ACUERDO

Líderes de 25 países apoyan tratado mundial contra futuras pandemias

Los jefes de Estado y de Gobierno de 25 países respaldaron ayer martes (30.03.2021) la propuesta de la Unión Europea (UE) de crear el Tratado contra las Pandemias para construir una “arquitectura sanitaria internacional más sólida” que proteja a las generaciones futuras y garantice un acceso “universal” a las vacunas.

“Creemos que las naciones deberían trabajar juntas para lograr un nuevo tratado internacional de preparación y respuesta ante una pandemia”, suscriben los firmantes de esa propuesta, encabezados por el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, quien lanzó esta idea en nombre de los Veintisiete en otoño pasado.

Una vez aprendida la lección de las “debilidades y divisiones” que el coronavirus puso en evidencia, “debemos aprovechar esta oportunidad y unirnos como comunidad global para una cooperación pacífica que se extienda más allá de esta crisis”, ya que “construir nuestras capacidades y sistemas para hacerlo llevará tiempo y requerirá un compromiso político, financiero y social sostenido durante muchos años”, mantienen los veinticinco líderes.

Procedentes de los cinco continentes, entre ellos destacan el primer ministro británico, Boris Johnson o los presidentes chileno, Sebastián Piñera; costarricense Carlos Alvarado Quesada; el sudafricano Cyril Ramaphosa o el surcoreano Moon Jae-in.

Europa es el continente más representado, con doce dignatarios, entre los que se encuentran, además de Johnson, la canciller alemana, Angela Merkel, y los presidentes de Francia, Emmanuel Macron; Rumanía, Klaus Iohannis; Serbia, Aleksandar Vucic; y Ucrania, Volodymyr Zelensky; así como los primeros ministros de Portugal, Antonio Costa; Albania, Edi Rama; Grecia, Kyriakos Mitsotakis; Noruega, Erna Solberg; Países Bajos, Mark Rutte; y el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

De África, además de Ramaphosa, figuran los presidentes de Kenia, Uhuru Kenyatta; Ruanda, Paul Kagame; y Senegal, Macky Sall; mientras que de América también se suma el primer ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley; y de Asia y Oceanía se apuntan el presidente de Indonesia, Joko Widodo, y el primer ministro de las Islas Fiji, J.V.Bainimarama.

Convencidos de que esta pandemia es el mayor desafío al que se ha enfrentado la comunidad mundial desde los años cuarenta del siglo XX, los veinticinco firmantes esperan que la comunidad internacional pueda “construir una arquitectura sanitaria internacional más sólida que proteja a las generaciones futuras”. 

Acceso universal y equitativo a vacunas

“La preparación frente a las pandemias requiere un liderazgo mundial para lograr un sistema sanitario global adecuado para este milenio”, mantienen los firmantes, que instan a que la comunidad internacional se guíe por “la solidaridad, la justicia, la transparencia, la inclusión y la equidad” en esta lucha.

Y es que, vaticinan, “habrá otras pandemias y otras grandes emergencias sanitarias” y “ningún gobierno u organismo multilateral puede hacer frente a esta amenaza por sí solo”.

“Juntos debemos estar mejor preparados para predecir, prevenir, detectar, evaluar y responder eficazmente a las pandemias de forma altamente coordinada”, insisten, ante la evidencia de que la pandemia de COVID-19 es “un duro y doloroso recordatorio de que nadie está a salvo hasta que todo el mundo esté a salvo”.

Por ese motivo, los firmantes se comprometen a “garantizar el acceso universal y equitativo a vacunas, medicamentos y diagnósticos seguros, eficaces y asequibles para ésta y futuras pandemias. La inmunización es un bien público mundial y tendremos que ser capaces de desarrollar, fabricar y desplegar vacunas lo antes posible”. 

Ese compromiso colectivo sería un “hito” en la intensificación de la preparación ante una pandemia al más alto nivel político, aseguran los veinticinco dirigentes mundiales.

Proponen que el tratado se arraigue a la OMS, que se sumen otras organizaciones relevantes clave, en apoyo del principio de “salud para todos”, y se sustente en los instrumentos sanitarios mundiales existentes, en especial el Reglamento Sanitario Internacional.

El principal objetivo del tratado sería fomentar un enfoque único y reforzar las capacidades nacionales, regionales y mundiales y la resistencia a futuras pandemias.

Eso implicaría aumentar la cooperación internacional para mejorar los sistemas de alerta, el intercambio de datos, la investigación y la producción y distribución local, regional y mundial de medidas médicas y de salud pública, como vacunas, medicamentos, diagnósticos y equipos de protección personal, entre otros.

Duque firma decreto para regularizar a migrantes venezolanos residentes en Colombia

Colombia puso en marcha ayer lunes (01.03.2021) el plan para regularizar a alrededor de un millón de migrantes indocumentados que llegaron a Colombia huyendo de la crisis de Venezuela, tras la firma del decreto por parte del presidente Iván Duque.

El decreto da vida al llamado “estatuto de protección temporal a migrantes venezolanos”, que les permite “transitar” en Colombia y les da un plazo “de 10 años para adquirir una visa de residentes”.

“Hoy nuestro país apela a la solidaridad (…) Sabiendo que no somos un país rico, pero eso no nos limita en la fraternidad, ni en el reconocimiento del dolor”, expresó Duque este lunes en la sede presidencial en Bogotá. 

Según Migración Colombia, hasta el pasado 31 de diciembre había en el país 1,72 millones de migrantes venezolanos, de los cuales cerca de un millón son indocumentados.

Venezuela acogió “con los brazos abiertos” a cientos de miles de colombianos

Durante la firma del decreto, Duque recordó que Venezuela acogió “con los brazos abiertos” a cientos de miles de colombianos que huyeron de la pobreza y el conflicto armado desde 1970.    

El decreto también dicta que los que ingresen regularmente durante los próximos dos años podrán acogerse al mismo beneficio. El gobierno precisó que “podrá prorrogar o dar por terminados los efectos del Estatuto en cualquier momento”.

El alto comisionado de Naciones Unidas para los refugiados (Acnur), Filippo Grandi, describió como un “hito histórico” la firma del decreto, mientras que António Vitorino, director de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), aseguró que la “medida reducirá las vulnerabilidades de los refugiados y migrantes” en el país.

Gobernantes del mundo aplauden el regreso de EEUU a acuerdo climático

Estados Unidos regresó eeste viernes de forma oficial al Acuerdo de París, apenas 107 días después de abandonarlo. Aunque el gesto fue en gran medida simbólico, gobernantes del mundo piden que Washington demuestre su seriedad tras cuatro años de ausencia en los hechos. Sobre todo, esperan que anuncie en los próximos meses su meta para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para 2030.

El retorno norteamericano al pacto climático mundial ocurre casi un mes después que el presidente Joe Biden dijo a Naciones Unidas que el país quería regresar. “El clamor por la supervivencia viene del planeta mismo”, dijo Biden en su discurso de investidura. “Un clamor que no podría ser más desesperado ni más claro”.

En su primer día en funciones, Biden firmó un decreto para anular la salida ordenada por su predecesor, Donald Trump. El gobierno de Trump había anunciado su retiro del Acuerdo de París en 2019, pero éste se hizo efectivo el 4 de noviembre de 2020, al día siguiente de la elección, debido a las disposiciones del pacto.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo el jueves que el reingreso estadounidense “es de por sí muy importante”, como lo es el anuncio de Biden de que Estados Unidos volverá a proveer ayuda climática a países pobres como prometió en 2009.

“Se trata del mensaje político que se emite”, dijo Christiana Figueres, exjefa de la agencia climática de la ONU, una de las principales participantes en la elaboración del acuerdo de 2015 bajo el cual los países fijaron sus propias metas de reducción de los gases de invernadero.

Se temía que otros países siguieran el ejemplo de Estados Unidos al abandonar la lucha contra el cambio climático, pero eso no sucedió, dijo Figueres. El verdadero problema, acotó, fueron los cuatro años de inacción por parte del gobierno de Trump. Ciudades, estados y empresas estadounidenses buscaron reducir la emisión de dióxido de carbono, pero sin ayuda del gobierno federal.

Biden suspendió el acuerdo de tercer país seguro que permitía deportar inmigrantes de centroamérica

El gobierno de Estados Unidos suspendió el Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA) con El Salvador, Guatemala y Honduras firmado por la Administración del expresidente Donald Trump, que permitía deportar migrantes de estos países, informó este sábado el secretario de Estado, Antony Blinken.

De esta forma, dijo Blinken en un comunicado, el gobierno de Estados Unidos da los “primeros pasos concretos” para lograr una mayor “asociación y colaboración” en la región, trazados por el presidente Joe Biden, que desde que llegó a la Casa Blanca está desmantelando la política migratoria de su predecesor.

“De acuerdo con la visión del Presidente, hemos notificado a los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras que Estados Unidos está tomando esta acción a medida que comienzan los esfuerzos para establecer un enfoque cooperativo y mutuamente respetuoso para gestionar la migración en la región”, dijo Blinken.

El gobierno de Guatemala ya había informado el pasado viernes de que Estados Unidos había puesto fin al denominado acuerdo de “tercer país seguro”, firmado en julio de 2019 por el gobierno Trump y el presidente local en aquel momento, Jimmy Morales (2016-2020).

Las transferencias bajo el convenio entre EE.UU. y Guatemala estaban suspendidas desde mediados de marzo de 2020 debido a la pandemia de la covid-19, y los acuerdos con El Salvador y Honduras nunca se implementaron, explicó el Departamento de Estado.

“Para ser claros, estas acciones no significan que la frontera de Estados Unidos esté abierta”, dijo Blinken, que, indicó que el actual Gobierno de EE.UU. cree que hay “formas más adecuadas de trabajar” con estos países para “gestionar” la migración en toda la región que la desarrollada por el equipo de Trump, que hizo de la dura política migratoria una de sus principales señas de identidad.

En una orden ejecutiva firmada esta semana, Biden apostó por abordar las causas de la migración, gestionar la migración en la región y “proporcionar un procesamiento seguro y ordenado” de los solicitantes de asilo en la frontera, señala el comunicado de este sábado.

Hasta febrero de 2020, según datos oficiales de Guatemala, aproximadamente 700 migrantes hondureños y salvadoreños fueron deportados desde Estados Unidos a Guatemala bajo el marco del ACA.

El acuerdo fue rubricado originalmente el 26 de julio de 2019 y convirtió a Guatemala en “tercer país seguro”, una figura mediante la cual EE.UU. estaba autorizado para enviar migrantes salvadoreños y hondureños deportados a su territorio.

Estados Unidos tiene entre sus planes ayudar al llamado Triángulo Norte de Centroamérica con el objetivo de promover las oportunidades y la prosperidad para las personas y las comunidades en toda la región.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reveló un día después de su primera conversación telefónica con Biden desde que este último llegó al poder que EE.UU. se comprometió a destinar $4,000 millones de dólares para impulsar el desarrollo de Honduras, El Salvador y Guatemala y frenar así la migración forzada.

En los últimos meses se ha registrado un notable aumento de la llegada de inmigrantes indocumentados a la frontera de EE.UU. con México y los republicanos apuntan que esa tendencia se mantendrá ahora que Biden llegó a la Casa Blanca y ha comenzado a desenredar la maraña de medidas migratorias de Trump.

Congreso americano alcanza acuerdo que incluye pagos directos de $600 y ayudas al desempleo

Tras la segunda extensión aprobada para evitar el cierre temporal del Gobierno, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell anunció este domingo que han alcanzado un acuerdo de estímulo para hacer frente a los estragos económicos de la pandemia del coronavirus. La legislación finalmente incluirá un pago directo (aunque de $600 dólares y no de $1,200 dólares) y una prestación federal al desempleo (de $300 dólares semanales).

“Para la información de todos nuestros senadores y, más importante, para el pueblo estadounidense, finalmente podemos decir lo que nuestra nación ha necesitado escuchar durante mucho tiempo: hay más ayuda en camino“, dijo McConnell la tarde del domingo en sede parlamentaria.

El acuerdo contempla un proyecto de ley de 1.4 billones de dólares para financiar al Gobierno hasta el 1 de octubre y aproximadamente $900,000 millones de dólares para el paquete de ayudas económica.

¿Qué sigue a este acuerdo de estímulo?

Los negociadores de ambos partidos han pedido a los miembros de la Cámara de Representantes y del Senado que se preparen para votar el proyecto de ley este domingo, según publica The Washington Post.

Esta posible aprobación llegaría la misma noche que acaba el plazo para mantener el Gobierno funcionando y en un momento en el que la pandemia empeora y todas las esperanzas están puestas en las vacunas.

La presidenta de la Cámara Alta, Nancy Pelosi, dijo a su equipo que su intención es que se vote también este domingo, adelanta el Post, que cita una fuente anónima. El Congreso tiene hasta la medianoche del domingo para aprobar las legislaciones y mantener el Gobierno abierto.

¿Qué incluye el nuevo paquete de estímulo?

El acuerdo plantea enviar un pago único de $600 dólares para los estadounidenses que ganaron $75,000 dólares o menos el año anterior, también de acuerdo a la información del diario capitalino. Esta segunda ronda reduciría así a la mitad la cuantía de la primera. La recibirían tanto adultos como menores, lo que significa que una familia de cuatro miembros podría conseguir hasta $2,400 dólares.

El Congreso también extendería las prestaciones por desempleo hasta los $300 dólares semanales, una medida que podría empezar este 27 de diciembre y que duraría 11 meses. La Ley Cares, que se aprobó en marzo, destinaba $600 dólares semanales a las personas que se hubieran quedado sin trabajo durante la pandemia.

También recoge otra ronda de ayudas para pequeños negocios a través del programa de protección de las nóminas (PPP, por sus siglas en inglés) y medidas como enviar más dinero para escuelas, pruebas de coronavirus y distribución de las vacunas.

¿Que no incluye el acuerdo de los líderes del Congreso?

Este proyecto de ley de $900,000 millones de dólares deja fuera la partida presupuestaria para gobiernos locales y estatales, a la que los republicanos se han opuesto tajantemente. Tampoco contempla proteger a las empresas contra las demandas relacionadas con el coronavirus, una medida en la que McConnell había insistido. Ambas habían sido un escollo en las negociaciones por lo que los líderes del Congreso decidieron excluirlas para seguir avanzando.

Régimen de Irán acelera el programa nuclear pero ofrece señales de acuerdo a Biden

Días después de que el presidente Donald Trump pidiera opciones para tomar acción militar contra el principal sitio nuclear de Irán, el gobierno de Teherán ha enviado señales contradictorias, dando un gran paso para acelerar su producción de combustible nuclear y ofreciendo al presidente electo Joe Biden una forma de desactivar una confrontación.

El miércoles, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica dijo que los ingenieros iraníes habían comenzado, por primera vez, a poner uranio en centrífugas de nueva generación que pueden enriquecer el combustible más rápidamente que antes.

Ese movimiento está explícitamente prohibido en el acuerdo nuclear de 2015, que Trump abandonó hace 2 años y medio.

Cuando la agencia emitió un informe la semana pasada señalando que las centrífugas de alta velocidad habían sido trasladadas a la planta de producción de Natanz, “no habían comenzado las operaciones”, dijo Rafael Grossi, el jefe de la agencia de inspección.

“Está sucediendo ahora”.

El movimiento es algo parecido a agitar una bandera roja en las caras de Trump y los israelíes.

Pero la provocación coincidió con el ministro de relaciones exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, que parecía ofrecer a Biden un camino para volver a ambos lados a donde estaban cuando Biden dejó la vicepresidencia en enero de 2017.

En una entrevista en video con un periódico iraní transmitida el martes, Zarif describió una forma de que Estados Unidos se comprometiera nuevamente con las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre Irán, a cambio de un retorno iraní a los límites impuestos por el acuerdo nuclear de 2015.

“Esto no necesita negociaciones y no necesita condiciones”, dijo Zarif, pero ofreció algunos otros detalles.

Zarif parecía estar ofreciendo retroceder los avances que Irán ha hecho durante el último año, durante el cual ha superado doce veces los límites de producción del acuerdo de 2015.

Biden, a cambio, tendría que emitir una orden para poner fin a todas las sanciones relacionadas con la energía nuclear impuestas por Trump, todas las cuales violaban los compromisos estadounidenses en virtud del acuerdo.

Estiman que este semana haya acuerdo para aprobar nuevo paquete de estímulo

Las conversaciones para aprobar un paquete de estímulo bipartidista continúan mientras el presidente Donald Trump está hospitalizado y a pesar de que tres senadores han dado positivo por coronavirus.

A principios de esta semana, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin retomaron las estancadas negociaciones y se mostraron optimistas por los avances.

“Estamos avanzando”, dijo la demócrata este domingo en el programa Face the Nation. “Solo depende de si ellos entienden lo que hay que hacer para vencer al virus“, añadió.

Varios cargos de la Casa Blanca han indicado en conversaciones privadas que podría haber al menos esbozos de un acuerdo a mediados de la próxima semana, según informó The Washington Post, que cita a una fuente anónima.

Pero, incluso si las negoiaciones con la Casa Blanca salen bien, la propuesta de ley necesita el respaldo del Senado -de mayoría republicana- antes de se convierta en ley con la firma de Trump.

El presidente ha presionado desde el hospital para que lleguen a un acuerdo. “Nuestro gran Estados Unidos quiere y necesita estímulo. Pónganse a trabajar juntos y consíganlo. Gracias”, escribió este sábado el republicano en su cuenta de Twitter.

Aunque las sesiones en el Senado quedaron suspendidas después de que tres senadores dieran positivo de coronavirus, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo pediría a los senadores volver a la Cámara Alta en caso de necesitar sus votos para aprobar la propuesta de ley.

Trump anuncia un “acuerdo de paz histórico” entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos

El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció este jueves (13.08.2020) que Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) acordaron establecer lazos diplomáticos, como parte de una resolución amplia por la que las autoridades israelíes paralizarán la anexión de territorio palestino ocupado. 

“¡Gran avance hoy! ¡Acuerdo de paz histórico entre nuestros dos grandes amigos, Israel y los Emiratos Árabes Unidos!”, celebró el presidente estadounidense a través de su cuenta de Twitter.

El anuncio convierte a los Emiratos Árabes Unidos en el primer país árabe del Golfo en establecer relaciones diplomáticas con Israel y en la tercera nación árabe en hacerlo, después de Egipto y Jordania.

“A pedido del presidente Trump con el apoyo de los Emiratos Árabes Unidos, Israel suspenderá la declaración de soberanía sobre las áreas descritas en la Visión para la Paz del presidente y ahora enfocará sus esfuerzos en ampliar los lazos con otros países del mundo árabe y musulmán”, agregó la declaración.

Delegaciones de Israel y de los EAU se reunirán en las próximas semanas para firmar acuerdos bilaterales sobre inversión, turismo, vuelos directos, seguridad, establecimiento de embajadas y un sinfín de otros temas, afirma la declaración.

Israel, EAU y de Palestina

Israel celebró el acuerdo de paz conseguido con los Emiratos Árabes Unidos y lo calificó como un “gran día para la paz”. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, lo calificó también como “un día histórico”.

En tanto, el príncipe Mohamed bin Zayed de Abu Dhabi, confirmó a través de su cuenta de Twitter que el acuerdo de paz con Israel detendrá una mayor anexión israelí de territorios palestinos.

“Los Emiratos Árabes Unidos e Israel también acordaron cooperar y establecer una hoja de ruta para mantener una relación bilateral“, confirmó el jeque.

Palestina, por su parte, a través de su alto funcionario Hanan Ashrawi acusó a los Emiratos Árabes Unidos de “normalización” con Israel tras el anuncio sobre un acuerdo de paz y diplomacia. 

Ashrawi, un veterano negociador palestino y miembro del comité ejecutivo de la Organización de Liberación de Palestina, dijo en Twitter: “Los Emiratos Árabes Unidos han salido a la luz sobre sus tratos secretos/normalización con Israel”.

Trump hace un guiño a los hispanos en EEUU y firma decreto para fomentar la prosperidad de empresas latinas

 El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó ayer jueves un decreto que busca fomentar la prosperidad de los latinos mediante la ampliación de las opciones con las que cuentan los estudiantes de esta comunidad.

“Con este emocionante nuevo esfuerzo, otorgaremos un futuro de mayores promesas, oportunidades y libertad”, declaró Trump durante una comparecencia en los jardines de la Casa Blanca, que tuvo lugar tras una mesa redonda con líderes de la comunidad hispana.

La Iniciativa para la Prosperidad Hispana de la Casa Blanca amplia el apoyo a la elección de escuelas, a nuevas opciones de carreras -incluyendo aprendizajes e iniciativas de formación profesional- y a la creación de oportunidades económicas para pequeños negocios pertenecientes a minorías, detalla el documento.

“En el corazón de nuestra estrategia para crear un futuro próspero para todos los hispanoestadounidenses, así como para todos los estadounidenses, está la educación”, sostuvo el mandatario, quien opinó que la comunidad latina “es un tesoro”.

El presidente sostuvo que “ningún estudiante estadounidense” debería verse “atrapado” en el “fallido” sistema educativo público, algo que, según dijo, “ha pasado tantas veces, durante tantos años”

Durante la mesa redonda previa a la ceremonia de la firma, el mandatario se refirió al programa DACA, que protege a más de medio millón de migrantes que llegaron al país siendo niños, un  programa con el que ha querido acabar la administración Trump en varias ocasiones, sin éxito.

“Teníamos un acuerdo sobre DACA y los demócratas lo rompieron”, sostuvo el Trump, obviando el hecho de que fue la propia Casa Blanca la que, en febrero de 2018, rechazó un acuerdo alcanzado por los republicanos y demócratas que hubiera regularizado la situación de los aproximadamente 650.000 soñadores.

Asimismo, el mandatario se distanció de uno de los principales mensajes de su campaña electoral de 2016, cuando se refería a los migrantes latinos como “bad hombres”.

“Los hispanoestadounidenses son patriotas que trabajan duro, que ayudan a la policía a proteger nuestras comunidades y creen firmemente en el Estado de derecho”, afirmó Trump, instantes antes de estampar su firma en la Iniciativa para la Prosperidad Hispana de la Casa Blanca.

La firma del documento se produce apenas un día después de que Trump recibiera en la Casa Blanca al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ante quien encomió al pueblo mexicano, al que calificó como “gente trabajadora, gente increíble”.

Trump, que ha retomado los actos de campaña de cara a las elecciones presidenciales del próximo mes de noviembre, expresó con estas palabras el miércoles un giro con respecto a la comunidad latina, a la que en el pasado acusó de estar detrás de las altas tasas de criminalidad que registra el país.

De acuerdo con una reciente encuesta de NPR/PBS, un 59% de votantes latinos apoya al probable oponente de Trump en los comicios, el demócrata Joe Biden.