Sudamérica entra de nuevo en el epicentro de la pandemia

0

Más de 180.000 muertes vinculadas a la infección por el coronavirus en lugar de las poco menos de 70.000 citadas anteriormente. Perú es el nuevo líder mundial en tasas de mortalidad con más de 500 muertes por Covid-19 por cada 100.000 habitantes. Las cifras de horror impactaron en todo el mundo pero no fueron más que una noticia secundaria en Perú.

Tal vez eso ya diga todo sobre un país que se ha acostumbrado durante tanto tiempo a la falta de camas de cuidados intensivos, a la escasez de tanques de oxígeno y a los corruptos y adinerados que se consiguen una vacuna antes de su turno. Con Perú esperando ansiosamente las elecciones presidenciales del domingo, la pandemia ha pasado a un segundo plano a pesar de la constante amenaza.

Pero, ¿cómo puede explicarse una corrección de las cifras tan notable? Muy sencillo: hasta ahora, solo aparecían en las estadísticas peruanas los muertos que habían dado positivo en las pruebas del virus. Ahora, también se incluyen los fallecidos cuyos resultados clínicos indican “probablemente” una infección.

En abril, el gobierno peruano encargó a un grupo internacional de expertos que analizara el número de muertes de los últimos meses. ¿A qué se debía exactamente la muerte de decenas de miles de personas, para la que no se ha encontrado una explicación, pero sí un nombre: “exceso de mortalidad”? Ahora se sabe.

Brasil: Después de EE.UU. el país con más muertos, pero aún con la Copa América

En el vecino oriental de Perú, el mayor país de Sudamérica, este “exceso de mortalidad” ha vuelto a adquirir una nueva dimensión: con más de 463.000 muertes ya vinculadas al coronavirus, Brasil es el segundo país del mundo en las estadísticas por cifras absolutas, por detrás de Estados Unidos. Y el lugar donde el virus cobró la primera vida, en Río de Janeiro, nos dice mucho sobre por qué Sudamérica se ha visto más afectada que cualquier otra región del mundo: por la enorme brecha entre ricos y pobres.

leonice Goncalves probablemente contrajo el virus de su empleador, que lo había traído del Carnaval de Italia. La presunta primera muerte por coronavirus en Río se convirtió en una víctima del típico camino que siguió el virus hace un año: desde Europa, pasando por las clases altas de Sudamérica, hasta las estrechas barriadas y favelas con sus a menudo catastróficas condiciones higiénicas.

Si a eso le sumamos un jefe de Estado populista como Jair Bolsonaro, que califica al coronavirus como una pequeña gripe, le resta importancia a la enfermedad hasta el día de hoy y sigue rehuyendo los confinamientos, el cóctel mortal de la pandemia queda servido. Brasil, con sus 212 millones de habitantes, está entrando de lleno en la tercera ola debido a la variante brasileña del virus P 1. Pero eso no impide que el país quiera ahora organizar el torneo continental de fútbol, la Copa América.

Argentina: campeón mundial del confinamiento, pero con muchos contagios

Argentina, por su parte, quedó encantada de librarse por fin de la Copa América. Argentina vive actualmente su peor fase desde el estallido de la pandemia, con un récord de más de 40.000 nuevas infecciones en un día.

El gobierno de Alberto Fernández reaccionó con un confinamiento estricto. Ya en 2020, nadie en Sudamérica tuvo que permanecer en casa tanto tiempo como los 47wQbNPTDJp9hMYdvogK2hAUiHsGeiybwaWe36bwtRQ3UTpYV7YuZ8FV5j9nauFCWwcjM6dTzpL5s2N79Rp5unwdMvc8ZKUde Brasil, pero su balance en la lucha contra el coronavirus no se ve mucho mejor: más de 78.000 personas han muerto por Covid-19 en Argentina.

Como casi uno de cada dos argentinos vive ahora por debajo del nivel de pobreza, a la población no le queda más remedio que intentar mantenerse a flote con trabajos para poder alimentar de algún modo a la familia, y eludir las medidas contra la pandemia. Y la erosionada clase media tampoco puede más: en Argentina, el virus se encuentra con un adversario agradecido, un país que se tambalea de quiebra en quiebra como ningún otro en el continente.

Uruguay: de modelo a caso problemático
El año pasado, el país de 3,5 millones de habitantes se sintió como país líder en la lucha contra el coronavirus en Sudamérica: en algunos días no hubo ni un contagio y a menudo no más de 20. Tampoco hubo confinamiento.

Pero esos días han terminado irremediablemente: hace tres días se produjeron casi 6.000 nuevos contagios e incluso el pequeño país lamenta ahora casi 4.300 muertes por COVID. Un ejemplo de lo que ocurre cuando la población cree haber vencido al virus y por lo tanto pensó que podía prescindir de las máscaras y las reglas de distancia.

Poco más del 5% de la población mundial vive en Sudamérica, pero una de cada tres muertes de Covid-19 en el mundo procede de la región. Un continente que vuelve a estar en invierno, con los hospitales saturados y desbordados, y uno de los últimos en la fila de la distribución mundial de vacunas. Los virólogos predicen que Sudamérica ofrece el caldo de cultivo ideal para nuevas mutaciones, que luego volverán a migrar por el mundo.

Choose your Reaction!