Los Premios Óscar están planeando tener sedes alternativas en las ciudades de Londres y París para que los invitados acudan allí en caso de no poder asistir a la gala que se celebrará en Los Ángeles el próximo 25 de abril, debido a los nuevos confinamientos impuestos en los países de Francia e Italia y las nuevas restricciones de viajes internacionales.

La edición número 93 que fue pospuesta hace dos meses por la pandemia del Covid-19, tiene como meta principal celebrarse de manera presencial de forma segura y respetando las restricciones sanitarias.

También la Academia de Hollywood se ha propuesto como objetivo evitar las videollamadas durante la premiación, las cuales la perjudicaron por completo los premios Globo de Oro.

«Aquellos que no puedan asistir por problemas de horario o debido a la inquietud por viajar, queremos que sepan que no habrá opción de conectarse por videollamada. Haremos todo lo posible por brindar una velada segura y en persona para ustedes y para los millones de seguidores en todo el mundo», afirmaron los productores Steven Soderbergh, Stacey Sher y Jesse Collins.

Los responsables de la ceremonia han reservado para ello la Union Station, la estación central de trenes de Los Ángeles y donde han diseñado un espacio libre para la entrega de los premios.

También se espera que parte de la premiación se realice en el Dolby Theatre, lugar de tradición de la gran fiesta del cine.

En una videollamada celebrada hoy, los productores de la gala desvelaron que están preparando sedes secundarias de los Óscar en algunos lugares de Europa para quienes no puedan desplazarse hasta Estados Unidos.

«Londres está cien por cien confirmado», dijo hoy Stacey Sher, según la revista Variety.

De su lado el portal Deadline aseguró que París será otra alternativa para que no vayan a Los Ángeles.