EEUU reduce número de visas para trabajadores calificados

El gobierno de Estados Unidos anunció ayer martes planes para reducir drásticamente los límites a las visas para trabajadores altamente especializados, una medida que funcionarios dijeron era una prioridad debido a la pérdida de empleos causada por la pandemia de coronavirus.

Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional y del Departamento del Trabajo dijeron que las nuevas reglas para lo que es conocido como el programa H1-B restringirán quiénes pueden obtener una visa de trabajo e impondrán requerimientos salariales adicionales a las compañías que pretendan contratar a trabajadores extranjeros.

El secretario interino de seguridad nacional Ken Cuccinelli dijo que una tercera parte de las personas que han solicitado visas H1-B en años recientes habrían sido rechazadas bajo las nuevas reglas, que incluirán además límites al número de ocupaciones especializadas disponibles en el programa.

En junio, el presidente Donald Trump emitió una orden en la que suspendió temporalmente el programa H1-B hasta fin de año.

Las nuevas reglas reflejan un intento de mayor calado para reducir la inmigración legal e ilegal, un asunto importante para los simpatizantes de Trump, aunque menos prominente en su campaña este año que en el 2016.

Un nuevo requerimiento de que los empleadores paguen salarios más elevados a los trabajadores extranjeros entrará en vigor en los próximos días, reflejo de la necesidad de ayudar al mercado laboral a recuperarse de la parálisis causada por el coronavirus, dijo el subsecretario de Trabajo Patrick Pizzella.

“Con millones de estadounidenses buscando trabajo en momentos en que la economía todavía no se recupera, se necesita una acción inmediata de protección contra el riesgo que la mano de obra extranjera de bajo costo puede representar para el bienestar de los trabajadores estadounidenses”, dijo Pizzella.

El programa H1-B fue creado durante la presidencia de George H.W. Bush para ayudar a las compañías a cubrir puestos especializados en momentos en que el sector tecnológico comenzaba su auge y era más difícil encontrar a trabajadores calificados. Muchas compañías insisten en que aún necesitan el programa para cubrir posiciones clave.

Entre sus críticos están líderes sindicales y personas que quieren límites a la inmigración legal. Pero los partidarios argumentan que los poseedores de visas H1-B no les quitan empleos a estadounidenses y ayudan a expandir la economía y a crear oportunidades.

Orden de juez deja sin suerte a ganadores de visas de ingreso a EEUU

Un juez federal ordenó ayer miércoles al gobierno del presidente Donald Trump que reserve más de 9.000 lugares para ganadores de la lotería de visas afectados por el congelamiento que el gobierno dispuso este año a las tarjetas de residencia. Sin embargo, decenas de miles de otros ganadores de la lotería de visas no tendrán suerte.

El juez Amit Mehta reconoció que su orden significará que sólo se utilizará la mitad de las llamadas visas de diversidad que se emiten normalmente cada año. En su decisión, señaló que fue indulgente en su fallo con el Departamento de Estado debido al coronavirus.

Mehta rechazó una solicitud de los abogados para ordenar que se apartaran 30.000 lugares para ganadores de la lotería pero que aún no habían sido investigados. Como durante el año fiscal que concluyó el miércoles se emitieron 15.400 visas, las 30.000 adicionales que buscaban los activistas para los ganadores de la lotería habrían acercado el total al promedio anual de 47.404 de los últimos 18 años.

El juez dijo que era necesario considerar el impacto del COVID-19 en la capacidad de procesamiento del Departamento de Estado, por lo que ordenó que se apartaran 9.095 lugares.

“El problema con el número propuesto por los demandantes es que le piden a la corte que trate el año fiscal 2020 como si fuera un ‘año promedio’. Pero, resaltando lo obvio, no ha tenido nada de promedio”, declaró Mehta en su decisión. “La pandemia de COVID-19 ha causado alteraciones operativas a nivel mundial en las actividades consulares y de procesamiento de visas del Departamento de Estado”.

Estados Unidos pone a disposición hasta 55.000 visas al año para inmigrantes cuyas nacionalidades están subrepresentadas en la población del país.

Los ganadores son escogidos al azar entre unos 14 millones de solicitantes para que se les otorguen “green cards” que les permitirían vivir de manera permanente en Estados Unidos.

Sin embargo, los ganadores deben ser examinados y tener las visas en la mano para el 30 de septiembre del año en el que fueron elegidos o pierden su oportunidad.

Este año, el Departamento de Estado había emitido más de 12.000 visas para la lotería de 2020, cuando el presidente Donald Trump amplió en abril un congelamiento a la entrega de muchas tarjetas de residencia permanente afuera de Estados Unidos hasta finales de año, incluidas las visas de la lotería.