Estudio: Ford Motors cierra dos plantas reactivadas por infecciones y poco inventario

0

Si Estados Unidos hubiera empezado a imponer medidas de distanciamiento social una semana antes de lo que lo hizo en marzo, unas 36,000 personas menos hubieran muerto como consecuencia del brote de coronavirus, según nuevas estimaciones de la Universidad de Columbia.

Y si las ciudades hubieran comenzado a cerrar y a limitar el contacto social el 1 de marzo, dos semanas antes de que la mayor parte de personas empezara a quedarse en casa, se podría haber evitado la mayor parte de decesos del país: un 83%, según los cálculos de los investigadores. En este último supuesto, se habrían salvado unas 54,000 vidas hasta principios de mayo.

Demorarse en actuar mientras el virus se propagaba por las ciudades estadounidenses a principios de marzo tuvo un enorme coste. Incluso pequeñas diferencias en cuanto al tiempo de actuación habría evitado el peor crecimiento exponencial que padecieron la ciudad de Nueva York, Nueva Orleans y otras urbes importantes del país, tal y como refleja el estudio.

Es una gran, gran diferencia ese pequeño lapso de tiempo. Atrapar [la propagación del virus] en esa fase de crecimiento hubiera sido sumamente crucial para reducir el número de muertes”, dijo Jeffrey Shaman, un epidemiólogo de la Universidad de Columbia y el director del equipo de investigación.

Los hallazgos se basan en modelos que miden cómo la reducción del contacto entre personas desaceleró a partir de mediados de marzo la transmisión del virus. El equipo del doctor Shaman estimó lo que habría sucedido hasta el 3 de mayo si los mismos cambios se hubieran producido una o dos semanas antes.

El estudio también arroja que la reapertura de los estados puede hacer que el virus se descontrole, a menos que se haga un seguimiento de las infecciones se actúe para reprimir inmediatamente nuevos brotes.

Cuando Italia y Corea del Sur tomaron medidas agresivas para frenar la propagación, Trump se resistió a hacer lo mismo y siguió celebrando eventos de campaña. El 9 de marzo, con “546 casos confirmados por coronavirus y 22 muertes”, el presidente tuiteó que “la vida y la economía continuaban”. Lo cierto es que, para ese entonces, decenas de miles de personas ya se habrían infectado, tal y como estimaron a posteriori los investigadores.

Choose your Reaction!