Revelan detalles del ataque contra el helicóptero del presidente de Colombia

0

Las entidades que investigan el atentado contra la aeronave en la que iba el presidente Iván Duque señalan una alianza entre las disidencias de las FARC, la guerrilla del ELN y bandas criminales como la posible causa del ataque. Además, publicaron dos retratos hablados de los posibles autores materiales.

Diego Molano, ministro de Defensa, anunció en una rueda de prensa este domingo 27 de junio los avances de la investigación de dicho ataque. “Se ha recibido información de una posible alianza criminal narcotraficante entre el frente urbano del ELN y las disidencias de las FARC con organizaciones narcotraficantes y criminales que delinquen en el Norte de Santander”.

Si bien las autoridades no responsabilizaron directamente a los grupos armados, mencionaron la sospecha de dos autores físicos del atentado. Molano publicó en su cuenta de Twitter dos retratos hablados de los presuntos autores del atentado.

Se sospecha que los individuos retratados utilizaron una AK-47.

Además, dicha entidad sostiene que las investigaciones realizadas hasta el momento apuntan a que “hay coincidencia balística” entre las vainillas encontradas y el fusil FAL de calibre 7,62, de fabricación belga y ensamblado en Venezuela, y el fusil AK-47 incautados el pasado sábado en el barrio La Conquista, a 1,2 kilómetros del aeropuerto de Cúcuta y desde donde supuestamente se hicieron los disparos.

Así ocurrió el ataque contra la aeronave de la comitiva presidencial

El presidente Duque se trasladaba el viernes 25 de junio en un helicóptero de la Fuerza Aérea Colombiana, que realizaba el trayecto desde Sardinata, municipio del departamento de Norte de Santander hacia Cúcuta, capital del mismo departamento. Esta zona es fronteriza con Venezuela.

El helicóptero recibió seis disparos cuando se aproximaba a su aterrizaje en el aeropuerto de la ciudad de Cúcuta.

Con el presidente viajaban Diego Molano; el ministro del Interior, Daniel Palacios; el gobernador del departamento de Norte de Santander, Silvano Serrano; y el alcalde de Cúcuta, Jairo Yáñez. Todos salieron ilesos.

La Fiscalía priorizó el caso, asignando un equipo especial de investigación y varios cuerpos de inteligencia, que actualmente se encuentran en el lugar de los hechos recolectando evidencia y hablando con testigos.

El día del atentado, el presidente se encontraba en la región del Catatumbo, una región de 11 municipios con presencia del Ejército de Liberación Nacional (ELN), la última guerrilla activa en Colombia. También cuenta con presencia de disidencias de la FARC, un reducto de la guerrilla del Ejército Popular de Liberación (EPL) y otros grupos armados.

La presencia de estas organizaciones ilegales y de cultivos ilícitos han contribuido a la inseguridad en la subregión del Catatumbo, una de las regiones más afectadas por el conflicto armado que vive Colombia por más de 50 años.

El 15 de junio, un carro bomba dejó 36 heridos al ser detonado en la sede de la Brigada 30 del Ejército en Cúcuta. Autoridades colombianas señalaron al ELN, grupo que refutó el señalamiento negando responsabilidad.

Hasta ahora, ningún grupo armado se ha responsabilizado por el atentado contra el presidente Iván Duque.

Choose your Reaction!
Leave a Comment