El bitcoin se desinfla y pierde más de 5% en los mercados

0

Son muchos los analistas y expertos que comparan al bitcoin con el oro, sin embargo los movimientos de la criptodivisa en los últimos años, sobre todo desde 2020, revelan algo muy diferente: el bitcoin se comporta como un activo de riesgo, no como un activo refugio (como el oro). Así lo está volviendo a demostrar en los últimos días. Las turbulencias en las bolsas y los mercados financieros están vapuleando la cotización del bitcoin, que ha llegado a caer más de un 10% esta jornada y perder los 51.000 dólares por unidad. Al cierre de Wall Street, la criptomoneda recorta pérdidas hasta el 5,2% y ronda los 52.400.

La criptomoneda más importante por capitalización ha pasado de tocar los 60.000 dólares hace una semana a caer por debajo de los 52.000 dólares en la jornada de este jueves. La corrección del bitcoin coincide con la caída que se está produciendo en los activos de riesgo del mercado como las acciones y el petróleo. 

De este comportamiento vienen advirtiendo hace tiempo los analistas de JP Morgan o los de BNP Paribas. Los primeros aseguraron en una nota publicada en enero que el bitcoin tenía una correlación mayor con los activos de riesgo. Cuando las acciones suben, el bitcoin también se aprecia, aunque es cierto que en los últimos meses la revalorización de la criptodivisa ha sido muy superior a la de las acciones en general. No obstante, también es verdad que entre febrero y marzo de 2020, el bitcoin cayó desde los 10.000 dólares a los 5.000, evidenciando que no es un buen seguro contra el riesgo. “El bitcoin es riesgo puro” (refiriéndose al tipo de activo), frente a los tradicionales refugios como el yen, el franco suizo o el oro.

Desde BNP Paribas comentan en una nota “su correlación con otras divisas es casi nula, por ejemplo con el tipo de cambio del euro, del yen o del franco (todas analizadas en su cambio con el dólar). Esto significa que los factores que impulsan el precio de bitcoin son distintos de los que impulsan las monedas tradicionales”.

Estos expertos aseguran que si se analiza la evolución del bitcoin desde 2017 “existe cierta correlación entre el precio de bitcoin, por un lado, y las acciones y las expectativas de inflación, por otro lado. Las otras correlaciones son muy bajas. Curiosamente, la correlación es un poco más alta desde el comienzo de 2020, particularmente entre el bitcoin y el cobre, las acciones y, en particular, con las expectativas de inflación. Esto indicaría que los inversores recurren a bitcoin cuando las expectativas de inflación van en aumento”.

Con información de El Economista.es

Choose your Reaction!