Analistas: Trump sigue gozando de gran popularidad en el partido republicano

Con la absolución en su segundo “impeachment”, Donald Trump ha demostrado que mantiene las riendas del Partido Republicano gracias a su enorme popularidad entre los votantes, quienes ya están haciendo pagar un alto precio a los conservadores que quisieron declararle culpable.

Uno de los siete republicanos que apoyó la propuesta de los demócratas para condenar a Trump por el asalto al Capitolio es Bill Cassidy, senador de Luisiana y que anoche fue “censurado” por el Partido Republicano de su estado, en lo que se considera uno de los mayores castigos que puede aplicar una formación local.

No obstante, en una entrevista este domingo en la cadena ABC, Cassidy se mostró confiado en que el tiempo hará entender su decisión a los vecinos de Luisiana y consideró que la formación debe abandonar el culto a la personalidad de Trump para volver a sus valores tradicionales.

“El Partido Republicano es mucho más que una persona. El Partido Republicano son ideas. Fuimos el partido que se fundó para acabar con la esclavitud, fuimos el partido que preservó la Unión, fuimos el partido que aprobó la primera ley de derechos civiles, fuimos el partido que puso fin a la Guerra Fría”, reivindicó.

Con esas palabras, Cassidy retrató la guerra que se libra dentro del Partido Republicano para definir su identidad, ahora que Trump ya no es presidente.

La batalla por el alma de Partido Republicano

Parte de los republicanos quieren que el trumpismo siga atado al partido que lo acogió en 2016 con la llegada de Trump; pero, otros, como Cassidy, temen que esa ala más radical les haga perder votos en el centro y apuestan por volver a los valores tradicionales de la formación.

Además de Cassidy, otros dos republicanos que votaron contra Trump recibieron este domingo críticas de sus constituyentes. Se trata de los senadores Richard Burr de Carolina del Norte y Patrick Toomey de Pensilvania, quienes el próximo año se retiran de la política, por lo que gozaban de más libertad que sus correligionarios para votar a favor de una condena.

De hecho, de los siete republicanos que rompieron filas, solo una de ellos, Lisa Murkowski de Alaska, se presenta a la reelección en 2022; mientras que tres (Cassidy, Susan Collins y Ben Sasse) acaban de ser reelegidos, por lo que no tendrán que enfrentarse a las urnas hasta 2026.

Mientras tanto, Mitt Romney, excandidato presidencial republicano en 2012, se ha consolidado como una figura de oposición a Trump, algo que goza de cierta popularidad en su estado, Utah.

Trump: “No quiero esperar hasta 2024 quiero regresar a la Casa Blanca dentro de tres semanas”

Hablando en el primer mitin ante sus seguidores tras el final de la campaña electoral, en Valdosta (Georgia), el mandatario llamó a sus partidarios a ser más activos en los próximos comicios.

“La próxima gran victoria de nuestro movimiento comienza aquí mismo el 5 de enero [el día de la segunda vuelta electoral para el representante de Georgia en el Senado], y luego vamos a recuperar la Casa Blanca. La vamos a recuperar. Y vamos a recuperar el Congreso en 2022”, dijo Trump.

Asimismo, el mandatario se refirió a la posibilidad de participar en las próximas elecciones, dentro de cuatro años: “En 2024, con suerte, no tendré que ser candidato. Volveremos a recuperar la Casa Blanca“.

“No quiero esperar hasta 2024. Quiero regresar dentro de tres semanas”, agregó el presidente.