ALEMANIA

Olaf Scholz es el nuevo canciller de Alemania, en sustitución de Ángela Merkel

El socialdemócrata Olaf Scholz fue elegido ayer miércoles como Canciller federal por el Parlamento alemán, donde su partido y sus futuros aliados de gobierno, los Verdes y el Partido Liberal, tienen la mayoría.

obtuvo el respaldo de 395 votos, frente a 303 en contra y 6 abstenciones. Su alianza con los verdes y los liberales suma en el Bundestag 416 escaños del total de 736, aunque el número de diputados presentes en la cámara era de 707.

Olaf Scholz sucede en el cargo a la conservadora Angela Merkel, que traspasará el poder tras 16 años a quien ha sido su vicecanciller y ministro de Finanzas de su última gran coalición.

La sesión de investidura se produce después de la firma del pacto de coalición entre las tres formaciones que conforman el nuevo gobierno, que en los días precedentes habían ratificado por separado el acuerdo negociado entre sus cúpulas.

Gobierno paritario

El nuevo gobierno, un tripartito inédito a escala federal, será el más paritario de la historia de Alemania, ya que ocho de sus 16 ministerios -17, con el puesto de canciller- estarán ocupados por mujeres, entre ellos los cuatro que atañen a la seguridad nacional y política exterior: Asuntos Exteriores, Interior, Defensa y Ayuda al Desarrollo.

Al Partido Socialdemócrata (SPD), la fuerza más votada en las elecciones generales del pasado septiembre con un 25,7 por ciento, le corresponden siete ministerios, además de la Cancillería.

Los Verdes, que obtuvieron un 14,8 por ciento, tendrán cinco carteras, entre ellas el superministerio de Economía y el Clima, para su co-presidente Robert Habeck, que además será el vicecanciller, mientras que su co-presidenta, Annalena Baerbock, ocupará Asuntos Exteriores.

Al FPD, con un 11,5 por ciento en los pasados comicios, le correspondieron cuatro ministerios, incluido el departamento clave en la potencia europea de Finanzas, que será para su líder, Christian Lindner.

Ovación para Merkel

La sesión parlamentaria se abrió directamente con la votación, tras un breve saludo de la presidenta de la cámara, la socialdemócrata Bärbel Bas, quien además dio la bienvenida a Merkel, sentada en la tribuna de visitantes.

Merkel, quien ha anunciado reiteradamente que no ocupará ningún nuevo cargo político y no optó tampoco a un escaño como diputada en las generales, fue recibida por una larga ovación por los parlamentarios. Entre los visitantes ha estado el excanciller Gerhard Schröder, antecesor de Merkel y último socialdemócrata, hasta que ha llegado Scholz, en la cancillería alemana.

Lea el emotivo discurso de Angela Merkel en su despedida de la Cancilleria de Alemania

La larga era de Angela Merkel, quien dominó la política alemana y europea en los últimos años, llegó a su fin.

Tras 16 años en el poder, Merkel decidió no postular a un nuevo mandato y será sucedida por un gobierno de coalición liderado por el socialdemócrata Olaf Scholz.

Merkel dejará el cargo de canciller de Alemania la semana que viene y este jueves en la noche participó en una ceremonia militar en su honor, para la que ella misma eligió la música.

En el evento, Merkel instó a la audiencia a “ver siempre el mundo a través de los ojos de los demás”.

“Mientras estoy parada aquí frente a ustedes, siento mucho agradecimiento y me siento muy honrada. Honrada por el puesto en el que se me permitió trabajar por tanto tiempo”, dijo.

Merkel aseguró que sus cuatro mandatos (de cuatro años cada uno) fueron “años llenos de acontecimientos y, a menudo, muy desafiantes”.

“Me han desafiado política y humanamente y, al mismo tiempo, también fueron satisfactorios”, señaló.

Después de casi dos años de pandemia, la aún canciller no pudo evitar referirse a las noticias falsas que complican la lucha contra el coronavirus, y a las teorías de la conspiración.

“Los dos últimos años de pandemia, en particular, han mostrado, como una lupa, la gran importancia de la confianza en la política, la ciencia y el discurso social, y también lo frágil que es todo eso”, apuntó Merkel.

“Nuestra democracia prospera en la habilidad para tener un discurso crítico y autocorrección. Prospera en el constante discurso de intereses y respeto mutuos. Prospera en la solidaridad y en la confianza, también en la confianza en los hechos. En todos los lugares en los que los hechos científicos son negados, se propagan teorías conspirativas y campañas de difamación. La resistencia debe ser fuerte”, añadió.

Música sorprendente

La ceremonia militar, conocida como grosser Zapfenstreich (“gran tatuaje”), tiene sus orígenes en el siglo XVI y es el mayor tributo que ofrece el ejército alemán a los políticos salientes.

En la velada hubo una procesión con antorchas. Pero lo que más llamó la atención de los alemanes fue la música que Merkel eligió.

La canciller es una apasionada de la música, “principalmente música clásica”, según dice ella, y es una asistente habitual al Festival de Bayreuth, dedicado al compositor alemán Richard Wagner.

Así que fue una sorpresa que la cantante de punk alemana Nina Hagen fuera una de sus tres opciones musicales.

Las otras dos piezas fueron bastante tradicionales: una canción popular de Hildegard Knef llamada For Me It Should Rain Red Roses y un himno del siglo XVIII.

Partidos políticos cierran acuerdo para formar gobierno en Alemania

Los tres partidos políticos a cargo de las negociaciones: el Socialdemócrata, el Verde y el Liberal alcanzaron este 24 de noviembre un acuerdo para formar un nuevo gobierno en Alemania, luego de dos meses de conversaciones. La nueva coalición tripartita estará liderada por Olaf Scholz, que ocuparía la dignidad de canciller, en reemplazo de la destacada líder Angela Merkel. Para la inédita alianza, el cambio climático estará en el centro de las prioridades del nuevo gobierno. 

Alemania tiene nuevo gobierno de coalición. Los socialdemócratas, verdes y liberales de Alemania llegaron a un acuerdo para formar una nueva Administración que vería a Olaf Scholz, actual ministro de Finanzas, suceder a Ángela Merkel como nuevo líder del país.

Los tres partidos políticos, conocidos como la “coalición del semáforo”, por sus colores rojo, verde y amarillo, anunciaron el pacto de coalición tripartita este 24 de noviembre, en Berlín, tras las elecciones nacionales del pasado 26 de septiembre en las que el partido socialdemócrata (SDP) ganó, pero por un escaso margen, lo que abrió dos meses de intensas negociaciones.

Scholz, de los socialdemócratas, sería el nuevo canciller, Annalena Baerbock de los Verdes se convertirá en ministra de Relaciones Exteriores y su socio del partido, Robert Habeck, recibirá un nuevo cargo conocido como “superministro”, que combina el Ministerio de Economía con los objetivos de protección ambiental.

Asimismo, Christian Lindner, líder de los Demócratas Libres, se convertirá en el nuevo ministro de Finanzas. Hubertus Heil, de los socialdemócratas, es el único ministro del antiguo gobierno que conservará su puesto como ministro de Trabajo.

El cambio climático marcará la agenda del nuevo gobierno alemán

Esta será la primera alianza tripartita a nivel nacional en la historia de Alemania y la primera en situar en su línea de prioridades la emergencia climática, que será un asunto clave en cada uno de los ministerios.

Las tres partes informaron que pactaron comprometerse a eliminar el carbón para 2030 y poner fin a la generación de energía con gas para 2040. Todo en un momento en que la mayor economía de Europa aspira a la neutralidad en las emisiones de carbono, en línea con los compromisos internacionales para mitigar el calentamiento global.

Entre las medidas encaminadas para lograrlo, las partes destacan el fin de las ventas de autos nuevos con motor de combustión para 2035. Promoverán el uso de vehículos eléctricos, de los que esperan al menos 15 millones en las carreteras del país en los próximos diez años.

También acordaron aumentar el transporte de mercancías por ferrocarril en un 25%.

Por otra parte, plantean la prohibición de los sistemas de calefacción de gas en los edificios nuevos y sustituir los existentes por otros amigables con el medio ambiente.

Sin embargo, existen dudas sobre cómo operará el nuevo Gobierno a tres bandas en este y otros asuntos, en medio de sus diferencias.

Los Verdes han impulsado un enorme programa de inversiones para luchar contra el cambio climático, así como para arreglar la obsoleta infraestructura de Alemania. Durante la campaña electoral, se comprometieron a aumentar los impuestos y flexibilizar las reglas de la deuda para liberar dinero que pueda cubrir el aumento del gasto para hacer los cambios necesarios que frenen el cambio climático.

Pero los Demócratas Libres, conocidos por su cautela fiscal, han descartado el aumento de impuestos. Con Lindner a la cabeza del Ministerio de Finanzas, se prevé que serán las preferencias de este partido las que moldeen la política monetaria de la nueva Administración, por encima del enfoque de los Verdes.

Está previsto que el nuevo gobierno preste juramento en la primera semana del 6 de diciembre. Mientras tanto, el acuerdo de coalición deberá ser ratificado por las tres formaciones políticas.

Los socialdemócratas y los demócratas liberales deberán hacerlo en sus respectivas conferencias de partido y los Verdes informaron que lo someterán a votación, un proceso de al menos 10 días que comenzará este jueves 25 de noviembre.

Con Reuters y EFE

Alemania: socialdemócratas inician reuniones exploratorias para formar gobierno

Varios directivos de Facebook salieron este martes (05.10.2021) en tromba para tratar de desacreditar a la extrabajadora Frances Haugen tras su declaración ante un subcomité del Senado de Estados Unidos y negaron que las cosas en la empresa ocurran de la forma cómo ella las describió.

Haugen, que previamente filtró documentos internos de la compañía al diario The Wall Street Journal, dijo ante los senadores que Facebook antepone sus beneficios a la seguridad de los usuarios y oculta que sus plataformas son nocivas para los menores, fomentan la división social y debilitan la democracia.

En un comunicado, una de las directoras de Comunicación Política de Facebook, Lena Pietsch, dijo que desde la firma no están de acuerdo con la descripción que Haugen hizo ante el Senado y trató de desacreditar su versión al apuntar que la informante solo trabajó en Facebook durante dos años.

Desacreditan a Haugen

“Solo trabajó en Facebook durante dos años; no tenía a ningún empleado a su cargo; jamás asistió a una reunión con altos directivos en la que se tomasen decisiones y ella misma testificó en más de seis ocasiones no haber trabajado en los temas de los que hablaba”, indicó Pietsch.

En una línea similar se expresó en Twitter otro de los directores de Comunicación Política de la empresa, Andy Stone, que señaló que Haugen “no trabajó en cuestiones de seguridad infantil ni en Instagram ni en investigación sobre estos temas” y que por tanto “no tiene conocimiento directo” de la cuestión.

También el portavoz de Facebook Joe Osborne insistió en que la delatora “no conoce” aquello de lo que habla, en este caso refiriéndose a la acusación de que la red social desactivó justo después de los comicios todas las medidas de prevención que había aplicado antes de las elecciones presidenciales en EE.UU. del año pasado.

Un retrato despiadado de la compañía

“Eso es incorrecto. Mantuvimos varias medidas hasta el 6 de enero, y añadimos otras nuevas tras la violencia que tuvo lugar en el Capitolio”, indicó Osborne en referencia al asalto a la sede del Congreso de EE.UU. por parte de miles de simpatizantes del entonces presidente, Donald Trump.

En su testimonio ante el Senado, Haugen hizo un retrato despiadado de la empresa, porque durante el tiempo que estuvo trabajando en ella se dio cuenta de una “verdad devastadora”: Facebook oculta información al público y a los Gobiernos.

“Los documentos que he proporcionado al Congreso prueban que Facebook ha engañado al público de forma repetida sobre lo que su propia investigación revela acerca de la seguridad de los niños, la eficacia de su inteligencia artificial y su papel para expandir mensajes divisorios y extremistas”, dijo la informante.

Alemania: crece la incertidumbre tras reñidas elecciones

Liderados por el ministro de Finanzas y vicecanciller saliente Olaf Scholz, los socialdemócratas del SPD se proyectan como ganadores con 25,7% de los votos, según resultados preliminares oficiales, publicados este lunes (27.09.2021) en el sitio web de la comisión electoral.

La alianza conservadora de la Unión Cristiano-Demócrata (CDU), de Merkel, y su aliado bávaro, la CSU, encabezada por Armin Laschet, obtendría 24,1%, el peor resultado en su historia de siete décadas.

Los Verdes aparecen de terceros con 14,8%, seguidos del liberal FDP con 11,5% y el ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) con 10,3%.

“Empieza la partida de póker”, señala la revista Der Spiegel. Y es que, “después de la votación, las preguntas esenciales siguen abiertas: ¿quién será canciller? ¿Qué coalición gobernará el país en el futuro?”, enumera.

En Alemania no son los votantes los que eligen directamente al jefe de Gobierno, sino los diputados, una vez formada la mayoría. Pero, esta vez, la mayoría es especialmente complicada de formar. Debido a la fragmentación del voto, será necesario reunir a tres partidos, para conseguir una coalición con peso suficiente para gobernar.

Así que este proceso de definición del nuevo Gobierno podría sumir a la primera economía europea -acostumbrada a la estabilidad política, tras 16 años bajo el liderazgo firme de Merkel- en un largo periodo de parálisis política, mientras duren las negociaciones para formar una coalición.

Tras las últimas elecciones, en 2017, se necesitaron más de seis meses para alcanzar un acuerdo y formar la actual “gran coalición” gobernante de los dos partidos mayoritarios, conservadores y socialdemócratas.

Alemania: primeros resultados dan ganador al sociademócrata Olaf Scholz 

Tras el cierre de los colegios electorales en Alemania, un primer sondeo a pie de urna de la cadena pública ZDF concedía a lo socialdemócratas de Olaf Scholz una ventaja de dos puntos sobre los democristianos (CDU/CSU) de Armin Laschet, 26% frente a 24%.
En cuarta posición quedarían los liberales con un 12%, mientras que la ultraderechista Alterativa para Alemania (AfD) cae hasta el 10% (2,6 puntos menos que en 2017). Como último partido del nuevo Bundestag quedaría Die LInke (La Izquierda), según la ZDF, se quedaría al límite de obtener representación parlamentaria con el 5% (frente al 9,2 de hace cuatro años).
Un segundo sondeo de la televisión pública ARD concede un empate a conservadores y socialdemócratas con el 25%. Por detrás de los dos grandes partidos quedarían Los Verdes, que obtendrían un 15% de votos, mientras que el Partido Liberal Demócrata (FDP) lograría un 11% de apoyo. Por detrás quedan la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD, 11%) y La Izquierda (5%).

Angela Merkel deja las riendas de Alemania luego de más de 16 años como canciller

“Merkel debe irse” se oía en las manifestaciones contra la inmigración antes de las elecciones de 2017. Pero ahora, con la retirada de la canciller Angela Merkel, el partido de ultraderecha alemán AfD perderá a su chivo expiatorio favorito.

Aunque parece haber perdido apoyos desde 2017, y ahora se sitúa en torno al 11%, el partido –cuyas siglas significan Alternativa para Alemania– se ha arraigado firmemente en el panorama político del país.

Pero ahora, cuando el “Merkel debe irse” ya no parece relevante, el partido antiinmigración y antisistema tiene que dirigir su ira hacia otra parte.

La AfD culpa a Merkel de la “inmigración ilegal masiva” tras su decisión de 2015 de dejar las fronteras alemanas abiertas a los refugiados que huían de Siria e Irak, así como del “costoso” abandono de la energía nuclear y de los “interminables rescates financieros” a los países del sur de Europa.

El mal personificado

Fundado en 2013 como un partido antieuro, el AfD aprovechó la xenofobia y el sentimiento antiislamista, especialmente en la antigua Alemania del Este, para obtener el 12,6% de los votos en 2017.

Pero con el cambio de prioridades políticas en Alemania, el partido ha tenido que reinventarse.

No se trata de Merkel como persona, sino del sistema que representa”, dice Christoph Berndt, jefe de Zukunft Heimat (Patria del Futuro), un grupo de extrema derecha de Brandeburgo, un antiguo estado de Alemania del Este.

Podemos sustituir fácilmente ‘Merkel debe irse’ por ‘Laschet debe irse’, ‘Scholz debe irse’ o ‘Baerbock debe irse'”, dice, en referencia a los tres principales candidatos a sustituir a Merkel como canciller: Armin Laschet de la CDU de Merkel, Olaf Scholz de los socialdemócratas de centro-izquierda (SPD) y Annalena Baerbock de los Verdes.

En su opinión, el movimiento solo habrá logrado su objetivo “cuando sus decisiones políticas hayan sido revocadas y Merkel sea considerada responsable política y, si es necesario, legalmente”.

Al no cerrar las fronteras alemanas en 2015 cuando los refugiados llegaron a Alemania a través de Hungría y la ruta de los Balcanes, Merkel se convirtió en el mal personificado para la extrema derecha alemana”, afirma Jan Riebe, de la fundación antirracista Amadeu Antonio.

Antisistema

El lema “Merkel debe irse” era “más un eslogan contra el sistema que contra la persona y será transferible a algo más abstracto”, coincide Miro Dittrich, especialista del observatorio de extrema derecha CeMAS.

Puede no funcionar tan bien como tener a Merkel como chivo expiatorio, pero sin duda no conducirá a un debilitamiento duradero de la extrema derecha”, afirma Riebe.

Alemania seguirá siendo calificada como una dictadura y Scholz y Laschet como representantes del sistema de Merkel. Y si Baerbock se convierte en canciller, el odio de algunos puede desbordarse”, añade.

Más allá de las personalidades, la AfD también tendrá que replantearse su enfoque sobre la migración.

Según una reciente encuesta del diario Bild, solo el 20% de los alemanes considera la migración una prioridad, muy por detrás de la protección del clima (35%) o las pensiones (33%).

Además, la AfD se ha visto afectada por las disputas internas entre su franja más radical y los partidarios de una línea más moderada.

Los esfuerzos del partido por atraer a los votantes del importante movimiento contra las mascarillas en Alemania, con miembros que se unen a las concentraciones contra las medidas antivirus, tampoco han dado hasta ahora muchos frutos.

Tras el fiasco de Afganistán, Alemania debate sobre sus operaciones militares en el exterior

A Alemania no le gusta hablar de sus fuerzas militares, ni menos emplearlas. Durante décadas, la Bundeswehr no desempeñó operaciones en el exterior, o solo participó en misiones internacionales como apoyo, sin tareas de combate. Por primera vez, asumió otro papel en 1999, al unirse a los aliados de la OTAN en Kosovo, tras una larga discusión política interna.

Tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos invocó por primera vez el artículo 5 de la OTAN, que contempla la defensa común cuando uno de sus integrantes es atacado. Y Alemania asumió sus obligaciones derivadas del tratado.

La misión de Afganistán

Numerosos soldados alemanes prestaron servicio en Afganistán: 150.000, de acuerdo con el Ministerio alemán de Defensa. El costo fue de 59 vidas y cerca de 12.500 millones de euros, en operaciones de combate y entrenamiento.

20 años más tarde, casi nada queda de esa operación militar en el extranjero, la más larga y peligrosa en que haya participado la República Federal de Alemania.

De acuerdo con el Ministerio de Defensa, el Ejército alemán participa en 11 misiones en el exterior, en tres continentes, que involucran a unos 2.500 soldados. Tiene presencia en Irak, Líbano, el Mediterráneo y ante las costas de Somalia, entre otros lugares. Y aunque todas conllevan cierto riesgo, solo pocas incluyen tareas de combate y la mayoría se desarrolla en un marco internacional o de la ONU.

Por ese motivo, hay pocas razones para pensar que la experiencia de Afganistán pueda tener un impacto significativo en ellas, indica Sebastian Schulte, editor en jefe de

Griephan, una publicación dedicada a temas de seguridad. “Cada operación en que participa la Bundeswehr tiene sus propios objetivos”, explica. Y subraya que “ninguna operación actual es como la de Afganistán”.

Una misión marítima para detener piratas, por ejemplo, “no es comparable” con la de restablecer la seguridad en Mazar-e-Sharif, en el norte de Afganistán, explica.

Problemas en Mali

Lo que más se acerca es la misión alemana en Mali, en el oeste de África. Allí, más de la mitad de las fuerzas germanas desplegadas forma parte de misiones de resguardo de paz o de entrenamiento, con la ONU y la Unión Europea, respectivamente. Pero varios miles de soldados franceses son responsables de operaciones de combate y también uniformados alemanes han sido heridos en ataques.

Mali ha sido escenario de inestabilidad política y violencia insurgente durante años. El Parlamento alemán aprobó inicialmente el envío de 150 soldados para sumarse a la misión de resguardo de la paz de la ONU, en 2013. El mandato ha sido renovado varias veces, la última en mayo, ahora con 1.100 soldados.

“Corresponde a nuestro interés que Mali se siga estabilizando y desarrollando, pero no solo en lo militar”, dijo a DW Klaus Wittmann, un general en retiro. “Pero se necesitan metas más claras y criterios sobre el “éxito’ o ‘progreso’, así como una continua evaluación de objetivos”.

Las lecciones de Afganistán

Ya antes de la debacle de Afganistán, la misión en Mali despertaba en Alemania temores acerca de la falta de avances políticos y la debilitada situación de seguridad en ese país.

Ahora, el tema será sometido a un más amplio escrutinio. “Tenemos que aprender las lecciones (de Afganistán)”, dijo la ministra alemana de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, al periódico Rheinische Post.

Dejar de lado todo compromiso militar sería la conclusión equivocada, según el político Cem Özdemir, del partido de Los Verdes. Una intervención armada puede ser necesaria, en casos de crímenes contra la humanidad, dijo a una emisora alemana. Y citó como ejemplo la necesidad de actuar en la década de los 90 contra las limpiezas étnicas en los Balcanes o el genocidio en Ruanda. “Sí a una revisión crítica, pero un rechazo completo de misiones en el extranjero no es la lección correcta”, opinó.

La política exterior y de defensa no suele jugar un papel preponderante en las elecciones alemanas. Pero eso podría cambiar esta vez, en vista de lo ocurrido en Afganistán, a pocas semanas de los comicios. Schulte considera que esta coincidencia temporal, “hablando cínicamente, es una buena cosa; fuerza a los candidatos a la cancillería a discutir seriamente sobre las capacidades militares de Alemania”.

Rusia y China, el foco de la conversación entre Merkel y Biden en la Casa Blanca

En el que parece ser el último viaje oficial de la líder alemana a Washington, dos de las figuras políticas más poderosas de occidente conversaron sobre su determinación para responder a cualquier agresión proveniente de Rusia y sus preocupaciones sobre el respeto a los derechos humanos en China.

Angela Merkel llegó a Washington el jueves 15 de julio en el que parece ser el último viaje oficial de la canciller alemana antes de retirarse del cargo tras las elecciones del Bundestag en septiembre.

Entre otros asuntos, Merkel y el presidente estadounidense Joe Biden conversaron sobre el gasoducto Nord Stream 2 que se está construyendo desde Rusia, pasa bajo el Mar Báltico y llegará a Alemania. Tanto Biden como Merkel coincidieron en que confían en que Rusia no usará la energía como un arma de presión.

Este jueves, antes de reunirse con Biden, la canciller alemana fue recibida por la vicepresidenta Kamala Harris.

“Tuve una conversación de amplio rango con la canciller Angela Merkel de Alemania. Discutimos fortalecer las instituciones democráticas y la relación trasatlántica, y nos referimos a los desafíos comunes como la salud y el clima. El presidente y yo trabajaremos para fortalecer la alianza entre Estados Unidos y Alemania”, indicó la vicepresidenta estadounidense en su cuenta oficial.

Biden y Merkel alertan que responderían a cualquier agresión de Rusia

“Estamos juntos y continuaremos estando juntos para defender a nuestros aliados de la OTAN en el flanco oriental frente a cualquier agresión rusa”, aseguró el presidente estadounidense durante la rueda de prensa conjunta con la mandataria alemana. En particular, Biden teme que el Nord Stream 2 afecte a Ucrania y aumente la dependencia de Europa del gas ruso.

Se espera que el proyecto de alrededor de 11.000 millones de dólares esté terminado para septiembre. Pero se espera que el gasoducto prive a Ucrania de importantes impuestos de transporte con los que cuenta actualmente.

En la rueda de prensa de este jueves, Merkel aseguró que Nord Stream 2 “es un proyecto adicional y ciertamente no es un proyecto para reemplazar cualquier tipo de tránsito a través de Ucrania, cualquier otra cosa obviamente crearía mucha tensión”.

Alemania y Estados Unidos coinciden en evitar alianzas con China

Durante la rueda de prensa conjunta, el mandatario estadounidense insistió en que los dos países defenderán los principios democráticos y los derechos universales cuando países como China, o cualquier otro, intenten minar a las sociedades libres. Los dos mandatarios coincidieron en que no contemplan establecer alianzas con China en términos de negocios. 

Entre otros puntos, los líderes conversaron sobre las restricciones a viajeros provenientes de la zona Schengen y la idea de levantar las patentes de las vacunas contra el Covid-19 para acelerar su producción y distribución.

Para los analistas, es apremiante reforzar la alianza entre la primera y la cuarta economía más grandes del mundo luego de las tensiones que se crearon durante la administración Trump. Aunque con Merkel de salida, muchos anticipan que es poco lo que se podrá adelantar por ahora.

Pero el tono cambió y los líderes lo dejaron ver en el distendido encuentro. Así lo expresó el mandatario estadounidense en su cuenta presidencial: “Fue un honor darle la bienvenida a la Casa Blanca a mi querida amiga, la canciller Merkel. En las reuniones de hoy nos adherimos a la Declaración de Washington, un documento que afirma nuestro compromiso mutuo a los principios democráticos y busca aplicarlos para alcanzar los grandes desafíos que enfrentamos”.

Para John Emerson, embajador estadounidense en Alemania durante el Gobierno de Barack Obama, la relación entre los dos países es “indispensable”. Emerson resaltó el gesto de Biden al citar a Merkel a la Casa Blanca: “Invitarla a venir es importante simbólicamente, pero también es una oportunidad para retomar la relación en el camino correcto, y eso claramente está pasando”.

Temporal deja 30 muertos en Alemania y decenas de desaparecidos

Las lluvias han provocado inundaciones y evacuaciones en el oeste del país. Dos bomberos murieron durante las tareas de rescate. Angela Merkel dice estar “abrumada” por la catástrofe.

Al menos 30 personas han muerto y medio centenar han sido dadas por desaparecidas como consecuencia de las fuertes tormentas y las lluvias torrenciales que han afectado en las últimas horas al oeste de Alemania. La cifra de víctimas no deja de aumentar: cuatro muertos en Schuld, en la zona del Eifel, otras dos víctimas en Colonia, dos bomberos fallecidos en las labores de rescate; otro fallecido en los sótanos inundados en Solingen… así hasta 30, según el último recuento de la televisión pública ARD.

 La canciller Angela Merkel dijo estar “abrumada” por la fuerza del temporal en Alemania, que ya ha provocado la muerte de 19 personas, indicó el jueves un portavoz del gobierno. “Estoy abrumada por esta catástrofe que sufre tanta gente en las zonas inundadas. Mi solidaridad con las familias de los fallecidos y desaparecidos”, escribió en Twitter el portavoz Steffen Seibert, en nombre de la canciller.

Las autoridades municipales de Ahrweiler, en el estado federado de Renania-Palatinado, confirmaron la muerte de cuatro personas y la desaparición de otras 30. También han fallecido ahogados dos bomberos que trabajaban en las tareas de rescate. La policía informó el jueves (15.07.2021) de que seis casas fueron arrastradas por el río. Otros veinte edificios se encuentran en estado inestable.

Canciller alemana Angela Merkel expresa “solidaridad” con Israel

La canciller de Alemania, Angela Merkel, expresó este lunes (17.05.2021) su “solidaridad” con Israel, en medio de una escalada de ataques entre ese país y milicianos de Hamás. La autoridad conversó por teléfono con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. En el diálogo, Merkel, hizo un llamado a poner término a los enfrentamientos “lo más rápido posible”.

“La canciller condenó de nuevo con firmeza el continuo lanzamiento de cohetes desde Gaza hacia Israel y aseguró al primer ministro la solidaridad del gobierno alemán. Ella reafirmó el derecho de Israel a defenderse de estos ataques”, tuiteó su portavoz, Steffen Seibert. “En vista de los numerosos civiles que han perdido la vida en ambos bandos, la canciller expresó su deseo de que las hostilidades terminen lo más rápido posible”, agregó Seibert.

En los últimos días se han registrado en Alemania numerosas manifestaciones contra Israel, en las que ha habido incidentes, ataques a sinagogas y gritos antisemitas. En alguna incluso se quemaron banderas israelíes. Al respecto. El portavoz aseguró que “la canciller subrayó que el gobierno seguirá procediendo de forma decidida contra las protestas en Alemania que propagan odio y antisemitismo”.

Investigación independiente

Horas antes, el vocero de la canciller no quiso condenar los bombardeos el fin de semana de las fuerzas israelíes contra un edificio que alberga varios medios internacionales. “El trabajo periodístico en el terreno en una zona de conflicto es importante, pero también sabemos que Hamás está activo en zonas muy pobladas y que toma también a la población civil como rehén”, dijo.

Respecto a esos ataques, la agencia de noticias estadounidense AP, afectada por la destrucción del edificio donde se ubicaban sus oficinas, pidió la realización de una investigación independiente y recordó que, hasta la fecha, Israel no ha entregado pruebas claras que justifiquen el bombardeo. Desde el 10 de mayo, el ejército israelí mató a 197 palestinos, entre ellos al menos 58 niños, y dejó más de 1.200 heridos. Del lado israelí, los cohetes lanzados desde Gaza mataron a diez personas, entre ellos un niño, e hirieron a 294.