Los restos del cohete chino se desintegraron en su reentrada en la atmósfera terrestre

0

Los escombros de un cohete lanzado por China volvieron a entrar a la atmósfera terrestre ayer domingo e impactaron en el Océano Índico, según anunció la Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China.

Las coordenadas sitúan el punto de impacto del cohete Long March 5B en el océano en algún lugar al suroeste de la India y Sri Lanka. La mayoría de los escombros se quemaron en la atmósfera, según la agencia.

El cohete, con una masa estimada de entre 17 y 21 toneladas y un tamaño de aproximadamente 30 metros de largo, fue lanzado el 29 de abril y transportaba parte de la nueva estación espacial del país. Fue la primera de las 11 misiones previstas para completar el proyecto.

Es común que partes de los cohetes caigan en la Tierra, pero esta pieza causó preocupación porque su falta de control significaba que los expertos no estaban seguros de en qué parte del planeta golpearía.

El administrador de la NASA, Bill Nelson, emitió más tarde un comunicado, diciendo que “China no está cumpliendo con los estándares de responsabilidad sobre sus desechos espaciales”.

Había una pequeña posibilidad de que los escombros hubieran golpeado en Nueva York, Los Ángeles, Madrid, Río de Janeiro, la capital nigeriana de Abuja o Beijing.

Por lo general, las partes de cohetes desechadas no alcanzan la órbita y, en cambio, chocan contra la Tierra, a menudo en el agua.

Pero eso no sucedió esta vez. En cambio, la primera parte del cohete Long March 5B alcanzó la velocidad orbital en lugar de caer hacia abajo, según la Corporación Aeroespacial con sede en California.

Eso significó que el cuerpo del cohete vacío entró en una órbita elíptica alrededor de la Tierra donde comenzó a ser arrastrado de manera incontrolada, agregó la corporación.

La organización sin fines de lucro estimó que la probabilidad de que los escombros cayeran al océano era del 75% y que entre el 20 y el 40% del remanente del cohete probablemente llegaría al suelo o al agua.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, dijo el viernes que el cohete se quemaría al reingresar y calificó su descenso como una “práctica internacional común”.

Hace un año, otra pieza de cohete chino pasó sobre Nueva York y Los Ángeles, California, antes de estrellarse contra Costa de Marfil, en África Occidental, donde dañó edificios pero no causó heridos.

Choose your Reaction!