VACUNA CONTRA COVID

Trump: vacuna contra el COVID-19 estará lista antes de las elecciones de noviembre

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, dijo ayer jueves que la vacuna de la COVID-19 podría estar lista antes de las elecciones presidenciales de noviembremucho antes de lo que los expertos estiman.

En una entrevista con la emisora de radio WTAM, Trump ha señalado que la vacuna podría estar lista “antes de que finalice el año” y ha subrayado que el país cuenta con “grandes compañías”, “las mejores del mundo”. “Vamos a tener vacunas muy pronto”, ha afirmado.

El principal responsable científico en la lucha contra el coronavirus, Anthony Fauci, ha manifestado en varias ocasiones que la vacuna no estará disponible hasta bien entrado el año 2021.

Las palabras de Trump se producen en medio de las críticas por la mala gestión de la Administración de la pandemia de coronavirus. Estados Unidos sigue siendo el país con más contagios de coronavirus, con 4,8 millones de infectados y más de 158,00 fallecidos.

Sin embargo, el presidente no ha admitido ningún fallo a la hora de gestionar la crisis sanitaria desencadenada por el virus y ha destacado que los “gobernadores son los que gobiernan los estados”. “Creo que hemos hecho un trabajo increíble”, ha defendido.

En este sentido, ha rechazado que las elecciones de noviembre supongan un referéndum sobre la gestión de su gobierno frente al coronavirus. “No creo que lo sea. He hecho lo que nadie ha hecho en los primeros tres años y medio de mi Presidencia”, ha recalcado.

Fauci, por su parte, ha alertado esta semana de que un aumento de los casos en ciudades como Washington, Boston y Chicago puede “acarrear muchos problemas de cara al futuro”.

Sepa quiénes recibirán primero la vacuna contra el Coronavirus en Estados Unidos

El Gobierno federal trabaja en una guía sobre quiénes serían los primeros en recibir la vacuna contra el coronavirus.

Los expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sugieren que serían los 12 millones de los trabajadores de salud, seguridad nacional y otros trabajadores esenciales los primeros en recibir la protección inmunológica.

Otros 110 millones de personas estaría formado por mayores de 65 años que viven en casas de retiro y personas con enfermedades crónicas, así como aquellos que sean considerados trabajadores esenciales, como empleados en suministro de alimentos.

El resto de la población, más de 200 millones, deberá esperar a las indicaciones de autoridades una vez que comience la aplicación de las vacunas.

“No a todos les va a gustar la respuesta”, dijo recientemente el Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud cuando se cuestionó sobre el tema. “Habrá muchas personas que sientan que deberían haber estado al inicio de la lista”.

Collins consideró que en la lista inicial también se considerarán la geografía y dónde esté el brote de la pandemia más fuerte, que actualmente suma más de 4.8 millones de contagios en Estados Unidos.

Actualmente California es considerado el epicentro con 515,686 casos; seguido por Florida con 454,346 casos y Texas con 545,364. Nueva York se coloca en quinta posición con 445,619, pero su tasa de contagios se estacionó por arriba de los 600 diarios, mientras los muertos no rebasan los 10 diarios, a diferencia de las otras entidades mencionadas.

Moderna Inc. y Pfizer Inc. comenzaron hacer pruebas la semana pasada con 30,000 voluntarios cada una, pero en los próximos meses habrá otras farmacéuticas, como AstraZeneca, Johnson & Johnson y Novavax que convocarán a más personas.

El Dr. Anthony Fauci ha indicado que EE.UU. contará con dosis suficientes de vacunas hasta principios de 2021, dependiendo de los resultados de las actuales pruebas en grupos amplios.

Un reporte del Centro para el Progreso Americano (CAP), realizado por Topher Spiro, vicepresidente de Política de Salud, destacó que los dos retos del Gobierno federal son encontrar la vacuna y garantizar su distribución en masa.

“La rápida fabricación y distribución de una vacuna contra el COVID-19 se ubicará como una de las iniciativas gubernamentales más desafiantes jamás emprendidas”, indican las conclusiones, donde se destaca que las vidas de los estadounidenses dependerán de una planificación, gestión y financiación agresivas de la Administración federal.

Fauci dice que una vacuna contra el COVID-19 debería estar disponible en 2021

Una vez que se declare que una vacuna contra el COVID-19 es segura y eficaz, los estadounidenses deberían tener acceso a ella en un período razonable en 2021, dijo el doctor Anthony Fauci a un panel legislativo el viernes.

En sus declaraciones ante una subcomisión de la Cámara de Representantes que evalúa la respuesta de la nación a la pandemia, Fauci expresó un “cauto” optimismo de que la vacuna será accesible el año entrante.

“Creo en última instancia que los estadounidenses podrán obtenerla durante algún momento de 2021”, dijo el director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas.

Habrá una lista de prioridad para los primeros vacunados. “No creo que todos podrán tenerla inmediatamente (pero) en un período razonable los planes permiten que todo estadounidense que necesite la vacuna pueda obtenerla”, añadió.

Por orden de la Casa Blanca, las autoridades federales de salud están llevando a cabo un plan llamado Operación Velocidad de la Luz (Warp Speed) para fabricar 300 millones de dosis de una vacuna.

Fauci dijo que 250.000 personas han expresado interés en participar de los estudios con vacunas experimentales contra el coronavirus. Se han registrado en un sitio web del gobierno para participar de las pruebas, que son cruciales para demostrar la seguridad y la eficacia de la vacuna. No todos los voluntarios están en condiciones de participar.

Junto con Fauci declararon el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés), doctor Robert Redfield y el jefe de pruebas diagnósticas del Departamento de Salud, almirante Brett Giroir.

En momentos en que los primeros avances aparentemente se han perdido y pende una nube de incertidumbre sobre el rumbo futuro de la nación, Fauci exhortó a los legisladores —y a todos los estadounidenses— a que regresen a las medidas básicas de salud como el distanciamiento social y el uso de mascarillas.

El panel, La Subcomisión de la Cámara sobre la Crisis del Coronavirus, está dividida en cuanto a la reapertura de escuelas y negocios. Su presidente, el demócrata James Clyburn, dijo que la Casa Blanca debe elaborar un plan exhaustivo para contener el virus. El republicano de mayor jerarquía, Steve Scalise, dijo que el gobierno ya tiene planes para vacunas, testeo, residencias de ancianos y otros aspectos de la pandemia.

Un rebrote de casos en el sur y el oeste ha dado por tierra con las esperanzas de un retorno rápido a la vida normal. Se reportan problemas de acceso al testeo y demoras en los resultados. Adicionalmente, la carrera por la vacuna registra algunos avances, pero ninguno definitivo.

El mensaje de Fauci a la gente ha sido que los estadounidenses no pueden darse el lujo de adoptar una actitud despreocupada hacia el COVID-19 y que deben aplicar las medidas de distanciamiento, usar mascarillas, evitar las aglomeraciones y los espacios interiores, como los bares. Redfield y Giroir insisten en lo mismo, aunque son personalidades mucho menos destacadas.

La insistencia de Fauci ha provocado las iras de algunos seguidores del presidente Donald Trump y reclamos de que sea despedido, pero este veterano de las luchas contra el sida y el ébola persiste en su mensaje a la vez que evita los enfrentamientos con la Casa Blanca.

Mike Pence: “Hoy es un día histórico, hemos llegado a la Fase 3 de la vacuna”

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, dijo que este lunes era “un día histórico” ya que la compañía de biotecnología Moderna ha logrado entrar en la Fase 3 para desarrollar la vacuna contra el coronavirus.

“Hoy es un día histórico porque vamos a empezar la Fase 3. Hoy es un día de esperanza y de promesa para lograr una vacuna para los estadounidenses”, manifestó el vicepresidente durante una conferencia de prensa.

Estados Unidos está jugando un papel fundamental en la investigación de la vacuna contra la COVID-19. De hecho, la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico (BARDA por sus siglas en inglés) del gobierno federal anunció una partida adicional de 472 millones de dólares a los 483 millones que ya entregó en abril.

Pence aseguró que la administración está trabajando para que las dosis sean “accesibles y seguras” para todos los estadounidenses, “al igual que han sido las pruebas”.

“Estamos seguros que la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) va a poner los mejores estándares para mantener la seguridad. Queremos una vacuna disponible para la gente estadounidense, de una forma efectiva y rápida”, agregó.

La crisis del coronavirus ha hecho que laboratorios alrededor del mundo trabajen sin cesar para encontrar la fórmula química que permita acabar con la pandemia que ha afectado a más de 16 millones de personas en todo el planeta, de las cuales más de 4 millones de infecciones se han dado en Estados Unidos.

Con todo, la administración del presidente Donald Trump ya ha entregado cerca de 1,000 millones de dólares para la investigación y los ensayos de la vacuna desarrollada por Moderna.

El mandatario estadounidense, según palabras de Pence, quiere que para el invierno “se puedan distribuir 300 millones de dosis de la vacuna”, pero siempre que sea de forma “segura”.

Pence no ha revelado cuál va a ser el plan de distribución de vacunas en el momento que se pueda hacer, aunque ha señalado que eso se va a trabajar conjuntamente con los estados “que son los que conocen mejor a los ciudadanos”

La compañía biomédica se ha convertido en el primer laboratorio en el país en llegar a la Fase 3 de desarrollo. Según fuentes oficiales, 30,000 personas se someterán a los ensayos clínicos para verificar la efectividad de este compuesto. La Universidad de Miami se encargará de seleccionar a 1,000 voluntarios del sur de la Florida para que se sometan a las pruebas científicas.

Los ensayos se están llevando a cabo junto al Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y la BARDA. Además de la vacuna que está desarrollando Moderna, hay 23 laboratorios que también están trabajando en la investigación para encontrar una solución contra el coronavirus.