La multinacional estadounidense Apple presentó ayer martes su nuevo modelo de teléfono iPhone 12, el primero compatible con las redes de internet de altísima velocidad 5G, equipado con una pantalla OLED de 6,1 pulgadas y disponible en negro, blanco, rojo, verde y azul.

La empresa de Cupertino (California, EE. UU.) celebró su tradicional acto de presentación del nuevo móvil varias semanas más tarde de lo que es habitual a causa de las complicaciones logísticas derivadas de la pandemia de COVID-19, pero aún a tiempo para la campaña navideña, que en EE. UU. empieza en noviembre.

Como es habitual, el nuevo teléfono viene en cuatro versiones distintas que varían en dimensiones y especificidades técnicas, y son el 12 Pro (versión más completa), el 12 Pro Max (versión completa y de grandes dimensiones), el 12 mini (versión más pequeña) y el 12 estándar.

La versión estándar del nuevo móvil tiene dos cámaras traseras: un gran angular de 12 megapíxeles con apertura relativa de 1,6 y distancia focal de 26 milímetros, y un ultra gran angular también de 12 megapíxeles con apertura relativa de 2,4, distancia focal de 13 milímetros y campo de visión de 120 grados.

El teléfono usa un procesador A14 Bionic y la pantalla de LEDs orgánicos (OLED) es compatible con Dolby Vision, HDR 10 y HLG.

Apple recuperó para su móvil más moderno el cargador magnético MagSafe, usado anteriormente en los ordenadores MacBook pero que la compañía dejó de utilizar en 2016, y que ahora complementa por primera vez la línea de teléfonos con una cartera magnética para cargar los dispositivos por la parte trasera y un combo para cargar a la vez el iPhone y el reloj inteligente Apple Watch.

Además del teléfono, la firma que dirige Tim Cook también presentó este martes una versión reducida de su altavoz inteligente HomePod, que bautizó como HomePod Mini, equipado con un microchip Apple S5, disponible en blanco y gris a un precio de 99 dólares y que empezará a distribuirse a partir del 16 de noviembre.