Los activistas proinmigrantes, alzan la voz para recalcar que ninguna entidad debe pedir el estado migratorio o número de seguro social para obtener la cita para la vacuna de COVID-19.

El paso llega con cartas que advierten a los funcionarios de salud de California y al sistema de salud de la universidad, que publicar o exigir estos documentos para las citas es una violación de la ley estatal.

El Fondo Educativo y de Defensa Legal México-Estadounidense (MALDEF), la organización latina de derechos civiles, envió cartas al Departamento de Salud Pública de California (CDPH) y al Departamento de Salud de la Universidad de California en San Diego (UCSD Health), explicando “que la idea de que se requiere prueba de ciudadanía o presencia legal en Estados Unidos podría disuadir a los inmigrantes indocumentados y otros inmigrantes de recibir la vacuna COVID-19”.

Las misivas fueron enviadas al escuchar testimonios de personas que hicieron citas para vacunas a través del sitio web My Turn de California.

Según las cartas, los correos electrónicos y los mensajes de texto que confirman las citas para la vacuna, incluyen un enlace a la página web de Covered California llamada “Prueba de estado migratorio o presencia legal”.

Enviar el enlace de la página puede inducir a que erróneamente algunos inmigrantes indocumentados crean que no son elegibles para recibir la vacuna, dice la carta.

Además, los correos electrónicos de confirmación, los mensajes de texto o la página web no incluyen la información de que las vacunas COVID-19 no se pueden negar según el estado migratorio.

“Nuestro estado enfrenta suficientes desafíos para lograr una inmunización generalizada contra COVID-19”, dijo Thomas A. Sáenz, presidente y consejero general de MALDEF.

“No deberíamos agravar esos desafíos engañando a quienes pueden estar en mayor riesgo de que la pandemia continúe”.

MALDEF también solicitó que el CDPH informe a los inscritos que las vacunas COVID-19 no se pueden negar en base al estado migratorio y que eliminen el enlace a la página web “Prueba de inmigración”.

Se envió una segunda carta a UCSD Health, porque el sitio web de registro de vacunas de la universidad tiene un apartado obligatorio para un número de seguro social.

Solicitar dicha información de manera incorrecta, implica que una persona debe tener un número de seguro social para recibir una vacuna y que aquellos que no lo tengan, incluidos los inmigrantes indocumentados, no son elegibles para una vacuna, según la carta.

MALDEF solicitó a la universidad que revisara sus materiales y sitios web para eliminar la solicitud de un número de seguro social u ofrecer expresamente una alternativa, como un Número de Identificación Personal del Contribuyente (ITIN) o “000-00-0000” directamente en su formulario de programación. Esa alternativa solo se refleja en una página web separada.

Juan Rodríguez, abogado de MALDEF, dijo que es preocupante que, a esta altura de los esfuerzos de distribución de vacunas, el descuido del CDPH y UCSD pueda disuadir a las comunidades de inmigrantes más afectadas.

Hasta el momento, las agencias a las que las cartas fueron dirigidas no han ofrecido explicaciones.

Con información de Los Ángeles Times