TRAGEDIA EN HAITI

EEUU: tramita legalización de inmigrantes haitianos en Texas

Los inmigrantes que son aceptados por las autoridades son puestos en libertad para su proceso migratorio. La Casa Blanca anunció que mantiene contacto con la diplomacia haitiana al respecto.

Ha pasado casi una semana desde que el gobierno de Estados Unidos cerrara el campamento improvisado en el que miles de inmigrantes se reunieron en la frontera mexicana con Texas para pedir asilo en la nación del norte.

Miles de haitianos podrán quedarse en EE. UU. mientras realizan trámites migratorios y algunos albergues en El Paso, Texas, los están recibiendo.

“Es en este tipo de camas donde los migrantes pasan desde 24 hasta 48 horas para descansar, mientras viajan a otras ciudades de Estados Unidos”, dijo a la Voz de América el director de Casa Anunciación, Rubén García.

A mediados del mes de septiembre miles de inmigrantes en situación irregular se apostaron en el puente internacional de Del Río, Texas, solicitando asilo. La mayoría era de origen haitiano.

Las autoridades de la Patrulla Fronteriza confrontaron a los inmigrantes y las imágenes de los agentes a caballo azuzando a quienes pretendían pasar por la fuerza, fueron tema de un debate interno en EE. UU.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) anunció la suspensión del ejercicio laboral de los agentes implicados 

El refugio Casa Anunciación ha recibido a más de 1.200 migrantes en los últimos días. La administración del presidente Joe Biden mantiene en vigencia el Título 42, la prerrogativa establecida desde el año anterior que posibilita la deportación inmediata de los que infrinjan la política migratoria, en atención a medidas sanitarias por la pandemia.

“Por fin nos sacaron del puente y gracias a ellos [quienes atienden el refugio] que por fin estamos aquí en esta casa”, expresó a la VOA Jimmy Fleuridor, originario de Haití.

Los migrantes han sido liberados por las autoridades estadounidenses tras su estancia en el puente internacional de Del Río, a la espera de que sus familiares o amigos los reciban en otras ciudades del país mientras procesan solicitudes de asilo.

“Al salir de aquí, vamos a darnos cuenta que los están deportando a varios de nosotros, qué horrible, no solamente son personas solteras, y solteros, también hay familias con bebés”, lamentó

Comunicación con el gobierno haitiano

El secretario del DHS, Alejandro Mayorkas, informó el lunes que al menos 13.000 de los inmigrantes de la última oleada habían sido liberados dentro de EE. UU.

Los críticos desde la parte republicana culpan a la Casa Blanca de promover una crisis migratoria, con cifras récord en el número de encuentros de los agentes fronterizos con inmigrantes irregulares.

Mayorkas también se reunió el martes con el embajador de Haití en Estados Unidos, Bocchit Edmond, a quien le reiteró el interés de Washington por “asegurar que se trate con dignidad y respeto a los migrantes haitianos”.

Los saqueos y los problemas de distribución imposibilitan la llegada de ayuda humanitaria a Haiti

Un camión con ayuda humanitaria de la organización irlandesa Concern está parado a la orilla de un río en la comunidad de Maniche, en las montañas del departamento sur de Haití, mientras una turba desvalija su interior. “Dámelo, dámelo, maldito”, le grita un hombre a otro con quien se disputa un toldo doblado, que finalmente consigue llevarse. Mientras, varios jóvenes subidos al vehículo lanzan atropelladamente los enseres de su interior: papel higiénico, compresas, cepillos de dientes, jabón, colchas y toldos para protegerse de la lluvia y el calor. Los conductores, impotentes, se limitan a esperar a que el saqueo acabe en su cabina para después cerrar las puertas y seguir su camino.

© Mónica González (EL PAÍS) Dos personas disputan una manta durante el saqueo de un camión de ayuda humanitaria en Maniche.

A pocos minutos de ahí, en una escuela rural de esa zona en la montaña, a unos 40 minutos de Los Cayos, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas ha montado un gran operativo para entregar sacos de 50 kilos de arroz y guisantes, y latas de aceite a más de 5.000 supervivientes del terremoto del pasado 14 de agosto que ha dejado solo en ese pueblo al menos 177 muertos y decenas de agricultores desaparecidos cuando los terrenos en los que trabajaban se deslavaron. La entrega, en la que también participan Unicef y la Organización Mundial de Migraciones con contenedores de agua, cobertores y kits higiénicos, está escoltada por una decena de agentes armados de la policía.

“¿Tú ves qué contento está el pueblo?”, dice Ruben Saint Louis, uno de los jóvenes contratados por el PMA para la distribución de la ayuda, mientras el primer grupo, el de los ancianos, carga la comida en motos, burros y carretillas para que se la lleven a sus casas o, en muchos casos, a las carpas que han tenido que levantar delante de los escombros de sus viviendas. “A mí el terremoto me ha afectado mucho porque mi madre ha muerto”, cuenta el joven de 22 años. “Pero Dios sabe lo que hace. Mi casa se ha roto y yo estoy durmiendo en la calle y estoy aquí para darles de comer a mis hermanos que son chiquitos. Tienen 5 y 7 años. Son niños”, explica.

© Mónica González (EL PAÍS) Las filas durante la entrega de alimentos en la escuela rural de la montaña.

Una avanzadilla del Programa Mundial de Alimentos que llegó a su comunidad el fin de semana se encontró a Saint Louis jugando un partido de fútbol con amigos y le ofreció trabajar con ellos por un día. Su misión debía ser descargar la comida, entregársela a sus vecinos y ayudar a quienes no pudieran con los sacos de 50 kilos a salir de la escuela. “Me preguntaron si quería ayudar y yo les dije que sí porque no hay nada. No hay trabajo. Yo solo les tengo que dar comida a los dos [hermanos]. Por eso he venido. Y además estás ayudando a la gente”.

© Mónica González La tumba donde descansa Marie Monique Phildor está bajo la vivienda de sus familiares, entre los árboles de plátano que rodean la casa, y también bajo la que era su iglesia, que quedó destruida con el sismo.

Estas dos escenas, desarrolladas simultáneamente este lunes a pocos metros de distancia, reflejan los problemas que enfrenta Haití para distribuir la ayuda para quienes lo perdieron todo en el terremoto. El potente sismo de magnitud 7.2 ha dejado al menos 2.207 muertos y más de 12.000 heridos, además del cerca del 40% de la población de los departamentos Sur, Grand’Anse y Nippes, en el sureste de Haití, con necesidades humanitarias urgentes. Los retos van desde cómo enfrentar la inseguridad que hay en la carretera que une la capital, Puerto Príncipe, con esa península del suroeste para enviar ayudas y equipos, a cómo protegerse frente a los saqueos de vecinos desesperados por una ayuda que sienten que no llega y, también, cómo enfrentar el fantasma que surgió tras el terremoto de 2010, cuando algunas organizaciones internacionales fueron acusadas de despilfarro de las donaciones y sembraron la desconfianza en algunos sectores de Haití.

Cantidad de muertos por el sismo en Haití aumentó a 2.189

El sismo que sacudió el sábado al suroeste de Haití dejó 2.189 muertos, 12.000 heridos y 32 desaparecidos, según cifras oficiales actualizadas al alza la noche del miércoles (18.08.2021).

“Las operaciones de búsqueda y rescate se mantienen”, dijo la agencia de protección civil en su cuenta de Twitter.

En tanto, las tensiones han aumentado en la nación caribeña por la lentitud de la ayuda que llega a las víctimas del fuerte terremoto.

En el pequeño aeropuerto de la comunidad suroccidental de Les Cayes, una multitud de personas se reunió frente a la valla el miércoles, cuando llegó un avión de ayuda y el personal comenzó a cargar cajas en los camiones que esperaban.

Un pequeño escuadrón de la policía nacional haitiana que se encuentra en el aeropuerto para custodiar la ayuda tuvo que realizar dos disparos de advertencia para dispersar a un grupo de jóvenes.

600.000 personas afectadas

Las multitudes enfurecidas también se concentraron en los edificios derrumbados de la ciudad,

exigiendo lonas para crear refugios temporales después de que la tormenta tropical Grace provocó fuertes lluvias a principios de la semana.

“Tenemos alrededor de 600.000 personas directamente afectadas y que necesitan ayuda humanitaria inmediata”, dijo Jerry Chandler, director de protección civil de Haití, desde el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional en Puerto Príncipe

La Agencia de Protección Civil de Haití elevó a última hora del miércoles el número de

de muertos por el terremoto a 2.189, frente a un recuento anterior de 1.941 y dijo que había 12.268 heridos. Decenas de personas siguen desaparecidas.

El terremoto de magnitud 7,2 destruyó más de 7.000 viviendas y dañó más de 12.000, dejando a unas 30.000 familias sin hogar, según las estimaciones oficiales. Escuelas, oficinas e iglesias también fueron demolidas o sufrieron graves daños. La región suroeste de la nación caribeña fue la más afectada.

Haiti: Se eleva a 1,297 la cifra de muertos por el terremoto de 7.2 grados

Las autoridades haitianas elevaron a 1,297 la cifra de muertos a causa del terremoto de magnitud 7.2 que asoló el sábado el suroeste del país.

Protección Civil informó que 1,054 personas murieron en el departamento del Sur, otras 122 en Nippes y 119 en Grand Anse, todas ellas provincias de la península suroeste, mientras que otras 2 personas murieron en el noroeste del país.

Las autoridades incrementaron este domingo a 5,700 los heridos a causa del terremoto, que destruyó 13,694 casas y causó daños a otras 13,585, así como a numerosos hospitales, escuelas y otras edificaciones, según cifras facilitadas por el ministro de Comunicación, Jean Emmanuel Jacquet, a medios locales.

El balance de víctimas mortales casi duplica las cifras del boletín ofrecido la mañana del domingo, cuando se habían contabilizado 724 fallecidos.

El terremoto, que ya forma parte de los diez sismos más letales de los últimos 25 años en Latinoamérica, se registró a unos 12 kilómetros de la localidad de Saint-Louis du Sud, con un hipocentro de 10 kilómetros de profundidad, y también se sintió en la República Dominicana y Cuba.

El siniestro se produce en medio de un contexto difícil para Haití, que atraviesa desde 2018 por una delicada crisis política y económica, agravada por el asesinato, el pasado 7 de julio, del presidente Jovenel Moïse, a cargo —según las pesquisas— de un comando de 26 mercenarios que irrumpieron en su residencia en Puerto Príncipe.

Con información de Efe y La Opinión.com

TRAGEDIA| Sismo de magnitud 7,2 en Ritcher sacude a Haití

Un sismo de magnitud 7,2 sacudió a Haití la mañana de hoy hacia las 8:30 locales (13:30 CET), según el Servicio Geológico de Estados Unidos, y advirtió que es “probable” que el sismo deje “un alto número de víctimas”.

El terremoto se registró en el sur del país, y tuvo una profundidad de 10 kilómetros, de acuerdo con autoridades de Estados Unidos.

De igual forma, la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EE.UU. (NOAA, en inglés), que vigila la emergencia de posibles tsunamis en todo el mundo, avisó de la “amenaza” de que se produzcan olas gigantescas casi una hora después de que se registrara el fuerte terremoto.

El Servicio Geológico de EE. UU. emitió inicialmente una alerta de tsunami, previendo posibles olas de hasta tres metros a lo largo de la costa de Haití, pero poco después la levantó.

El largo temblor se sintió en todo el país y ya se han registrado daños materiales en varias ciudades, según imágenes de testigos publicadas en redes sociales, edificios religiosos, escuelas y viviendas resultaron dañados por el terremoto, según los residentes de la zona afectada.

Situación “dramática”

La situación en Haití tras el potente terremoto de este sábado es “dramática”, según dijo el primer ministro del país caribeño, Ariel Henry. 

En un mensaje en Twitter, Henry llamó “al espíritu de solidaridad y compromiso de todos los haitianos” para enfrentar “esta dramática situación que vivimos actualmente” a causa del terremoto de magnitud 7,2, que se registró al noreste de Saint-Louis du Sud, en el sur de Haití, y que ha dejado varios muertos y daños materiales, según medios locales. 

Reportan heridos

Al margen, varias personas resultaron heridas a causa del terremoto que también causó daños a la infraestructura en varias localidades, de acuerdo con reportes de medios locales.

Las autoridades aún no han dado una información oficial, pero los medios dan cuenta de importantes daños en las localidades de Saint-Louis du Sud, Les Cayes y Jérémie, en el sur.

El hospital de Les Cayes ha recibido una gran cantidad de heridos, de acuerdo con los reportes.

Haití fue afectado en enero de 2010 por un terremoto de 7 grados, que dejó 300.000 muertos, igual cantidad de heridos y 1,5 millones de damnificados.