twitter

Twitter defiende su veto a Donald Trump

El responsable de Twitter, Jack Dorsey, defendió hoy la suspensión de la cuenta en esa plataforma del presidente de EEUU, Donald Trump, como una decisión correcta pero que, al mismo tiempo, sienta un precedente peligroso en una internet global y libre.

La decisión adoptada tras el violento asalto al Capitolio protagonizado por seguidores del presidente fue la adecuada, pero una prohibición de este tipo tiene ramificaciones “significativas” y, a largo plazo, puede “erosionar” el propósito de una internet abierta, señala Dorsey en una serie de tuits.

No obstante, el CEO de Twitter subraya que “éste es un momento de gran incertidumbre y lucha para muchas personas en todo el mundo” y asegura que su objetivo se dirige a avanzar hacia “un mayor entendimiento” y “una existencia más pacífica en la tierra”.

Tras asegurar que no celebra ni se siente orgulloso por haber vetado al presidente estadounidense, Dorsay aclara que la medida se adoptó después de una “clara advertencia” y en función de las amenazadas surgidas, tanto fuera como dentro de la red social.

Su mensaje se conoce después de que el pasado viernes, Twitter suspendiera permanentemente la cuenta de Trump ante “el riesgo de una mayor incitación a la violencia”.

En esa red, la preferida del gobernante, Trump había emitido más de 55.000 mensajes durante más de once años y ya contaba con 89 millones de seguidores.

También Facebook e Instagram bloquearon el acceso del presidente a su cuenta al menos hasta que se complete el traspaso de poder el 20 de enero, y Twitch desactivó su perfil indefinidamente.

La última en sumarte a este tipo de medidas ha sido la red social Snapchat que este mismo miércoles anunció la suspensión permanente de la cuenta de Trump.

Twitter etiquetará cuentas de funcionarios públicos o medios de comunicación estatales

Twitter anunció su decisión el jueves de etiquetar las cuentas de medios de comunicación controlados por los gobiernos.

Las nuevas etiquetas se aplicarán exclusivamente a “medios donde el estado ejerza control sobre el contenido editorial mediante recursos financieros, presiones políticas directas o indirectas, y tengan control sobre la producción o distribución”, según la publicación de Twitter.

Hasta ahora, solo se ha confirmado que los rótulos se aplicarán a cuentas de China Daily, una publicación financiada por el gobierno chino, Russia Today, la cadena de televisión rusa conocida como RT, y Sputnik, otro servicio de noticias con sede en Moscú, así como a otros medios de comunicación.

Según la publicación de Twitter, “estamos empezando con un limitado y bien definido grupo de países antes de expandir a una gama más amplia de países en el futuro”.

Twitter también planea etiquetar las cuentas de algunos líderes gubernamentales, incluyendo embajadores y ministros de relaciones exteriores. Estas decisiones llegan en parte como una respuesta a las críticas públicas por la forma en que las plataformas de redes sociales han manejado la interferencia extranjera y la desinformación.

Muchas de las críticas surgen tras la campaña de desinformación rusa previa a las elecciones estadounidenses del 2016, mucho de la cual tuvo lugar en Twitter. Este anuncio podría tener repercusiones, posiblemente del presidente Donald Trump, quien tuitea a diario en su cuenta.

La compañía ha tenido diferencias con la campaña de Trump en el pasado. El miércoles, Twitter desactivó la cuenta de la campaña de Trump por violar sus reglas contra la desinformación sobre el COVID-19, luego de que publicara un vídeo donde el presidente decía que los niños “son casi inmunes” al COVID-19.

Algunos republicanos también han argumentado que Twitter y otras redes sociales censuran específicamente las opiniones conservadoras en un esfuerzo por suprimir sus opiniones en varios temas.

Twitter somete por primera vez a Trump a su método contra la desinformación

Twitter dio un paso más ayer martes para responder ante quienes le acusan de permitir la difusión de contenido manipulado o desinformación y lo hizo poniendo en el punto de mira a uno de sus usuarios más prominentes: Donald Trump. El presidente de Estados Unidos vio cómo una publicación realizada desde su cuenta oficial fue sometida al protocolo que ha desarrollado la compañía para reaccionar ante casos de desinformación y mitigar sus efectos.

En concreto, Trump había tuiteado sobre el voto por correo. “El voto por correo no es nada menos que un fraude substancial. Los buzones serán asaltados, las papeletas falsificadas e incluso ilegalmente impresas y fraudulentamente firmadas”, comentaba el presidente tras la decisión del gobernador de California, el demócrata Gavin Newsom, de fomentar el voto por correo para todo el electorado de cara a las elecciones generales de noviembre debido al coronavirus.

Así, alrededor de la medianoche -hora española- ya podía verse cómo un tuit publicado por el mandatario 9 horas antes tenía una etiqueta de color azul justo debajo en la que podía leerse “accede a los datos sobre el voto por correo”. Esta redirige a una serie de artículos de prensa en los que se analizan las afirmaciones del magnate. El primero de estos, una publicación de la CNN bajo el título “Trump lanza acusaciones sin pruebas de que el voto por correo será un fraude”. Según The Washington Post, se trata de la primera vez que la plataforma somete al presidente a este escrutinio.

En la publicación, Trump continúa afirmando que “el gobernador de California mandará papeletas a millones de personas, a cualquier que viva en el estado, da igual quien sea o cómo haya llegado ahí, tendrá una. Además, habrá profesionales que luego irán a decirles a estas personas, muchas de las cuales ni siquiera habían pensado en votar, cómo hacerlo y a quién. Serán unas elecciones manipuladas. ¡No puede ser!”. Este mismo lunes, el Republican National Committee (RNC) demandó al estado de California para evitar que toda la población pueda votar por correo.