Los desastres naturales y el virus chino atacan con fuerza a América Latina

0

El paso de los huracanes Eta e Iota en menos de dos semanas por Centroamérica deja a miles de personas todavía más expuestas a la Covid-19, sobre todo para quienes han perdido el cobijo de sus casas y se enfrentan desde refugios temporales a un virus que ha segado miles de vidas en América.

Oxfam alertó este miércoles que el istmo, con 260.000 positivos hasta el momento, puede sufrir un posible aumento de contagios como “consecuencia de los huracanes y el hacinamiento en albergues” donde calcula que hay “unas 30.000” personas.

La situación en Centroamérica empeora la panorámica general del continente, con cifras que dibujan una gráfica ascendente, 23,5 millones de casos y 682.000 muertes acumuladas, según el reporte diario de la Organización Mundial de la Salud, a diferencia de la disminución de casos y muertes que vive Europa.

Por países, en América, Estados Unidos ha superado ya los 11 millones de positivos y muestra una virulenta tercera oleada en su gráfica de contagios, Brasil se mantiene en 5,8 millones mientras que Argentina supera los 1,3 millones de positivos y Colombia está sobre los 1,2 millones.

LOS DESASTRES NATURALES NO SE DETIENEN EN PANDEMIA

Centroamérica enfrenta la crisis sanitaria derivada de la covid-19, al mismo tiempo que atiende, con muchas limitaciones por su precario sistema de salud, las emergencias que han dejado en las primeras dos semanas de noviembre los huracanes Eta e Iota.

Distintas organizaciones no gubernamentales han mostrado su preocupación ante el combo explosivo que supone la covid y el paso de los huracanes. Unicef alertó hace una semana sobre el riesgo de un aumento de la propagación de enfermedades, incluida la covid, en los centenares de albergues habilitados en la región.

La agencia de la ONU calculaba que más de 110.000 personas, incluidos unos 44.000 niños, han sido evacuadas a refugios temporales en Honduras, Nicaragua, Guatemala, Belice, Panamá, Costa Rica y El Salvador, donde las distancias de bioseguridad son difíciles de mantener y la preocupación por la supervivencia relega la pandemia a un segundo plano.

Por su parte, Oxfam hizo hoy un llamado a la comunidad internacional “para que haga efectiva” su ayuda a Centroamérica donde hay más de “260.000 casos registrados de covid” y alertó que puede sufrir un “aumento de contagios como consecuencia de los huracanes y el hacinamiento en albergues”.

Se calcula que Eta, que llegó a ser un huracán de categoría 4, dejó en el istmo al menos 144 muertos, 120 desaparecidos, destrucción y suelos saturados de agua y más proclives a deslaves. Entre tanto, los estragos causados por Iota, que llegó a la categoría 5, aún no han sido contabilizados pero en Nicaragua ha dejado ya al menos 8 muertos.

A los desastres naturales, cada vez más virulentos por efecto de la crisis climática, se le suman la reaparición de enfermedades que tensan aún más los sistemas de salud, como en Paraguay, país que se prepara para una nueva temporada de dengue, que este año tendrá que convivir con la covid.

Choose your Reaction!
Leave a Comment