La Constitución de Estados Unidos establece que el presidente deberá  recibir un salario mientras esté en el cargo. En 2001 el Congreso aumentó el salario presidencial de $200,000 a $400,000 dólares y añadió una asignación para gastos extra de $50,000 dólares al año.

El presidente también recibe dinero en una cuenta de viajes que no es gravable de $100,000 dólares  y de $19,000 dólares para entretenimiento. El salario presidencial está sujeto a impuestos, pero los otros gastos añadidos no lo están.

El mandatario de Estados Unidos y su familia reciben alojamiento gratuito en la Casa Blanca y un monto de $100,000 dólares para redecorar la Casa Blanca.

Otros gastos:

El presidente de Estados Unidos también recibe atención médica gratuita del médico oficial que dirige la Unidad Médica de la Casa Blanca.

A diferencia de otros empleados federales, el presidente y vicepresidente están autorizados a recibir cualquier regalo para sí mismos o en nombre de cualquier integrante de su familia, siempre que el regalo no sea solicitado, coaccionado o se realice a cambio de un acto oficial, según lo indica la ley.

Es la Constitución de Estados Unidos es la que señala que el presidente debe recibir un salario, incluso a los más ricos para evitar que sean tentados de recibir sobornos. El salario también fue diseñado para garantizar que la falta de riqueza personal no impida a un presidente electo asumir el cargo.

Relacionado: ¿Cuánto dinero tiene Joe Biden al inicio de su mandato como presidente de Estados Unidos?

El salario de los cónyuges

Los cónyuges de los presidentes no reciben ningún tipo de salario, sin embargo algunas ex primeras damas renunciaron a trabajos lucrativos como Hilary Clinton quien había sido socia del bufete de abogados Rose en Arkansas y Michelle Obama quien se desempeñaba como ejecutiva de los hospitales de la Universidad de Chicago.

Jill Biden, esposa del presidente, es profesora de inglés en el Northern Virginia Community College y cuando su esposo fue vicepresidente continúo realizando su trabajo. La doctora Biden continuará dando clases de escritura durante la presidencia de su marido, dijo su vocero Michael LaRosa. Esta decisión la convertirá en la primera dama que tiene un trabajo remunerado y realiza responsabilidades oficiales, además de ser la primera en contar con un doctorado