Tag: ANCIANOS

Puerto Rico: vacunación en centros de cuido prolongado se inicia en enero

La vacunación contra el coronavirus (Covid-19) a residentes y empleados de centros de cuidado de Puerto Rico prolongado no iniciará hasta enero, a pesar de que este grupo está incluido en la primera fase del proceso y de que las muertes por esta enfermedad se concentran en la población de adultos mayores.

Así se desprende de una comunicación por parte de la Asociación de Dueños de Centros de Cuidado de Larga Duración (Adccld), en la que se define el 4 de enero de 2021 como la fecha en que iniciarán las visitas a estos centros.

“No sé por qué se retrasó tanto, nadie nos ha dado una explicación. Nos hubiese gustado que nos hubiesen tratado igual que los ‘first responders’ porque, aunque ellos son bien importantes y están en la primera línea, también nosotros. Tenemos un personal que trabaja con los más vulnerables. Los de nosotros, si les da el Covid-19, con toda probabilidad los vamos a perder”, declaró Aponte Morales a EL VOCERO, diario de la isla caribeña.

Una segunda ola de Coronavirus podría ser desastrosa en las finanzas de los jubilados en EEUU

Los casos de coronavirus están aumentando en todo el país, algunos expertos en salud pública han advertido que podríamos encontrarnos ante una segunda ola de brotes de COVID-19.

Esto significa que más personas podrían enfermarse e incluso morir. El hecho también tendría una repercusión muy mala para la economía debido que una gran cantidad de negocios que reabrieron están volviendo a cerrar. Una segunda ola de brotes de coronavirus afectaría a todos, incluyendo a los jubilados que reciben beneficios de la seguridad social, debido a que corren el riesgo de enfrentarse a consecuencias financieras de largo plazo, por lo que nos encontramos en tiempo de conocer si existirá un aumento en los beneficios de ayuda económica para el resto del año.

Para entender los efecto que tendría una nueva ola de brotes de coronavirus, es necesario conocer cómo funcionan los ajustes por el coste de vida, conocidos como COLA.

Los beneficiarios del Seguro Social reciben un ajuste por costo de vida una vez al año que aumenta sus beneficios para ayudarles a mantener el ritmo de la inflación o el aumento de los precios, pero sólo lo reciben si estos aumentan. Es por esto que la Administración del Seguro Social (SSA) revisa el Índice de Precios al Consumidor para Asalariados Urbanos y Trabajadores de Oficina (CPI-W).

La SSA compara el IPC-W del tercer trimestre del año en curso con el IPC-W del tercer trimestre del año anterior. Eso significa que verán cómo se comparan los precios de julio, agosto y septiembre de este año con los del año pasado.

Pero debido a que el país ya se encuentra en recesión, los problemas económicos probablemente empeorarán si hay una segunda ola de coronavirus. Bajo estas condiciones existe una gran posibilidad de que los precios caigan en comparación con el año pasado. Se espera que existirá una muy baja demanda por parte de los consumidores para muchos de los artículos clave que figuran en el IPC-W si la gente se queda en sus casas al estar preocupada por contraer el virus y por mantener sus empleos. Si no existe un aumento en el IPC-W este trimestre, no habrá un ajuste por el costo de la vida, lo que se convertirá en un gran problema para una gran cantidad de adultos mayores en todo el país.

Con el beneficio de Seguridad Social promedio que llega a sólo $1,503 dólares por mes, esos recursos no proveen lo suficiente para vivir. El IPC-W no es una medida muy precisa de la inflación de las cosas en las que más gastan los adultos mayores, por lo que los beneficios del Seguro Social ya han perdido un poder adquisitivo sustancial.