El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reemplazó a su jefe de campaña el miércoles cuando enfrenta una brecha en las encuestas contra el presunto candidato demócrata Joe Biden a menos de cuatro meses para el día de las elecciones.

Trump dijo en Facebook que reemplazaría al gerente de campaña Brad Parscale por Bill Stepien, quien ha sido el subdirector de la contienda.

“Ambos estuvieron muy involucrados en nuestra histórica victoria de 2016, y espero tener una gran y muy importante segunda victoria juntos”, dijo Trump.

“¡Esto debería ser mucho más fácil ya que nuestros números en las encuestas están aumentando rápidamente, la economía está mejorando, las vacunas y los medicamentos pronto estarán en camino, y los estadounidenses quieren calles y comunidades seguras!”, se congratuló el mandatario estadounidense.

Parscale, a quien Trump dijo que cambiaría a un rol centrado en la estrategia digital, fue culpado internamente por la fallida concentración de Tulsa, Oklahoma, el mes pasado que atrajo a una multitud mucho más pequeña de lo esperado y condujo a un brote de coronavirus que obligó a Parscale y a otros funcionarios que estuvieron allí a someterse a una auto-cuarentena durante dos semanas.

Los asesores de Trump también criticaron en privado que la campaña carece de un mensaje central. Pero dijeron que el presidente compartió la culpa porque carecía de disciplina sobre cómo comunicar su mensaje y agenda para un segundo mandato de cuatro años.

Trump, un republicano, sigue a Biden por 10 puntos porcentuales entre los votantes registrados en la última encuesta de Reuters / Ipsos, que ha demostrado que los votantes se han sentido amargados por su manejo de la pandemia del coronavirus. El virus también ha descarrilado su estrategia normal de realizar manifestaciones masivas de campaña.