¿Cometió delito Trump en la polémica llamada en la que presionó el cambio en el resultado elecotoral en Georgia?

0

“Lo único que quiero hacer es esto. Solo quiero encontrar 11.780 votos, que es uno más de los que tenemos porque ganamos el estado”.

Estas palabras de Donald Trump resumen uno de los últimos intentos del presidente de Estados Unidos por revertir los resultados de las elecciones del pasado 3 de noviembre, en este caso los del estado de Georgia, que dieron como ganador a su rival, el demócrata Joe Biden.

El mandatario las pronunció el sábado durante una conversación telefónica de más de una hora de duración con el secretario de Estado de Georgia, el republicano Brian Raffensperger, y representantes legales, cuyo contenido fue difundido este domingo por el diario The Washington Post.

En la grabación se puede escuchar cómo Trump presiona a Raffensperger insistiendo en que ganó las elecciones en Georgia y diciendo que no hay nada malo en decir que se han “recalculado” los votos.

En otro momento, el presidente amenaza al funcionario con posibles consecuencias legales.

“Sabes lo que hicieron y no lo estás denunciando. Eso es un delito. No puedes permitir que eso suceda. Es un gran riesgo para ti y para Ryan, tu abogado”, dice Trump.© Getty Images En Georgia ha habido una auditoria y varios recuentos de los votos, sin que cambie el resultado.

Las críticas a Trump por la llamada han sido generalizadas.

Para la vicepresidenta electa de EE.UU., Kamala Harris, la llamada de Trump fue un “descarado abuso de poder”.

Para el senador demócrata Dick Durbin, el presidente está “desquiciado”, es “peligroso” y su conversación con Raffensperger amerita “una investigación criminal”.

¿Es así? ¿Cometió Trump un delito en su conversación con el secretario de Estado de Georgia?

Los expertos no se ponen de acuerdo.

Si bien una mayoría coincide en que la actitud de Trump fue moralmente condenable o inapropiada, no hay consenso sobre si violó la ley (en el ámbito federal y/o en el estatal).

Los partidarios de acusarlo formalmente de un delito citan el título 52 sección 20511 del Código de EE.UU. que establece que cualquiera que “con conocimiento y voluntad prive, defraude o intente privar o defraudar a los residentes de un estado de un proceso electoral justo e imparcial” está violando la ley.

Otra ley federal establece que es un crimen “conspirar para herir, oprimir, amenazar o intimidar a cualquier persona en el libre ejercicio o disfrute de cualquier derecho o privilegio garantizado por la Constitución o leyes de Estados Unidos”.

A esto se le suma que en Georgia existe una ley estatal que prohíbe que se “solicite, pida, ordene, asedie o intente de cualquier otra manera hacer que otra persona se involucre” en fraude electoral.

“La razón por la que hay una posible ilegalidad es que parece que el presidente está intentando cometer fraude electoral, en ese sentido hay una posible ilegalidad federal y otra estatal”.

Para Greg Woods, profesor de Estudios Judiciales en la Universidad Estatal de San José (California), este caso es comparable al escándalo del Watergate.

“Se da el agravante de que Trump ya fue sometido a un juicio político precisamente por una llamada telefónica, hay un precedente”, apunta Woods en entrevista con BBC Mundo.

Choose your Reaction!
Leave a Comment