El Día de Acción de Gracias es la festividad familiar más importante de Estados Unidos y también tiene un significado especial ligado, entre otras cosas, a la caridad y a la solidaridad.

La fecha se conmemora el cuarto jueves de noviembre, este año el jueves 26. Es un día feriado en todas las regiones estadounidenses y tanto las dependencias del gobierno, como las escuelas y muchos comercios, permanecen cerrados.

Durante este día muchos estadounidenses ponen en práctica alguna acción solidaria. Muchos se reúnen en comedores populares, albergues, iglesias y centros comunitarios para cocinar y servirle alimentos los pobres y necesitados.

En tiempos de coronavirus habrá que cuidarse y mantener el distanciamiento social el mayor tiempo posible para evitar contagios de COVID-19. Aquí algunas recomendaciones para conmemorar esta jornada en este duro contexto.

Nieve en Nueva York durante el año pasado, antes de la pandemia de coronavirus. Foto/Archivo

Nieve en Nueva York durante el año pasado, antes de la pandemia de coronavirus. Foto/Archivo

Cómo conmemorar el Día de Acción de gracias durante la pandemia

Por un lado, es necesario decir con antelación las reglas de la reunión. Para eso es necesario preguntar dónde estuvo cada invitado para saber si estuvo en contacto, o no, con contagiados.

Hay que recordar que el periodo de incubación promedio es de 5.7 días, lo que significa que las personas infectadas pueden no mostrar todavía síntomas como fiebre o tos aunque puedan contagiar a otros.

Hay que establecer reglas básicas y consensuar que todos las acepten antes de la reunión. Para eso hay que ser explícito ya que hay cosas que no se negocian y se deben respetar.

Pavo salvaje con salmuera cítrica. Un clásico en la festividad de Acción de Gracias en Estados Unidos. Foto/EFE

Pavo salvaje con salmuera cítrica. Un clásico en la festividad de Acción de Gracias en Estados Unidos. Foto/EFE

Planificar la cena con antelación

Tener en claro cuál será la comida del Día de acción de gracias para no correr a último momento. Una de las recomendaciones sanitarias es que cada invitado lleve su propia comida para no estar mucho tiempo compartiendo la cocina. 

Otra recomendación es que todos lleven guantes y máscaras para servir la comida y utilizar su propia vajilla desechable.

Limitar el tiempo de las reuniones

Por otra parte es importante que las reuniones sociales no se extiendan por más de dos horas. Cuanto menos tiempo pase la gente junta, menor será el riesgo de propagar el virus.

Una reunión corta, además, pone un límite al consumo de bebidas alcohólicas, algo que reduce las inhibiciones y hace que las máscaras se quiten y se relajen las medidas de cuidado. 

Año 2017. El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump durante la 70 ceremonia de presentación del pavo de Acción de Gracias. Foto/Archivo

Año 2017. El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump durante la 70 ceremonia de presentación del pavo de Acción de Gracias. Foto/Archivo

No relajarse por un test negativo de COVID-19

Las pruebas ofrecen cierta tranquilidad, pero también marcan sólo un momento y no son completamente exactas. Una prueba rápida puede dar un resultado negativo cuando alguien se encuentra en las primeras etapas de COVID-19 antes de que los síntomas comiencen a aparecer. Por eso es importante cuidarse siempre a pesar de dar negativo. 

Reunirse al aire libre

Realizar encuentros con otras familias está prohibido en varias ciudades, por eso necesario realizar los encuentros al aire libre. Los expertos sanitarios confirmaron que el coronavirus se propaga a través de gotitas respiratorias o pequeños aerosoles, lo que hace que las reuniones en interiores sean una propuesta muy arriesgada, especialmente cuando la ventilación es poca.

Con información de Clarin.com