Tag: ASALTO AL CAPITOLIO

El Congreso cuestiona a tecnológicas su papel en el asalto al Capitolio

Varios congresistas de Estados Unidos recriminaron este jueves a los máximos responsables de Facebook, Google y Twitter el papel que sus empresas desempeñaron en el asalto al Capitolio por parte de miles de seguidores de Trump, algunos de ellos armados, el pasado 6 de enero.

Mark Zuckerberg (Facebook), Sundar Pichai (Google) y Jack Dorsey (Twitter) intervinieron virtualmente en una sesión del comité de Comercio de la Cámara de Representantes en que fueron el blanco de duras acusaciones por parte tanto de congresistas demócratas como republicanos, aunque por motivos distintos.

Los demócratas (mayoría en la Cámara Baja y en el comité) centraron sus críticas en la prevalencia de informaciones falsas y extremismo político en estas plataformas de internet, y les exigieron que incrementen sus medidas para impedir que circulen este tipo de contenidos.

CRÍTICAS DE DEMÓCRATAS Y REPUBLICANOS

Los republicanos, sin embargo, consideraron que precisamente esta moderación que piden los demócratas equivale a un ejercicio de censura contra las opiniones conservadoras y echaron en cara a los tres CEOs que el expresidente Donald Trump (2017-2021) permanezca vetado en todas ellas (en el caso de Google, en YouTube, de su propiedad).

“Vimos cómo sus plataformas eliminaban contenido terrorista del Estado Islámico. Disponen ustedes de los medios, pero siempre terminan eligiendo los beneficios económicos antes que la seguridad y el bienestar de sus usuarios, nuestra nación y nuestra democracia”, espetó a los líderes de las tecnológicas el congresista demócrata Mike Doyle, quien presidió la sesión.

Doyle rememoró lo ocurrido durante el asalto al Capitolio del 6 de enero, cuando, según dijo, “una muchedumbre desacralizó” el proceso democrático, y acusó directamente a Facebook, YouTube y Twitter de haber cobijado “el nacimiento y crecimiento” del ataque y del movimiento insurreccional.

Tras el ataque, en el que murieron cinco personas, las redes sociales fueron señaladas como una herramienta necesaria para la organización y coordinación del asalto.

ZUCKERBERG NIEGA TENER RESPONSABILIDAD

Preguntado directamente por otro congresista, el también demócrata Frank Pallone, cómo era posible que no admitiese el papel de Facebook en la organización del asalto, Zuckerberg contestó que la responsabilidad reside en “quienes rompieron la ley y protagonizaron la insurrección”, no en la plataforma.

“Nosotros cumplimos con nuestro trabajo para garantizar la integridad de las elecciones. Y luego, el 6 de enero, el presidente Trump dio un discurso en el que rechazó los resultados y pidió a la gente que luchase”, se defendió el cofundador de la red social.

De los tres ejecutivos, el consejero delegado de Facebook fue el que más combativo se mostró, mientras que Jack Dorsey, de Twitter, mantuvo un tono más conciliador, y Sundar Pichai, de Google, actuó como es habitual en él de manera distante y buscando las palabras más neutrales posibles.

“Somos un grupo de humanos que queremos mejorar el mundo que nos rodea para todas las personas, incluso para aquellas que vienen a por nosotros. A veces cometemos errores de priorización y ejecución”, dijo Dorsey ante los congresistas, tras admitir -aunque con paliativos- que Twitter sí tuvo un papel en el asalto al Capitolio.

EL VETO A TRUMP

Pichai, por su parte, trató de no entrar en detalles y de centrarse siempre en el delicado equilibrio que las redes deben encontrar entre garantizar la máxima libertad de expresión y puntos de vista y eliminar las informaciones falsas y los contenidos que animen a la violencia.

Cuando llegó el turno de los congresistas republicanos, el expresidente Trump volvió a ocupar, sin estar presente, el centro del debate, ya que su veto en las tres plataformas es considerado por los conservadores el máximo exponente de la censura contra las opiniones de derechas.

“Somos plenamente conscientes de la creciente censura que las grandes tecnológicas ejercen sobre las voces conservadoras y sobre su compromiso con la izquierda radical para servir a sus intereses”, espetó el representante por Ohio Bob Latta.

“Están ustedes usando los poderes que les otorga la ley para censurar los puntos de vista con los que sus compañías no están de acuerdo”, añadió.

Trump permanece vetado de forma indefinida de Facebook y Twitter -una plataforma que usó a diario durante su presidencia- y YouTube anunció este mismo jueves que solo le permitirá volver a abrir su cuenta cuando se reduzca el riesgo de violencia en el país.

Detienen a un funcionario de la Administración Trump por conexiones con el asalto al Capitolio

Un funcionario del Departamento de Estado durante la Administración de Donald Trump fue detenido el jueves en relación con el asalto al Capitolio llevado a cabo por partidarios del expresidente, según un portavoz del FBI y documentos.

Federico Klein fue arrestado por el FBI en Virginia. Sin embargo, la agencia federal no dio detalles sobre los cargos que se le imputan ni el caso en el que está involucrado. Además, los documentos judiciales relacionados con este asunto hasta el momento han resultado inaccesibles. 

La noticia fue adelantada por la organización periodística Politico. 

Registros gubernamentales muestran que Klein trabajó en la campaña de Trump en 2016 y fue contratado en el Departamento de Estado en enero de 2017, al comienzo de la Administración del magnate neoyorquino. 

Al menos hasta 2020, Klein se desempeñó como asistente especial en la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental.

Un portavoz del FBI remitió para más comentarios a la Fiscalía del Distrito de Columbia. Una solicitud de comentarios enviada a esa oficina por nuestra cadena hermana a NBC News en la noche de este jueves todavía no ha recibido una respuesta. El Departamento de Estado no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Más de 200 personas están acusadas de participar en el asalto del 6 de enero al Capitolio. Los fiscales federales atribuyen a los participantes en el motín una amplia gama de motivos y actitudes, desde la violencia extrema hasta la aparente ignorancia de que lo que estaban haciendo es ilegal.

Algunos han sido acusados ​​de agredir a policías y amenazar con atacar a legisladores, mientras que otros están acusados ​​de un delito de menor gravedad por entrar ilegalmente a un edificio protegido.

Nancy Pelosi anuncia que seguirán las investigaciones sobre asalto al Capitolio

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, anunció ayer lunes la creación de una comisión independiente que examinará los “hechos y las causas” del asalto al Capitolio el 6 de enero, en el que murieron cinco personas, entre ellas un policía.

En una carta dirigida a los demócratas y distribuida a la prensa, Pelosi explicó que la comisión será similar a la que creó el Congreso después de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

El objetivo de este nuevo ente será examinar la respuesta de la policía del Capitolio, que se vio sobrepasada por la muchedumbre en el asalto, así como la reacción de otras fuerzas de seguridad a nivel federal, estatal y local.

La comisión estará liderada por el teniente general Russel Honoré, quien ya estaba trabajando con un comité del Congreso para averiguar lo ocurrido el 6 de enero y famoso en EE.UU. por haber puesto orden en la respuesta del entonces Gobierno de George W. Bush (2001-2009) al huracán Katrina.

Con base a lo que Honoré ya ha averiguado, Pelosi avisó de que se necesitarán mayores fondos para que la nueva comisión pueda hacer su trabajo.

La creación de esta comisión llega después de que el sábado el expresidente Donald Trump superara su segundo “impeachment” al ser absuelto por el Senado, constituido como jurado, del cargo de “incitar una insurrección” en el asalto al Capitolio.

En concreto, 57 senadores (incluidos 7 republicanos) votaron a favor de la condena y 43 en contra, unas cifras insuficientes para los demócratas que necesitaban una mayoría de 67 votos para sancionar al examandatario, algo que desde el principio parecía altamente improbable.

Era el segundo impeachment de Trump, quien ya fue sometido a un proceso similar el año pasado por sus presiones a Ucrania.

Un mes después del ataque, el Capitolio sigue rodeado de una alta valla negra y el acceso está restringido a periodistas, legisladores y sus equipos, de forma que el público no puede acceder, lo que ha ocasionado numerosas quejas entre los vecinos de la zona.

Además, el Capitolio permanece custodiado por unos 5,000 reservistas de la Guardia Nacional que no tienen previsto dejar la capital de EE.UU. hasta mediados de marzo.

Acusan a más de 150 personas por asalto al Capitolio de EEUU

Más de 150 personas fueron acusadas por crímenes federales tras el asalto al Capitolio el 6 de enero de parte de seguidores del expresidente Donald Trump, dijo el departamento de Justicia de Estados Unidos el martes.

Los investigadores abrieron pesquisas a más de 400 personas, dijo Michael Sherwin, fiscal federal interino de Washington. El asalto dejó cinco muertos.

Asistido por copioso material de video y registros en las redes sociales, al igual que gran cantidad de denuncias del público, el departamento de Justicia espera que el número de casos siga en aumento.

“Al tiempo que estamos sentados aquí, ahora, la lista sigue creciendo”, dijo Sherwin.

Aunque los cargos iniciales fueron por crímenes menores como el ingreso ilegal al Capitolio o conducta desordenada, el fiscal interino explicó que su equipo agregó ahora cargos “significativos” de delitos graves para la mayoría de los 150 acusados.

Estos incluyen ataque a agentes de policía y obstaculización de un procedimiento federal, ya que los asaltantes interrumpieron la sesión de ambas cámaras del Congreso en la que se iba a certificar el triunfo electoral del ahora presidente Joe Biden.

Dichos cargos pueden acarrear una condena de entre cinco a 20 años de prisión.

Y las autoridades federales también investigan a un grupo de personas por una posible conspiración y sedición, que puede resultar hasta en 20 años de cárcel.

Tres personas ya fueron acusadas bajo esos cargos, dijo Sherwin.

Este aspecto es significativo agregó, “porque demuestra que grupos de milicianos estuvieron involucrados en el planeamiento y posterior ingreso a la fuerza al Capitolio”.

Steven D’Antuono, el agente del FBI a cargo de la investigación, dijo que todavía buscan a la persona o personas que colocaron dos artefactos explosivos -que no estallaron- cerca del Capitolio ese día. 

El FBI ofrece una recompensa de 75.000 dólares por cualquier información.

D’Antuono dijo que el asalto del 6 de enero es uno de los casos más grandes que ha investigado el FBI, y que han recibido más de 200.000 pistas por parte del público.

“Este caso es desafiante, complejo, y es grande”, agregó.

Trump por su parte enfrentará desde el 9 de febrero un juicio político en el Senado, acusado por la Cámara de Representantes de incitación a la insurrección por presuntamente impulsar a sus seguidores a atacar la sede legislativa.

FBI: “hay más de 200 sospechosos identificados en el asalto al Capitolio”

Los investigadores identificaron a más de 200 sospechosos en su investigación del ataque del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos y arrestaron a más de 100 personas, dijo el jueves el director del Buró Federal de Investigaciones (FBI) Chris Wray, en su primera aparición pública desde el motín, reportada en CNN.

“Sabemos quién es usted si está ahí afuera, y los agentes del FBI vienen a buscarlo”, dijo Wray durante una sesión informativa de seguridad para la toma de posesión de Joe Biden, que se realizó en la sede de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) en Washington D.C., con el vicepresidente Mike Pence.

Los comentarios de Wray se producen cuando los investigadores federales están persiguiendo miles de pistas en esfuerzos gemelos para enjuiciar a las personas involucradas en el ataque de la semana pasada al Capitolio de los Estados Unidos y para tratar de prevenir los temidos ataques posteriores en Washington y en todo el país.

El desafío, dicen los funcionarios del FBI y del Departamento de Justicia, es “sin precedentes” y Wray abordó la dualidad de la situación actual en sus comentarios del jueves, al hablar directamente con aquellos que podrían estar considerando participar en actos violentos en el futuro.

“Mi consejo para las personas que podrían estar dispuestas a seguir los pasos de quienes participaron en el tipo de actividad que vimos la semana pasada es que se queden en casa”, dijo Wray. “Mire lo que está sucediendo ahora con las personas que estuvieron involucradas en el asedio al Capitolio”.

Sin embargo, si bien los funcionarios federales encargados de hacer cumplir la ley han tratado de tranquilizar al público estadounidense en los últimos días, de que están a la altura de la tarea en ambos frentes, sus comentarios públicos también ponen al descubierto la enormidad del desafío que enfrentan, al rastrear las amenazas potenciales no solo para la capital, sino en todo el país.

Seguridad en la toma de posesión

Incluso mientras el FBI y sus socios encargados de hacer cumplir la ley continúan rastreando a los sospechosos del ataque de la semana pasada, la sesión informativa del jueves de Wray ofreció otra indicación de que las autoridades están cada vez más preocupados por más violencia en los próximos días.

En una serie de boletines y llamadas con agencias del orden locales esta semana, las agencias federales de aplicación de la ley emitieron un llamado urgente de asistencia para asegurar la capital de la nación a medida que se acerca la inauguración, y pintaron un cuadro terrible de posibles amenazas hasta el 20 de enero.

Las autoridades de todo el país también están aumentando la seguridad.

En Oklahoma, se les dijo a los miembros de la Cámara que no acudieran al capitolio del estado este fin de semana debido a preocupaciones sobre posibles protestas.

Se han erigido cercas alrededor del capitolio del estado de Arizona “por precaución” y la Guardia Nacional asistirá a la Policía Estatal de Oregon mientras se enfrentan a posibles manifestaciones.

En California, el gobernador Gavin Newsom ha llamado a la Guardia Nacional para que proteja el Capitolio estatal en Sacramento en preparación para el Día de la Inauguración el próximo miércoles. El gobernador firmó una orden general que autoriza el despliegue de 1,000 efectivos de la Guardia Nacional el jueves, mientras se aañaden cercas alrededor del edificio.

El jueves, Wray reiteró que el FBI tiene “confianza” en su preparación y seguridad en torno a la inauguración de la próxima semana.

Muere un policía del Capitolio herido durante el asalto al Congreso de EE.UU.

Un agente de la Policía del Capitolio que resultó herido durante el asalto al Congreso de EE.UU. falleció este jueves después de más de 24 horas de convalecencia, lo que eleva a 5 el número de muertos relacionados con el incidente, informaron fuentes oficiales.

La Policía del Capitolio confirmó a última hora del jueves la muerte del agente, identificado como Brian D. Sicknick, después de varias horas de confusión y rumores sobre el posible fallecimiento de un policía.

“Aproximadamente a las 9:30 de esta noche (02:30 GMT del viernes), el agente de la Policía del Capitolio Brian D. Sicknick falleció debido a heridas que sufrió cuando estaba trabajando” en el asalto al Congreso, indicó un portavoz de ese cuerpo policial en un comunicado.

Sicknick resultó herido “mientras se enfrentaba físicamente a los manifestantes” que invadieron el Congreso, y sufrió un “colapso” cuando volvió a su oficina, por lo que le trasladaron al hospital, explica la nota.

El agente llevaba trabajando para la Policía del Capitolio desde 2008, según la agencia policial, que aseguró que está investigando lo ocurrido.

La confirmación oficial se produjo dos horas después de que la Policía del Capitolio desmintiera una información de la cadena CNN de que uno de sus agentes había muerto como consecuencia de las heridas sufridas durante el suceso de este miércoles.

Con la muerte de Sicknick, ya son cinco las personas que perdieron la vida durante esos incidentes, que se produjeron tras una interrupción de la reunión de los congresistas para ratificar la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales de noviembre.

Los otros cuatro fallecidos identificados por las autoridades son manifestantes: Ashli Babbitt, una mujer de 35 años residente en San Diego (California, EE.UU.); Benjamin Phillips, de 50 años y de Ri (Pensilvania); Kevin Greeson, de 55 años, de Athens (Alabama); y Rosanne Boyland, de 34 años, de Kennesaw (Georgia).

El jefe del Departamento de Policía Metropolitana de Washington D.C., Robert Contee III, no dio detalles sobre las circunstancias específicas de las muertes, aunque dijo que tres de ellas fueron por “emergencia médica” y otra por disparo.

Ese último fue el caso de Babbitt, la mujer de San Diego que murió después de recibir un disparo de un agente de la Policía del Capitolio de EE.UU., de acuerdo con un comunicado de ese cuerpo, que se encarga exclusivamente de la seguridad del propio edificio y los colindantes, propiedad del Gobierno.

“Se brindó asistencia médica de inmediato y la mujer fue trasladada al hospital, donde más tarde sucumbió a sus heridas”, agregó la Policía del Capitolio.

Policía: cuatro muertos y 14 policías heridos en asalto al Capitolio de EE.UU.

Cuatro personas murieron el miércoles y al menos 14 policías resultaron heridos durante el asalto al Capitolio de EE.UU., aseguraron a última hora de la jornada las autoridades locales, que informaron además de por lo menos 52 arrestos.

Las autoridades de Washington habían informado inicialmente de la muerte de una mujer, que falleció como consecuencia del disparo de la Policía del Capitolio, pero después actualizaron esa cifra.

Otras tres personas, que no identificaron, fallecieron como consecuencia de “urgencias médicas” que sufrieron en las instalaciones del Capitolio, dijo el jefe de la Policía Metropolitana de Washington, Robert Contee, en una rueda de prensa nocturna.

Contee no dio más detalles sobre esas muertes y agregó que 14 agentes de policía resultaron heridos durante los incidentes en el Capitolio, dos de ellos de forma “grave”.

Las autoridades han detenido al menos a 52 personas tanto en el Capitolio como en otros rincones de la capital estadounidense, de las cuales unas 30 fueron arrestadas por violaciones del toque de queda que impuso la Alcaldía de Washington a partir de las 18.00 horas (23.00 GMT).

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, extendió durante quince días más el estado de emergencia pública en la capital, hasta después de la investidura del presidente electo, Joe Biden, prevista para el 20 de enero.

El asalto al Capitolio se suma a la lista de ataques a sedes parlamentarias del mundo

El sorprendente asalto al Capitolio de Estados Unidos este miércoles por parte de cientos de seguidores del presidente, Donald Trump, se suma a otros incidentes similares contra sedes parlamentarias en distintos países de todo el mundo.

Esta es una relación de otros asaltos a Parlamentos en diferentes países del planeta:

27 octubre 1999.-Un grupo de hombres armados interrumpe a ráfagas de fusil de asalto la sesión del Parlamento de Armenia y matan al primer ministro y al presidente del Parlamento.© Proporcionado por Agencia EFE

18 marzo 2014.- Asalto al Parlamento de Taiwan por parte de unas doscientas personas, en su mayoría estudiantes, que causaron heridas leves a 38 policías y se saldó con el arresto de cuatro personas.

5 julio 2017.-Un grupo de simpatizantes del Gobierno venezolano irrumpe por la fuerza en la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), de mayoría opositora, y causan heridas a algunos diputados que se encontraban en el recinto para una sesión en conmemoración del Día de la Independencia en el país.

1 julio 2019.- Asalto al Parlamento de Hong Kong. La manifestación por el aniversario de la cesión británica de Hong Kong a China acaba en una revuelta popular inédita en la que cientos de jóvenes entran por la fuerza en el Parlamento de la ciudad y lo ocupan.

29 agosto 2020.- Amago de “asalto” por parte de unos 200 ultraderechistas del Reichstag, a la sede del Parlamento alemán, tras una marcha contra las restricciones por la pandemia que congregó a unas 30.000 personas.