Sepa como defenderse ante la intimidación el día de las elecciones

0

Si planeas votar en persona el día de las elecciones generales de 2020 , es posible que te preocupe que las personas cuestionen tu derecho a votar o te acosen sobre el candidato por el que estás votando. Eso tiene nombre: se llama intimidación de votantes y va en contra de la ley federal. Si lo ves, repórtalo.

La intimidación de votantes es algo que ha ocurrido por décadas, e históricamente se ha dirigido a las comunidades negras y latinas, en un esfuerzo por impedirles ejercer su derecho constitucional de votar.

El delito de intimidación de votantes se ha convertido recientemente en un tema de discusión. El 29 de septiembre, durante el primer debate presidencial, el presidente Donald Trump dijo a sus seguidores que “vayan a las urnas y observen con mucha atención”, una declaración que causó preocupación entre los defensores de los derechos civiles y del derecho al voto. También en septiembre, Trump también instó a sus seguidores a que votaran dos veces, algo que va en contra de la ley. El doble voto también es un delito que se castiga con encarcelamiento y/o multas.

Existe una diferencia notable entre un observador electoral legítimo y alguien que infringe las leyes que protegen a los votantes del acoso, incluido el derecho a votar en privado. A continuación, te explicaremos exactamente qué es —y qué no es— la intimidación de votantes, y qué hacer si eres testigo de ello.

¿Qué es la intimidación de votantes?

La intimidación del votante es cuando alguien intenta influir en la elección de un votante o evitar que vote creando un entorno verbal o físico hostil. Por ejemplo, cuestionar tus derechos de votante haciendo preguntas personales sobre tus antecedentes penales o si tu ciudadanía es ilegal.

Difundir información falsa sobre los requisitos de los votantes, como la capacidad de hablar inglés, también se considera intimidación del votante, según la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (PDF). Puedes recibir una boleta y otros materiales de voto en tu idioma nativo, según la Comisión de Asistencia al Voto de Estados Unidos.

¿Cuáles leyes protegen contra la intimidación de votantes?

Junto con el fraude electoral como el doble voto y el delito de financiamiento de campañas, la intimidación de los votantes es un delito federal. Se aplica a cualquier persona que “intimide, amenace, coaccione o intente intimidar, amenazar o coaccionar a cualquier otra persona con el propósito de interferir con el derecho de voto de esa otra persona”. Si se viola la ley, el perpetrador podría ser declarado culpable y sentenciado hasta un año de prisión y pagar una multa de hasta US$1,000 o ambas cosas.

Las leyes National Voter Registration Act of 1993 y la Voting Rights Act of 1965 también prohíben la intimidación de votantes.

¿Cómo reporto un caso de intimidación?

Si tú u otra persona que conoces estás siendo acosado o amenazado en las urnas, avísale a un trabajador electoral. Luego llama y repórtalo a la Línea Directa de Protección Electoral (1-866-OUR-VOTE) o la línea directa de derechos de voto del Departamento de Justicia (1-800-253-3931). También debes comunicarte con tu consejo estatal de elecciones. En algunos casos, un trabajador electoral puede llamar a las autoridades locales para sacar a la persona en cuestión.

¿La observación de encuestas es considerada intimidación?

La observación de encuestas, también llamada cuestionamiento de encuestas (poll challenging en inglés), es legal. Un observador electoral es un individuo cuyo propósito es observar un lugar de votación para asegurarse de que su partido tenga una oportunidad justa, según la National Conference of State Legislatures

Por ejemplo, un observador electoral puede monitorear de cerca la administración electoral y realizar un seguimiento de la participación de votantes de sus partidos. Sin embargo, no deberían intentar persuadir a alguien para que vote de una forma u otra.

Hay calificaciones necesarias para convertirse en un observador electoral, pero varían según cada estado. Los observadores electorales legítimos no son individuos que simplemente deciden presentarse en un lugar de votación. Algunos estados pueden requerir que los observadores electorales sean votantes registrados o ciudadanos estadounidenses.

Choose your Reaction!
Leave a Comment