Tag: AYUDA ECONOMICA

La Cámara da el primer paso para aprobar el estímulo de Biden sin ayuda republicana

Una versión modificada de la vacuna Oxford, una capaz de neutralizar las variantes emergentes del coronavirus, podría estar lista en otoño, dijo un alto ejecutivo de AstraZeneca.

“Estamos trabajando muy duro y ya estamos hablando no solo de las variantes que tenemos que hacer en los laboratorios, sino también de los estudios clínicos que necesitamos realizar”, dijo el jefe de investigación Sir Mene Pangalos en una conferencia de prensa organizada por la empresa farmacéutica.

“Nuestro objetivo es intentar tener algo listo para el otoño, así que este año”.

Los estudios han demostrado que las variantes del coronavirus que llevan la mutación E484K, que afecta la forma de la proteína de pico del virus, podrían escapar de la respuesta inmune desencadenada por la generación actual de vacunas, aunque todavía se espera que ofrezcan una buena protección contra enfermedades y enfermedades severas.

The Independent informó el mes pasado que el equipo de Oxford está adoptando un enfoque de “riesgo” para las variantes y tiene la intención de comenzar a sintetizar nuevas versiones de la vacuna sin esperar a saber si serán necesarias, con la profesora Sarah Gilbert, una de los científicos líderes, “trabajando activamente en esto”.

Downing Street también ha indicado que la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) podrá aprobar vacunas modificadas tan rápido como sea necesario ante las variantes nuevas y emergentes del coronavirus.

El profesor Andrew Pollard, director del grupo de vacunas de Oxford, dijo que el trabajo para diseñar una nueva vacuna podría completarse rápidamente.

“Creo que el trabajo real en el diseño de una nueva vacuna es muy, muy rápido porque esencialmente se trata simplemente de cambiar la secuencia genética por la proteína de pico, por las variantes actualizadas”, dijo durante la sesión informativa del miércoles.

“Y luego está la fabricación y luego un estudio a pequeña escala. Así que todo eso se puede completar en un período de tiempo muy corto, y el otoño es realmente el momento para tener nuevas vacunas disponibles para su uso en lugar de ejecutar los ensayos clínicos”.

Sir Mene dijo: “Nuestra ambición es estar preparados para la próxima ronda de inmunizaciones que puede ser necesaria a medida que avanzamos hacia el próximo invierno. Eso es lo que estamos buscando”.

El profesor Pollard dijo que era probable que se necesitaran ensayos clínicos para probar las variantes de vacunas específicas, pero que involucrarían a “cientos” de personas como máximo.

“Esa es una discusión que está en curso con los reguladores sobre exactamente cuál es el paquete de datos que necesitarían”, dijo.

“La razón por la que es un número tan pequeño es porque con una vacuna actualizada, la pregunta es si las respuestas inmunes aún se ven iguales, pero contra las nuevas variantes a medida que surgen. No necesitamos realizar estudios a gran escala para demostrar la eficacia. Por eso son mucho más rápidos y mucho más pequeños de realizar”.

Se entiende que los científicos de Oxford confían en que su vacuna no tendrá que adaptarse en respuesta a la variante británica, conocida como B.1.1.7.

Demócratas se preparan para acelerar los cheques de $1,400

Los demócratas del Senado se están preparando para impulsar rápidamente el paquete de ayuda por el COVID-19 anunciado por el presidente, Joe Biden, de 1.9 billones de dólares, con o sin el acuerdo de los republicanos.

Dicho proyecto incluye, entre otras medidas, fondos para la distribución de las vacunas, un cheque de $1,400 dólares y un incremento del salario mínimo federal de $15 dólares la hora.

El líder de la mayoría en el Senado, el demócrata Chuck Schumer, advirtió a los senadores que estuvieran preparados para votar tan pronto como la próxima semana un proyecto de ley presupuestario que sentaría las bases para una rápida aprobación del plan de ayuda de Biden.

“El trabajo debe avanzar, preferiblemente con nuestros colegas republicanos, pero (se hará) sin ellos si es necesario“, dijo Schumer luego de una reunión privada de senadores demócratas.

“El tiempo es esencial para abordar esta crisis. Estamos considerando todas las opciones sobre la mesa”, agregó.<

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, aceptó este lunes buscar un acuerdo con los demócratas para establecer reglas de organización en el Congreso que permitan desbloquear el trabajo legislativo. La decisión llegó luego de cinco días de bloqueo por parte del Partido Republicano que pusieron en riesgo las primeras medidas de Biden.

Asimismo, el senador independiente por Vermont Bernie Sanders, quien preside la Comisión de Presupuesto, dijo que el martes que presentará una ley para aumentar de manera gradual el salario mínimo federal a $15 dólares por hora de aquí a cinco años.

El aumento del salario es una prioridad demócrata desde hace tiempo, que busca duplicar el salario actual de $7.25 dólares por hora establecido la última vez que el partido estuvo en control del Congreso, durante la Administración de Barack Obama. Sus defensores afirman que dicho aumento sacaría de la pobreza a millones de trabajadores a tiempo completo.

“En el país más rico de la historia del mundo, si trabajas 40 horas a la semana, no deberías vivir en la pobreza“, dijo Sander. “El salario mínimo debe ser un salario digno, que permita a la gente vivir con dignidad. Es inaceptable que el Congreso no haya aprobado un aumento del salario mínimo desde 2007, hace 14 años”, agregó.

EEUU: estas son las claves del plan de ayuda económica por la pandemia

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó un nuevo plan de estímulo a la economía estadounidense por valor de 900.000 millones de dólares, después de varios días negándose a hacerlo y de que millones de personas perdieran sus prestaciones por desempleo.

1) Trump suscribió el proyecto de ley por valor de 2,3 billones de dólares en su residencia de Mar-a-Lago, Florida, donde se encuentra de vacaciones, confirmó la Casa Blanca.

2) El paquete incluye el segundo plan de estímulo aprobado este año en EEUU y 1,4 billones de dólares para financiar la Administración hasta septiembre de 2021.

3) Después de 5 días negándose a firmar el proyecto de ley, Trump dio marcha atrás aparentemente para evitar que la noche del lunes se agotaran los fondos para la Administración y cientos de miles de empleados vieran suspendido su sueldo.

El mandatario aseguró que, a pesar de que está firmando el proyecto de ley, todavía espera que el Congreso apruebe un cambio en el punto que contempla el envío de un pago único de 600 dólares a millones de contribuyentes para compensar los estragos de la pandemia.

4) Después de que su propio Gobierno negoció la cantidad de 600 dólares, Trump exigió elevar esa cantidad a 2.000 dólares, y en su comunicado recordó que la Cámara Baja tenía previsto votar este lunes para hacer ese cambio, algo a lo que los líderes republicanos se oponen.

Trump aseguró que el Senado, controlado por los republicanos, “empezará el proceso para votar el aumento de los cheques a 2.000 dólares”.

5) El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, se limitó a dar las gracias a Trump por firmar el proyecto de ley, y no mencionó ningún posible voto de los senadores para hacer cambio alguno.

Trump también aseguró que devolverá al Congreso el plan de financiación de la Administración con partes subrayadas para que se hagan cambios, pero no está claro que los legisladores vayan a modificar nada.

6) El cambio de opinión de Trump llegó 5 días después de que amenazó con bloquear la ley si no se modificaban varios puntos, desde el aumento de los pagos directos a los estadounidenses hasta una reducción de la ayuda exterior.

7) Su negativa a firmar la ley provocó que el domingo expiraran dos programas que daban ayudas por desempleo a entre 10 y 14 millones de estadounidenses, y que ahora quedarán renovados al entrar en vigor la ley.

El bloqueo de Trump al proyecto de ley le mereció críticas de varios miembros de su partido, y de haber durado hasta el 1 de enero habría provocado el fin de un veto nacional a los desahucios, lo que afectaría a unos 30 millones de estadounidenses.

8) El rescate que firmó Trump incluye un subsidio al desempleo de 300 dólares semanales, 325.000 millones de ayuda a las empresas (275.000 millones de ellos para el pago de nóminas), de millones en cupones de comida, ayudas a arrendatarios y para la distribución de vacunas.

Fuente: Los Ángeles Times en Español.

Congreso americano alcanza acuerdo que incluye pagos directos de $600 y ayudas al desempleo

Tras la segunda extensión aprobada para evitar el cierre temporal del Gobierno, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell anunció este domingo que han alcanzado un acuerdo de estímulo para hacer frente a los estragos económicos de la pandemia del coronavirus. La legislación finalmente incluirá un pago directo (aunque de $600 dólares y no de $1,200 dólares) y una prestación federal al desempleo (de $300 dólares semanales).

“Para la información de todos nuestros senadores y, más importante, para el pueblo estadounidense, finalmente podemos decir lo que nuestra nación ha necesitado escuchar durante mucho tiempo: hay más ayuda en camino“, dijo McConnell la tarde del domingo en sede parlamentaria.

El acuerdo contempla un proyecto de ley de 1.4 billones de dólares para financiar al Gobierno hasta el 1 de octubre y aproximadamente $900,000 millones de dólares para el paquete de ayudas económica.

¿Qué sigue a este acuerdo de estímulo?

Los negociadores de ambos partidos han pedido a los miembros de la Cámara de Representantes y del Senado que se preparen para votar el proyecto de ley este domingo, según publica The Washington Post.

Esta posible aprobación llegaría la misma noche que acaba el plazo para mantener el Gobierno funcionando y en un momento en el que la pandemia empeora y todas las esperanzas están puestas en las vacunas.

La presidenta de la Cámara Alta, Nancy Pelosi, dijo a su equipo que su intención es que se vote también este domingo, adelanta el Post, que cita una fuente anónima. El Congreso tiene hasta la medianoche del domingo para aprobar las legislaciones y mantener el Gobierno abierto.

¿Qué incluye el nuevo paquete de estímulo?

El acuerdo plantea enviar un pago único de $600 dólares para los estadounidenses que ganaron $75,000 dólares o menos el año anterior, también de acuerdo a la información del diario capitalino. Esta segunda ronda reduciría así a la mitad la cuantía de la primera. La recibirían tanto adultos como menores, lo que significa que una familia de cuatro miembros podría conseguir hasta $2,400 dólares.

El Congreso también extendería las prestaciones por desempleo hasta los $300 dólares semanales, una medida que podría empezar este 27 de diciembre y que duraría 11 meses. La Ley Cares, que se aprobó en marzo, destinaba $600 dólares semanales a las personas que se hubieran quedado sin trabajo durante la pandemia.

También recoge otra ronda de ayudas para pequeños negocios a través del programa de protección de las nóminas (PPP, por sus siglas en inglés) y medidas como enviar más dinero para escuelas, pruebas de coronavirus y distribución de las vacunas.

¿Que no incluye el acuerdo de los líderes del Congreso?

Este proyecto de ley de $900,000 millones de dólares deja fuera la partida presupuestaria para gobiernos locales y estatales, a la que los republicanos se han opuesto tajantemente. Tampoco contempla proteger a las empresas contra las demandas relacionadas con el coronavirus, una medida en la que McConnell había insistido. Ambas habían sido un escollo en las negociaciones por lo que los líderes del Congreso decidieron excluirlas para seguir avanzando.

Demócratas creen que un segundo cheque de estímulo les ayudaría a hacerse con la mayoría en el Senado

El cheque de estímulo está ocupando un papel central en la segunda vuelta de las elecciones de Georgia al Senado, que decidirán si los demócratas o los republicanos controlan la mayoría en la Cámara Alta. Hay dos escaños en juego. Los demócratas necesitan ganar ambos para hacerse con el control. Los republicanos, solo uno de ellos.

Los dos candidatos demócratas, el reverendo Raphael Warnock y Jon Ossoff defienden que el Congreso tiene que incluir pagos directos para los estadounidenses en su paquete de ayudas. Negociadores de ambos partidos cerraron este miércoles un pago directo de $600 dólares frente a los $1,200 dólares del que se aprobó en marzo.

Ossoff está poniendo el énfasis particularmente en este tema y se coloca en el lado opuesto de su contrincante David Perdue, que criticó en el pasado la ayuda económica.

Los pagos de estímulo han sido muy bien recibidos, pero la ayuda ha sido insuficiente sobre todo por las familias que la necesitan para sobrevivir. Los demócratas creen que resaltar el tema les puede ayudar con la participación de los votantes en las elecciones de segunda vuelta que se celebran en Georgia el próximo 5 de enero.

“Este podría ser el tipo de atractivo que podría motivar a los votantes a ir a las urnas“, dijo Charles Bullock, un profesor de ciencia política de la Universidad de Georgia.

Pero la propuesta bipartidista de $900,000 dólares que están trabajando los líderes en el Congreso no contemplaba en un principio ni los cheques de estímulo ni las prestaciones federales por desempleo. El caucus progresista emitió un comunicado en el que decía que sus legisladores bloquearían cualquier proyecto de ley que no contemple ayuda para la mayoría de estadounidenses.

Jefe de republicanos en el senado se opone al nuevo plan de ayuda de $900,000 millones

Miembros de ambos partidos en el Congreso impulsan un plan de ayuda económica contra el coronavirus, pero el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (Kentucky), se opone al proyecto.

“Simplemente no tenemos tiempo para perder el tiempo”, consideró.

El republicano se refiere al proyecto de $908,000 millones de dólares que respaldan miembros bipartidistas del Senado.

McConnell aseguró que trabaja en un proyecto de ley de gastos para el Gobierno federal, el cual debe aprobarse antes del 11 de diciembre, y donde se incluirían disposiciones económicas contra la pandemia.

“Probablemente vendrán en un solo paquete”, adelantó sobre sus conversaciones con la Casa Blanca.

El senador republicano ha rechazado todos los proyectos económicos contra la pandemia, incluso aquellos en los que el presidente Donald Trump ha estado de acuerdo, ya que los considera excesivos.

McConnell solamente respalda un plan de $500,000 millones de dólares que destinen un bono al seguro de desempleo, ayuda fiscal a empresas y recursos contra la pandemia, aunque los demócratas consideran que esos recursos son insuficientes.

Según el senador, en los próximos días tendrían el nuevo proyecto sobre el que ha dialogado con la Casa Blanca.

No ha nada claro sobre la propuesta del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, quien urgió al Congreso aprovechar los $455,000 millones de dólares sobrantes de la Ley CARES, a fin de enviar un nuevo cheque de estímulo, así como ayudar a pequeñas empresas.

Biden respalda plan bipartidista de ayuda por la pandemia

El presidente electo Joe Biden respaldó el miércoles un plan bipartidista de ayuda por el COVID-19, al tiempo que sus principales aliados en el Capitolio redujeron en casi la mitad sus exigencias de un paquete de más de 2 billones de dólares con la esperanza de romper un estancamiento de meses y aprobar la esperada ayuda antes de que el Congreso cierre sus sesiones.

Biden dijo que el paquete “no sería la respuesta, pero sería la ayuda inmediata para muchas cosas”. Indicó que quiere que el Congreso apruebe ahora un proyecto de ley de apoyo, y que el año próximo se otorgue más ayuda.

El presidente electo hizo sus declaraciones luego de un anuncio de la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, y el senador Chuck Schumer, líder de la minoría demócrata en el Senado, en respaldo a una propuesta de casi un billón de dólares como “base” para las discusiones. El anuncio pareció dirigido al líder de la mayoría republicana en la cámara alta, Mitch McConnell, quien hasta ahora se ha negado a abandonar el paquete republicano de 550.000 millones de dólares que ha fracasado ya dos veces este otoño.

Los demócratas adoptaron una propuesta de 908.000 millones de dólares presentada por el senador demócrata Joe Manchin y la senadora republicana Susan Collins, entre otros. El plan establecería un pago semanal de 300 dólares por desempleo, enviaría 160.000 millones en ayuda a los gobiernos estatales y locales, apoyaría a escuelas y universidades, reactivaría un popular subsidio de protección salarial para negocios pequeños, y rescataría sistemas de transporte y aerolíneas.

“Con el espíritu de llegar a un acuerdo pensamos que la propuesta bipartidista presentada ayer por los senadores debe ser usada como base para negociaciones bipartidistas inmediatas de ambas cámaras”, dijeron Pelosi y Schumer. Indicaron también que intentarán trabajar a partir de ese enfoque, que ha conseguido el respaldo de una coalición bipartidista en la cámara baja.

No hubo acuerdo: aprobación de paquete de ayuda será después de las elecciones en EEUU

La ayuda tendrá que esperar. El Senado volverá a sesionar hasta el 9 de noviembre, por lo que un posible acuerdo por un nuevo paquete de ayuda económica no saldrá antes de las elecciones.

Tras la votación que ratificó el nombramiento de la jueza Amy Coney Barrett a la Surema Corte, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, aplazó la próxima sesión del Senado hasta el 9 de noviembre, con lo que puso fin a la posibilidad de que se alcance un segundo acuerdo de estímulo para enfrentar la crisis producida por el coronavirus antes del 3 de noviembre. Aunque la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, alcancen un acuerdo esta semana, la ayuda no saldrá.

“Estoy viendo esto, ¡no hay ningún acuerdo!”, dijo el presentador Chris Hayes.

Pelosi respondió: “¡Eso es exactamente correcto!”.

Mnuchin y Pelosi sostendrán este martes una nueva conversación, pero aunque concilien las diferencias sobre el proyecto de ley que incluiría los $1,200 dólares por persona, la legislación no será firmada por el presidente Trump. Con el cierre del Senado, sus miembros se retirarán a sus estados en los últimos días de campaña antes de las elecciones del próximo martes.

McConnell, que tiene serias diferencias con la administración Trump, cerró un ciclo de tres meses de agitadas negociaciones para un nuevo plan de ayuda contra el coronavirus, aunque había adelantado que lo pondría en votación si se lograba un acuerdo, nunca estuvo convencido de hacerlo.

Pelosi y Mnuchin retoman conversaciones por el cheque estímulo; monto de ayuda a estados es el desacuerdo

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, retomaron las conversaciones por un nuevo acuerdo para sacar adelante un paquete aconómico para enfrentar las consecuencias del coronavirus este miércoles por la mañana, pero nuevamente no llegaron a un acuerdo.

Los políticos hablaron por teléfono y tuvo discusiones “productivas” sobre las propuestas de ayuda presentadas durante el fin de semana, dijo el portavoz de Pelosi, Drew Hammill, en un tuit. Agregó que “un punto importante de desacuerdo sigue siendo que la Casa Blanca no comprende la necesidad de un plan de prueba estratégico nacional” contra el COVID-19.

Pelosi y Mnuchin, los negociadores principales en las conversaciones sobre ayuda entre la Casa Blanca y los demócratas del Congreso, volverán a hablar el jueves. Mnuchin dijo el miércoles que él y Pelosi “tuvieron una discusión exhaustiva sobre muchos temas”.

“Continuamos avanzando en ciertos temas, pero en otros aún estamos muy separados”, dijo en la Conferencia Global del Milken Institute.

El secretario del Tesoro, quien durante el fin de semana instó al Congreso a permitir que las empresas accedan a un segundo préstamo del Programa de Protección de Cheques de Pago de $130 billones en fondos no utilizados, dijo que el “enfoque de todo o nada” en la legislación “no tiene sentido” y admitió que “hacer algo antes de las elecciones y ejecutarlo sería difícil”.

Los negociadores han hecho un último esfuerzo para llegar a un acuerdo de estímulo antes de las elecciones de 2020. Pero las posibilidades de que el Congreso apruebe nueva ayuda antes del 3 de noviembre se han reducido a medida que el Senado, en manos de los republicanos, presiona para votar un plan más estrecho que el propuesto por la Casa Blanca o los demócratas.

Si bien Trump canceló las conversaciones hasta después de las elecciones, cambió de rumbo mientras enfrenta una dura lucha para quedarse un segundo mandato en la Casa Blanca. Pelosi, cuyo partido aprobó un proyecto de ley de auxilio de $2.2 trillones de dólares en la Cámara, ha descartado la última propuesta de la Casa Blanca por $1.8 trillones de dólares.

El principal punto de desencuentro es la ayuda federal a los estados. Los demócratas han propuesto $436 billones en ayuda para los gobiernos estatales y locales, que han recortado servicios esenciales a medida que enfrentan mayores costos y menores ingresos durante la pandemia. Mnuchin sólo ofreció $300 billones.

Trump volvió a criticar la ayuda estatal y local el miércoles. Dijo que quiere “ver a los demócratas relajarse un poco” porque “todo lo que quieren hacer es rescatar a sus ciudades y estados mal administrados”.

La Asociación Nacional de Gobernadores, bipartidista, ha pedido repetidamente al Congreso $500 billones más en ayuda. Mnuchin señaló el miércoles que los gobiernos que despiden a empleados, como bomberos, “tendrían un costo para el gobierno federal en el desempleo, pero también un costo para la economía”.

El proyecto de ley de los demócratas también restablece el seguro federal de desempleo mejorado de $600 dólares semanales hasta enero. La propuesta de la Casa Blanca establecería un beneficio semanal de sólo $400 dólares hasta la tercera semana de enero.

EEUU: ayuda federal por desempleo está en sus ultimas semanas

El sistema de ayuda por desempleo en Estados Unidos se está viendo cada vez más frágil, ya que el pago de 300 dólares semanales adicionales aprobado por el gobierno federal se agotará pocas semanas después de haber comenzado y millones de desempleados están llegando al fin del periodo en el que pueden recibir la prestación estatal.

La mayoría de los estadounidenses que agotan sus prestaciones estatales por desempleo — usualmente luego de seis meses — pasarán a un programa federal de emergencia que provee 13 semanas adicionales de ayuda. Pero enfrentan un plazo inminente: Para el final de año expirarán casi todas las ayudas federales por desempleo. A menos que el Congreso extienda esos programas, millones de estadounidenses desempleados pudieran verse sin nada.

Sus tribulaciones ocurren con el trasfondo de un mercado laboral sacudido por 13 millones de desempleados y con un ritmo de despidos aún elevado seis meses después que la pandemia de coronavirus frenó la economía. Las solicitudes de pagos por desempleo subieron inicialmente en la semana del 21 de marzo, cuando sumaron 3,3 millones, y entonces crecieron a más del doble la semana siguiente para un récord de 6,9 millones. Eso significa que cualquier persona que comenzó a recibir prestaciones del estado por desempleo tendrá que pasar a un programa federal de emergencia en las próximas semanas.

Un portavoz de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, que administra el pago adicional de 300 dólares semanales, dijo el jueves que la agencia está proveyendo fondos para cubrir seis semanas, desde el inicio de agosto hasta el final de esta semana, sin que se vislumbre una extensión.

Casi todos los estados han solicitado participar en el programa federal de 300 dólares. Pero solamente 17 han conseguido actualizar sus sistemas de computadoras para distribuir los pagos. Como resultado, aunque muchos estados casi seguramente emitirán cheques por varias semanas, el dinero será retroactivo a inicios de agosto y solamente cubrirá hasta mediados de septiembre.

El programa de 300 dólares semanales de ayuda por desempleo fue creado por una orden ejecutiva el mes pasado luego de que expiró una versión más generosa adoptada por el Congreso y Trump y de que los legisladores no consiguieron un acuerdo sobre un nuevo paquete de ayuda.

Hasta el final de julio, las personas que quedaron desempleadas en la pandemia estaban recibiendo 600 dólares semanales, aparte de las prestaciones de sus estados. Para muchos, el cheque federal de 600 dólares excedía los pagos de sus estados y los mantuvo a flote mientras se derrumbaba la economía. Pero los republicanos en el Congreso se oponían al pago de 600 dólares, diciendo que era tan elevado que desalentaba a las personas a buscar empleo.

El jueves, los senadores demócratas bloquearon una propuesta que habría extendido el pago adicional de 300 dólares y habría proveído más dinero para las escuelas. Los demócratas preferían una restauración del pago de 600 dólares semanales, además de más dinero para estados, localidades y negocios pequeños.

También el jueves, el Departamento de Trabajo reportó que las solicitudes de ayuda por desempleo se mantuvieron sin cambios la semana pasada, en 884.000, y el número de trabajadores desempleados que solicitaron ayuda bajo un programa separado para autoempleados y trabajadores por contrato aumentó. Las cifras indicaron que las compañías siguen eliminando un número inusualmente grande de empleos.

Otra evidencia reciente indica que la mejora del mercado laboral pudiera estarse debilitando tras fuertes ganancias en la primavera y la mayor parte del verano. El número de personas que solicitan ayuda por desempleo cada semana supera ampliamente el número de las que lo hicieron en cualquier semana antes de este año.

¿Por qué el congreso americano no ha aprobado el nuevo paquete de ayuda económica?

Se espera que los republicanos del Senado introduzcan un “ligero”paquete de estímulo del coronavirus que podría incluir US$10,000 millones destinados a aliviar la crisis económica de la oficina de correos de Estados Unidos (USPS) y US$300 semanales como parte del seguro por desempleo, similares a los firmados por la acción ejecutiva del presidente Donald Trump, informó el sitio Web Politico, el lunes 17 de agosto.

La capacidad de USPS para servir durante las próximas elecciones presidenciales y las preocupaciones sobre su capacidad de manejar el aumento de boletas electorales enviadas por correo, han dirigido el debate sobre el nuevo proyecto de ley hacia una nueva dirección. 

El domingo 16 de agosto, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que interrumpirá el receso de la cámara baja para realizar una votación sobre la legislación independiente que detendría los cambios que dañan al Servicio Postal de Estados Unidos. Sin embargo, todavía es incierto si también se votará sobre el nuevo paquete económico, el cual podría incluir el envío de un segundo cheque. 

El Senado suspendió la sesión siguiendo los pasos de la Cámara de Representantes, y tienen planeado regresar el 8 y el 14 de septiembre, respectivamente. Se espera que la legislación en torno a USPS llegue el sábado 22 de agosto, después de la Convención Nacional Demócrata, que comenzó el lunes 17 de agosto y se extenderá hasta el jueves 20 de agosto.

Cuando sea que se vayan a reanudar las negociaciones sobre el próximo paquete económico, está claro que ambas partes están tratado de aprobar un proyecto de ley completo, aunque estén en desacuerdo sobre lo que esto significa. Estas son cinco razones por las que creemos que se aprobará un nuevo proyecto de ley de estimulo económico. 

Ambos lados quieren reiniciar negociaciones

Todos los conflictos y señalamientos han revelado algo, que tanto demócratas como republicanos reconocen la necesidad de otro paquete de rescate económico para ayudarle a las personas a recuperarse de la crisis provocada por la pandemia de coronavirus y sus consecuencias.

Sin embargo, a pesar de haber firmado cuatro acciones ejecutivas, el presidente Donald Trump tuiteó el 14 de agosto su apoyo ––al mismo tiempo que criticó a los demócratas–– para la aprobación de un nuevo proyecto de ley, incluyendo la reapertura de las escuelas como parte de su agenda personal. 

“No podemos esperar hasta el 30 de septiembre”, dijo Pelosi el 13 de agosto sobre la aprobación del proyecto de ley de estímulo. “La gente morirá”.

Las directivas del presidente, conformadas por una orden ejecutiva y tres memorandos, abarcan temas como el beneficio de desempleo máximo de US$400, examinan las protecciones contra desalojos, el aplazamiento de los pagos de los préstamos estudiantiles y proponen un recorte de impuestos sobre la nomina. 

Reportan avances en negociación del nuevo paquete de alivio económico para EEUU

Los negociadores de un enorme paquete de alivio económico reportaron cierto progreso luego de reactivarse las pláticas este lunes en el Capitolio, con temas como alimentos para los pobres y ayudas para las escuelas que luchan por reabrir con seguridad para los niños teniendo un mayor peso en las discusiones.

Aún existen múltiples obstáculos, incluyendo un impase sobre la extensión de los pagos por desempleo de 600 dólares semanales, financiamiento para el servicio postal y ayudas para los inquilinos que afrontan un desalojo. Los negociadores demócratas hablaron de avances casi al mismo instante en que el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, los criticaba duramente por asumir una posición inflexible en las pláticas.

Ambos bandos predicen una larga negociación. Se anticipan muchos días de pláticas, mientras los legisladores tratan de aprobar lo que muy posiblemente será la última respuesta legislativa a la pandemia antes de las elecciones de noviembre.

“Estamos realmente entendiendo la postura del uno y del otro. Y estamos teniendo cierto progreso en algunos temas y acercándonos”, dijo el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer. “Hay muchos temas que aún están pendientes. Pero creo que hay un deseo de hacer algo tan pronto como podamos”.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, uno de los jefes negociadores del presidente Donald Trump, dijo después que se estaba produciendo “un poco de progreso” y que la administración no está insistiendo en un enfoque de pequeño impacto centrado en los beneficios ampliados por desempleo y dejando otros temas para más adelante. Los republicanos y su presión para promover un paquete menos generoso han sido un reciente tema de conflicto, ya que los demócratas insisten que se tiene que alcanzar un acuerdo integral.

“Estamos abiertos a la idea de un paquete más grande si se puede alcanzar un acuerdo”, dijo Mnuchin.

En el senado, McConnell, insistió en su queja de que los demócratas estarían asumiendo una postura muy dura. El senador por Kentucky no es un participante directo en las negociaciones, pero es considerado clave a la hora de alcanzar un posible trato.

“La presidenta del Congreso [Nancy Pelosi] y el líder demócrata del senado siguen diciendo que es «a nuestra manera o carretera», con una lista masiva de deseos para cabilderos de izquierda que fue armada hace unas semanas bajo el nombre de Ley Coronavirus, afirmó McConnell.

Hablando con periodistas tras la sesión de negociación de dos horas de duración, los representantes demócratas presionaron por más ayuda alimentaria, fondos para el servicio postal y la renovación de los pagos de 600 dólares semanales adicionales para los desempleados, que vencieron la semana pasada. Los pagos han ayudado a apuntalar la economía y los presupuestos familiares ante la devastación financiera ocasionada por el coronavirus.

La Casa Blanca está buscando oportunidades para mejorar la imagen del presidente Donald Trump, como ofrecer otra ronda de pagos de 1.200 dólares a cada ciudadano o residente legal y extender los pagos ampliados por desempleo y una prohibición parcial a los desalojos por falta de pago de los alquileres de vivienda. Pelosi, la jefa negociadora de los demócratas, parece interesada en un acuerdo, pero ha dejado claro que se necesitaría mucho dinero.

“Fue muy productivo, estamos avanzando en la senda correcta. Aún tenemos nuestras diferencias, estamos tratando de tener un entendimiento más claro sobre cuáles son las necesidades, y las necesidades son que millones de niños en nuestro país no tienen asegurada su alimentación”, dijo Pelosi. “Millones de personas en nuestro país están preocupadas con ser desalojadas de sus viviendas. Decenas de millones están recibiendo pagos de seguro por desempleo”.

La mayoría de los miembros de la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, han abandonado Washington por el receso y no tienen previsto regresar mientras no haya un acuerdo que deba ser sometido a votación, mientras los senadores están atrapados en la capital.

Temas que ya han sido acordados incluyen los pagos directos de 1.200 dólares a cada ciudadano y cambios al Programa de Protección de Nominas para permitirle a negocios particularmente impactados que obtengan otro préstamo bajo generosos términos para su posible condonación.

Pero los términos y estructura de los beneficios por desempleo siguen siendo un tema complicado, dijeron los negociadores el domingo, y el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows no ha hecho ninguna concesión sobre el billón de dólares que Pelosi quiere para los gobiernos locales y estatales que afrontan pérdidas de ingresos por la pandemia del coronavirus.

Pelosi dijo que consideraría reducir los pagos por desempleo por 600 dólares semanales para personas en estados con tasas de desempleo más bajas. Los republicanos quieren recortar dichos pagos para incentivar a los beneficiarios a regresar al trabajo y dicen que es una mala política ya que le paga a muchas personas más dinero del que ganaban cuando tenían empleos.