Estados Unidos pretende reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 como parte de su nuevo compromiso con el acuerdo climático de París, según anunció este jueves el presidente, Joe Biden.

Biden hizo la promesa, llamada Nationally Determined Contribution (Contribución Determinada Nacional), cuando habló en la cumbre climática virtual de dos días a la que asisten decenas de líderes mundiales desde este jueves por la mañana.

“Estas medidas pondrán a Estados Unidos en la senda de una economía con cero emisiones netas a más tardar en 2050”, dijo Biden en declaraciones desde la Casa Blanca. “Pero la verdad es que Estados Unidos representa menos del 50% de las emisiones mundiales. Ninguna nación puede resolver esta crisis por sí sola, como sé que todos ustedes comprenden perfectamente”, agregó.

El presidente hizo hincapié en que, según los científicos, la década actual será decisiva para abordar la crisis climática.

“Esta es la década en la que debemos tomar decisiones que eviten las peores consecuencias de la crisis climática”, dijo Biden, y añadió: “No podemos resignarnos a ese futuro. Tenemos que tomar medidas al respecto y esta cumbre es nuestro primer paso en el camino que recorreremos juntos.”

Un llamado global

Biden y la vicepresidenta, Kamala Harris, abrieron la cumbre climática el jueves, con la participación del secretario de Estado, Antony Blinken, y el enviado enviado especial contra el calentamiento del presidente, John Kerry.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que acabará con la práctica de “exportar crudo y comprar gasolina” y propuso a Biden financiar el programa Sembrando Vida, que consiste en ofrecer visas de trabajo con derecho a residencia a inmigrantes que trabajen tres años en reforestación en México y Centroamérica.

El presidente de China, Xi Jinping, reiteró este jueves su compromiso de lograr la neutralidad de carbono antes de 2060. “Debemos comprometernos con el desarrollo ecológico. Mejorar el medio ambiente es impulsar la productividad”, aseguró.

Xi afirmó que los países desarrollados, responsables de la mayor parte de las emisiones históricas de carbono, deben asumir una mayor responsabilidad a la hora de realizar cambios en casa y ayudar a los países en desarrollo a financiar su transición hacia economías bajas en carbono.