Con 118 años, la persona viva más vieja del mundo llevará la llama olímpica en Japón

0

Con 118 años, la persona viva más vieja del mundo se prepara para llevar la antorcha olímpica este mayo en Japón.

Kane Tanaka, que sobrevivió dos veces al cáncer, vivió dos pandemias mundiales y ama las bebidas gaseosas, tomará la llama olímpica cuando pase por Shime, en la prefectura de Fukuoka, su hogar.

Si bien la familia de Tanaka la empujará en una silla de ruedas durante la mayor parte de su recorrido de 100 metros, la supercentenaria, una persona de más de 110 años, está decidida a caminar los últimos pasos, ya que pasa la antorcha al siguiente corredor.

CNN habló exclusivamente con Tanaka, quien tiene un nuevo par de zapatillas para el evento, un regalo de su familia en su cumpleaños en enero.

Es genial que haya llegado a esa edad y todavía puede mantener un estilo de vida activo; queremos que otras personas vean eso y se sientan inspiradas, y que no piensen que la edad es una barrera», dijo su nieto Eiji Tanaka, quien está en sus 60.

Los poseedores de récords anteriores para los portadores de la antorcha olímpica más viejos incluyen a Aida Gemanque de Brasil, quien encendió la antorcha en los Juegos de Verano de Río 2016 a los 106 años, y el jugador de tenis de mesa Alexander Kaptarenko, quien corrió con la antorcha en los Juegos de Invierno de Sochi 2014 a los 101 años.

La vida de una supercentenaria

Tanaka nació en 1903, el año en que los pioneros de la aviación Orville y Wilbur Wright hicieron historia al completar el primer vuelo motorizado del mundo.

Tuvo cuatro hijos con el dueño de una tienda de arroz con el que se casó a los 19 años y trabajó en la tienda familiar hasta los 103. Tiene cinco nietos y ocho bisnietos.

Vivió dos guerras mundiales y la gripe española de 1918, aunque su nieto Eiji dijo: «No la recuerdo hablando mucho sobre el pasado… Tiene mucha visión de futuro, realmente disfruta vivir en el presente».

Y tiene casi la misma edad que los Juegos Olímpicos modernos, que comenzaron en 1896.

Cuando los Juegos Olímpicos se celebraron por última vez en Tokio en 1964, Tanaka tenía 61 años. Al contar las ediciones de verano e invierno de los juegos, los Juegos Olímpicos de este año serán los número 49 de su vida.

Tanaka ahora vive en un hogar de ancianos, donde generalmente se despierta a las 6 am y disfruta jugando al juego de mesa estratégico Othello. La familia de Tanaka, que no ha podido visitarla durante 18 meses por la pandemia de covid-19, dijo que mantener la curiosidad y las matemáticas son sus secretos para mantener la mente aguda y el cuerpo sano.

Choose your Reaction!