El presidente Joe Biden dijo ayer martes que todos los adultos estadounidenses que quieran ponerse la vacuna contra el coronavirus podrán hacerlo para finales de mayo, una declaración que adelanta el objetivo que el mismo había fijado previamente de conseguirlo en julio.

“Este país tendrá suficiente suministro de vacunas para cada adulto en Estados Unidos a fines de mayo… Eso es un avance“, dijo Biden en la Casa Blanca.

El presidente anunció en la misma intervención que Johnson & Johnson trabajará “todos los días de la semana y a todas horas” para fabricar su vacuna. La Casa Blanca también hizo público el acuerdo de la farmacéutica Merk para ayudar a producir dosis de la recién aprobada vacuna de su competidora Johnson & Johnson.

Hace tres semanas, Biden prometió 300 millones de dosis de vacunas contra la COVID-19, suficientes para inmunizar a toda la población adulta, antes de finales de julio, un volumen que ahora esperan tener disponible dos meses antes.

Biden anunció que priorizarán que educadores y empleados de escuelas y guarderías puedan ponerse al menos una dosis antes de que termine este mes de marzo y explicó que deben ser tratados como “personal esencial”.

El equipo del actual presidente ha dicho que el Gobierno de Trump no tenía un plan claro para combatir la pandemia y distribuir la vacuna de manera eficiente y rápida. Biden aseguró que lo que había era un “caos” y que, desde que asumió el 20 de enero, su prioridad ha sido aumentar la capacidad de producción y distribución de vacunas.

Los comentarios de Biden llegan mientras sigue presionando al Senado para que apruebe su paquete de estímulos de $1.9 billones de dólares, que ya aprobó la Cámara de Representantes la semana pasada.

Con información de Efe