Tag: APERTURA

California suspenderá distanciamiento social en un mes más

 El máximo funcionario de salud de California anunció el viernes que el estado dejará de obligar a sus residentes a mantener el distanciamiento social a partir del 15 de junio, cuando también permitirá que los negocios operen a plena capacidad.

El doctor Mark Ghaly, director estatal de salud, dijo que el desplome en la cifra de enfermos y muertos por COVID-19 significa que es inocuo que el estado elimine casi todas las restricciones en un mes más.

“Continuaremos con algún uso de mascarillas”, pero siguiendo las directrices nacionales, precisó Ghaly. Los reguladores de la fuerza laboral en California están elaborando por su cuenta reglas de seguridad que continuarán siendo aplicables a las empresas, apuntó.

El estado seguirá recomendando que los organizadores de eventos al aire libre con más de 10.000 personas requieran que los participantes demuestren que han sido vacunados o que dieron negativo en una prueba diagnóstica del coronavirus que causa el COVID-19. Aquellos que no puedan dar pruebas, deberán usar mascarillas, dijo Ghaly.

El estado requerirá verificación de vacunación o prueba negativa para los eventos bajo techo con más de 5.000 participantes, pero Ghaly dijo que puede ser “por autoconfirmación”, agregando que las autoridades de salud proveerán detalles del proceso.

Dijo que California planea seguir las directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sobre el uso de mascarillas y los viajes nacionales y al exterior.

Eso significa que no se desalentarán viajes a menos que haya países específicos a los que no está recomendado viajar y que no habrá más cuarentenas autoimpuestas cuando las personas regresen a California.

California fue el primer estado en emitir un confinamiento estatal al estallar la pandemia en marzo de 2020 y a inicios de 2021 fue el epicentro de la crisis de salud en Estados Unidos. Casi 63.000 personas han muerto por el COVID-19 en California, el mayor total de un estado en el país.

Florida abrió su economía y Miami- Dade mantiene estricto toque de queda

El gobernador de la Florida, Ron DeSantis, dio luz verde el viernes para una apertura total de los negocios y la fase 3, que elimina restricciones relacionadas con el COVID-19.

Sin embargo, los gobiernos locales aún pueden imponer restricciones para sus condados y municipios, aunque no se les permite limitar los restaurantes a menos del 50 por ciento de su capacidad, a no ser que se pueda justificar la decisión.

En Miami-Dade se mantienen vigentes la mayoría de las medidas de emergencia, entre ellas el uso de la máscara y el toque de queda a las 11 p.m. Estas se derivan de órdenes firmadas por el alcalde, Carlos Giménez, y se han hecho cumplir con citaciones civiles y multas.

Todos los negocios pueden abrir, pero el condado tiene la capacidad de imponer pautas y protocolos, dijo un comunicado del alcalde.

Ya los restaurantes estaban operando a mitad de su capacidad, y así se mantendrá. Desde el 14 de septiembre se había extendido el toque de queda una hora más. La decisión fue muy bien recibida por los dueños de negocios, en especial de los restaurantes.

Giménez dijo el viernes por la tarde que habló con la oficina del gobernador y que entendía que mantener el toque de queda en el condado a las 11 p.m. estaba “bien”.

En cuanto al uso obligatorio de la máscara, dijo que el condado podía seguir aplicando la medida en los negocios, pero no estaba tan seguro, sin embargo, sobre el uso obligatorio de cubiertas faciales en todos los lugares públicos.

“Tendremos que hablar con nuestro abogados sobre si podemos poner multas individuales”, dijo Giménez.

También informó el comunicado de su oficina que se suspenden las citaciones civiles que se habían puesto por violar el uso obligatorio de la máscara.

En Miami-Dade el viernes se registró un alza de contagios de 503 con respecto al jueves, y en el estado se registraron 2,847 pruebas positivas de COVID-19.

DeSantis aseguró que no habrá marcha atrás con la nueva medida. También prometió una celebración completa del Super Bowl en el 2021.

Gobernador de Forida permite aperturas de Miami-Dade y Broward

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, aprobó los planes de los alcaldes de Miami-Dade y Broward para comenzar la apertura de los dos condados que han sido los más afectados por la pandemia del coronavirus en el estado. También adelantó que pronto vendrían más aperturas en el resto del estado.

“He firmado una orden ejecutiva que otorga la solicitud de Miami-Dade y Broward para pasar a la Fase 1 de la apertura”, anunció DeSantis desde el centro comercial Downtown Doral, que parmenece cerrado, donde también participaron los alcaldes de Miami-Dade, Broward y la ciudad de Doral.

DeSantis dijo que este próximo paso tiene sentido porque los dos condados han ‘progresado’ desde que el resto de los condados de Florida entraron a la primera fase de reapertura. “Es lo más sensato dado el progreso realizado”, dijo, y agregó que mucha de la actividad económica importante se encuentra en el sur de la Florida.

Originalmente, la Fase 1 de la apertura excluyó a los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach, que son los más afectados por el COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

Fauci advierte de las consecuencias “realmente graves” si se reabre la economía demasiado rápido

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., advirtió que “las consecuencias podrían ser realmente graves” si las ciudades y los estados reabrieran la economía demasiado rápido. 

Más infecciones de COVID-19 son inevitables a medida que las personas comienzan a reunirse nuevamente, pero lo preparadas que estén las comunidades para eliminar esas chispas determinará qué tan grave es el rebote, dijo Fauci a la Comisión de Salud, Trabajo y Pensiones del Senado. 

“No hay duda, incluso en las mejores circunstancias, cuando retires la mitigación verás aparecer algunos casos”, indicó Fauci.

 El Dr. Fauci advirtió que, si bien el gobierno federal está trabajando para ayudar a fabricar una vacuna contra el nuevo coronavirus, su desarrollo “podría tomar algún tiempo” para salir al mercado.

El reconocido científico añadió que se están desarrollando ocho vacunas contra el coronavirus en Estados Unidos. “Si tenemos éxito”, dijo, “esperamos saber eso a fines del otoño, principios del invierno”.

Sin embargo, recalcó, es “un poco un puente que está demasiado lejos” para millones de estudiantes que regresarían a las universidades en todo el país en agosto y septiembre, y deberían ser vacunados antes de asistir a clases nuevamente.

Como resultado, Fauci dijo a la Comisión de Salud del Senado en un testimonio preparado, que los esfuerzos de la nación para combatir el virus en una fecha límite y la enfermedad que genera, COVID-19, deben “centrarse en las prácticas comprobadas de contención y mitigación de salud pública”.

Se trata de la primera audiencia del Senado con testigos y el presidente de la comisión en forma remota debido a la pandemia.

Fauci, quien está en cuarentena por haber estado en contacto con un funcionario de la Casa Blanca que dio positivo a la COVID-19, dijo a la comisión de Salud del Senado que los estados no deberían seguir adelante sin cumplir primero con las pautas de la administración que establecen 14 días de casos en declive. “Si nos saltamos los puntos de control (…) corremos el riesgo de múltiples brotes en todo el país”, dijo Fauci.

“Esto no solo resultará en sufrimiento y muerte innecesarios, sino que en realidad nos retrasará en nuestra búsqueda de volver a la normalidad”, agregó.

Asimismo, el experto en enfermedades infecciosas reconoció que la cifra real de muertos en el país en estos momentos, probablemente sea superior a los más de 80.000 que indican los datos oficiales, debido a que la gravedad de la situación en algunas regiones, “como Nueva York”, ha impedido a las autoridades realizar un conteo preciso.

Fauci testificó el martes en el Senado, controlado por los republicanos, después de que la Casa Blanca impidiera que el experto en enfermedades infecciosas, de 79 años, testificara ante un panel de la Cámara de Representantes controlado por los demócratas, llamándolo “contraproducente.”

“Todos los caminos de regreso al trabajo y de regreso a la escuela pasan por pruebas y lo que nuestro país ha hecho hasta ahora en las pruebas es impresionante, pero no lo suficiente”, dijo Lamar Alexander, presidente republicano de la comisión del Senado, en un comunicado de apertura en la audiencia el martes.

Alexander está en cuarentena en su estado natal de Tennessee durante 14 días después de que un miembro de su personal dio positivo. Alexander presidió la audiencia virtualmente.

La FDA trabaja para cerrar brecha

Stephen Hahn, comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), quien también testificó en forma remota, dijo que la agencia está trabajando para cerrar la brecha entre ahora y cuando una vacuna podría estar disponible a través de la terapéutica.

El objetivo, apuntó, es acelerar el desarrollo y la revisión de medicamentos antivirales y de anticuerpos, así como productos de plasma convalecientes.

Hahn dijo que la agencia ha creado un programa de emergencia para llevar a cabo tales revisiones y está utilizando “todas las autoridades y flexibilidad disponibles que sean apropiadas”.

Estados Unidos avanza rápidamente hacia la reapertura del comercio

Estados Unidos se está moviendo rápidamente hacia la relajación de las restricciones y la apertura del comercio desde el cierre del coronavirus, pero un experto líder en la pandemia dice que el resultado será más infecciones y muertes.

Los gobernadores en 47 de los 50 estados de EE.UU. ahora han aliviado las restricciones comerciales, permitiendo que tiendas, restaurantes y otros negocios se reabran de manera limitada, mientras que a menudo requieren que se mantenga el distanciamiento social de al menos dos metros. Sin embargo, en su mayoría, los estados no han cumplido con las pautas federales de un número decreciente de infecciones en un período de dos semanas.

Casi 80,000 personas han muerto en Estados Unidos a causa de la pandemia, mucho más que en cualquier otro país del mundo. El Instituto de Medición y Evaluación de la Salud (IHME por sus siglas en inglés) de la Universidad de Washington ahora pronostica que más de 137,000 estadounidenses morirán hasta principios de agosto, un aumento de su proyección de 134,000 hace una semana, lo que atribuyó a la relajación de las restricciones del coronavirus en  el país.

El director del IHME, Dr. Christopher Murray, dijo: “A menos que y hasta que veamos pruebas aceleradas, rastreo de contactos, aislar a las personas que dan positivo y un uso generalizado de máscaras en público, existe una probabilidad significativa de nuevas infecciones”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que enfrenta una votación de reelección contra el exvicepresidente Joe Biden el 3 de noviembre, está presionando a los estados de la nación para que reabran lo más rápido posible, al tiempo que reconoce que es probable que mueran más estadounidenses como resultado.

En Twitter, Trump afirmó el lunes: “Las cifras del coronavirus se ven MUCHO mejor, disminuyendo en casi todas partes. ¡Se han hecho grandes progresos!”.

“La gran gente de Pensilvania quiere su libertad ahora, y son plenamente conscientes de lo que eso implica. Los demócratas se mueven lentamente, en todo Estados Unidos, con fines políticos. Esperarían hasta el 3 de noviembre si fuera por ellos. No juegues a la política. ¡Ten cuidado, muévete rápido!”.

Trump habló el lunes por la tarde sobre el papel de las pruebas de coronavirus en la economía nacional. 

Trump: “Estamos realizando aproximadamente unos 300.000 test al día”Trump abordó la realización de pruebas diagnósticas en Estados Unidos, en medio de las críticas que señalan a la administración por querer proceder a la reactivación económica del país sin tener la capacidad de ofrecer test a todos los ciudadanos.

Los funcionarios de la Casa Blanca están expresando preocupación por dos pruebas positivas de coronavirus entre el personal que trabaja en la mansión ejecutiva, un ayuda de cámara de Trump y Katie Miller, la secretaria de prensa del vicepresidente Mike Pence.

El domingo, el asesor económico de la Casa Blanca, Kevin Hassett, dijo en el programa “Face the Nation” de CBS: “Da miedo ir a trabajar. Pero, como saben, es el momento en que la gente tiene que dar un paso adelante y servir a su país”.

Pence continúa dando negativo para el coronavirus y no está en cuarentena. Él estuvo en la Casa Blanca el lunes para una video conferencia con los gobernadores estatales sobre la respuesta al coronavirus y el “renacimiento económico”.

Lo hizo desde una habitación aislada en el complejo de la Casa Blanca, mientras la doctora Deborah Birx y otras personas participaron como de costumbre de un salón de conferencias en el llamado Situation Room.

Pero tres funcionarios clave de salud de EE.UU. que se acercaron a personas infectadas en la Casa Blanca están tomando precauciones, ya sea que quedándose en casa o usando máscaras mientras están en la Casa Blanca.

El Dr. Anthony Fauci, un experto clave de la Casa Blanca en la lucha contra el coronavirus, se ha autoaislado, aunque ha dado negativo. Otros dos miembros importantes del grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca, el jefe de la Administración de Drogas y Alimentos, Stephen Hahn, y el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Robert Redfield, están en cuarentena durante dos semanas después de asistir a una reunión en la que uno de los miembros del personal infectado estaba presente. 

Nueva York, el estado estadounidense más afectado con casi 27,000 muertes, está buscando reabrir algunas empresas el viernes, luego de movimientos similares en muchos otros estados que han visto menos infecciones.

Como parte del plan, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ordenó pruebas obligatorias de coronavirus dos veces por semana para trabajadores en hogares de ancianos, y los hospitales ya no pueden dar de alta a los pacientes a las instalaciones a menos que los pacientes hayan dado negativo para COVID-19.

Restaurantes y tiendas reabren en algunos estados de EEUU

Más de una decena de estados en Estados Unidos dejaron que restaurantes, tiendas y otros negocios volvieran a abrir sus puertas el viernes con el fin de reactivar sus economías, actuando a su propia velocidad y con sus propias peculiaridades y restricciones para garantizar que el coronavirus no resurja.

La gente de Luisiana pudo volver a comer en restaurantes, pero tuvo que sentarse al aire libre en mesas colocadas a 3 metros (10 pies) de distancia sin servicio de meseros. Los residentes de Maine pudieron asistir a servicios en las iglesias siempre y cuando se quedaran en sus automóviles. Y un centro comercial de Nebraska reabrió con barreras de plexiglás y estaciones de gel desinfectante de manos, pero con pocos compradores.

“¡Siento como si acabara de salir de la cárcel!”, manifestó la contadora Joy Palermo mientras se sentaba con un “bloody Mary” en el Gretna Depot Cafe, en las afueras de Nueva Orleans.

Mientras tanto, el primer medicamento que se demostró ayuda a combatir la enfermedad COVID-19 obtuvo una aprobación de emergencia por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos. En un estudio a gran escala, el remdesivir acortó el tiempo de recuperación de los pacientes de 15 a 11 días en promedio y también puede haber reducido las muertes.

El nuevo coronavirus ha provocado la muerte de más de 230.000 personas en todo el mundo, incluidas más de 64.000 en Estados Unidos y más de 20.000 tanto en Italia, como en Gran Bretaña, Francia y España, forzando confinamientos que han paralizado las fábricas y negocios, dejado a decenas de millones sin empleo y azotado las economías del mundo.