinda actualmente a funcionarios gubernamentales como los policías frente a posibles demandas.

Trump denuncia que caso penal en su contra es una “cacería de brujas”

El expresidente de Estados Unidos, el empresario Donald Trump, aseguró este miércoles (19.05.2021) que la investigación penal de la Fiscalía de Nueva York contra su conglomerado empresarial es una cacería de brujas de los demócratas, que no quieren que se postule de nuevo a la presidencia en 2024. El republicano emitió un comunicado para referirse al tema.

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, anunció la noche del martes que se unirá a la oficina del fiscal del distrito de Manhattan en la indagación penal relacionada con el grupo inmobiliario de Trump y el pago de impuestos. La pesquisa busca comprobar si el conglomerado engañó a prestamistas y compañías de seguros sobre el valor de las propiedades y si pagó los impuestos correspondientes por las transacciones que realizó.

El republicano señaló en un comunicado que se trata de “una continuación de la mayor caza de brujas política en la historia de Estados Unidos” y se mostró como una víctima de investigadores y “testigos mentirosos”, que en esta ocasión “buscan desesperadamente un delito”. La investigación está en curso desde 2019, como un caso civil, al que ahora se agrega el criminal.

Riesgo legal para Trump

“Hemos informado a la Organización Trump que nuestra investigación sobre la organización ya no es de naturaleza puramente civil”, dijo la fiscal James a través de un portavoz. “Ahora estamos investigando activamente a la Organización Trump en materia penal, junto con el fiscal de distrito de Manhattan”, agregó.

El expresidente aseguró que se trata de una campaña de la fiscal James incluso antes de que fuera elegida en ese cargo, la cual buscaba su destitución cuando él era presidente (2017-2021). “Hizo campaña para enjuiciar a Donald Trump incluso antes de saber algo sobre mí”, expresó el republicano, hablando de sí mismo en tercera persona. Agregó que buscan “la destrucción de la suerte política del presidente Donald J. Trump” porque no quieren que se presente de nuevo como candidato.

La notificación de James a la organización supone un nuevo nivel de riesgo legal para el expresidente, ya que el fiscal general ahora puede pedir sanciones penales como parte de la investigación. La oficina del fiscal de distrito de Manhattan está examinando millones de páginas de documentos que incluyen las declaraciones de impuestos del magnate neoyorquino.

Republicanos eligen a seguidora de Trump como nueva líder de bloque

Los republicanos elevaron el viernes al liderato de su bloque en la Cámara de Representantes de Estados Unidos a una ardiente defensora de Donald Trump: la representante Elise Stefanik, con la esperanza de poner fin a su acerba guerra civil en torno a la lucha implacable de Liz Cheney contra el expresidente.

Stefanik, una moderada convertida en partidaria de Trump que ha difundido muchas de sus denuncias falsas de fraude electoral, ocupará el puesto número tres del liderato que Cheney ejerció durante dos años.

Con Stefanik, de 36 años, los republicanos intentarán cambiar de tema al consagrar a una de las fieles de Trump —y una de las escasas mujeres que tiene el partido en el Congreso— en lugar de la desafiante Cheney.

Respaldada por Trump y los dos dirigentes principales del bloque, Stefanik derrotó al contendiente Chip Roy por 134-46 en una votación a puertas cerradas.

La elección de Roy parecía más que difícil, pero al menos fue una señal a la conducción de que los derechistas intransigentes esperan tener una voz fuerte en lo sucesivo.

En momentos en que Cheney y otros republicanos antitrumpistas tratan de alejar al partido del expresidente, Stefanik ratificó su importancia y el control que ejerce sobre sobre ellos.

“Los votantes determinan quién es el líder del Partido Republicano y el presidente Trump es el líder al que aspiran”, dijo, antes de añadir que Trump “es una voz importante en el Partido Republicano y esperamos con ansia trabajar con él”.

Los republicanos echaron a Cheney de la conducción luego de que ella atacó reiterada y públicamente a Trump, quien alentó a sus seguidores en el asalto al Capitolio el 6 de enero y persiste en su mentira de que el fraude electoral le costó la reelección en 2020.

Cheney ha dicho que seguirá enfrentando a Trump y que se esforzará en derrotarlo si intenta regresar a la Casa Blanca en 2024.

Liz Cheney es destituida por republicanos en el Congreso

 Los republicanos destituyeron ayer miércoles a su correligionaria Liz Cheney del cargo que tenía en la dirección del partido en la Cámara de Representantes debido a su persistente repudio de las falsedades electorales de Donald Trump, lo cual pone de relieve el control que el exmandatario mantiene sobre esa fuerza política pese a que enfrentó un juicio político en dos ocasiones.

Cheney insistió en que continuará intentando arrancarle el partido a Trump y sus “mentiras destructivas”.

En una reunión a puertas cerradas y mediante voto oral, los legisladores republicanos tardaron menos de 20 minutos para quitarle a Cheney su cargo como la 3ra dirigente más importante de ese partido en la cámara baja. La destitución, solicitada por Trump y otros republicanos de alto rango, mostró la capacidad del expresidente para trastocar las carreras de sus antagonistas, incluso las de los miembros de mayor rango en el Partido Republicano.

Cheney, hija del exvicepresidente Dick Cheney, ha reprochado reiteradamente a Trump por su mentira repetida frecuentemente de que le robaron la reelección de 2020 y por haber alentado a sus simpatizantes a que invadieran el Capitolio el 6 de enero. El miércoles, Cheney arremetió de nuevo sin arredrarse.

“Si ustedes quieren líderes que permitan y propaguen las mentiras destructivas de él, no soy su persona”, les dijo Cheney a sus colegas antes de la votación, según un colaborador que facilitó las declaraciones de la legisladora a condición de guardar el anonimato. “Tienen muchos más a quienes escoger. Ese será su legado”.

Pocos minutos después de que acusó a sus colegas republicanos de apuntalar deshonestamente a Trump, el líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, dijo ante reporteros en la Casa Blanca: “Me parece que nadie está cuestionando la legitimidad de la elección presidencial. Creo que eso ya esta superado”.

McCarthy emitió sus declaraciones una semana después de que Trump difundiera un comunicado en el que afirmó: “¡La Fraudulenta Elección Presidencial de 2020 será conocida, desde este día en adelante, como la gran mentira!”.

Los detractores de Cheney dicen que su ofensa no son sus puntos de vista sobre Trump, sino su persistencia en manifestarlos públicamente, socavando la unidad que desean que los líderes del partido muestren en antelación a los comicios del año entrante, en los que confían lograr el control de la cámara baja. Varios aseguran también que la lealtad de los electores republicanos a Trump significa que sin él las perspectivas electorales para el partido serían pésimas.

La destitución de Cheney significa de hecho que el Partido Republicano está imponiendo un requisito notable para formar parte de sus puestos más importantes: adherencia, o cuando menos silencio, frente a la aseveración falaz de Trump de que hubo un fraude electoral generalizado. En diversos estados del país, autoridades y jueces de ambos partidos no encontraron evidencia que sustentara las afirmaciones del expresidente.

Cheney, de 54 años, al parecer enfrenta un camino difícil en su intento por modificar el rumbo del Partido Republicano para que se aleje de la influencia e imagen de Trump.

La legisladora dijo a los republicanos que no renunciará a la Cámara de Representantes y que intentará ser reelegida el año entrante, aunque es casi seguro que tendrá que sobrevivir al desafío que le oponga algún oponente escogido por Trump en las elecciones primarias. Incluso si logra renovar su periodo en la cámara baja, se desconoce cuál será la influencia de su voz dentro de un partido que prácticamente la ha repudiado.

“Échenmelo”, dijo Cheney en referencia al posible aliado de Trump que le disputará la candidatura, en una porción de una entrevista difundida por NBC News.

Y aunque Cheney proviene de un sector convencional republicano y apoya las posturas conservadoras clásicas de esa fuerza política, parece que el partido ha desarrollado otra fisonomía.

Según encuestas, Trump mantiene una influencia profunda y amplia entre los electores republicanos.

___

EEUU promete a Guatemala más ayuda y enfoque humano en tema migratorio

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, dijo este lunes, tras reunirse con el presidente guatemalteco, que su país quiere aumentar la ayuda en la región y gestionar la migración de una forma segura y humana, mientras busca la forma de calmar una crisis migratoria en la frontera con México.

El presidente Joe Biden, quien se ha alejado del enfoque migratorio de línea dura de su predecesor Donald Trump, le dio a Harris el trabajo de liderar los esfuerzos de Estados Unidos con México y los países del llamado Triángulo del Norte -El Salvador, Guatemala y Honduras- para evitar que los migrantes crucen a Estados Unidos.

La reunión, que se llevó a cabo virtualmente, fue la segunda conversación en menos de un mes de Harris con el mandatario guatemalteco, Alejandro Giammattei, una señal de la mejor oportunidad que tiene para construir una asociación en la región. Ambos conversaron antes el 30 de marzo.

Harris aún no ha hablado con los presidentes de Honduras y El Salvador.

“Queremos trabajar con usted (…) de una manera que le brinde esperanza al pueblo de Guatemala, que habrá una oportunidad para ellos si se quedan en casa”, dijo Harris. Añadió que visitará la región en junio.

Giammattei le dijo que Guatemala espera con ansias su visita, pero quiere llegar a un acuerdo sobre los temas antes del viaje.

“De aquí al mes de junio deberíamos de proponernos de tener una hoja de ruta trazada que pueda servir para que hayan acuerdos de gobierno a gobierno para que podamos (…) principiar el duro camino que nos queda por delante”, agregó.

Durante la primera llamada en marzo surgieron desafíos, cuando Giammattei le preguntó a Harris sobre la posibilidad de comprar vacunas Covid-19, dijeron funcionarios a Reuters. La consulta no se incluyó en el reporte de la conversación de Estados Unidos.

El 5 de abril, Guatemala dijo que estaba comprando 16 millones de vacunas rusas Sputnik V para inocular aproximadamente a la mitad de la población del país.

La oficina de Harris no comentó sobre el tema, pero un funcionario dijo que no era políticamente sostenible asegurar el suministro de vacunas a otros países antes de inocular a todos los estadunidenses.

En tanto, el Departamento del Tesoro dijo el lunes que impuso sanciones al parlamentario Felipe Alejos Lorenzana y a Gustavo Adolfo Alejos Cambara, quien fue jefe de gabinete del ex presidente Álvaro Colom.

Joe Biden anunciará la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán

El presidente Joe Biden planea anunciar este miércoles la retirada de las tropas de Estados Unidos de Afganistán antes del próximo vigésimo aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre, según tres personas familiarizadas con los planes.

La retirada amplía la presencia de las tropas estadounidenses más allá de la fecha límite del 1 de mayo fijada por la administración de Trump en un acuerdo con los talibanes, pero solo por una cuestión de meses.

Biden ha estado sopesando la decisión durante meses con sus asesores y señaló que no creía que las tropas estadounidenses debían permanecer en el país mucho más allá de la fecha límite.

Se espera que los funcionarios expliquen la decisión más tarde el martes.

El diario The Washington Post fue el primero en comunicar la noticia.

Los funcionarios estadounidenses dicen que hay unos 2.500 soldados en Afganistán. Además, no está claro qué ocurrirá con varios centenares de fuerzas de operaciones especiales estadounidenses que colaboran con la CIA en misiones antiterroristas. Esas tropas no están reconocidas públicamente y no forman parte del cálculo formal de 2.500 efectivos en el país.

La decisión pondría fin a la guerra más larga en la historia de Estados Unidos

El nuevo plazo de Biden para retirar las tropas estadounidenses el 11 de septiembre marcaría el fin simbólico de la guerra más larga de la historia de Estados Unidos: exactamente 20 años después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 que dieron impulso a la invasión inicial de Afganistán por parte de Estados Unidos.

La retirada de las tropas de Afganistán es la primera decisión importante de la presidencia de Biden con respecto a las tropas estadounidenses en el extranjero, y Biden se debatió con lo que debía hacer durante meses antes de la fecha límite del 1 de mayo fijada por su predecesor.

El mes pasado, Biden señaló que era poco probable que se cumpliera el plazo del 1 de mayo, pero dijo en su primera conferencia de prensa como presidente que no preveía que las tropas estadounidenses permanecieran en Afganistán el año que viene.

«No nos quedaremos durante mucho tiempo. Nos iremos», dijo Biden. «La cuestión es cuándo nos vamos». Añadió que «será difícil cumplir el plazo del 1 de mayo, simplemente por razones tácticas».

El secretario de Estado de EE.UU., Tony Blinken, sentó las bases para que Biden anunciara la retirada en una llamada telefónica con el presidente Ashraf Ghani el martes, según dos fuentes familiarizadas con la llamada.

Biden dice que irá a la frontera y Trump estalla contra él

El presidente Joe Biden afirmó que viajará a la frontera con México, ante el aumento de la llegada de migrantes indocumentados, mientras que su predecesor, Donald Trump, lo acusó de haber creado “un desastre nacional”.

Preguntado sobre si pensaba visitar el linde con el país vecino, Biden respondió: “En algún momento, lo haré, sí”, indicó el presidente, sin precisar una fecha, en declaraciones a los periodistas a su regreso a la Casa Blanca tras pasar el fin de semana en Camp David.

Biden aseguró que conoce cuál es la situación en los centros de detención de migrantes en la frontera, cuando uno de los reporteros le dijo si con esa visita deseaba conocer de primera mano las condiciones en ese tipo de instalaciones.

El mandatario subrayó que, aparte del mensaje de su Administración de recomendar no viajar a quienes estén pensando en dirigirse a EE.UU. a través de su frontera sur, su Ejecutivo va a adoptar más medidas.

“Estamos en el proceso ahora, incluyendo garantizar que restablecemos lo que había antes, que era que puedan (los inmigrantes) quedarse y presentar sus casos desde sus países de origen”, explicó.

El Gobierno de Biden se afanó en defender su gestión de la crisis migratoria y en mandar un mensaje claro: “No vengan a EE.UU.”

Para ello, el máximo responsable de inmigración de su Ejecutivo, el secretario de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), Alejandro Mayorkas, hizo una ronda de entrevistas por algunas de las principales televisiones del país, en las que culpó de la situación actual en la frontera a la Administración de Trump.

Poco después, el exmandatario, quien pese a haber abandonado la Casa Blanca es el líder más popular entre los republicanos, reivindicó su legado en un comunicado y afirmó que entregó al Gobierno de Biden “la frontera más segura de la historia”.

“Todo lo que tenían que hacer era mantener un sistema que funcionaba sin problemas en piloto automático -opinó-. En cambio, en el lapso de unas pocas semanas, la Administración de Biden ha convertido un triunfo nacional en un desastre nacional”.

Trump calificó las intervenciones de Mayorkas en las televisiones de “patéticas”, “inútiles” y de “desgracia nacional”: “Su presentación autocomplaciente en medio de una crisis masiva que él mismo ha ayudado a crear es una prueba más de que es incapaz de liderar el DHS”, sentenció.

El expresidente instó a reanudar la construcción del muro en la frontera con México, una de sus propuestas estrella y que fue paralizada por Biden en su primer día en la Casa Blanca, y aseguró que por el linde están entrando drogas a EE.UU., además de haber tráfico sexual y de personas.

“Las políticas temerarias de esta Administración están permitiendo y alentando crímenes contra la humanidad. ¡Nuestro país está siendo destruido!”, clamó Trump.

Cuomo en la cuerda floja: senadores federales demócratas Chuck Schumer y Kirsten Gillibrand exigen su renuncia

Los senadores Chuck Schumer y Kirsten Gillibrand, que representan a Nueva York en el Senado de los Estados Unidos, pidieron al gobernador Andrew Cuomo que renuncie, ya que enfrenta múltiples acusaciones de acoso sexual y un escándalo derivado de su manejo de la crisis de Covid-19, reportó CNBC.

Schumer y Gillibrand, ambos demócratas, son los funcionarios más destacados que han pedido la renuncia de Cuomo.

El viernes temprano, Cuomo resistió un número creciente de llamadas para renunciar.

“Nunca acosé a nadie, nunca agredí a nadie, nunca abusé de nadie”, dijo el gobernador demócrata de tres mandatos en una conferencia de prensa.

La oficina de Cuomo no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios que hizo CNBC sobre la declaración de Schumer y Gillibrand.

Una de las acusadoras de Cuomo, Lindsey Boylan, amenazó el viernes con iniciar un PAC para apoyar a los principales contendientes contra Schumer y Gillibrand, quienes para entonces no habían pedido la renuncia del gobernador.

Más de la mitad de la delegación demócrata del Congreso de Nueva York ha pedido la dimisión de Cuomo, al igual que docenas de legisladores demócratas estatales.

Esta es la declaración de la senadora Kirsten Gillibrand en la que pide a Cuomo su dimisión:

“Enfrentar y superar la crisis de Covid requiere un liderazgo firme y seguro. Felicitamos las valientes acciones de las personas que se han presentado con serias acusaciones de abuso y mala conducta. Debido a las múltiples acusaciones creíbles de acoso sexual y mala conducta, está claro que el gobernador Cuomo ha perdido la confianza de sus socios gobernantes y de la gente de Nueva York. El gobernador Cuomo debería dimitir”.

Congresista: “el Partido Republicano tiene que dejar de ser el partido de la supremacía blanca”

La congresista republicana Liz Cheney ha dicho que el Partido Republicano debe dejar de ser el “partido de la supremacía blanca”.

En comentarios que seguramente avivarán aún más la división entre los republicanos mientras el partido lucha por su futuro, la hija del exvicepresidente Dick Cheney dijo que era vital no ignorar los símbolos del racismo y el extremismo que se exhibieron abiertamente durante los disturbios del 6 de enero en el Capitolio de los Estados Unidos.

“Es muy importante para nosotros ignorar la tentación de apartar la mirada”, dijo.

“Es muy importante, especialmente para nosotros como republicanos, dejar en claro que no somos el partido de la supremacía blanca”.

Ella agregó: “Vieron los símbolos de repulsión igual que el Holocausto en el Capitolio ese día, vieron la bandera confederada ser llevada a través de la rotonda, y creo que nosotros, como republicanos en particular, tenemos el deber y la obligación de oponernos a eso, de defendernos. contra la insurrección”.

Los comentarios de la congresista de Wyoming, que es la tercera republicana de mayor rango en la Cámara de Representantes, se producen más de seis semanas después del motín en el Capitolio de Estados Unidos, cuando cientos de simpatizantes de Donald Trump intentaron impedir que miembros de ambas cámaras del Congreso ratificaran los votos del colegio electoral de Joe Biden.

Lo hicieron después de que Trump celebró una manifestación esa mañana en el National Mall en Washington DC e instó a sus seguidores a “luchar como el infierno”.

Leer más: Los senadores a favor de combustibles fósiles acorralan a la primera mujer indígena nominada al gabinete, llamándola “divisiva”

Posteriormente fue acusado por la Cámara, pero en el Senado, los demócratas se quedaron a 10 votos de la mayoría de dos tercios que necesitaban para condenarlo y posiblemente evitar que vuelva a ocupar el cargo.

Cheney fue una de los 10 republicanos en la Cámara que votaron para acusar a Trump, quien fue acusado de incitar a una insurrección con sus ardientes palabras. Siete senadores republicanos también votaron a favor de condenarlo.

Todos ellos se han enfrentado a la hostilidad de los partidarios más leales de Trump, incluidos otros miembros del Congreso, muchos de los cuales intentaron que la despojen de su papel de liderazgo.

Sin embargo, Cheney ha hecho caso omiso de esos señalamientos y por el contrario, ha redoblado sus críticas a Trump y su descarado populismo, como el partido busca definirse a sí mismo, mientras los demócratas controlan la Casa Blanca, la Cámara y el Senado.

Lo hizo nuevamente el martes, en sus comentarios durante una transmisión en vivo de preguntas y respuestas organizada por el Instituto Reagan.

“Corresponde a todos los que hacen un juramento, mismos que deben proteger y defender la constitución, que reconozcamos lo que sucedió el 6 de enero, que nos comprometemos a que nunca más debe volver a suceder, que reconozcamos el daño que hizo el presidente, el presidente Trump, diciendo que de alguna manera se robaron las elecciones, haciendo esos reclamos durante meses y convocando a la muchedumbre y provocándolos luego del ataque al Capitolio”, dijo.

“Y también, y muy importante, a negarse, a pesar de las múltiples solicitudes de la gente de pedirle que detuviera lo que estaba sucediendo y pedirle que detuviera la violencia para proteger el Capitolio y proteger el conteo de votos electorales… no lo hizo.”

Si bien Trump ya no es presidente y ha sido excluido de Twitter, su presencia cobra gran importancia a medida que los republicanos buscan decidir el mensaje que quieren transmitir a los votantes, mientras miran hacia las elecciones de mitad de período de 2022 cuando Mitch McConnell y otros están decididos a intentar recuperar el control del Senado y la Cámara.

También dijo que era importante para todos los políticos condenar las mentiras y acciones de Trump.

“Es una amenaza existencial para quienes somos y no se puede minimizar ni trivializar”, dijo.