Tag: AYUDA ECONOMICA

Pelosi y Mnuchin retoman conversaciones por el cheque estímulo; monto de ayuda a estados es el desacuerdo

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, retomaron las conversaciones por un nuevo acuerdo para sacar adelante un paquete aconómico para enfrentar las consecuencias del coronavirus este miércoles por la mañana, pero nuevamente no llegaron a un acuerdo.

Los políticos hablaron por teléfono y tuvo discusiones “productivas” sobre las propuestas de ayuda presentadas durante el fin de semana, dijo el portavoz de Pelosi, Drew Hammill, en un tuit. Agregó que “un punto importante de desacuerdo sigue siendo que la Casa Blanca no comprende la necesidad de un plan de prueba estratégico nacional” contra el COVID-19.

Pelosi y Mnuchin, los negociadores principales en las conversaciones sobre ayuda entre la Casa Blanca y los demócratas del Congreso, volverán a hablar el jueves. Mnuchin dijo el miércoles que él y Pelosi “tuvieron una discusión exhaustiva sobre muchos temas”.

“Continuamos avanzando en ciertos temas, pero en otros aún estamos muy separados”, dijo en la Conferencia Global del Milken Institute.

El secretario del Tesoro, quien durante el fin de semana instó al Congreso a permitir que las empresas accedan a un segundo préstamo del Programa de Protección de Cheques de Pago de $130 billones en fondos no utilizados, dijo que el “enfoque de todo o nada” en la legislación “no tiene sentido” y admitió que “hacer algo antes de las elecciones y ejecutarlo sería difícil”.

Los negociadores han hecho un último esfuerzo para llegar a un acuerdo de estímulo antes de las elecciones de 2020. Pero las posibilidades de que el Congreso apruebe nueva ayuda antes del 3 de noviembre se han reducido a medida que el Senado, en manos de los republicanos, presiona para votar un plan más estrecho que el propuesto por la Casa Blanca o los demócratas.

Si bien Trump canceló las conversaciones hasta después de las elecciones, cambió de rumbo mientras enfrenta una dura lucha para quedarse un segundo mandato en la Casa Blanca. Pelosi, cuyo partido aprobó un proyecto de ley de auxilio de $2.2 trillones de dólares en la Cámara, ha descartado la última propuesta de la Casa Blanca por $1.8 trillones de dólares.

El principal punto de desencuentro es la ayuda federal a los estados. Los demócratas han propuesto $436 billones en ayuda para los gobiernos estatales y locales, que han recortado servicios esenciales a medida que enfrentan mayores costos y menores ingresos durante la pandemia. Mnuchin sólo ofreció $300 billones.

Trump volvió a criticar la ayuda estatal y local el miércoles. Dijo que quiere “ver a los demócratas relajarse un poco” porque “todo lo que quieren hacer es rescatar a sus ciudades y estados mal administrados”.

La Asociación Nacional de Gobernadores, bipartidista, ha pedido repetidamente al Congreso $500 billones más en ayuda. Mnuchin señaló el miércoles que los gobiernos que despiden a empleados, como bomberos, “tendrían un costo para el gobierno federal en el desempleo, pero también un costo para la economía”.

El proyecto de ley de los demócratas también restablece el seguro federal de desempleo mejorado de $600 dólares semanales hasta enero. La propuesta de la Casa Blanca establecería un beneficio semanal de sólo $400 dólares hasta la tercera semana de enero.

EEUU: ayuda federal por desempleo está en sus ultimas semanas

El sistema de ayuda por desempleo en Estados Unidos se está viendo cada vez más frágil, ya que el pago de 300 dólares semanales adicionales aprobado por el gobierno federal se agotará pocas semanas después de haber comenzado y millones de desempleados están llegando al fin del periodo en el que pueden recibir la prestación estatal.

La mayoría de los estadounidenses que agotan sus prestaciones estatales por desempleo — usualmente luego de seis meses — pasarán a un programa federal de emergencia que provee 13 semanas adicionales de ayuda. Pero enfrentan un plazo inminente: Para el final de año expirarán casi todas las ayudas federales por desempleo. A menos que el Congreso extienda esos programas, millones de estadounidenses desempleados pudieran verse sin nada.

Sus tribulaciones ocurren con el trasfondo de un mercado laboral sacudido por 13 millones de desempleados y con un ritmo de despidos aún elevado seis meses después que la pandemia de coronavirus frenó la economía. Las solicitudes de pagos por desempleo subieron inicialmente en la semana del 21 de marzo, cuando sumaron 3,3 millones, y entonces crecieron a más del doble la semana siguiente para un récord de 6,9 millones. Eso significa que cualquier persona que comenzó a recibir prestaciones del estado por desempleo tendrá que pasar a un programa federal de emergencia en las próximas semanas.

Un portavoz de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, que administra el pago adicional de 300 dólares semanales, dijo el jueves que la agencia está proveyendo fondos para cubrir seis semanas, desde el inicio de agosto hasta el final de esta semana, sin que se vislumbre una extensión.

Casi todos los estados han solicitado participar en el programa federal de 300 dólares. Pero solamente 17 han conseguido actualizar sus sistemas de computadoras para distribuir los pagos. Como resultado, aunque muchos estados casi seguramente emitirán cheques por varias semanas, el dinero será retroactivo a inicios de agosto y solamente cubrirá hasta mediados de septiembre.

El programa de 300 dólares semanales de ayuda por desempleo fue creado por una orden ejecutiva el mes pasado luego de que expiró una versión más generosa adoptada por el Congreso y Trump y de que los legisladores no consiguieron un acuerdo sobre un nuevo paquete de ayuda.

Hasta el final de julio, las personas que quedaron desempleadas en la pandemia estaban recibiendo 600 dólares semanales, aparte de las prestaciones de sus estados. Para muchos, el cheque federal de 600 dólares excedía los pagos de sus estados y los mantuvo a flote mientras se derrumbaba la economía. Pero los republicanos en el Congreso se oponían al pago de 600 dólares, diciendo que era tan elevado que desalentaba a las personas a buscar empleo.

El jueves, los senadores demócratas bloquearon una propuesta que habría extendido el pago adicional de 300 dólares y habría proveído más dinero para las escuelas. Los demócratas preferían una restauración del pago de 600 dólares semanales, además de más dinero para estados, localidades y negocios pequeños.

También el jueves, el Departamento de Trabajo reportó que las solicitudes de ayuda por desempleo se mantuvieron sin cambios la semana pasada, en 884.000, y el número de trabajadores desempleados que solicitaron ayuda bajo un programa separado para autoempleados y trabajadores por contrato aumentó. Las cifras indicaron que las compañías siguen eliminando un número inusualmente grande de empleos.

Otra evidencia reciente indica que la mejora del mercado laboral pudiera estarse debilitando tras fuertes ganancias en la primavera y la mayor parte del verano. El número de personas que solicitan ayuda por desempleo cada semana supera ampliamente el número de las que lo hicieron en cualquier semana antes de este año.

¿Por qué el congreso americano no ha aprobado el nuevo paquete de ayuda económica?

Se espera que los republicanos del Senado introduzcan un “ligero”paquete de estímulo del coronavirus que podría incluir US$10,000 millones destinados a aliviar la crisis económica de la oficina de correos de Estados Unidos (USPS) y US$300 semanales como parte del seguro por desempleo, similares a los firmados por la acción ejecutiva del presidente Donald Trump, informó el sitio Web Politico, el lunes 17 de agosto.

La capacidad de USPS para servir durante las próximas elecciones presidenciales y las preocupaciones sobre su capacidad de manejar el aumento de boletas electorales enviadas por correo, han dirigido el debate sobre el nuevo proyecto de ley hacia una nueva dirección. 

El domingo 16 de agosto, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que interrumpirá el receso de la cámara baja para realizar una votación sobre la legislación independiente que detendría los cambios que dañan al Servicio Postal de Estados Unidos. Sin embargo, todavía es incierto si también se votará sobre el nuevo paquete económico, el cual podría incluir el envío de un segundo cheque. 

El Senado suspendió la sesión siguiendo los pasos de la Cámara de Representantes, y tienen planeado regresar el 8 y el 14 de septiembre, respectivamente. Se espera que la legislación en torno a USPS llegue el sábado 22 de agosto, después de la Convención Nacional Demócrata, que comenzó el lunes 17 de agosto y se extenderá hasta el jueves 20 de agosto.

Cuando sea que se vayan a reanudar las negociaciones sobre el próximo paquete económico, está claro que ambas partes están tratado de aprobar un proyecto de ley completo, aunque estén en desacuerdo sobre lo que esto significa. Estas son cinco razones por las que creemos que se aprobará un nuevo proyecto de ley de estimulo económico. 

Ambos lados quieren reiniciar negociaciones

Todos los conflictos y señalamientos han revelado algo, que tanto demócratas como republicanos reconocen la necesidad de otro paquete de rescate económico para ayudarle a las personas a recuperarse de la crisis provocada por la pandemia de coronavirus y sus consecuencias.

Sin embargo, a pesar de haber firmado cuatro acciones ejecutivas, el presidente Donald Trump tuiteó el 14 de agosto su apoyo ––al mismo tiempo que criticó a los demócratas–– para la aprobación de un nuevo proyecto de ley, incluyendo la reapertura de las escuelas como parte de su agenda personal. 

“No podemos esperar hasta el 30 de septiembre”, dijo Pelosi el 13 de agosto sobre la aprobación del proyecto de ley de estímulo. “La gente morirá”.

Las directivas del presidente, conformadas por una orden ejecutiva y tres memorandos, abarcan temas como el beneficio de desempleo máximo de US$400, examinan las protecciones contra desalojos, el aplazamiento de los pagos de los préstamos estudiantiles y proponen un recorte de impuestos sobre la nomina. 

Reportan avances en negociación del nuevo paquete de alivio económico para EEUU

Los negociadores de un enorme paquete de alivio económico reportaron cierto progreso luego de reactivarse las pláticas este lunes en el Capitolio, con temas como alimentos para los pobres y ayudas para las escuelas que luchan por reabrir con seguridad para los niños teniendo un mayor peso en las discusiones.

Aún existen múltiples obstáculos, incluyendo un impase sobre la extensión de los pagos por desempleo de 600 dólares semanales, financiamiento para el servicio postal y ayudas para los inquilinos que afrontan un desalojo. Los negociadores demócratas hablaron de avances casi al mismo instante en que el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, los criticaba duramente por asumir una posición inflexible en las pláticas.

Ambos bandos predicen una larga negociación. Se anticipan muchos días de pláticas, mientras los legisladores tratan de aprobar lo que muy posiblemente será la última respuesta legislativa a la pandemia antes de las elecciones de noviembre.

“Estamos realmente entendiendo la postura del uno y del otro. Y estamos teniendo cierto progreso en algunos temas y acercándonos”, dijo el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer. “Hay muchos temas que aún están pendientes. Pero creo que hay un deseo de hacer algo tan pronto como podamos”.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, uno de los jefes negociadores del presidente Donald Trump, dijo después que se estaba produciendo “un poco de progreso” y que la administración no está insistiendo en un enfoque de pequeño impacto centrado en los beneficios ampliados por desempleo y dejando otros temas para más adelante. Los republicanos y su presión para promover un paquete menos generoso han sido un reciente tema de conflicto, ya que los demócratas insisten que se tiene que alcanzar un acuerdo integral.

“Estamos abiertos a la idea de un paquete más grande si se puede alcanzar un acuerdo”, dijo Mnuchin.

En el senado, McConnell, insistió en su queja de que los demócratas estarían asumiendo una postura muy dura. El senador por Kentucky no es un participante directo en las negociaciones, pero es considerado clave a la hora de alcanzar un posible trato.

“La presidenta del Congreso [Nancy Pelosi] y el líder demócrata del senado siguen diciendo que es «a nuestra manera o carretera», con una lista masiva de deseos para cabilderos de izquierda que fue armada hace unas semanas bajo el nombre de Ley Coronavirus, afirmó McConnell.

Hablando con periodistas tras la sesión de negociación de dos horas de duración, los representantes demócratas presionaron por más ayuda alimentaria, fondos para el servicio postal y la renovación de los pagos de 600 dólares semanales adicionales para los desempleados, que vencieron la semana pasada. Los pagos han ayudado a apuntalar la economía y los presupuestos familiares ante la devastación financiera ocasionada por el coronavirus.

La Casa Blanca está buscando oportunidades para mejorar la imagen del presidente Donald Trump, como ofrecer otra ronda de pagos de 1.200 dólares a cada ciudadano o residente legal y extender los pagos ampliados por desempleo y una prohibición parcial a los desalojos por falta de pago de los alquileres de vivienda. Pelosi, la jefa negociadora de los demócratas, parece interesada en un acuerdo, pero ha dejado claro que se necesitaría mucho dinero.

“Fue muy productivo, estamos avanzando en la senda correcta. Aún tenemos nuestras diferencias, estamos tratando de tener un entendimiento más claro sobre cuáles son las necesidades, y las necesidades son que millones de niños en nuestro país no tienen asegurada su alimentación”, dijo Pelosi. “Millones de personas en nuestro país están preocupadas con ser desalojadas de sus viviendas. Decenas de millones están recibiendo pagos de seguro por desempleo”.

La mayoría de los miembros de la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, han abandonado Washington por el receso y no tienen previsto regresar mientras no haya un acuerdo que deba ser sometido a votación, mientras los senadores están atrapados en la capital.

Temas que ya han sido acordados incluyen los pagos directos de 1.200 dólares a cada ciudadano y cambios al Programa de Protección de Nominas para permitirle a negocios particularmente impactados que obtengan otro préstamo bajo generosos términos para su posible condonación.

Pero los términos y estructura de los beneficios por desempleo siguen siendo un tema complicado, dijeron los negociadores el domingo, y el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows no ha hecho ninguna concesión sobre el billón de dólares que Pelosi quiere para los gobiernos locales y estatales que afrontan pérdidas de ingresos por la pandemia del coronavirus.

Pelosi dijo que consideraría reducir los pagos por desempleo por 600 dólares semanales para personas en estados con tasas de desempleo más bajas. Los republicanos quieren recortar dichos pagos para incentivar a los beneficiarios a regresar al trabajo y dicen que es una mala política ya que le paga a muchas personas más dinero del que ganaban cuando tenían empleos.

Aprueban ayuda económica para campesinos indocumentados de California, Washington y Oregon

Ya está abierta una nueva ventana de ayuda financiera de emergencia para los trabajadores campesinos indocumentados, anunció la Fundación United Farm Workers (UFW).

El Proyecto de Trabajadores Campesinos Esenciales está financiado por fuentes privadas para trabajadores campesinos afectados por la pandemia del coronavirus COVID-19.

Los trabajadores agrícolas indocumentados de California, Washington y Oregón tendrán la oportunidad de recibir tarjetas pre-pagadas de $500 sí cumplen con ciertos requisitos. Se entregarán un máximo de dos tarjetas por hogar.

Se estima que en Estados Unidos hay alrededor de 2.5 millones de campesinos y más de un millón son indocumentados. En California se calcula que hay alrededor de 400 mil campesinos de los cuales del 60% al 75% son indocumentados.

Leydy Rangel, portavoz de la UFW, dijo que los campesinos que califican incluye a los lecheros, trabajadores de viveros, invernaderos y empaques. Los solicitantes deben ser mayores de 18 años y residir en uno de los tres estados mencionados.

“Tienen que ser completamente indocumentados, y los beneficiarios de DACA no califican”, dijo Rangel.

Diana Tellefson Torres, directora ejecutiva de la Fundación UFW, dijo en un comunicado que los trabajadores sin documentos que alimentan a Estados Unidos han quedado fuera de la ayuda federal necesaria para mantener a sus familias durante la pandemia. No obstante, continúan arriesgando sus vidas al continuar trabajando.

“A medida que la Fundación UFW proporciona los recursos necesarios, como alimentos, máscaras y asistencia financiera a los trabajadores campesinos durante esta pandemia, también seguimos abogando a nivel estatal y federal para garantizar reciban el pago de riesgos esenciales, pago por días de enfermedad y otros beneficios que merecen”, dijo Torres. “Los campesinos siempre son esenciales y deben ser tratados como tal”.

Rangel dijo que la fundación ha recibido reportes que pese a que los campesinos han sido identificados como esenciales, no han recibido la ayuda necesaria económica ni el aumento del pago de “héroe” que se les dio a varios trabajadores esenciales de supermercados y farmacias entre otros.

“Queremos demostrar que para nosotros si son importantes, no solo durante la pandemia si no todo el tiempo”, dijo Rangel.

Esta ayuda les servirá sobre todo a aquellos trabajadores que ya son afectados al recibir salarios por debajo de la pobreza límite y viven en hogares de múltiples familias o tienen que compartir vehículo para viajar al trabajo por la falta de medio de transporte. Esto los expone diariamente al COVID-19.

El programa de ayuda financiera comenzó el 22 de julio y continuará hasta que se agoten los fondos económicos. Se espera poder ayudar alrededor de 21,500 trabajadores en total.

Además, se distribuirán 900,000 máscaras a los trabajadores agrícolas de estos tres estados (California, Oregon y Washington). Durante estos meses de pandemia, la UFW se ha encargado de repartir desinfectantes de manos y despensas de comida.

Rangel indicó que los trabajadores que reciban estas tarjetas no deben haber recibido asistencia financiera relacionada con el COVID-19, como los cheques de estímulo proporcionados en la Ley CARES o la Asistencia de Desastre para Inmigrantes del estado de California (DRAI).

Aseguran que Trump apoya una segunda ronda de cheques de ayuda federal

El presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, es favorable a aprobar una segunda ronda de cheques de ayuda económica ante la crisis provocada por la pandemia coronavirus, según publica el diario The Washington Post citando a dos ayundantes del mandatario.

Con esta medida, el dirigente espera dar otro impulso a la economía e refozar sus aspiraciones a revalidar la presidencia en las elecciones de noviembre, según cuenta el diario citando a tres fuentes de su Administración.

Sin embargo, es una idea que no ha calado bien entre las principales fuerzas republicanas en el Congreso y entre altos funcionarios de la Casa Blanca. Esta división podría traer consecuencias para el próximo paquete de estímulo económico, previsto para ser discutido en julio.

En marzo, el Congreso aprobó la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus (CARES, en sus siglas en inglés), que recogía el envió de cheques de hasta 1,200 dólares para cada ciudadano que ganara menos de 75,000 anuales. En junio, el Servicio de Impuestos Internos (IRS, en inglés) ya había enviado pagos a más de 159 millones de hogares.

A mediados de mayo, el Senado, bajo control republicano, dio la espalda al nuevo plan de estímulo presentado por los demócratas en la Cámara de Representantes  denominado “el Acta de los Heroes”. Este planteaba una inversión de tres billones de dólares -superando al de marzo- con una segunda ronda de de ayudas para que las que esta vez sí que calificaban inmigrantes indocumentados. Hasta la fecha, los republicanos del Senado siguen sin apoyar una segunda ronda de cheques, según publica Forbes

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(‘js’, new Date()); gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);

Sepa quiénes son los 12 millones que podrían perder la ayuda económica del IRS

El Departamento del Tesoro reconoció que enfrenta un serio problema: no sabe cómo enviar la ayuda económica a unos 12 millones de personas.

La Oficina de Recaudación de Impuestos (IRS) indicó que más de 35 millones de personas tienen pendiente de recibir el estímulo, pero la mayoría de esa gente está integrada al calendario marcado hasta el 4 de septiembre.

Sin embargo, 12 millones de personas con bajos ingresos corren el riesgo de perder la ayuda, debido a que no tienen que presentar impuestos, según una estimación del Centro de Presupuestos y Prioridades de Política.

El IRS está instando a quienes tienen ingresos menos de los $12,000 dólares anuales a solicitar la ayuda, ya que no tiene su información actualizada, debido a que no tienen que presentar reportes de impuestos.

Si estas personas solicitan el apoyo antes del 15 de octubre lo recibirán a finales de año, apuntaron las autoridades.

Estas personas deberán proporcionar sus nombres, fechas de nacimiento, números de Seguro Social, direcciones o números de cuentas bancarias para que el Gobierno pueda enviarles el dinero.

Herramientas:

Según el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara, hasta ahora más de cuatro millones de personas han utilizado la herramienta para obtener pagos.

Un problema que expertos en impuestos y contabilidad señalan es que esas personas con bajos ingresos díficilmente solicitarán el dinero, ya que no tienen acceso a internet y los espacios donde podría utilizarlo gratuitamente, como bibliotecas, están cerrados.

El IRS está pidiendo a los gobiernos locales a ayudar a promover la información estos grupos de personas, ya que se estima que alrededor de nueve millones que no presentan la declaración de impuestos reciben beneficios del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) o Medicaid.

Asesor de Casa Blanca confirma que habrá más ayuda económica por Coronavirus

El asesor principal de la Casa Blanca, Kevin Hassett, dijo que “definitivamente” habrá otro paquete de estímulo económico para acelerar la recuperación económica.

La postura del asesor en Fox News se suma al reporte de Bloomberg de que la Administración del presidente Donald Trump estaría impulsando un plan de $1 billón de dólares para reducir los efectos del coronavirus.

Hassett hizo los comentarios un día después del reporte de recuperación de 2.5 millones de empleos.

El Congreso ha aprobado tres paquetes de estímulo para abordar las consecuencias económicas de la pandemia.

Las inesperadas noticias económicas del viernes parecían sugerir que la economía estadounidense podría recuperarse más rápido de lo que los economistas pensaron originalmente, incluso cuando el desempleo sigue siendo altísimo”, indica un análisis de Forbes.

A pesar de sus dudas, los republicanos podrían respaldar otro proyecto de ley que se centre en ayudar a los estadounidenses a volver al trabajo, incluso se impulsa un plan para otorgar $450 dólares mensuales como incentivo.

El paquete de estímulos también incluiría ayudas a los empleadores, reconoció Hassett.

Los demócratas mantienen su postura con la Ley Héroes, aprobada en la Cámara, aunque podrían negociar con los republicanos una reducción de los amplios estímulos, a fin de lograr su aprobación.

IRS enfrenta problemas para enviar la ayuda económica a quien más la necesita

La Oficina de Recaudación de Impuestos (IRS) está enfrentando varios obstáculos por entregar los últimos lotes de ayuda por coronavirus y, lo peor, es que ese apoyo es para las personas que más lo necesitan.

El Departamento del Tesoro dijo el miércoles que se han distribuido alrededor de 159 millones de pagos a todos los estadounidenses elegibles cuya información está en sistemas del IRS.

Sin embargo, un reporte de The Hill, señala que algunas personas que califican aún no han recibido su pago de $1,200 dólares más $500 por cada niño o dependiente.

“Las últimas personas a las que llegamos son algunas de las personas que más lo necesitan”, reconoció al portal Chantel Boyens, principal asociado de políticas del Urban Institute.

Aunque IRS presumió el envío de 120 millones de los pagos por transferencia electrónica, 35 millones se enviaron por cheque en papel y 4 millones se entregaron a través de nuevas tarjetas de débito prepagadas, hay dinero pendiente de entregar.

“Los expertos en impuestos dijeron que el IRS enfrenta un camino difícil para enviar pagos para todos los que aún no los han recibido, especialmente para las personas de bajos ingresos que no ganan suficiente dinero para presentar declaraciones de impuestos y tampoco reciben ciertos pagos federales”, indica el reporte.

La situación se complica porque muchas las oficinas de impuestos que brindan ayuda a ese grupo de personas están cerradas, debido a la pandemia.

“Esta es una población difícil, incluso en un momento normal, para abordar. Y cuando se cierran los negocios se vuelve aún más difícil”, dijo Nina Olson, directora ejecutiva del Centro de Derechos de los Contribuyentes.

El IRS dijo que aquellas personas que no han recibido el pago pueden usar la página web especial para proporcionar la información necesaria.

“Las personas que envíen su información a través del portal en línea antes del 15 de octubre recibirán su pago antes de fin de año”, indicó.

IRS informa sobre pago de ayuda pendiente para millones de personas

La Oficina de Recaudación de Impuestos (IRS) actualizó su sistema de información sobre ayuda económica por coronavirus.

Según lo informó el diario La Opinión, millones de personas no reciben aun sus $1,200 dólares más $500 por cada niño o dependiente, debido a distintos problemas.

Recuerde que los pagos pendientes se enviarán, principalmente, por tarjeta de débido y cheques, programados cada semana hasta el 4 de septiembre.

Una duda frecuente es que en el sistema de IRS los beneciados reciben “diferentes etapas de un pago”, sobre lo cual las autoridades aclararon que cada proceso se actualiza una vez al día.

Apuntó que los resultados en “Obtener mi pago” tiene tres respuestas dependiendo el caso.

1. Estado del pago

  • El sistema confirma que hay un pago en proceso, por lo que mostrará una fecha disponible y el pago se debe enviar por depósito directo o por correo.
  • Aunque la persona sea elegible, el sistema podría mostrar que “no se ha procesado un pago y no hay una fecha” posible.

2. Más información

Las autoridades informan al ciudadano que es elegible para un pago, pero tiene información de depósito directo.

“Se le dará la oportunidad de proporcionar su información bancaria una vez que haya verificado adecuadamente su identidad”, acota IRS. “El depósito directo es la forma más rápida de obtener su EIP (Pago de Impacto Económico)”.

3. Estado de pago no disponible

La autoridad indica que puede determinar la elegibilidad de la persona para un pago en este momento.

“Para obtener información adicional, consulte Estado de pago no disponible”, explica. “Las actualizaciones de su estado de pago no se realizan más de una vez al día”.

Recuerde que IRS actualiza la información diariamente y alguna respuesta podría ser ampliada o corregida sobre distintos procesos de envío de pagos.

Dudan que senadores republicanos aprueben rápido segunda ronda de cheques de estímulo

Los republicanos están ganando tiempo en cuanto a la posibilidad de considerar legislación para una segunda ronda decheques de estímulo económico.

“Los republicanos se están quedando atrás”, planteó a CNBC Chuck Marr, director sénior de política fiscal federal del Center on Budget and Policy Priorities. “Yo pienso que de aquí en adelante la presión económica forzará la acción”, sostuvo el experto, según lo reportó el Diario de NuevaYork.com

Aunque extraoficialmente se ha mencionado la intención de la delegación en impulsar otra ronda de pagos a individuos y familias;  públicamente, las declaraciones de republicanos, mayoría en el Senado, van en la dirección opuesta.

Varios han manifestado expresamente su oposición al “Heroes Act”, aprobado por los demócratas en la Cámara de Representantes. Y, en su lugar, no han mencionado iniciativa o propuesta alguna para una segunda ronda de pagos.

En el caso de que se llegue a un acuerdo, pasarán semanas hasta que el Senado apruebe un quinto paquete de estímulo económico. Ese cuerpo no estará en sesión la próxima semana. Y a principios de julio tendrán otras semanas de pausa legislativa.

Los calendarios políticos tienden a darse cerca de los días festivos”, agregó Marr, por lo que la fecha de julio 3 podría convertirse en la la próxima límite para que hagan algo.

Un estimado hecho por el medio basado en el calendario congresional vigente apunta a que una nueva repartición tardaría al menos 20 semanas o unos 5 meses.

Este conteo no considera los posibles inconvenientes en el proceso como en el caso de beneficiarios que no recibieron cheques en la primera ronda y el Servicio de Rentas Internas (IRS) tenga que enviar en una segunda distribución, alertó Janet Holtzblatt, miembro de Urban-Brookings Tax Policy Center.

A esta realidad debemos sumar que todavía hay millones de recipientes a los que se les está enviando el dinero, incluyendo grupos especiales como los que reciben el Seguro Social. Aunque esta semana, el Departamento del Tesoro inició la circulación de tarjetas de débito prepagadas con el dinero del estímulo, al momento no hay garantía de que este cambio en la forma de pago pueda, en efecto, agilizar los procesos.

En el calendario preliminar del IRS para el envío del primer cheque de estímulo (cuando aún no había iniciado el suministro de EIP Cards) se especifica que el trámite se extendería hasta septiembre.

Más republicanos presionan para acelerar nueva ayuda económica por Coronavirus

Públicamente, los senadores republicanos rechazan la Ley Héroes aprobada por la mayoría demócrata en la Cámara, pero cada vez más reconocen la necesidad de un nuevo paquete de estímulos ante el coronavirus.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (Kentucky) rechaza que el paquete de $3 billones propuesto por los demócratas sea aprobado, pero no descarta que un nuevo plan, al tiempo que sus correligionarios presionan para acelerar esa decisión.

Un reporte de Forbes integra a varios republicanos de alto rango en el Senado, quienes consideran que su partido dobe actuar lo antes posible, como lo expresa Cory Gardner (Colorado).

“Ahora no es el momento para que el Senado regrese a casa”, escribió el miércoles en Twitter, donde pidió trabajar un nuevo paquete de estímilos.

A él se sumó el senador Roger Wicker (Mississippi), quien consideró que en junio, a más tardar, debe estarse aplicando una “fase cuatro” de paquete de ayudad.

La senadora Susan Collins (Maine) consideró lo mismo.

“No debemos esperar; deberíamos actuar ahora”, advirtió.

La postura de los republicanos destaca, ya que su líder McConnell ha sido foco de críticas de los demócratas, incluido el líder de la minoría, Chuck Schumer, por no atender la Ley Héroes y colocarla como una prioridad.