Siguen denuncias de golpes y contragolpes en Venezuela, nada está confirmado

0

La presidencia interina de Venezuela, a cargo del líder opositor Juan Guaidó, pidió ayer lunes respetar «los derechos humanos y garantías fundamentales a civiles y militares», de la llamada «Operación Gedeón». Las fuerzas de Nicolás Maduro capturaron a los insurgentes tras dos supuestas incursiones armadas con dos lanchas en costas del centro de Venezuela.

Guiadó es reconocido como presidente de Venezuela por casi 60 países, principalmente democracias de corte occidental de Europa y América, además de Japón y Australia.

A través de un comunicado «a la opinión pública nacional e internacional», el despacho de Guaidó anunció que activará los mecanismos de presión internacional «para la búsqueda de justicia».

Este lunes, fuerzas chavistas detuvieron en una lancha de pescadores al grupo de militares y civiles en Chuao. Esa población en costas del estado Aragua no tiene comunicación por tierra con el resto del país.

El despacho de Guaidó, quien además es presidente del acosado parlamento opositor, se pronunció tras los “últimos acontecimientos en los que cuerpos represivos de la dictadura han anunciado a través de medios públicos la ejecución y detención de civiles y militares venezolanos vinculados a la Operación Gedeón”.

Miedo al historial
“Exigimos el respeto de los derechos humanos y garantías fundamentales de las personas capturadas en las últimas horas. El historial de la dictadura de Nicolás Maduro incluye torturas, desapariciones forzosas y ejecuciones extrajudiciales ampliamente denunciadas por organizaciones internacionales como el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas”, dice el comunicado.

En el texto cita los casos de tortura y crímenes cometidos “por funcionarios oficiales de la dictadura”, del Concejal Fernando Albán, el Comisario Óscar Pérez o el capitán de fragata Rafael Acosta Arévalo.

Albán fue lanzado desde el noveno piso de uno de los edificios sede del Sebin, la temida policía política del régimen chavista, según admitió un ex jefe de esa dependencia que se rebeló contra Maduro hace un año.

Oscar Pérez, un insurgente inspector de la policía científica CICPC murió masacrado una vez rendido en un chalet en El Junquito, en las afueras de Caracas. El propio rebelde, ya herido, narró e informó en vivo a través de Instagram los minutos previos a su ejecución y la de sus compañeros.

El capitán Arévalo murió en la cárcel por torturas, poco después que compareció en silla de ruedas ante un juez en una audiencia, tras ser detenido acusado de participar en una rebelión contra Maduro.

Alarma internacional


La presidencia de Guaidó, que en la práctica no tiene poder real en Venezuela, dijo que activarán la presión internacional a través del Comisionado de Derechos Humanos del Gobierno Legítimo y las Comisiones de la Asamblea Nacional competentes a la materia».

“Nuestro país no merece vivir una zozobra constante por la vida de los venezolanos. Nuestros jóvenes no merecen sufrir los riesgos y las consecuencias de enfrentar a una dictadura cruenta. Ratificamos nuestro llamado a la restitución del orden constitucional a través de la conformación de un Gobierno de Emergencia Nacional para salvar a Venezuela y dar estabilidad a un país colapsado por la crisis actual”, agrega el texto.

Funcionarios del gobierno de Maduro presentaron este lunes ante el Tribunal Supremo de Justicia a cinco hombres sobrevivientes el domingo de lo que califican como un intento de invasión desde Colombia y de «golpe de Estado».

La fiscalía, controlada por Maduro, también acusó a Guaidó de ser el organizador de la fallida «invasión» armada «Operación Gedeón».

En los hechos de Macuto, en las costas del estado Vargas, a unos 4o kilómetros de Caracas, cayeron asesinados ocho hombres, presentados por el chavismo como terroristas que pretendían matar a Maduro, el heredero de Hugo Chávez.

Tipo Hollywood
La situación venezolana ha adquirido giros novelescos o de películas de acción.

En los dos últimos días desfilan en los escenarios de las redes sociales, de medios oficialistas, de oposición y en agencias internacionales de noticias personajes locales y extranjeros. Drama, suspenso e intriga se suman a la severa crisis económica, social y política que padece esta empobrecida ex potencia petrolera.

La agencia Bloomberg entrevistó a un mercenario ex miembro del célebre cuerpo de boínas verdes de Estados Unidos, cuyo nombre suena insistentemente en las últimas horas.

Se trata de Jordan Goudreau, señalado de ser el organizador de la fallida «Operación Gedeón», y supuesto contratado por Guaidó para encender la mecha de una rebelión militar que derroque al chavismo.

Goudreau dijo a Bloomberg que el esfuerzo para derrocar al gobernante Maduro sigue en curso, con 52 hombres, incluyendo dos estadounidenses, en el terreno.

«Hablando por teléfono, Jordan Goudreau reconoció que algunos de los soldados que trabajaban con él fueron capturados o asesinados por las fuerzas de seguridad el domingo y el lunes, mientras intentaban entrar al país desde Colombia», siempre según Bloomberg.

Goudreau, Jordan Goudreau
«La principal misión era liberar a Venezuela, capturar a Maduro, pero la misión en Caracas fracasó», dijo.

«La misión secundaria es establecer campamentos de insurgencia contra Maduro. Ya están en los campamentos, están reclutando y vamos a empezar a atacar objetivos tácticos».

No ofreció ninguna prueba para respaldar sus afirmaciones, señala Bloomberg.

«Goudreau fue un soldado condecorado que sirvió en Irak y Afganistán y dirige una empresa de seguridad con sede en Florida llamada Silvercorp USA. Cuando marcamos el número principal de la compañía esta tarde, la persona que respondió dijo que Goudreau no estaba disponible. Quince minutos más tarde, deseoso de llamar la atención sobre la empresa de su grupo, Goudreau devolvió la llamada y comenzó a dar detalles de la operación», dice el reporte de Bloomberg, en traducción libre de El Estímulo.

La dinastía Baduel
El gobierno de Maduro dijo que mató a ocho y capturó a más de una docena en dos días.

Ocho de los 14 presos, incluyendo a su presunto líder, Antonio Sequea, un capitán del Ejército venezolano, trataron de entrar al país en un bote de pescadores (peñero en Venezuela) en la costa del estado de Aragua. Otros cayeron el domingo en el estado Vargas.

Las autoridades venezolanas publicaron videos de algunos de los capturados, incluyendo a Josnars Adolfo Baduel, hijo del general detenido Raúl Baduel, ex ministro de defensa de Hugo Chávez, el predecesor de Maduro.

Goudreau dijo que su plan había sido coordinado con el líder de la oposición venezolana Juan Guaido. Afirmó que el líder opositor firmó un contrato el 16 de octubre de 2019 por 212 millones de dólares. Dijo que sólo obtuvo 50.000 dólares a través del consultor político Juan José Rendón y que la oposición siguió prometiendo que le conseguiría el resto pero no cumplió.

La oficina de Guaido dijo que el presidente interino nunca habló con Goudreau, ni firmó ningún tipo de contrato con él.

El fin de semana, a través de un comunicado, «el Gobierno encargado de Venezuela, negó que tuviera relación con “ninguna empresa de la rama de seguridad y defensa”, rebatiendo lo señalado antes por el representante de SilverCorp.

«Están mintiendo», dijo Goudreau en la conversación telefónica del lunes a Bloomberg sobre la «Operación Gedeón».

«Estoy luchando una guerra de información contra los que me contrataron. Tienen dinero en los EE.UU de una cuenta en Citgo (una petrolera en Estados Unidos, filial de la estatal Petróleos de Venezuela), tenían el dinero para pagarme, pero no me pagaron», dijo a Bloomberg.

Choose your Reaction!