TEMPORADA DE HURACANES

Huracanes: Unicef pide 42 millones de dólares para Centroamérica

Unicef hizo un llamamiento a los donantes para reunir 42,6 millones de dólares con el objetivo de responder a las necesidades más urgentes de unas 646.000 personas afectadas por los huracanes Eta e Iota en América Central.

Según un comunicado de la agencia de la ONU para la infancia, los fondos irían destinados a comunidades golpeadas en Honduras, Nicaragua, Guatemala y Belice. En total, Unicef señala que Eta afectó en toda la región a unos 4,6 millones de personas, incluidos 1,8 millones de niños, antes de la llegada de Iota.

“Creíamos que el huracán Eta era malo, pero el huracán Iota puede terminar siendo incluso peor para los niños en Centroamérica”, señaló Bernt Aasen, director regional de Unicef para Latinoamérica y el Caribe.

Según explicó, la suma de los dos huracanes en las mismas zonas en un periodo de menos de dos semanas ha sido devastadora y las necesidades humanitarias de familias y niños son “inmensas y siguen creciendo cada día”.

Unicef explicó que necesita 42,6 millones de dólares para atender a más de 646.000 personas, entre ellas 327.000 niños, con servicios y productos básicos.

Al mismo tiempo, advierte que, con el paso de Iota por Centroamérica, es muy probable que las solicitudes de fondos tengan que ser revisadas al alza en los próximos días y semanas.

“Niños que sobrevivieron a los dos huracanes están ahora en riesgo de morir por enfermedades que se transmiten por el agua y otras enfermedades infecciosas”, señaló Aasen, destacando que ya se ha informado de algunos casos de hepatitis y malaria en refugios.

Iota ha dejado decenas de muertos en Centroamérica y el Caribe tras golpear la región como un poderoso huracán, el segundo en dos semanas.

Eta se debilita a tormenta tropical

 Horas después de haber alcanzado fuerza de huracán, Eta se debilitó el miércoles a tormenta tropical mientras Florida se aprestaba a sufrir un segundo paso de la tormenta por la costa del Golfo de México cerca de la región densamente poblada de Tampa Bay.

Los vientos máximos sostenidos eran de 110 km/h (70 mph) frente a la costa suroccidental de Florida y la tormenta se desplazaba hacia el norte. Se pronosticaba un mayor debilitamiento a medida que Eta se acercaba a la costa.

El Centro Nacional de Huracanes en Miami emitió un aviso de huracán para un tramo de 193 kilómetros (120 millas) que incluye Tampa y St. Petersburg. La tormenta se encuentra en el Golfo de México desde que cruzó el sur de Florida el domingo.

La zona de Tampa Bay tiene más de 3,5 millones de habitantes en cinco condados de la costa. No se ordenaron evacuaciones, pero las autoridades empezaron a habilitar refugios para quienes los necesitaran.

La alcaldesa de Tampa, Jane Castor, dijo que en los refugios se toman medidas especiales para proteger a la gente del coronavirus, como el distanciamiento social, y sugirió que la gente llevara sus propias mascarillas.

“Se hará todo para garantizar la seguridad de nuestra población”, dijo Castor.

El ojo de Eta se encontraba a unos 180 kilómetros (115 millas) al suroeste de Tampa y se desplazaba al nor-noreste a 10 km/h (17 mph).

El centro de huracanes dijo que podría haber una “marejada con peligro para la vida” el jueves por la mañana. Para las próximas horas se esperaban vientos con fuerza de tormenta tropical.

También se pronostican más lluvias para zonas ya anegadas del sur de Florida.

Eta es la 28va tormenta con nombre de la temporada de huracanes del Atlántico, igualando el récord de 2005. Adicionalmente, el lunes por la noche ya la seguía la 29na tormenta, Theta.

El miércoles por la tarde, el vórtice de Theta se encontraba unos 1.080 kilómetros (670 millas) al suroeste de las Azores, con vientos de hasta 95 km/h (60 mph). Se desplazaba hacia el este-noreste a 17 km/h (10 mph).

Tormeta Eta se fortalece y emiten alerta de huracán para Cayos de la Florida

La tormenta tropical Eta, que tocó tierra en Cuba en la madrugada de este domingo donde se esperaba una marejada ciclónica peligrosa, inundaciones y fuertes vientos, se ha fortalecido y arribará a los Cayos de Florida como un huracán de categoría 1, zona que ya está bajo alerta.

El domingo el Distrito Escolar del Condado Miami-Dade anunció que debido a la tormenta estaban suspendidas las clases presenciales y por internet para este lunes.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) informó que reportes de un avión de reconocimiento indican que los vientos máximos sostenidos de Eta aumentaron a 65 millas por hora (100 Km/h) y seguirá ganando intensidad por lo que “podría convertirse en huracán antes de llegar a los Cayos de la Florida esta noche”.

Eta podría transformase en un huracán categoría 1 (74-95mph), la menor en la escala de intensidad Saffir-Simpson.

El sistema impactó la costa centro-sur de Cuba y ahora se pronostica que se desplazará sobre el centro de la isla para luego moverse a Bahamas y Estrecho de la Florida, pasará cerca o sobre los cayos del estad. Después se dirigirá hacia el sureste del Golfo de México el lunes.

Los meteorólogos advirtieron que la tormenta podría ocasionar graves inundaciones por las torrenciales lluvias pronosticadas.

SUSPENDEN LAS CLASES EN MIAMI-DADE

El Distrito Escolar del Condado Miami-Dade anunció que las clases por internet y presenciales fueron suspendidas el lunes y se evaluará su reanudación el martes.

“Debido a las condiciones climáticas desfavorables esperadas asociadas con TS #Eta, @MDCPS las escuelas, tanto en persona como My School Online, se cancelarán el lunes 9 de noviembre. Mañana (lunes) por la tarde, el Distrito evaluará las condiciones para determinar las operaciones el martes”, indicó el distrito escolar en su cuenta de Twitter.

Huracán Zeta arremete contra la costa de Louisiana en EE.UU.

El huracán Zeta impactó este miércoles (28.10.2020) en el sur de Estados Unidos convertido en un fenómeno de categoría 2 (de una escala de 5), llevando vientos peligrosos y grandes olas a Luisiana, mientras los residentes de Nueva Orleans se preparaban para posibles inundaciones.

El huracán se debilitó al moverse hacia el sureste de Misisipi pero aún cargaba vientos de hasta 145 km/h la noche del miércoles, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH), en su boletín de las 03H00 GMT.

El centro con sede en Miami también advirtió de “inundaciones y fuertes vientos que podrían poner vidas en peligro” en zonas del sureste de Misisipi y Luisiana, un estado repetidamente golpeado por las tormentas este año.

El CNH emitió una advertencia de huracán que cubría Nueva Orleans, y la alcaldesa LaToya Cantrell llamó a los residentes a quedarse en sus casas. “No hemos salido del atolladero pero lo estamos manejando bien”, dijo. 

Los equipos de emergencia de Nueva Orleans advirtieron en Twitter que se habían desplomado árboles y líneas de tensión. Había fuertes vientos y lluvia en la ciudad, con cortes de electricidad en algunos vecindarios. El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, dijo en la radio que cerca de 500.000 personas estaban sin electricidad en el estado.

Las autoridades urgieron a los residentes a que evacúen las áreas vulnerables o almacenen material de emergencia o comida, agua y medicación para, al menos, tres días, y en las zonas de la costa más vulnerables se impuso el toque de queda.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprobó la declaración del estado de emergencia para Luisiana el martes por la noche, permitiendo que se liberen recursos federales, anunció la Casa Blanca.

Zeta impactó Luisiana a seis días de las elecciones presidenciales, aunque no se esperaba que afectara su desarrollo, puesto que el voto anticipado ya ha finalizado en ese estado.

Delta azotó Louisiana a solo semanas del impacto de huracán Laura

Delta tocó tierra el viernes por la tarde en Louisiana, estado que apenas se recupera del huracán Laura, y enfrentó durante la jornada una marejada ciclónica acompañada de fuertes vientos, lluvias, inundaciones y apagones eléctricos. Durante la madrugada se debilitó y se degradó a tormenta tropical.

El ciclón, el cuarto que aterriza en el estado esta temporada de huracanes, tocó tierra como categoría 2 a las 6:00 p.m. (hora del este) cerca de la localidad de Creole, con vientos máximos sostenidos de 105 millas por hora (165 kilómetros por hora), según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por su sigla en inglés). Según el último reporte del NHC, la tormenta tiene vientos máximos sotenidos de 45 millas por hora (75 kilómetros por hora).

Tras la llegada de Delta al menos 650,000 hogares y negocios se quedaron sin energía eléctrica en Louisiana y Texas, según el portal especializado PowerOutage.com. Mississippi sufrió alrededor de 45,000 apagones.

Un medidor de nivel de agua del Servicio Meteorológico Nacional en Freshwater Canal Locks reportó que en el área había una inundación por marejada ciclónica de hasta ocho pies (2.5 metros), según el NHC.

El fenómeno meteorológico arrancó techos y esparció escombros por las carreteras, azotando comunidades que todavía se recuperan de Laura, que arrasó la zona hace solo seis semanas.

Delta tocó tierra a una distancia de solo 15 millas (24 kilómetros) de donde Laura lo hizo en agosto, matando a 27 personas en Louisiana. La tormenta anterior dañó casi todas las casas y edificios en Lake Charles.

La tormenta tropical Beta avanza hacia Texas y Louisiana

La tormenta tropical Beta avanza este domingo a baja velocidad hacia las costas de Texas y Luisiana, amenazando con aguaceros, inundaciones y marejada ciclónica en la costa del Golfo de México.

Según el último informe del Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés), Beta se ubica a 120 millas (195 kilómetros) al sureste de Galveston, Texas, y a 155 millas (250 kilómetros) al este-sureste de Port Connor, Texas. 

Beta tiene vientos máximos sostenidos de 60 millas por hora (95 kilómetros por hora) y se desplaza a 6 millas por hora en dirección al oeste-noroeste. Los expertos prevén un cambio de fuerza de la tormenta antes de que toque tierra. Y una vez que se mueva tierra adentro, esperan que se debilite. 

Las comunidades costeras empezaron a prepararse para Beta durante el fin de semana, con órdenes de evacuación voluntaria en la ciudad de Galveston y el condado Galveston y la ciudad de Seabrook.

El alcalde provisional Craig Brown señaló en un comunicado que se espera que un elevado oleaje y hasta 25 centímetros (10 pulgadas) de lluvia inunde varios tramos de carretera, dejándolos intransitables, especialmente en el oeste de la ciudad y zonas bajas.

Los expertos prevén que toque tierra el lunes en Texas y que provoque inundaciones y varios días de lluvias, debido a su movimiento lento, desde la costa media de Texas hasta el sur de Louisiana. En Galveston, las autoridades anunciaron el sábado órdenes de evacuación voluntarias para todos los residentes, así como lo ha hecho la ciudad de Seabrook, al norte de Galveston.

Hay una alerta de tormenta tropical desde Puerto Aransas, Texas, a Morgan City, Louisiana.

La previsión apunta a una marejada ciclónica de hasta 4 pies (1,2 metros) en partes de la costa texana que incluyen Baffin Bay, Corpus Christi Bay y Galveston Bay, entre otras. Se prevé que la tormenta incluya fuertes vientos y precipitaciones, oleaje peligroso y corrientes de resaca.

En una temporada de huracanes en el Atlántico inusualmente activa, los meteorólogos se quedaron sin letras del alfabeto tradicional para nombrar a las tormentas antes del viernes y tuvieron que recurrir al alfabeto griego por segunda vez desde la década de 1950.

Por otra parte, Teddy seguía siendo un potente huracán en la madrugada del domingo, con vientos máximos sostenidos 115 millas por hora (185 km). El vórtice del meteoro estaba a 340 millas (550 km) al sureste de Bermudas, menos de una semana después de que el huracán Paulette tocase tierra en el territorio británico. Las autoridades activaron una alerta por tormenta tropical en la isla.

Se espera que las marejadas causadas por Teddy se dejen sentir en las Antillas mayores y menores, en Bahamas, Bermudas, antes de llegar a la Cota Este de Estados Unidos.

Partes de la costa de Alabama y del noroeste de Florida todavía siguen recuperándose de los efectos del huracán Sally, que azotó la zona el miércoles. El sistema causó al menos dos fallecidos y cientos de miles de personas seguían sin suministro eléctrico el viernes por la noche.

Huracán Sally deja un muerto e inundaciones en su avance por el sureste de EE.UU.

El ciclón Sally, que tocó tierra por la costa de Alabama (EE.UU.) con fuerza de huracán el miércoles, avanza este jueves como depresión tropical por Georgia, dejando graves inundaciones a su paso y tras ocasionar al menos un muerto.

De momento las zonas más afectadas por las inundaciones son Alabama y la parte norte de Florida, donde las precipitaciones han sido intensísimas debido al lento desplazamiento de la tormenta.

Esa región de la costa del Golfo de México se enfrenta ahora a una penosa recuperación de los daños millonarios ocasionados por las lluvias que, según dijo hoy la gobernadora de Alabama, Kay Ivey, no podrán ser evaluados completamente hasta los próximos días.

“A medida que el agua continúe retrocediendo, algo que puede tardar unos días, tendremos un informe más preciso de la devastación total”, explicó Iveyy, quien aseguró que Sally estuvo a la altura de lo que pronosticaban los meteorólogos y fue “un evento de lluvias e inundaciones sin precedentes”.

“Sally” provoca inundaciones catastróficas en Alabama y Florida

El huracán “Sally” se degradó a tormenta tropical este miércoles (16.9.2020), mientras avanzaba lentamente sobre los estados norteamericanos de Florida y Alabama, con fuertes lluvias y vientos de 165 kilómetros por hora, inundando viviendas y forzando el rescate de cientos de personas.

Casi 12 horas después de que “Sally” tocara tierra como un huracán categoría 2, todavía hay automóviles parcialmente sumergidos, casas y puertos deportivos destrozados y más de medio millón de clientes sin electricidad. Además, los efectos de la tormenta tropical obligaron a rescates por agua y provocaron la caída de árboles.

“Se están produciendo inundaciones históricas y catastróficas, incluidas inundaciones fluviales generalizadas de moderadas a importantes», informó el Centro Nacional de Huracanes con sede en Miami.

Millones en peligro por inundaciones generadas por el Huracán Sally

El Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos (NHC) advirtió a unos 10 millones de estadounidenses a lo largo de la costa del Golfo que se esperan inundaciones “históricas y potencialmente mortales” en las próximas 12 horas mientras el huracán Sally continúa azotando al sur de Alabama.

La tormenta impredecible podría arrojar varios pies de lluvia desde Louisiana hasta Florida cuando se acerca a Mobile Bay, en Alabama, el martes, informó CNN.

Las bandas exteriores de la tormenta están azotando partes de la costa y la tormenta podría provocar tornados más tarde el martes, en la noche.

Pero los daños ya se sienten en las costas de los estados del sur, donde se reportan ya miles de consumidores sin energía.

El huracán Sally sube a categoría dos y continúa fortaleciéndose

El huracán Sally, una de las cinco tormentas que se agitan simultáneamente en el Atlántico en estos momentos, se acercó a la costa del golfo de México el lunes con vientos que se fortalecieron rápidamente a por lo menos 100 mph (161 kph) y un potencial de hasta 2 pies (0,6 metros) de lluvia que podría provocar graves inundaciones.

La tormenta estaba en camino de rozar el extremo sureste de Luisiana y luego tocar tierra el martes por la noche o la madrugada del miércoles cerca de la frontera estatal entre Mississippi y Alabama en lo que podría ser una lluvia larga, lenta y ruinosa.

Sally es la tormenta con nombre número 18 en el Atlántico este año y será la octava tormenta tropical o huracán con fuerza en golpear los Estados Unidos, algo “muy raro si no un récord”, dijo Dan Kottlowski, meteorólogo senior de la compañía de servicios de información climatológica AccuWeather. Agregó que los datos precisos sobre tormentas tropicales históricas pueden ser esquivos.

Los residentes de la costa del Golfo, acostumbrados a las tormentas, se apresuraron a comprar agua embotellada y otros suministros antes del huracán, que alcanzó una categoría 2 en la tarde, y se espera que se fortalezca aún más en las próximas horas.

Jeremy Burke levantó cosas del piso en previsión de una posible inundación en su librería Bay Books en el vecindario Old Town de Bay St. Louis, Mississippi, una popular área de escapada de fin de semana desde Nueva Orleans, a unas 60 millas (95 kilómetros) al oeste. Las calles afuera se estaban vaciando rápidamente.

“Se está convirtiendo en una ciudad fantasma”, dijo. “El mayor temor de todos es la marejada ciclónica, y el peor escenario posible es que se detenga. Esa sería una situación peligrosa para todos”, señaló Burke.

Mississippi ordenó que sus casinos costeros cerraran el lunes por la tarde. Escuelas en comunidades costeras desde Louisiana hasta Florida cancelaron clases antes de la tormenta.  La Guardia Costera de EE. UU. estaba limitando el tráfico desde el puerto de Nueva Orleáns, mientras que las empresas de energía desaceleraron o recortaron la producción de las refinerías y se apresuraron a sacar a los trabajadores de las plataformas de producción de petróleo y gas en alta mar.

Sally tiene mucha compañía en la que se ha convertido en una de las temporadas de huracanes más ocupadas de la historia, tan ocupada que los pronosticadores casi han tenido que revisar ya el alfabeto de los nombres cuando aún faltan dos meses y medio para que termine.

Nueva onda tropical podría convertirse en depresión este fin de semana

Tal y como había pronosticado el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés), una onda tropical con alto potencial de desarrollo comenzó a moverse el  jueves desde la costa oeste de África.

La onda tropical, que actualmente produce gran cantidad de lluvia y tormentas eléctricas, podría convertirse en una depresión tropical durante el fin de semana o a principios de la semana entrante.

El CNH indica que la onda tropical tiene una probabilidad de desarrollo de 60% en las próximas horas y 90% en los próximos cinco días.

Se espera que por lo pronto la onda tropical se mueva en una dirección general hacia el oeste a través del Océano Atlántico oriental y central.

Debido a que nos encontramos en el pico de la temporada de huracanes, hay que seguir de cerca todos los sistemas que se desarrollen, aún tan lejos como en la costa de África, dijo en entrevista reciente con Metro el meteorólogo Ernesto Morales.

La temporada actual ha sido descrita como “hiperactiva” y ya se han formado 17 tormentas tropicales con nombre, incluidos cinco huracanes, uno de los cuales fue de categoría mayor.

Morales reiteró que en este momento todas las personas tienen que estar preparadas en caso de que un ciclón se acerque a nuestra región.

Mientras tanto, las tormentas tropicales Paulette y Rene continúan su paso por el Océano Atlántico central y se vislumbra que ambos sistemas se muevan hacia el norte por lo que no representan amenaza para tierra firme.

YX5bGZ4zrB7Po#rq 28 de julio 2020

Nana ya es huracán mientras se dirige a Centroamérica

La tormenta tropical Nana se convirtió en huracán ayer miércoles y se espera que esta noche toque tierra en Belice, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) en su reporte de las 10 pm CDT.

Con vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora, Nana se encontraba a 95 kilómetros al sureste de la ciudad de Belice y se movía a una velocidad de 26 km/h, según el reporte.

Está en vigencia un aviso de huracán en la costa de Belice, desde la Ciudad de Belice hacia el sur hasta la frontera entre Belice y Guatemala.

Una vigilancia de huracán está en efecto para la costa de Belice al norte de la Ciudad de Belice hasta la frontera entre Belice y México, dice el reporte.

Un aviso de tormenta tropical está en efecto para Yucatán, México, desde Puerto Costa Maya hasta Chetumal. También en la costa de Belice al norte de la ciudad de Belice hasta la frontera entre Belice y México. Además para la costa del Mar Caribe de Guatemala y la isla Roatan y las islas de la Bahía de Honduras.

Una vigilancia de tormenta tropical está vigente para la costa norte de Honduras desde Punta Patuca hacia el oeste hasta la frontera con Guatemala, señala el reporte.