TEMPORADA DE HURACANES

Ante amenaza de Isaías, Trump aprueba estado de emergencia para Carolina del Norte

El Presidente Donald Trump declaró estado de emergencia en Carolina del Norte, anticipando llegada de la tormenta tropical Isaías, según informó la Casa Blanca en un comunicado.

Con esta autorización, la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) recibe permiso para coordinar todas las actividades de alivio en casos de desastre y prestar la asistencia apropiada para “disminuir o evitar la amenaza de una catástrofe”.

De acuerdo con el boletín de las 8 p.m. del Centro Nacional de Huracanes (NHS, por sus siglas en inglés), se estima que la tormenta tropical Isaías tocará tierra en las Carolinas el lunes por la noche. Las autoridades mantendrán una alerta de huracán en la región entre South Santee River en Carolina del Sur y Surf City en Carolina del Norte hasta entonces.

La tormenta amenza a unos 25 condados costeros del estado, entre ellos Pender y Oslow, punto hasta donde se ha emitido un aviso de huracán. El gobierno les proporcionará a esos medidas de protección de emergencia, limitadas a la asistencia federal directa y al reembolso de los cuidados masivos —incluídos el apoyo en materia de evacuación y refugio.

Otros 75 condados recibirán medidas de protección de emergencia limitadas a la asistencia federal directa.

Las condiciones de huracán podrían afectar a las Carolinas hasta el martes por la mañana. Mientras que las condiciones de tormenta tropical se extenderán hacia el norte desde Florida a Carolina del Norte hasta la noche del lunes.

Tormenta Isaías arrecia su furia hacia las Carolinas

La lenta traslación del primer huracán, luego degradado a tormenta tropical Isaías, mantuvo en vilo a los habitantes del sur de la Florida durante el grisáceo primer fin de semana de agosto. La ciudadanía se preparó para lo peor, y respiró aliviada cuando el peligro se disipó al cambiar de dirección los vientos.

El domingo por la tarde, la región retomó lentamente la normalidad tras el paso tangencial de la tormenta por el litoral floridano, casi en armonía con la demarcación territorial de la península.

El fenómeno meteorológico se saldó con intensas precipitaciones, múltiples inundaciones, apagones por cortes del servicio eléctrico y árboles caídos, pero hasta el momento, no provocó pérdidas humanas, ni en Florida ni en Bahamas, de acuerdo con los informes disponibles.

Si bien en un principio se esperaba que Isaías golpeara la costa con fuerza de huracán, vientos de unas 65 mph no supusieron la gran amenaza anticipada por los pronósticos meteorológicos.

“Parece que estamos bien, aunque no declararemos ‘misión cumplida’ hasta que esta cosa se aleje”, indicó el director de la oficina estatal de manejo de emergencias, Jared Moskowitz, en declaraciones a la agencia AFP, al explicar que el episodio sirvió como simulacro de cómo atender un desastre meteorológico mientras el estado intenta contener la pandemia del coronavirus.

“Esto fue realmente un buen ensayo de los protocolos y procedimientos que hemos implementado en el estado de Florida para enfrentar la temporada de huracanes con el Covid-19”, aseguró el funcionario, citando la disponibilidad de hoteles para alojar a los evacuados que han contraído el virus o pudieran ser portadores del patógeno.

Trump declara emergencia en Texas por huracán Hanna, que ha dejado fuertes lluvias e inundaciones

El presidente Donald Trump aprobó la declaración de emergencia para el estado de Texas tras el paso del huracán Hanna, el primero de la temporada atlántica.

“El presidente declaró que existe una emergencia en el estado de Texas y ordenó asistencia federal para apoyar los esfuerzos de respuesta locales y estatales debido a las condiciones de emergencia a consecuencia del huracán Hanna que comenzaron el 25 y de julio y continúan”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Hanna, que tocó tierra este sábado en Texas como un huracán de categoría 1 en la escala Saffir-Simpson, de un total de 5, ha reducido su potencia a depresión tropical con vientos máximos sostenidos de 35 millas por hora.

El sistema dejó fuertes lluvias e inundaciones en el sur de Texas, donde más de 150,000 viviendas y estructuras amanecieron sin energía este domingo, y en el noroeste de México.

La declaratoria de emergencia supone fondos federales extra para el sur del estado fronterizo, donde las autoridades no han reportado por el momento muertos o heridos a causa del paso del huracán.

El gobernador del estado, Greg Abbott, emitió el sábado una declaratoria de desastre para 32 condados cuando Hanna tocaba tierra en la costa de Texas.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) ha desactivado todas las alertas y advertencias que mantenía por la tormenta, pero el Servicio Meteorológico Nacional advirtió que aún “es una situación peligrosa y con riesgo para la vida”, indicó una.

Hanna amenaza con fuertes lluvias con acumulaciones de hasta 18 pulgadas (unos 30 centímetros) y las consecuentes inundaciones en los estados mexicanos de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

La llegada de Hanna al sur de Texas se suma a la crisis sanitaria que vive el estado por la pandemia del coronavirus, uno de los más afectados en el país y que amenaza con desbordar su capacidad sanitaria.

Tormenta tropical Cristóbal azota a México y enfila hacia EEUU

La tormenta tropical Cristóbal se debilitó durante la noche del jueves después de azotar con intensas lluvias y provocar inundaciones en partes del sur de México.

El secretario de Protección Civil de Campeche, Edgar Hernández, dijo al anochecer del jueves que las municipalidades más afectadas fueron Hopelchen y Calakmul, pero las autoridades no podían aún hacer una evaluación de los daños.

Sin embargo, agregó que más de 300 personas buscaron albergue en los refugios.

Mientras tanto, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos en Miami, pronosticó que la tormenta podría reforzarse sobre las aguas del Golfo de México este viernes en su camino hacia Estados Unidos.

Los meteorólogos anticiparon que Cristóbal podría convertirse en una amenaza para la costa del golfo estadounidense para el domingo.

Algunas personas en el estado de Luisiana se preparaban desde el jueves para la posible amenaza de la tormenta o huracán.

Cristóbal se desarrolló el martes de los remanentes de la tormenta tropical del Pacífico Amanda, que causó grandes inundaciones en Centroamérica.

Al menos 22 muerte se reportaron en El Salvador y Guatemala debido a la tormenta.

Aseguran que en 2020 habrá una temporada de huracanes muy activa

Cuando falta poco para el inicio oficial de la temporada de huracanes, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) advierte sobre una próxima temporada de huracanes muy activa.

El Centro de Predicción del Clima del Servicio Nacional de Meteorología (NWS) considera que la mayoría de los factores que se estimaron en la preparación del pronóstico estacional apuntan a una temporada de muchas tormentas y con varios huracanes intensos.

El Centro de Predicción Climática de NOAA predice un 60 % de posibilidades de que la temporada de huracanes en el Atlántico 2020 sea superior a lo normal. Hay una probabilidad del 30 % de una temporada casi normal y solo una probabilidad del 10 % de una temporada por debajo de lo normal.

La temporada de huracanes en el Atlántico se extiende desde el 1 de junio hasta el 30 de noviembre.

Vaticinan que la temporada ciclónica será aún más activa de lo previsto y con el virus

La compañía privada de servicios meteorológicos AccuWeather actualizó este jueves sus pronósticos para la temporada ciclónica 2020 en la cuenca atlántica, porque, aunque anunció que iba a ser por encima de lo normal, se quedó corta en las cifras de tormentas tropicales y huracanes.

En el pronóstico que actualiza el del 25 de marzo se agregan dos posibles tormentas tropicales para dejar un rango de 14 a 20, de las cuales entre 7 y 11 llegarán a ser huracanes, también dos más.

Y la peor noticia de todas: de cuatro a seis de esos huracanes llegarán a categoría tres o más (en el anterior pronóstico eran de dos a cuatro), según un comunicado publicado este jueves.

Según el equipo de meteorólogos de AccuWeather que dirige Dan Kottlowksi, con 43 años de experiencia, entre cuatro y seis de los sistemas tropicales con nombre podrían impactar directamente en el territorio continental de Estados Unidos, Puerto Rico o las Islas Vírgenes estadounidenses.

El nuevo pronóstico de la compañía fundada en 1962 refuerza la idea de que la actividad ciclónica en el Atlántico será por encima de lo normal, como lo fue también en 2019, que ya estaba presente en el pronóstico de finales de marzo.

AUMENTA LA PREOCUPACIÓN

La información incrementa la preocupación en Florida, donde hay temor a que los esfuerzos centrados en la pandemia del COVID-19 reduzcan los necesarios para prepararse convenientemente para los huracanes, por no hablar del perjuicio adicional que pueden causar en su tocada economía los daños de un huracán.

Kottolowski señaló en el comunicado que el modelo climático que usan ha registrado una tendencia a que el fenómeno La Niña se desarrolle en la segunda mitad del verano de 2020.

“Eso puede significar una disminución de la cizalladura o corte vertical del viento que pueden limitar el desarrollo o intensificación de sistemas tropicales”, agregó.

Con el nombre de cizalladura se conoce el cambio de velocidad o dirección del viento debido a la altitud. Es un fenómeno que puede hacer que las partes mas elevadas de una tormenta o huracán enfilen en la dirección contraria a la que el sistema se mueve,

SERÁ “MUY ACTIVA”

La temporada oficial de huracanes en la cuenca atlántica comienza el 1 de junio y concluye el 30 de noviembre, pero los dos últimos años ha habido actividad ciclónica en mayo, con las tormentas Andrea (2019) y Alberto (2018) antes del calendario oficial.

Kottlowksi dijo que va a ser una temporada “muy activa”, lo cual no es nunca bueno para la región, pero este año puede ser aun peor por la pandemia de coronavirus.

Según el meteorólogo de AccuWeather, en una temporada normal se producen unas 12 tormentas tropicales y 6 huracanes. Los huracanes con mayor fuerza suelen ser a lo sumo tres.

Las cuatro últimas temporadas han sido por encima de lo normal.

La de 2019, según AccuWeather, fue excepcionalmente activa, solo equiparable a la de 1969, con 18 tormentas, huracanes potentes como Dorian, Lorenzo y Humberto y pérdidas y daños por 11.000 millones de dólares.

¿REFUGIOS SOLO PARA CONTAGIADOS DE COVID-19?

Con cerca de 39.000 casos de COVID-19 y 1.600 muertes, Florida celebra en estos días la Semana de Preparación para los Huracanes, pero está pasando inadvertida por la pandemia y los primeros pasos del plan de reactivación de la economía.

El director de manejo de emergencias del estado, Jared Moskowitz, está trabajando con FEMA, la agencia federal para esos temas, sobre los posibles cambios que deberán hacerse en los planes de evacuación y refugio debido al COVID-19.

Según declaraciones publicadas este miércoles, se piensa en refugios solo para personas contagiadas y en ordenar a alguna gente quedarse en casa en lugar de evacuar sus viviendas.