Tag: BARES

Cuomo ordena cerrar de noche bares y restaurantes para frenar segunda ola de COVID-19 en Nueva York

El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo anunció este miércoles nuevas medidas de restricción para tratar de frenar la consolidación de una segunda ola de contagios por coronavirus. A partir de este viernes, bares y restaurantes autorizados por la Autoridad Estatal de Bebidas Alcohólicas deberán cerrar a las 10 p.m., al igual que los gimnasios, mientras que las reuniones o fiestas privadas en casas y apartamentos quedan limitadas a 10 personas

El Gobernador anticipó que, de ser necesario, se barajan medidas más enérgicas, como prohibir comer en el interior de bares y restaurantes, para volver a controlar la propagación del virus que produce la COVID-19.

El cierre desde el viernes a las 10 p.m. cubre en general a todos los bares y restaurantes que durante la pandemia y como incentivo a su recuperación, fueron autorizados a vender bebidas alcohólicas.

El anuncio de nuevas medidas coincide con el pronunciamiento que hizo el alcalde Bill de Blasio, quien nuevamente advirtió este miércoles que una segunda ola en la ciudad era inminente.

A través de Twitter De Blasio reveló que la tasa promedio de siete días de resultados positivos en las pruebas en toda la ciudad fue de 2.52%, una tasa vista por última vez a principios de junio, cuando la ciudad empezó a reabrir negocios no esenciales luego del devastador azote de la pandemia en la primavera.

“Esta es nuestra ÚLTIMA oportunidad de detener una segunda ola”, escribió de Blasio en Twitter. “Podemos hacerlo, pero tenemos que actuar AHORA”.

Indicadores del coronavirus en NYC

El alcalde de Nueva York ofreció las siguientes cifras sobre la evolución del virus hasta este miércoles:

  • 94 pacientes ingresados en el hospital.
  • 817 casos nuevos.
  • La tasa de infección promedio de 7 días es 2.52%.

Nueva medida causa confusión

El nuevo toque de queda para bares y restaurantes que entra y vigor desde este viernes, produjo la inmediata reacción de la NYC Hospitality Alliance, la asociación que representa a la industria en la ciudad.

“En el momento del anuncio, el Estado o la Ciudad no han proporcionado a los restaurantes detalles importantes sobre las nuevas restricciones en sus negocios. No saben si las restricciones se aplican a las comidas en el interior o las que se sirven al aire libre, y si los clientes deben salir del restaurante antes de las 10:00 p.m. o si pueden terminar sus comidas después, lo que está creando más confusión. Esperamos que se precise esa información de inmediato”, dijo a través de un comunicado Andrew Rigie, director ejecutivo de la asociación.

La NYC Hospitality Alliance, una entidad sin fines de lucro fundada en 2012 para representar y brindar servicios a restaurantes y establecimientos de vida nocturna en los cinco condados.

Rigie agregó que, estas nuevas restricciones deben justificarse públicamente con datos de rastreo de contactos porque harán aún más difícil la supervivencia de estos pequeños negocios. “Exigimos que nuestros líderes electos brinden apoyo financiero a los restaurantes y bares de nuestra ciudad antes de que cierren permanentemente y dejen sin trabajo a decenas de miles de neoyorquinos”, advirtió.

Los casos aumentan en la ciudad y en el estado

Durante el mes de octubre la Ciudad reportó varios focos del virus en vecindarios de Brooklyn y Queens, desde entonces los casos se han ido incrementado en los cinco condados, incluido Staten Island. De acuerdo con las autoridades de salud, semana pasada, la ciudad de Nueva York registró un promedio de 1,142 casos por día, un aumento del 77% con respecto a las dos semanas anteriores.

Hasta el martes, según el reporte que emite a diario el gobernador Cuomo, en el estado de Nueva York, la tasa promedio de siete días de resultados positivos en las pruebas fue de 2.23%, la cifra más alta desde principios de junio, cuando el estado estaba haciendo menos pruebas que ahora. Este miércoles, el estado reportó 1,628 hospitalizaciones, su total más alto desde mediados de junio. El número de personas hospitalizadas en el estado alcanzó su punto máximo en abril, con varios días en los que superó las 18.000.

Vuelven restricciones en Nueva Jersey y Connecticut 

El repunte del virus ha sido alertado no sólo por las autoridades de Nueva York sino también por las de los estados vecinos, Nueva Jersey Connecticut, región que, al inicio, fue el epicentro de la pandemia.

El gobernador de Nueva Jersey, Philip D. Murphy dispuso nuevos límites al expendio de comidas en interiores de bares y restaurantes que comienzan este jueves por la noche. Murphy declaró que por ahora busca evitar los cierres radicales que paralizaron la economía de la región en marzo. Nueva Jersey ha visto sus hospitalizaciones más del doble en el último mes, de 653 a 1.801, un umbral que se cruzó por última vez en junio.

En Connecticut, las autoridades de salud reportaron que el número de personas hospitalizadas con el virus aumentó, en las áreas donde el brote fue menos severo en la primavera y donde se reabrieron las actividades un poco más rápido.

El gobernador Ned Lamont anunció que ha limitado todas las reuniones privadas en el estado a 10 personas, también ha reducido los límites de capacidad en los restaurantes y ha permitido que los municipios más afectados vuelvan a imponer límites a otros negocios.

De acuerdo con el periódico Hartford Courant, el estado ahora tiene 548 pacientes hospitalizados, su total más alto desde el 29 de mayo. Así mismo, informó este miércoles que la tasa promedio de siete días de resultados positivos en las pruebas fue del 4.1 por ciento, su tasa más alta desde el 1 de junio.

En conjunto, las autoridades de los tres estados han coincidido que podrían radicalizar las medidas restrictivas, lo que resulta en un retroceso después del gradual proceso de reapertura. Por otro lado, las bajas temperaturas en toda la región hacen temer que el virus se propague más rápidamente.

Gobernador de Texas autoriza la reapertura de bares

Los bares de Texas podrán empezar a reabrir por primera vez desde junio, informó el miércoles el gobernador Greg Abbott, poniendo fin a una de las últimas medidas de cierre para combatir el coronavirus implementadas luego de un brote letal durante el verano.

Sin embargo, la orden de Abbott no permite que los bares reabran completamente, y no en todas partes. Tendrán que operar al 50% de su capacidad a partir de la próxima semana, y sólo en los condados que lo autoricen.

Hace unos días, Texas supero las 16,000 muertes a causa del coronavirus y está cerca de alcanzar los 800,000 casos confirmados. El mes pasado, Abbott comenzó a retirar algunas restricciones impuestas para prevenir los contagios por primera vez desde que un repunte de casos durante el verano afectó a Texas, abrumando los hospitales de Houston y a lo largo de la frontera con México.

Aunque el número de casos ha disminuido drásticamente desde agosto, las hospitalizaciones en Texas se han mantenido estables en unos 3,200 pacientes durante dos semanas. Otros estados están registrando repuntes de casos, incluido Wisconsin, donde las autoridades de sanidad anunciaron el miércoles que se abrirá un hospital de campo la próxima semana en los terrenos de la feria del estado cerca de Milwaukee.

A nivel nacional, alrededor de 30,000 pacientes con coronavirus están hospitalizados, de acuerdo con el COVID Tracking Project.

La forma en la que Abbott ha manejado la pandemia ha sido criticada no sólo por los enojados propietarios de bares, sino también por la derecha de su propio partido. Activistas conservadores, que han impulsado la agenda del Partido Republicano durante años, han presentado múltiples demandas en las que acusan al gobernador de excederse con sus órdenes de confinamiento y por emitir una orden para el uso de mascarillas a nivel estatal.

El país del mundo con más bares teme quiebra por falta de vida nocturna, en plena pandemia

Los bares y otros establecimientos del ocio nocturno en España están en riesgo de desaparecer por las restricciones impuestas por las autoridades esta semana para intentar frenar el aumento de contagios del virus. Es la advertencia de un sector que emplea a más de 300.000 personas y juega un papel destacado en el turismo, uno de los pilares de la economía del país. La patronal denuncia que les han “criminalizado” y demanda una reunión urgente con los responsables políticos.

Según el portal Infobae.com “La administración demuestra que no conoce nuestro trabajo, no sabe la magnitud del daño que va a causar a miles de familias”, dice , secretario general de la patronal española del ocio nocturno Spain Nightlife. Según sus cálculos, si las autoridades no rectifican para finales de año podrían desaparecer el 70% de las 40.000 empresas que existen entre discotecas, salas de fiesta, bares musicales, cafés teatro y otras modalidades.

Apunta a los dirigentes de las comunidades autónomas como responsables, pues son quienes tienen la competencia en materia de sanidad tras el fin del estado de alarma en España el 21 de junio, cuando era el gobierno central el que decidía qué negocios podían abrir y en qué condiciones.

En los últimos días han saltado las alarmas al registrarse las peores cifras de contagios diarios desde el 1 de mayo, cuando la población española estaba confinada en sus casas. Según el Ministerio de Sanidad un 10% de los nuevos brotes están vinculados con el ocio nocturno y los casos están creciendo con más velocidad entre los jóvenes.

“Hemos sido los primeros sacrificados, no han tenido piedad”, lamentan desde la patronal. Ante el aumento de los brotes, Cataluña, Aragón y Murcia han sufrido las mayores restricciones (con el cierre total de salas de fiesta y discotecas), en otras comunidades han reducido el aforo hasta más de la mitad y han prohibido pisar la pista de baile mientras en Madrid desde este martes los bares deben cerrar a la 1.30 de la noche.

Esta medida es una mala noticia para muchos negocios de copas que en verano empiezan a llenarse a partir de la medianoche, cuando cierran las terrazas, y hacen caja durante la madrugada. “Lo poco que estábamos facturando se ha ido al carajo”, lamenta en conversación con Infobae Eduardo Gutiérrez, propietario de In Dreams y Harvey’s, dos coctelerías en Madrid.

Con más de una década de experiencia en el negocio, este trabajador describe los problemas que ha atravesado estos últimos meses como “una historia de terror”. Durante los tres meses de la cuarentena (entre marzo y mayo) acumuló una deuda importante porque no pudo abrir ninguno de sus dos establecimientos pese a que sí seguía pagando el alquiler de ambos.

“La única solución que me ofrecieron los propietarios del local era aplazar los pagos del alquiler unos meses, ¿pero eso para qué me sirve si no sé cuándo podré recuperar las cifras de antes de la pandemia?”, lamenta.

Gobernador de Nueva York amenaza con cerrar bares por rebrote del COVID-19

Las autoridades de Nueva York amenazaron ayer lunes con cerrar bares en respuesta a varias escenas de muchedumbres de personas en fiesta registradas durante el fin de semana en calles de la Gran Manzana, incumpliendo las recomendaciones para combatir el coronavirus.

“No podemos permitir que estas congregaciones continúen. Si lo hacen les diré lo que va a ocurrir: vamos a tener que dar marcha atrás en el plan de reapertura y vamos a tener que cerrar bares y restaurantes”, avisó el gobernador del estado, Andrew Cuomo, en una conferencia de prensa.

Cuomo urgió a las autoridades locales a hacer cumplir las normas y llamó a los hosteleros a respetar las directrices, recordando que no hacerlo es incumplir la ley y puede acarrear sanciones.

El gobernador también tuvo un mensaje para los jóvenes, a los que dijo que no pueden creerse “superhéroes”, pues también corren riesgos con la COVID-19 e, incluso, si no enferman de gravedad pueden contagiar a otras personas, echando por tierra el trabajo para controlar la pandemia.

En la misma línea, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, lamentó las escenas vistas durante el fin de semana en algunos puntos de la ciudad, en especial en el vecindario de Astoria, en el distrito de Queens, donde se tomaron vídeos en los que podía verse a centenares de personas, muchas sin mascarillas, bebiendo en la calle y que se hicieron virales.

En respuesta, las autoridades han cerrado un restaurante de la zona por supuestamente violar las normas sobre servicio en terraza, que es el único que por ahora tienen permitidos los establecimientos de la ciudad.

Nueva York entró este lunes en la cuarta fase de su reapertura, pero los bares y restaurantes siguen sin poder servir en su interior, en una medida para evitar los rebrotes vistos en otros estados de Estados Unidos.

De Blasio aseguró que se va a reforzar la vigilancia sobre los bares tras las escenas del fin de semana y aseguró que si los hosteleros no cooperan será necesario cerrar establecimientos.