La dirección del grupo aéreo Air France informó la puesta en marcha de un plan de reajuste que pretende suprimir 7.580 puestos en el país en los próximos tres años para hacer frente al «duro golpe» que ha supuesto la crisis sanitaria del coronavirus.

Las salidas afectarán a 6.560 empleados de Air France, que representa el 16 % de sus más de 40.000 empleados, y unos 1.020 de HOP!, su filial regional, como indicaban las informaciones filtradas esta semana por los interlocutores sociales.

La decisión les fue confirmada hoy durante un comité extraordinario que duró buena parte del día, mientras que cientos de empleados se concentraban ante la sede de la empresa en Nantes (oeste) y Roissy (periferia parisina) para denunciar las medidas, para las que no descartan aplicar despidos directos.