Corea del Norte anunció el lanzamiento de un misil antiaéreo, su segundo ensayo de armamento en una semana en que también descartó reanudar el diálogo de desnuclearización con Estados Unidos.

La agencia estatal de noticias KCNA dijo que el misil fue lanzado el jueves “para confirmar la funcionalidad práctica de la plataforma de lanzamiento, el radar, el comando de batalla integral del vehículo y su desempeño combativo”.

Los expertos consideran que las recientes pruebas de armamentos de Corea del Norte están concebidas para presionar a Corea del Sur, que desea mejorar sus relaciones con Pyongyang, y persuadir a Estados Unidos a aliviar las sanciones económicas.

También podrían ser un intento de crear una división en la alianza entre Washington y Seúl.

AP reportó que Kim Dong-yub, un profesor de la Universidad de Estudios de Corea del Norte en Seúl, dijo que el lanzamiento parece ser la primera etapa de una prueba para desarrollar un misil concebido para derribar misiles y aviones enemigos.

Según él, se parece al sistema de defensa ruso S400, que tiene un alcance máximo de 400 kilómetros y es capaz de interceptar aviones caza con capacidad de evadir a los radares.

Corea del Norte dijo recientemente que sus pruebas de armamentos tienen como objetivo mejorar sus capacidades de defensa como lo hacen todos los países y acusó a Estados Unidos y Corea del Sur de mantener una “política hostil” hacia Pyongyang.

Todo esto ocurre en un momento en que Corea del Norte ha expresado disposición a reanudar el acercamiento con Corea del Sur e incluso la posibilidad de firmar una declaración del fin de la Guerra de Corea de 1950-1953, que terminó con una tregua.