No es la primera vez que el séptimo arte se ve seriamente amenazado por una pandemia. Existe el antecedente de la devastadora gripe de 1918, también conocida como la gripe española, que se originó en Kansas, Estados Unidos, el 4 de marzo de 1918, y que se propagó rápidamente por todo el planeta debido al ir y venir de soldados durante la Primera Guerra Mundial.

Sin embargo, en el caso actual, se piensa que la recuperación puede ser más difícil, no por la dimensión de la pandemia, sino por los condicionantes tecnológicos del momento y porque se han cerrado la gran mayoría de las salas de cine a nivel mundial.

El cine y la gripe española

El cine ya ha conoce de vaivenes, especialmente a raíz de varios eventos del siglo pasado. De ellos, el de mayor trascendencia fue la gripe española, la pandemia más terrible sufrida hasta ahora por la humanidad.

Este virus acabó con la vida de aproximadamente 50 millones de personas entre los años 1918 y 1920, con un 75% de los fallecimientos ocurridos en el 1918, cuando también finalizaba la Primera Guerra Mundial después de cuatro largos años de conflicto. 

Con la llegada del año 2020 y la aparición del coronavirus como nueva pandemia mundial, el cine vuelve a estar en serio riesgo, según opinan los especialistas, mayor aún que en épocas pasadas. No solo porque se han cerrado todas las salas a nivel mundial, sino porque es más que probable que el hábito de ver películas cambie radicalmente.

El uso de plataformas de streaming, que ya venía en crecimiento, ha aumentado considerablemente desde la llegada del Covid-19, tanto que se estima que en la actualidad ocupa cerca del 70% de la transmisión de datos de Internet. El tema es tan preocupante, que plataformas como Netflix y Disney+ han decidido reducir la calidad de su imagen para aligerar la carga.