Cinco personas murieron, incluidos dos agentes del Sheriff de Carolina del Norte, después de que un control de una persona que no se presentó al trabajo terminó en disparos y un enfrentamiento de 13 horas, dijeron las autoridades, en Bonne, una ciudad de 19,000 habitantes y ubicada al noroeste de Charlotte, la mayor ciudad del estado.

Los alguaciles fueron emboscados y heridos de muerte cuando se dirigían al sótano de la casa, dijo el jueves a la prensa el alguacil del condado de Watauga, Len Hagamanreportó CNN.

La oficina del alguacil había sido alertada el domingo de que el sospechoso no identificado que mató a los agentes, así como a su madre y padrastro antes de quitarse la vida “podría ser un problema”, dijo Hagaman.

El alguacil K-9 Logan Fox murió en la escena en la ciudad de Boone, en Blue Ridge Mountain, y el sargento Chris Ward murió después de ser trasladado en avión a un hospital local, dijo la oficina del alguacil en un comunicado.

Durante los intentos para rescatar a los agentes, que se prolongaron durante horas, hubo varios intercambios de disparos y otro policía fue tiroteado aunque no resultó herido al llevar protección antibalas, explicó la oficina del alguacil del condado de Watauga.

Finalmente, la Policía pudo entrar a la casa donde encontraron tres cadáveres más, entre ellos el del tirador.

La oficina del Sheriff dio a conocer las identidades del sospechoso y sus padres asesinados en el enfrentamiento. Se sospecha que Isaac Alton Barnes, de 32 años, mató a su madre, Michelle Annette Ligon, de 61, y a su padrastro, George Wyatt Ligon, de 58. Los padres habían vivido en la casa donde tuvo lugar el enfrentamiento, reportó wyff4.com.

“Esta es una situación increíblemente trágica y nuestros pensamientos y oraciones están con todos los involucrados, así como con sus familias y nuestra comunidad”, dijo el Sheriff Len Hagaman. “Agradezco enormemente el tremendo apoyo que estamos recibiendo de las agencias de aplicación de la ley en toda la región y el estado”.

La oficina del Sheriff dijo que agentes de aproximadamente 15 agencias de aplicación de la ley rodearon la casa. Otras personas que vivían cerca fueron evacuadas o se les dijo que se refugiaran en el lugar ya que el enfrentamiento se prolongó durante todo el día del martes y parte de la noche del miércoles.

Las autoridades han indicado que la investigación sigue abierta para tratar de esclarecer los posibles motivos de los trágicos sucesos.

“Los terroríficos tiroteos que se llevaron a seres queridos muestran el peligro siempre presente que enfrentan las fuerzas de seguridad en su trabajo”, señaló Roy Cooper, gobernador del estado, en un comunicado.