Tag: AEROPUERTOS

Aprueban nueva subvención para los aeropuertos de Puerto Rico

La Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) aprobó una segunda subvención o “grant” a la Autoridad de los Puertos de Puerto Rico (APPR) de $8,560,370 como parte de una nueva ronda de su programa de subvención de respuesta al Covid-19 para los aeropuertos (Airport Coronavirus Response Grant Program), anunció hoy, jueves, el director ejecutivo de la APPR, Joel A. Pizá Batiz.

“Esta nueva subvención proveerá alivio económico para nueve aeropuertos de la APPR para afrontar la emergencia de salud pública del Covid-19. Esto incluye los aeropuertos internacionales de Aguadilla y Ponce, y los aeropuertos regionales de Isla Grande, Arecibo, Ceiba, Humacao, Culebra, Vieques, y Mayagüez. Cabe recalcar que estos fondos son solamente para cubrir gastos operaciones y no para la realización de proyectos de mejoras capitales. Agradezco el arduo trabajo realizado por el equipo de Puertos para obtener estos nuevos fondos, y a la FAA por la aprobación de los mismos”, comentó Pizá Batiz.

Países de la UE suspenden vuelos de Reino Unido tras nueva cepa

La nueva cepa de coronavirus detectada en Reino Unido tiene preocupados a los líderes europeos y este domingo varios países del bloque decretaron cerraron sus puertas para los viajeros provenientes de la isla. En medio de esta situación se convocó a una reunión por videoconferencia para abordar la respuesta conjunta de la Unión Europea ante la nueva cepa. Hasta el momento, Países Bajos, Bélgica, Austria, Alemania, Italia, Irlanda y Francia anunciaron la paralización de los vuelos desde y hacia Reino Unido. España, por su parte, estudia la medida e instó a una respuesta “coordinada” de Europa sobre los vuelos.

Francia dijo que suspendería el transporte de pasajeros y de carga manejada por personas durante 48 horas a partir de la medianoche, y que ese tiempo se utilizaría para acordar un nuevo régimen de pruebas en colaboración con sus socios de la Unión Europea. Mientras que Alemania, que suspendió los vuelos desde la medianoche, aún no ha detectado la nueva cepa, pero está tomando los informes del Reino Unido “muy en serio”, dijo su ministro de salud, Jens Spahn.

Una fuente del gobierno alemán dijo a France Presse que la restricción podría ser adoptada por todo el bloque y que los países también estaban discutiendo una respuesta conjunta sobre los enlaces marítimos, por carretera y ferroviarios con Reino Unido.

Mientras que la Organización Mundial de la Salud dijo que estaba en estrecho contacto con funcionarios británicos y que fuera de Reino Unido se habían reportado nueve casos de la nueva cepa en Dinamarca, uno en Holanda y uno en Australia. “En toda Europa, donde la transmisión es intensa y generalizada, los países deben redoblar sus enfoques de control y prevención”, dijo una portavoz de la OMS Europa, según consignó el diario The Guardian.

Las restricciones se conocen justo en momentos en que Reino Unido registra el mayor número de casos diarios de coronavirus desde que comenzó la pandemia. Los casos aumentaron en 35.928 hoy, según mostraron los datos oficiales, el recuento más alto anterior, 34.47 días de una prueba positiva, menos que las 534 registradas el sábado.

Por su parte, el ministro de Salud británico, Matt Hancock, aseguró que el virus “está fuera de control”. Además, señaló que las nuevas restricciones de Nivel 4 -que comenzaron a regir en Londres y el sureste de Inglaterra afectando a 18 millones de personas- pueden estar vigentes durante un “par de meses” porque el mantenimiento de la nueva cepa del coronavirus bajo control hasta que se implemente la vacuna será “muy difícil”.

La paralización de los vuelos desató las alarmas en Downing Street y el primer ministro Boris Johnson presidirá una reunión del comité de emergencia Cobra para discutir “el flujo constante de carga dentro y fuera del Reino Unido”.

El departamento de Salud dijo que tenía planes de contingencia para transportar por vía aérea las vacunas Pfizer desde Bélgica a Reino Unido utilizando aviones militares si la prohibición del transporte se mantiene por más de 48 horas.

Según explicó el diario The Telegraph, se entiende que la próxima entrega de la vacuna no está programada para los próximos dos días, pero si se extiende la prohibición, entrará en juego el puente aéreo. También existen planes de contingencia para llevar medicamentos esenciales del continente a Reino Unido.

A esta preocupación se sumaba el Brexit. Esto porque podría exacerbar los problemas de transporte cuando Reino Unido abandone el mercado único de la UE, que garantiza el movimiento dentro de sus fronteras, el 1 de enero.

Por otro lado, con el fin de evitar que el virus se propague todavía más durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo, varios países reforzaron las restricciones. En Holanda entró en vigor un confinamiento de cinco semanas, con el cierre de escuelas y comercios no esenciales hasta mediados de enero.

Mientras que Italia, uno de los países más golpeados con más de 68.47w: sólo se permitirá un salida diaria por hogar, no se podrá viajar entre regiones y bares, restaurantes y tiendas no esenciales estarán cerrados.

Pese a la pandemia, aeropuertos esperan multitudes en Acción de Gracias

Aeropuertos y aerolíneas esperan sus mayores multitudes desde el comienzo de la crisis del COVID-19 la próxima semana para el Día de Acción de Gracias, incluso cuando un aumento de los casos de coronavirus golpea al país y las advertencias del gobierno se enfrentan a las usualmente activas vacaciones de viaje.

Durante la semana pico del Día de Acción de Gracias (Thanksgiving), American Airlines está agregando unos 500 vuelos al día, Southwest está agregando 300 vuelos más y United Airlines está poniendo unos mil 400 vuelos más en su programa.

El Aeropuerto Internacional de Dallas Forth-Worth, donde el tráfico sigue un 45 por ciento deprimido en comparación con el año pasado, espera que 1.3 millones de pasajeros pasen por el aeropuerto durante la semana de gran actividad. El mucho más pequeño Dallas Love Field espera de 13 mil a 15 mil pasajeros al día, aunque el vocero del aeropuerto Chris Perry declaró que Southwest Airlines, con sede en Dallas, ha estado dirigiendo más tráfico a través de Love Field.

“Vamos a tener un exceso de personal para asegurarnos de no tener grandes filas durante el Día de Acción de Gracias y las fiestas”, dijo Amy Williams, directora de seguridad federal de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA, por su sigla en inglés) en Dallas Love Field. “Y de esa manera, podemos decirle a cualquier empleado que no se sienta bien que se quede en casa”.

Incluso la crisis de COVID-19, la mayor emergencia de salud pública en este país en un siglo, no es suficiente para impedir que la gente vuele en esta temporada de fiestas para reunirse con familiares y amigos, aunque tendrán que hacerlo en circunstancias extrañas y cautelosas. Los aeropuertos de North Texas están ahora equipados con barreras acrílicas, marcadores de distanciamiento social y reglas de uso obligatorio de cubrebocas.

Pero serán unas vacaciones de viaje sustancialmente reducidas. Los horarios de las aerolíneas han bajado entre el 40 y el 45 por ciento respecto de hace un año, incluso con los vuelos añadidos para la última semana de noviembre. AAA Texas indicó que solo se espera que vuelen 151 mil tejanos, menos del cuatro por ciento de todos los viajeros del estado.

Estados como California han creado restricciones en cuanto a la cantidad de gente que puede reunirse y la duración de las reuniones. Un número creciente de regiones en Estados Unidos requiere cuarentenas para los viajeros que llegan a esas zonas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) animan a los estadounidenses a limitar el número de personas que se reúnen y a comer en el exterior.

Las propias aerolíneas están promocionando estudios que muestran el bajo riesgo de contraer COVID-19 durante un vuelo debido a las tecnologías de filtrado de aire, pero las aerolíneas aún así se apresuran a deshacerse de los pasajeros que no respetan las reglas del tapabocas.

Southwest, que ha estado limitando las ventas para mantener los asientos de enmedio vacíos, comenzará a llenar los aviones hasta su capacidad el 1º de diciembre, justo después de la temporada de vacaciones. Esto sigue a una serie de estudios, muchos patrocinados por la industria de las aerolíneas, que mostraron que la propagación del COVID-19 dentro de los aviones era menor que en otros lugares públicos.

“Cuando uno analiza los datos que se han recolectado … no se puede ver ninguna diferencia medible en el riesgo con el asiento central disponible”, comentó el investigador de la Harvard University, Jack McCarthy, quien realizó uno de los estudios sobre la seguridad de los aviones durante la pandemia del COVID-19.

La TSA solo ha registrado hasta ahora un día desde el comienzo de la pandemia en que más de un millón de pasajeros pasaron por los puntos de control. Ese domingo 18 de octubre fue el final de la pausa de otoño en muchas partes del país, y DFW declaró que más de 142 mil pasajeros pasaron por el aeropuerto ese día.

Ese récord de pandemia probablemente se romperá de nuevo en los próximos días con el primer gran viaje de vacaciones desde el final del verano.

Mientras tanto, los pasajeros todavía tendrán que atravesar aeropuertos cada vez más concurridos en esta temporada de vacaciones en busca de alimentos, suministros y un lugar para descansar antes y entre los vuelos.

Alrededor de una cuarta parte de los restaurantes y comercios de los aeropuertos siguen cerrados y algunos han quebrado, mientras que los que quedan se están adaptando a servir más comidas para llevar y han cerrado sus bares.

Williams, quien ha dirigido la seguridad en Love Field para la TSA durante 18 años, dijo que la pandemia del COVID-19 ha añadido un nuevo conjunto de desafíos para la agencia de seguridad, que fue diseñada para detener las amenazas terroristas, no necesariamente las amenazas a la salud. Los agentes de la TSA ahora manejan menos pases de abordaje e identificaciones con foto. Los agentes de detección están usando tapabocas y caretas y cambiando de guantes entre cada cateo.

Ken Buchanan, vicepresidente ejecutivo de gestión de ingresos y experiencia del cliente del Aeropuerto Internacional DFW, declaró que el aeropuerto ha colocado carteles, instalado barreras de plexiglás y adoptado otras precauciones de seguridad, pero advirtió que todavía hay momentos en que la gente tiende a reunirse demasiado cerca.

“Hay más oportunidades de esparcirse con menos gente en el aeropuerto”, señaló Buchanan. “Obviamente, cuando llega la hora de embarcar, la gente se congrega y espera cerca de la puerta. Tratamos de animarles a que tomen su turno porque el avión no va a despegar sin ellos”.

El aeropuerto ha instalado dispensadores de jabón y toallas sin contacto en los baños junto con dispensadores de desinfectante de manos. Buchanan señala que el reparto de alimentos se ha vuelto cada vez más popular dentro del aeropuerto con mensajeros que llevarán los alimentos y las mercancías de venta al por menor como cables de carga hasta las puertas de abordaje.

“Fuimos afortunados de tenerlo (la entrega de restaurante hasta la puerta de abordaje) implementado y en marcha cuando el COVID llegó”, dijo Buchanan. “La gente realmente busca una experiencia sin contacto ahora”.

Estados Unidos suspenderá chequeo de salud para algunos viajeros

Las autoridades estadounidenses planean suspender el incrementado chequeo sanitario a pasajeros provenientes de ciertos países a partir de la semana próxima y tales viajeros ya no serán obligados a ingresar por alguno de 15 grandes aeropuertos de Estados Unidos.

Tales requisitos fueron establecidos en febrero para contener la propagación del Covid-19. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) informaron que el gobierno anulará esos edictos a partir del lunes.

Los CDC señalaron que el chequeo actual, que incluye la revisión de temperatura y las declaraciones de los viajeros sobre su estado de salud, “es de eficacia limitada” dado a que algunas personas contagiadas no presentan síntomas. La agencia de salud agregó que en su lugar se centrará en otras medidas, entre ellas una respuesta más enérgica a los informes de enfermedad en los aeropuertos, el registro electrónico de los pasajeros para evitar las largas filas y “posibles pruebas para reducir el riesgo de transmisión relacionado con los viajes”.

Los controles adicionales se aplican a personas que arriban de China, Irán, la mayoría de los países de Europa continental, Reino Unido, Irlanda y Brasil. A la mayoría de las personas que arriban de esos países y no son ciudadanos estadounidenses se le ha prohibido la entrada.

El Departamento de Seguridad Nacional no ha respondido de momento a una petición de comentarios al respecto.

Denuncian que los test en aeropuertos son ineficaces contra el Coronavirus

El examen que se aplicó a los pasajeros en aeropuertos durante las primeras etapas de la pandemia fue inútil, debido a que la gente puede transmitir el virus sin presentar síntomas, dijo el lunes una importante agencia de salud de Estados Unidos.

El análisis de los Centros de Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) se hizo público semanas después de un reporte de prensa que indica que la Casa Blanca esta presionando para que haya una reactivación de la industria aérea, fuertemente golpeada por la cuarentena.

Correos electrónicos internos obtenidos por el diarios USA Today mostraron el sábado que funcionarios del CDC urgieron al gobierno del presidente Donald Trump reconsiderar el plan de tomar la temperatura para restaurar la confianza en los vuelos.

Estados Unidos empezó el 3 de febrero a hacer exámenes a los pasajeros que llegaban de China, interrogándolos sobre los posibles síntomas y utilizando un escáner electrónico para tomar la temperatura a los viajeros, una política que después se amplió hacia las personas provenientes de Irán. 

Como la mayoría de los primeros casos llegaron a Estados Unidos por la costa oeste, los reportes de CDC se centraron en los esfuerzos de hacer exámenes en California.

Las autoridades examinaron a cerca de 12.000 pasajeros entre el 3 de febrero y el 17 de marzo, y dieron instrucciones a estas personas para su autocontrol.

Pero para el 15 de abril, sólo tres de estos pasajeros coincidieron con los 26.182 pacientes reportados con COVID-19 en California. Lo que sugiere que los esfuerzos fueron casi un fracaso total. 

“Los beneficios de los exámenes para la detección de casos en el aeropuerto podrían ser limitados en el caso de una enfermedad respiratoria con el potencial de transmisión presintomática y asintomática, como la de COVID-19”, escribieron los autores del informe.

En contraste, la detección del Ébola en los aeropuertos durante el brote de 2014-15 fue más eficaz porque la enfermedad “tiene manifestaciones clínicas evidentes, es contagiosa sólo después de la aparición de los síntomas, y un número menor de viajeros requirió monitoreo”, agregó el informe, según reportó USA TODAY.

La Casa Blanca está tratando de revivir la política de controlar a los viajeros para detectar la fiebre en 20 aeropuertos de Estados Unidos.

El jefe de gabinete del presidente, Mark Meadows, dijo que los esfuerzos serían visibles y mantendrían la confianza de los viajeros, de acuerdo con las notas citadas por el diario.

Pero el director de mitigación y cuarentena de CDC, Martin Cetron, dijo en un correo dirigido al Departamento de Seguridad Nacional que “el escaneo térmico como se propone es una estrategia de control y detección mal diseñada”, como se pudo ver claramente con la experiencia de la primera fase.