TRIUNFO DE LOS DREAMERS

Hollywood celebra que los “soñadores” puedan seguir viviendo en EEUU

Estrellas de Hollywood se unieron a artistas y representantes políticos de Estados Unidos para celebrar la decisión tomada por el Tribunal Supremo de mantener en pie el programa que protege de la deportación a unos 650.000 jóvenes indocumentados conocidos como “soñadores”.

Figuras del espectáculo como Mark Ruffalo, George Taikei y Kerry Washington; de la música como Becky G y John Legend; además de celebridades latinas de la talla de Salma Hayek, Eva Longoria, Lin-Manuel Miranda expresaron su alegría por el desenlace para estos jóvenes, tras varios años de

Incertidumbre

Una de las primeras en celebrarlo fue la cantante Becky G, quien aseguró en Twitter que ha recibido la noticia con “lágrimas en sus ojos”. “Literalmente he tenido lágrimas en mis ojos después de ver que el Tribunal Supremo ha fallado contra la Administración de Trump en favor del programa DACA”, aseguró la artista.

Becky G también mencionó la decisión reciente de este mismo Tribunal de proteger la discriminación contra miembros del colectivo LGTBQ.

Pero ella no fue la única estrella latina que mostró su alegría por la decisión que ha puesto fin a un limbo de casi tres años para los inmigrantes que se benefician del programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), que no sabían si podrían permanecer legalmente en EE.UU. contra la voluntad del presidente Donald Trump.

“Quiero agradecer a la Corte Suprema por defender DACA. Sé que nuestros agradecidos ‘soñadores’ les harán sentir orgullosos de su decisión, aprovecharán esta oportunidad y participarán en la construcción de un Estados Unidos mejor”, opinó Salma Hayek en español e inglés.

Antes, Lin-Manuel Miranda compartió la publicación del Supremo con un sencillo mensaje: “El hogar está aquí”. “Qué cosa tan buena”, indicó, por su parte, el actor chileno Pedro Pascal, protagonista de la serie “The Mandalorian” que continúa en la exitosa franquicia de “Star Wars”.

También Eva Longoria compartió la noticia en Instagram con el lema “Hoy gana Estados Unidos”. “Gracias a todos los que han estado en primera linea durante esta batalla. ¡Estamos ganando! Pero aún hay mucho trabajo por hacer”, añadió.

También la comentarista política Ana Navarro Flores, nacida en Nicaragua y exestratega del Partido Republicano, mostró su entusiasmo con la decisión. “Donald Trump perdió. la comunidad LGBTQ ganó. Los ‘soñadores’ ganaron. La justicia ganó. La Constitución ganó. Deja que esto te inspire a votar. Las elecciones importan. La composición de la Corte Suprema es importante. Necesitamos que Trump pierda en noviembre y que Biden impulse una solución permanente”, escribió en una publicación acompañada de una camiseta con las palabras “todos somos ‘soñadores'”.

La Corte Suprema de EE.UU. bloquea el intento de Trump de poner fin al DACA

Una medida “arbitraria y caprichosa”.

Así calificó la Corte Suprema de Estados Unidos la decisión de Donald Trump en 2017 de rescindir el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) que protege de la deportación a unos 700.000 jóvenes indocumentados en EE.UU., los llamados dreamers (“soñadores”).

En una resolución con 5 votos a favor y 4 en contra, los jueces del máximo tribunal estadounidense ratificaron este jueves fallos de cortes inferiores que hallaron que la decisión de Trump de poner fin al programa creado en 2012 por su predecesor Barack Obama fue ilegal.

El juez conservador John Roberts se alineó con los cuatro jueces progresistas para determinar que las acciones del gobierno fueron “arbitrarias y caprichosas” bajo la ley federal de Procedimiento Administrativo.

Este fallo significa que casi 700.000 jóvenes indocumentados inscritos en DACA que entraron en EE.UU. sin papeles cuando eran niños, la mayoría nacidos en México y otros países latinoamericanos, seguirán protegidos de la deportación y podrán aspirar a obtener permisos de trabajo renovables cada dos años.

La decisión supone un fuerte revés para Trump, el segundo en una semana en que la Corte también falló a favor de la protección laboral de las minorías sexuales.

El programa DACA les otorga a los dreamers un permiso temporal de trabajo que, al igual que la protección contra la deportación, debían renovar cada dos años.

Los jóvenes que califican para el programa deben cumplir una serie de requisitos educativos y no tener antecedentes penales.

Crecieron, estudian y trabajan en Estados Unidos, país al que consideran su casa.

Según cifras del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés), desde 2012 unas 800.000 personas han sido beneficiarias del DACA.

De estas, unas 40.000 solicitaron y obtuvieron un permiso de residencia permanente, popularmente conocido como greencard, y unas 70.000 no quisieron o no pudieron renovar el permiso cuando este venció.

Así, para septiembre de 2017, cuando Trump decidió poner fin al programa, el USCIS estimaba que había unos 690.000 beneficiarios activos.

Un 90% de ellos vienen de América Latina.

De acuerdo a los datos oficiales, los mexicanos representan casi 80% de todos los dreamers con unos 548.000 beneficiarios del DACA.