Los republicanos del Senado se están preparando para aprobar esta semana un plan de recuperación mucho menos ambicioso del que presentaron hace unas semanas. Lo harían sin los demócratas, que ya se han opuesto contundentemente a una financiación de menos de dos billones de dólares.

El líder de la mayoría en la Cámara alta, Mitch McConnell, se mostró escéptico ante la idea de que el Congreso alcance un acuerdo antes de noviembre porque, según dijo, “el espíritu de cooperación que teníamos en marzo y abril se ha disipado a medida de que nos acercamos a las elecciones“.

La cantidad que están barajando los republicanos está entre los $500,000 millones y los $700,000 millones, tal y como informó Axios, que cita a fuentes cercanas a las negociaciones.

La mayoría de los senadores republicanos, especialmente quienes se juegan su escaño el próximo noviembre, están de acuerdo en que deben hacer algo para amortiguar el golpe económico de la pandemia. Sin embargo, dentro del propio partido están en desacuerdo sobre cómo debería ser la legislación.

Es por ello que, según comenta el citado medio, han decidido reducir la cuantía del proyecto de ley para conseguir un apoyo más amplio de los republicanos. La propuesta incluiría dinero para las escuelas, protecciones de responsabilidad generalizadas y beneficios de desempleo reestructurados.

Sin embargo, muchos republicanos esperan en privado que esta propuesta tampoco consiga los apoyos para poner contra las cuerdas a los demócratas, cuyos representantes aprobaron la Ley Héroes (de más de tres billones de dólares) en mayo.