Tag: ASILO

La migra americana ofrece intérpretes gratuitos a solicitantes de asilo por tiempo limitado

Solicitantes de asilo que no hablan inglés podrán durante los próximos seis meses acceder de forma gratuita a un intérprete para su entrevista con los agentes del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), anunció la agencia este martes.

La regla temporal pretende ayudar a prevenir la propagación del coronavirus mediante el uso de intérpretes telefónicos contratados por el Gobierno para las entrevistas afirmativas de asilo sin costo para el solicitante, anunció USCIS en un comunicado.

Hasta hoy USCIS exigía a los solicitantes de asilo que no hablan inglés traer un intérprete a su entrevista de asilo afirmativa. La actual medida suspende por 180 días esta regla.

La agencia proveerá intérpretes en 47 idiomas diferentes para los inmigrantes.

USCIS advirtió que los intérpretes son cuidadosamente examinados y deben pasar verificaciones de antecedentes rigurosas y cumplir con un alto nivel de competencia. Además estos profesionales ya sirven regularmente como intérpretes para las entrevistas de detección fronteriza.

La nueva regla advierte que aquellos solicitantes de asilo que no puedan continuar con la entrevista en inglés o en cualquiera de los 47 idiomas disponibles enumerados deben continuar proporcionando su propio intérprete.

Organizaciones como el Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) en Los Ángeles han subrayado que solicitantes de asilo indígenas de México o Centroamérica enfrentan grandes problemas comunicándose con los agentes porque muchos de ellos ni siquiera hablan español.

Entre la lista de lenguas que estarán disponibles por USCIS de forma gratuita se encuentran el quiché, idioma que hablan indígenas mexicanos y centroamericanos.

La agencia advirtió que si el solicitante necesita un intérprete para uno de los 47 idiomas, pero no hay uno de estos profesionales contratados disponible en el momento de la entrevista, la cita se reprogramará.

La regla temporal enmendará las regulaciones existentes del Departamento de Seguridad Nacional durante 180 días y entrará en vigor el 23 de septiembre.

USCIS subrayó que el 23 de marzo de 2021, los solicitantes de asilo que no puedan continuar con la entrevista en inglés deberán nuevamente proporcionar su propio intérprete.

Segundo golpe judicial contra política de Trump que buscaba negar protección a miles de inmigrantes

La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito falló ayer lunes contra la norma del Gobierno de Donald Trump que obliga a los solicitantes de asilo a pedirlo antes en terceros países, lo que constituye la segunda decisión judicial contraria a esta regla en menos de una semana.

Según lo informó el diario La Opinión, la Corte de Apelaciones, con sede en San Francisco se sumó así a la tesis ya expuesta por el juez federal Timothy J. Kelly de Washington, quien el pasado miércoles dictaminó que la regla del Gobierno es ilegal porque viola la Ley de Inmigración y Nacionalidad, además de no haber seguido los procedimientos requeridos para su aprobación.

En un sentido similar, el magistrado de Apelaciones William A. Fletcher tildó este lunes la norma de “inconsistente” y apuntó que el Gobierno sólo puede exigir que los inmigrantes pidan antes asilo en terceros países si estos han firmado antes un acuerdo con EE.UU. en que se comprometan a garantizar la seguridad de los solicitantes, así como a proveerles un proceso “completo y justo”.

La medida del “tercer país” fue promovida por Trump y aprobada a mediados de julio del año pasado, y restringe la posibilidad de pedir asilo en EE.UU. a los migrantes que hayan pasado antes por otros países, donde deben dirigir sus solicitudes antes de proseguir su camino hacia el país norteamericano.

Como la mayoría de solicitantes de asilo en la actualidad son ciudadanos de El Salvador, Honduras y Guatemala, en su camino hacia EE.UU. pasan precisamente por Guatemala y por México, con lo que se pone virtualmente fin a la posibilidad de solicitar asilo en Estados Unidos.

Tanto el fallo de este lunes como el del miércoles pueden tener poco impacto sobre la situación en la frontera, ya que desde hace meses esta se encuentra cerrada a la inmigración y el asilo debido a las medidas preventivas para contener la propagación de la pandemia de COVID-19.

Denuncian que Trump tiene un plan para dificultar aún más la inmigración

La Administración Trump propondrá una nueva regulación para hacer mucho más difícil que los inmigrantes pidan asilo en Estados Unidos, de acuerdo con un borrador que publicaron los Departamentos de Seguridad Nacional y Justicia.

La regla, programada para Registro Federal el 15 de junio, enumera una serie de cambios que endurecerán aún más el periplo de las personas que solicitan la protección en el país.

Trump ha ido añadiendo obstáculos a la inmigración o bloqueando sus posibilidades a lo largo de su mandato. Esta normativa, que aún tiene que atravesar el periodo de comentarios públicos, viene a cumplir con el mismo objetivo.

Aaron Reichlin-Melnick, asesor político del Consejo de Inmigración Estadounidense criticó la propuesta del Gobierno. “El objetivo de esta regulación de asilo, lejos de remodelar el sistema para mejorarlo, es hacer que el asilo sea imposible de ganar“, sentenció.

Bajo la regla de la Administración, los inmigrantes se enfrentarán a un mayor escrutinio si viajó por al menos un país mientras se dirigía a Estados Unidos y no buscó asilo allí. Se trata de una condición similar a la que se aplica a los migrantes que viajan desde América Latina a través de México pero ahora amplía el ratio de personas afectadas. Habrá excepciones, como las víctimas de trata de personas.

También lo tendrían más difícil las personas que hayan vivido en Estados Unidos sin autorización durante más de un año, a pesar de las excepciones actuales. No presentar impuestos podrá implicar una condena penal que podría volverse en contra de la solicitud de asilo del interesado.

Aaron Reichlin-Melnick, asesor político del Consejo de Inmigración Estadounidense criticó la propuesta del Gobierno. “El objetivo de esta regulación de asilo, lejos de remodelar el sistema para mejorarlo, es hacer que el asilo sea imposible de ganar“, sentenció.

Bajo la regla de la Administración, los inmigrantes se enfrentarán a un mayor escrutinio si viajó por al menos un país mientras se dirigía a Estados Unidos y no buscó asilo allí. Se trata de una condición similar a la que se aplica a los migrantes que viajan desde América Latina a través de México pero ahora amplía el ratio de personas afectadas. Habrá excepciones, como las víctimas de trata de personas.

También lo tendrían más difícil las personas que hayan vivido en Estados Unidos sin autorización durante más de un año, a pesar de las excepciones actuales. No presentar impuestos podrá implicar una condena penal que podría volverse en contra de la solicitud de asilo del interesado.

Trump no podrá exigir seguro médico a los solicitantes de asilo

La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos ha apoyado ayer lunes la orden judicial que impide a la Administración Trump solicitar prueba de plan de seguro médico a los solicitantes de asilo en Estados Unidos. Organizaciones que luchan por la defensa de los derechos de los inmigrantes en Oregón celebraron la decisión de la corte.

“Estamos encantados de que el Noveno Circuito haya permitido que este mandato judicial continúe protegiendo el sistema legal de inmigración basado en la familia promulgado por el Congreso”, dijo la abogada Naomi Igra, del despacho Sidley Austin LLP, en un comunicado.

Las organizaciones Latino Network, Justice Action Center (JAC), The American Immigration Lawyers Association (AILA), Innovation Law Lab y el despacho de abogados Sidley Austin LLP interpusieron una demanda para frenar la petición de la Administración que había solicitado la suspensión de la orden judicial otorgada el 26 de noviembre por el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Portland, Oregon.

La suspensión de dicha orden le habría permitido a la Administración implementar de inmediato la proclamación presidencial del 4 de octubre, que exige que los inmigrantes autorizados demuestren que tienen un tipo específico de plan de seguro de salud, o que pueden pagar la atención médica de su bolsillo, para poder ingresar a Estados Unidos.

La proclamación debía entrar en vigencia el 3 de noviembre de 2019, pero al impedir su implementación se pudieron otorgar 25,000 visas que hubieran sido denegadas. Se contabiliza que dos tercios de los inmigrantes legales se hubieran quedado sin entrar en el país, sin haber demostrado hasta la fecha la Administración la eficacia de dicha medida en caso de haber sido implementada.

Las organizaciones demandantes alegan que dicha medida es ilegal y afectaría a más de 300,000 personas al año, favoreciendo la separación de familias y frenaría la llegada de talento internacional.

Jeff Bless, director de litigios federales de AILA, dijo en un comunicado que “gracias a esta decisión muchas familias pueden respirar aliviadas ya que se ha reconocido el daño irreparable que se habría infligido de haberse suspendido la orden judicial”.

Por su parte Stephen Manning, director ejecutivo de Innovation Law Lab, dijo que “la larga tradición de Estados Unidos de reunir a las familias a través de su sistema de inmigración es un componente clave de la estabilidad, prosperidad y fuerza colectiva de la nación”.