El gobernador de Texas Greg Abbott y el expresidente Donald Trump visitarán la frontera hoy miércoles, aproximadamente dos semanas después de que el gobernador anunciara sus planes para pagar la construcción de más muro en la frontera de su estado, con dinero de los contribuyentes.

La pareja de políticos republicanos brindará una conferencia de prensa alrededor de las 11:30 a.m. del miércoles antes de un recorrido “por el muro fronterizo inacabado” a las 12:30 p.m., según un comunicado de la oficina de Abbott.

La visita de Abbott y Trump se produce después de que un puñado de otros políticos, incluida la vicepresidenta Kamala Harris, hayan realizado viajes a la frontera entre Texas y México en los últimos meses.

Con tanta retórica política desempeñando un papel en la discusión fronteriza del país, aquí hay temas a tener en cuenta antes de la visita del gobernador y el expresidente al Valle del Río Grande, el miércoles.

Más cruces de inmigrantes

El evento del miércoles se produce en medio de un aumento sostenido en los cruces de inmigrantes indocumentados que ha persistido desde principios de 2021.

Si bien Abbott y Trump han culpado a la administración de Biden por causar el aumento en el número de migrantes, las estadísticas de cruces fronterizos de la Patrulla Fronteriza muestran que los cruces han sido cíclicos en las últimas décadas y se han visto exacerbados por una pausa en los cruces durante la pandemia de coronavirus en 2020.

Independientemente de la causa, los datos son claros: los agentes de la Patrulla Fronteriza han tenido más de 100,000 encuentros con migrantes cada mes, desde febrero.

Si bien el número de migrantes detenidos en la frontera este año ha sido relativamente alto en comparación con los últimos años, no es el más alto de la historia. Por ejemplo, en 2000, CBP informó al menos 100,000 detenciones durante ocho meses consecutivos, alcanzando su punto máximo en febrero con 211,328 detenciones.

El “muro” de Abbott

Después de reprender al gobierno federal de Biden por no asegurar la frontera, Abbott anunció que Texas construirá su propio muro fronterizo, financiado por contribuyentes estatales y donaciones privadas. Y el gobernador anunció el inicio de la construcción del muro en su cuenta de Twitter.

En lugar de buscar la aprobación de los legisladores de Texas para financiar el proyecto, el gobernador prometió un pago inicial de $250 millones de dólares para el muro. El gobernador utilizó una declaración de desastre para desviar el dinero del presupuesto del Departamento de Justicia Criminal de Texas (TDCJ).