Tag: biden

Estados Unidos sanciona a Rusia y expulsa a 10 diplomáticos

Estados Unidos impuso ayer jueves (15.04.2021) sanciones a Rusia por su presunta interferencia en las elecciones presidenciales de 2020 y su supuesto papel en un ciberataque masivo, además de imponer castigos relacionados con las acciones rusas en Ucrania y Afganistán.

El gobierno del presidente Joe Biden anunció además la expulsión de Estados Unidos de 10 miembros de la misión diplomática rusa en Washington, incluidos integrantes de los servicios de Inteligencia. 

La Casa Blanca acusó formalmente al Servicio de Espionaje Exterior de Rusia (SVR) de haber perpetrado el ciberataque masivo que comenzó presuntamente en 2019 y penetró en los sistemas del gobierno estadounidense y grandes compañías mediante un programa de la empresa SolarWinds.

El presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva que permitirá volver a castigar a Rusia con “consecuencias estratégicas y económicas”, si “continúa o promueve una escalada de sus acciones desestabilizadoras internacionales”, advirtió la Casa Blanca en un comunicado.

OTAN apoya sanciones a Rusia por “actividades desestabilizadoras”

La OTAN expresó ayer jueves su apoyo y “solidaridad” a Estados Unidos ante la adopción de sanciones contra Rusia, por considerar que el gobierno de Vladimir Putin realiza “actividades desestabilizadoras”, en particular en Ucrania y Georgia.

“Los aliados de la OTAN apoyan y se solidarizan con Estados Unidos”, señaló la alianza militar transatlántica en un comunicado.

UE también apoya sanciones estadounidenses a Rusia

“La Unión Europea y sus Estados miembro expresan su solidaridad con Estados Unidos por el impacto de las actividades cibernéticas maliciosas, en particular la operación cibernética SolarWinds, que, según evalúa Estados Unidos, ha sido realizada por Rusia”, declaró el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell.

El jefe de la diplomacia europea señaló que la operación, que penetró en los sistemas del gobierno estadounidense y grandes compañías, ha afectado “a los gobiernos y empresas de todo el mundo, incluidos Estados miembro de la UE”.

Joe Biden anunciará la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán

El presidente Joe Biden planea anunciar este miércoles la retirada de las tropas de Estados Unidos de Afganistán antes del próximo vigésimo aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre, según tres personas familiarizadas con los planes.

La retirada amplía la presencia de las tropas estadounidenses más allá de la fecha límite del 1 de mayo fijada por la administración de Trump en un acuerdo con los talibanes, pero solo por una cuestión de meses.

Biden ha estado sopesando la decisión durante meses con sus asesores y señaló que no creía que las tropas estadounidenses debían permanecer en el país mucho más allá de la fecha límite.

Se espera que los funcionarios expliquen la decisión más tarde el martes.

El diario The Washington Post fue el primero en comunicar la noticia.

Los funcionarios estadounidenses dicen que hay unos 2.500 soldados en Afganistán. Además, no está claro qué ocurrirá con varios centenares de fuerzas de operaciones especiales estadounidenses que colaboran con la CIA en misiones antiterroristas. Esas tropas no están reconocidas públicamente y no forman parte del cálculo formal de 2.500 efectivos en el país.

La decisión pondría fin a la guerra más larga en la historia de Estados Unidos

El nuevo plazo de Biden para retirar las tropas estadounidenses el 11 de septiembre marcaría el fin simbólico de la guerra más larga de la historia de Estados Unidos: exactamente 20 años después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 que dieron impulso a la invasión inicial de Afganistán por parte de Estados Unidos.

La retirada de las tropas de Afganistán es la primera decisión importante de la presidencia de Biden con respecto a las tropas estadounidenses en el extranjero, y Biden se debatió con lo que debía hacer durante meses antes de la fecha límite del 1 de mayo fijada por su predecesor.

El mes pasado, Biden señaló que era poco probable que se cumpliera el plazo del 1 de mayo, pero dijo en su primera conferencia de prensa como presidente que no preveía que las tropas estadounidenses permanecieran en Afganistán el año que viene.

«No nos quedaremos durante mucho tiempo. Nos iremos», dijo Biden. «La cuestión es cuándo nos vamos». Añadió que «será difícil cumplir el plazo del 1 de mayo, simplemente por razones tácticas».

El secretario de Estado de EE.UU., Tony Blinken, sentó las bases para que Biden anunciara la retirada en una llamada telefónica con el presidente Ashraf Ghani el martes, según dos fuentes familiarizadas con la llamada.

Joe Biden pide aumento del gasto para el próximo ejercicio presupuestario

El presidente Biden, señalando que Estados Unidos ha “invertido significativamente menos en servicios públicos básicos”, solicitará al Congreso un aumento del 16% en el gasto anual para una variedad de programas nacionales, anunció el viernes la Casa Blanca.

La primera entrega del presupuesto de Biden, para el año fiscal que comienza el 1 de octubre, solicita poco más de $1.5 billones para los llamados gastos discrecionales, aproximadamente una cuarta parte de los desembolsos federales regidos por las leyes de asignaciones anuales. Un poco más de la mitad del dinero se destinaría a programas nacionales y el resto a seguridad nacional.

El aumento del gasto interno ampliaría los programas de salud, educación, vivienda, investigación científica y cambio climático, reflejando las prioridades de la nueva administración. El dinero para la aplicación de los derechos civiles y los esfuerzos para combatir la violencia contra las mujeres también recibiría grandes aumentos.

Biden citó varias de las nuevas iniciativas en breves comentarios a los periodistas el viernes por la tarde, diciendo que esperaba “obtener algún apoyo bipartidista” para el gasto.

Aunque los presupuestos presidenciales se han ignorado en gran medida en los últimos años, es probable que el de Biden reciba una recepción más cálida en Capitol Hill, donde los demócratas controlan ambas cámaras del Congreso y comparten muchos de los objetivos de la administración. Sin embargo, con una escasa mayoría en la Cámara y un Senado dividido equitativamente, es casi seguro que muchas de las propuestas del mandatario cambiarán, una probabilidad que admitieron los funcionarios de la Casa Blanca.

El presupuesto es “una oportunidad para delinear las prioridades de la administración actual”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, y agregó: “Estamos al comienzo de lo que sabemos es un largo trayecto” a través del proceso de asignaciones del Congreso.

Si bien los programas nacionales recibirían un gran aumento, el gasto en defensa, que obtuvo importantes incrementos con el presidente Trump, crecería solo ligeramente, poco menos del 2%. Incluso eso, sin embargo, generó objeciones de algunos demócratas progresistas. El representante Ro Khanna (demócrata de Fremont) señaló en un comunicado que la ampliación al Pentágono fue “decepcionante”.

Un alto funcionario de la administración que informó a los periodistas, bajo condición de anonimato, indicó que gran parte del aumento de la defensa se destinaría a acrecentar el salario de los miembros del servicio. Biden también eliminaría las llamadas cuentas de operaciones de contingencia en el extranjero, un truco que permitió a las administraciones anteriores financiar los conflictos continuos en Irak, Afganistán y otros lugares sin contar el gasto en el presupuesto regular del Pentágono.

Los aumentos propuestos en el gasto discrecional se suman a otras tres grandes cantidades de dinero que Biden ha pedido: aproximadamente $1.9 billones que el Congreso aprobó el mes pasado como parte de su paquete de ayuda por el COVID-19, el gasto en infraestructura que pidió el mes pasado como parte de su plan “Reconstruir mejor” y la cantidad adicional para apoyar a las familias, mismo que ha dicho que solicitará más adelante esta primavera.

Joe Biden anuncia restricciones limitadas para control de armas

Bajo la presión de actuar ante la reciente ola de tiroteos masivos de alto perfil, el presidente Joe Biden reveló este jueves un paquete de medidas que busca enfrentar el flagelo de violencia de armas a la que calificó de «mancha para la nación».

«La violencia de armas en este país es una epidemia», aseveró Biden en el Jardín de las Rosas, mientras se dirigía a una audiencia de legisladores y estadounidenses afectados por este fenómeno. «Y eso es una vergüenza internacional», añadió.

Biden argumentó de manera reiterada que estas acciones ejecutivas sobre el control de armas no afectan el derecho a portarlas, consagrado en la Segunda Enmienda. Ahora bien, las medidas incluyen esfuerzos para restringir las llamadas «armas fantasma», que se pueden ensamblar utilizando piezas e instrucciones adquiridas en línea.

Las acciones de Biden tienen un alcance limitado. También, se quedan cortas para los pasos que el presidente ha prometido tomar de cara a presionar al Congreso. Aún así cumplen el compromiso del mandatario el mes pasado sobre implementar medidas de «sentido común» por su cuenta. Entre ellas, la decisión de aumentar la regulación para los soportes de armas que hacen que los disparos sean más precisos. Justamente, algo que se relaciona directamente con el tiroteo del mes pasado en Boulder, Colorado, pues allí se utilizó tal dispositivo.

Biden también dio a conocer que está proponiendo al activista de control de armas, David Chipman, para encabezar la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés), que no ha tenido un director permanente desde 2015.

El presidente enfatizó que los anuncios solo equivalen a los primeros pasos para abordar la violencia de armas, la cual requerirá acciones posteriores del Congreso. Entre ellas, la prohibición de las armas de asalto o reglas que exijan la verificación de antecedentes universales. Biden, que está en medio del impulso de un plan de infraestructura masivo, expresó previamente su incertidumbre sobre la probabilidad de aprobar nuevas leyes extensas sobre armas.

Incluso, este jueves reconoció la lucha persistente por convencer a Washington de que tome acciones sobre un tema aparentemente intrincado.

«Tenemos un largo camino por recorrer», dijo, «parece que siempre tenemos un largo camino por recorrer».

Pero insistió en que los legisladores deben romper el patrón.

«Ellos han ofrecido muchos pensamientos y oraciones, los miembros del Congreso, pero no han aprobado ni una sola ley federal nueva para reducir la violencia de armas», completó. «Basta de oraciones, es tiempo para algo de acción», enfatizó.

Las acciones de Biden sobre las armas

A medida la postura del país sobre las armas ha evolucionado, Biden ha estado al frente y al centro en casi todos los momentos importantes del camino durante más de tres décadas. Desde el triunfo de una prohibición de 10 años para las armas de asalto en 1994 hasta la decepción de la derrota sobre las verificaciones de antecedentes universales tras la masacre de Sandy Hook en 2012.

Los recientes tiroteos en Georgia y Colorado plantearon la pregunta dentro del Ala Oeste sobre cuánto capital político debería dedicar el presidente al asunto. Justamente, un tema que con tanta frecuencia ha resultado en frustración. Al igual que el expresidente Barack Obama, Biden determinó que las acciones ejecutivas son un método más viable para avanzar, dado que el Congreso está estrechamente dividido y hay una lista de otras prioridades urgentes.

Biden dijo que despojar a los fabricantes de armas de la protección de responsabilidad sería una de sus primera prioridades legislativas sobre el control de armas.

Es «la única industria en Estados Unidos, una industria de 1.000 millones de dólares, que no puede ser demandada», dijo el presidente. «Imaginen lo diferente que sería si esa misma exención hubiera estado disponible para las empresas tabacaleras», añadió.

Este asunto formó parte de una lista de acciones que Biden señaló el Congreso debía abordar para combatir la violencia armada. Aunque, añadió, que potencialmente podría tener un efecto descomunal.

Corte suspende proceso de deportación acelerada impuesto por gobierno de Trump

El juez Richard Leon, de la Corte de Distrito de Washington, D.C., suspendió una regla que impedía a los inmigrantes tener acceso a un juicio justo, lo que aceleraría su deportación.

La disposición fue impuesta en las últimas semanas del gobierno del presidente Donald Trump y fue emitida por la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR), área del Departamento de Justicia (DOJ) que administra los tribunales de inmigración.

La regla publicada el 16 de diciembre del 2020 reducía la capacidad de los jueces en la discreción de los casos, además que sus sentencias podrían ser revertidas fácilmente por la BIA, acusaron activistas que presentaron la demanda.

“La regla general de la Administración Trump niega ilegalmente a los inmigrantes una audiencia justa en la corte e impide la capacidad de los defensores de los inmigrantes para representarlos y defenderlos”, indicaron los grupos defensores en un mensaje conjunto.

Entre otros aspectos, la medida modificaba los procedimientos, a fin de privar a los inmigrantes del acceso a una audiencia, limitar su derecho a presentar pruebas y a seleccionar un abogado.

La coalición de demandantes se integró por la Red Católica de Inmigración Legal Inc., los Servicios de Defensa de Brooklyn (BDS), el Proyecto de Derechos de Inmigrantes y Refugiados de Florence (FIRRP), HIAS (fundada como Sociedad de Ayuda para Inmigrantes Hebreos) y el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes (NIJC), quienes fueron representados por NIJC y Democracy Forward.

El juez Leon ordena que se mantenga la regla previa, al reconocer que los demandantes demostraran los daños a un proceso justo.

“Han demostrado un daño probablemente irreparable sin una suspensión”, dijo el juez, al tiempo que consideró que volver a los lineamientos previos “equilibrará mejor las acciones en juego y servirá al interés público”.

El juez Leon incluso opinó que 30 días para presentar comentarios sobre una regla tan compleja son insuficientes.

Así afecta a inmigrantes

La regla impacta de la siguiente forma a inmigrantes con procesos abiertos:

  • Reduce el tiempo para presentar pruebas
  • Complica a los inmigrantes enonctrar un abogado
  • Prohíbe que la BIA considerar evidencia para protección, como asilo
  • Revierte los procedimientos para determinar la salida voluntaria
  • Permite a la BIA tomar decisiones sin posibilidad de que las partes impugnen esos hechos
  • Elimina la autoridad de los jueces de inmigración y de la BIA para cerrar o reabrir administrativamente los procedimientos.

EEUU: Biden anuncia que todos los adultos podrán pedir cita para vacunarse a partir del 19 de abril

Joe Biden, presidente de Estados Unidos, ha anunciado que todos los adultos del país tendrán acceso a la vacuna contra la covid-19 para el 19 de abril. El anuncio hecho antes de visitar un centro de vacunación en Alexandria, a las afueras de Washington, implica un adelanto de dos semanas sobre el objetivo antes anunciado por su administración, fijado para el 1 de mayo. A pesar de la buena nueva, el mandatario ha querido apelar a la prudencia al declarar que el país está todavía “en una carrera a vida o muerte contra el virus”.

“Mi mensaje hoy es muy sencillo. Muchos Estados ya han abierto la vacunación a todos los adultos, pero empezando el 19 de abril, cada adulto de cada Estado, cada adulto de este país, tendrá derecho a ponerse en la fila y conseguir una vacuna contra la covid”, dijo Biden. “¡Vacúnense ya!”, exhortó el presidente a los más mayores. “Si conocen a alguien de más de 65 años quien no se haya puesto esta vacuna que salva la vida, llámenles ahora. Ayúdenles a que consigan su dosis esta semana o la próxima. Vayan a buscarlos a su casa, condúzcanles [hasta el centro de vacunación]”, siguió Biden. ”Pueden ser sus padres, sus abuelos, su tía o su tío, sus vecinos”, insistió el mandatario.

“Se acabaron las normas confusas”, declaró el mandatario al poner como meta el 19 de abril. Biden declaraba que EE UU era el primer país del mundo en haber administrado 150 millones de vacunas y señalaba que esa cifra se había conseguido en sus primeros 75 días en la presidencia. “Para cuando se cumplan 100 días, 200 millones de personas habrán sido vacunadas”, anunció el mandatario. Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés), un tercio de los estadounidenses (sobre una población de poco más de 330 millones) ya han recibido al menos la primera dosis de la vacuna; poco más del 23,2 % de los adultos del país ya están completamente inmunizados.

Biden mantuvo durante todo su discurso la cautela al afirmar que “hasta que la vacuna no esté disponible en todo el mundo y acabemos con el virus mutando en otros países no estaremos completamente a salvo”. El presidente estadounidense ha pisado fuerte el acelerador desde que colocó de forma prioritaria la vacunación de los ciudadanos en el centro de su agenda.

A su vez, la Casa Blanca descartaba este martes la imposición de cualquier forma de pasaporte sanitario de vacunación contra el coronavirus en Estados Unidos, pero dijo que las empresas privadas eran libres de explorar la idea. “El Gobierno no apoya ni apoyará ahora un sistema que requiera que los estadounidenses porten una credencial. No habrá una base de datos federal de vacunas ni un mandato federal que requiera que todos obtengan una única credencial de vacunación”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Los llamados pasaportes de vacunas, que prueban que alguien ha sido inoculado contra el covid-19, se han promocionado en todo el mundo como una herramienta potencialmente poderosa para reabrir países de manera segura a reuniones masivas y viajes. Sin embargo, la idea ha provocado un rechazo generalizado ante preocupaciones relacionadas con la privacidad u otros abusos de los derechos civiles.

Con información de El País

Biden: “es un error” que Rangers de Texas permitan lleno total de su estadio

El presidente de EEUU Joe Biden consideró “un error” el que el equipo de los Rangers de Texas de las Grandes Ligas permitan que los fanáticos del béisbol llenen su parque desde el primer juego de la campaña que comienzó ayer.


En declaraciones a la cadena ESPN un día antes de la inauguración de la temporada, Biden dijo también ayer que respalda las negociaciones entre las Grandes Ligas y el sindicato de jugadores sobre la posibilidad de mudar el Juego de Estrellas fuera de Atlanta, ante las preocupaciones sobre una legislación adoptadaen Georgia, que restringiría el derecho al voto.
Hoy está previsto el retorno del público a los estadios de las Grandes Ligas, donde se había prohibido el ingreso de espectadores al graderío durante la pasada campaña regular, debido a la pandemia.

La afluencia de fanáticos se limitará aproximadamente al 12% de la capacidad de los graderíos en Boston y Washington. Doce clubes admitirán al 20% de los aficionados posibles como máximo, Colorado al 43% y Houston al 50%.


El único equipo que recibirá a más aficionados, será Texas, con el 100% de la capacidad de su nuevo parque, el Globe Life Field, que cuenta con 40,300 butacas.
“Bueno, esa es la decisión que ellos tomaron. Pienso que es un error”, dijo Biden a ESPN. “Deberían escuchar al doctor (Anthony) Fauci, a los científicos y a los expertos. Pero creo que esto no es responsable”.

Las Grandes Ligas alientan a todos los involucrados con el béisbol a vacunarse contra el covid-19 lo más pronto posible.


Un memorándum de tres páginas por parte de las mayores y el sindicato de peloteros fue enviado el lunes a los agremiados y al personal de los equipos. Informa que algunas restricciones se eliminarán cuando el 85% de los jugadores de las Grandes Ligas y de los empleados en el terreno estén vacunados contra el coronavirus.

Líder republicano del Senado de EEUU se opone al plan de infraestructura de Biden

El líder de la minoría del Senado de Estados Unidos, el republicano Mitch McConnell, dijo ayer jueves que “luchará en todo momento” contra el plan de infraestructura de 2 billones de dólares que propuso el presidente demócrata, Joe Biden. 

El mandatario, cuyo partido cuenta con una ajustada mayoría en la cámara, propuso un plan de inversiones en proyectos de infraestructuras en Estados Unidos para ocho años, que incluirían esfuerzos contra el cambio climático mientras se crean “millones de puestos de trabajo”. 

El plan prevé financiar el gasto con un aumento del impuesto empresarial hasta el 28%, desde el 21% actual. 

La Casa Blanca dijo que busca recabar apoyo al plan por parte de congresistas demócratas y republicanos en algunas medidas, que son populares entre votantes de ambos partidos. 

Pero el republicano McConnell está en contra del aumento de impuestos, que ha calificado de “caballo de Troya”. 

“Creo que ese paquete que están elaborando ahora, por más que nos gustaría atender la infraestructura, no recibirá el apoyo de nuestra parte”, dijo McConnell, principal republicano del Senado. 

“Lo último que la economía necesita en estos momentos es un aumento de impuestos a todos los sectores productivos”.

Refiriéndose a los demócratas, McConnell dijo durante una conferencia de prensa en su estado natal de Kentucky: “Voy a luchar contra ellos en todo momento, porque creo que esta es la receta equivocada para Estados Unidos”. 

El plan de Biden tiene “más dinero para coches eléctricos que para carreteras y puentes”, añadió.  

Los demócratas controlan ambas cámaras del Congreso pero sus mayorías son frágiles, especialmente en el Senado, donde hay 50 legisladores de cada partido. La vicepresidenta demócrata Kamala Harris emite los votos de desempate.

Por lo general, se necesitan 60 votos para convertir cualquier legislación en ley definitiva.  

Pero a veces una mayoría simple puede aprobar ciertas iniciativas relacionadas con el presupuesto, que es como el Congreso aprobó el proyecto de ley de alivio económico por pandemia de casi 2 billones de dólares en marzo, con el único apoyo de los demócratas. 

En la Cámara de Representantes, la mayoría demócrata es más holgada y, si no hay objeciones importantes, la presidenta Nancy Pelosi espera aprobar el plan de Biden a principios de julio.  

Biden presenta hoy plan de infraestructura con inversiones de US$ 4 trillones

El presidente de EEUU Joe Biden presentará hoy la primera etapa de una amplia propuesta de infraestructura y empleos de dos frentes este miércoles. Su gobierno lanzará su esfuerzo esperado de meses para aprobar propuestas que totalizarán entre US$ 3 y US$ 4 trillones, según altos funcionarios de la administración.

Biden, quien detallará la parte de la propuesta de infraestructura y clima en Pittsburgh, se enfocará en reparar la infraestructura física del país mientras impulsa inversiones significativas en infraestructura climática e investigación y desarrollo.
«El presidente tiene un plan para arreglar nuestra infraestructura y un plan para pagarla», dijo el lunes a los periodistas la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. «Pero también estamos abiertos a tener una discusión, y ciertamente esperamos tener una discusión con los miembros del Congreso en el futuro».

La propuesta de Biden marcará el primer paso de lo que se espera sean largas negociaciones con los legisladores en el Capitolio. Allí, los demócratas han trabajado en sus propias versiones de varias piezas clave de la propuesta y también están en medio de la elaboración de posibles fuentes de ingresos para pagar parte o todo el plan, dicen los asesores.

Pero la decisión de seguir adelante con las promesas de campaña para un amplio paquete de empleo, infraestructura y red de seguridad social subraya el deseo de Biden y sus principales asesores de continuar impulsando propuestas que tienen el potencial de ser transformadoras para la economía de Estados Unidos, si eso significa que el apoyo del Partido Republicano será difícil de asegurar.

Biden anunciará la propuesta en la misma ciudad de Pensilvania donde lanzó su campaña presidencial en 2019.

Proponen que EEUU emita pasaportes digitales de vacunación contra el Covid-19

La Casa Blanca y varias compañías privadas de Estados Unidos trabajan para desarrollar un estándar de pasaporte de vacunación que certifique que su portador está inmunizado contra el coronavirus, una iniciativa que también prepara la Unión Europea (UE), informó este domingo el diario The Washington Post.

El Gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, está evaluando iniciativas de al menos 17 empresas para crear certificados digitales de vacunación, según fuentes oficiales citadas por el periódico.

Se espera que los llamados “pasaportes” sean gratuitos y estén disponibles a través de aplicaciones para teléfonos celulares inteligentes, que podrán mostrar un código escaneable de tipo QR, como los que se usan como tarjeta de embarque digital en muchas aerolíneas, explica el Post.

Los estadounidenses que no tengan celulares estadounidenses podrán imprimir sus certificados y llevarlos consigo, según las empresas que están desarrollando los productos.

Esa misión implica superar muchos desafíos, como el de prevenir la falsificación de los pasaportes o el pirateo de los sistemas que los contienen. Además, la Casa Blanca quiere evitar la impresión de que hay un mandato gubernamental que obliga a estar vacunado, algo políticamente delicado en Estados Unidos.

Biden presentará paquete de recuperación económica esta semana

 El presidente de EEUU, Joe Biden, presentará la primera parte de su paquete multimillonario de recuperación económica esta semana, enfocándose en la reconstrucción de carreteras, puentes y otra infraestructura, seguido de un plan separado a finales de abril que abordará la atención infantil y médica.
La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, confirmó hoy los planes de la administración de dividir el paquete en dos propuestas legislativas, como parte de un esfuerzo por obtener el apoyo de los republicanos del Congreso. Pero agregó que “trabajaremos con el Senado y la Cámara de Representantes para ver cómo debe avanzar”.

Biden dará a conocer detalles en un discurso el miércoles en Pittsburgh sobre su propuesta de inversiones federales en infraestructura física, un tema que ha atraído el apoyo de los republicanos a pesar de la cautela sobre un paquete costoso tan poco después de la aprobación del plan de estímulo por 1,900 billones para paliar los efectos económicos del coronavirus en Estados Unidos.
Mientras tanto, los demócratas han estado apuntando a un paquete más amplio que podría incluir cambios de política sobre energía verde, inmigración y otros temas, así como hacer permanente parte de la asistencia covid-19 recién aprobada, como los créditos fiscales por hijos. Muchos están dispuestos a pasar por alto a los republicanos, si es necesario.

Casa Blanca: EEUU y México tienen responsabilidad compartida ante la inmigración irregular

Funcionarios de la administración del presidente Joe Biden dijeron este jueves a los periodistas que Estados Unidos y México trabajan arduamente para abordar las “causas fundamentales de la migración irregular”.

La Casa Blanca informó que México ve el problema migratorio “como una responsabilidad compartida”.

Una visita de dos días a México, liderada por Roberta Jacobson, coordinadora para la frontera sur, dejó en claro que EE. UU. está enfocado en que “en términos de inseguridad e inestabilidad” la falta de oportunidades es algo que influye sobremanera en la cantidad de inmigrantes que ingresan sin permisos a EE. UU.

El mismo día el presidente Biden dijo que es normal que suceda ese aumento en el flujo migratorio para esta época del año.

“Pasa cada año, en esta época, hay un incremento significativo en la llegada de gente que viene a la frontera”, aseguró Biden.

A preguntas de los periodistas, un funcionario explicó que ante las críticas por las deportaciones, es necesario aclarar que “obviamente estamos expulsando a un gran número de migrantes, pero se trata principalmente de hombres adultos”.

El funcionario dijo EE. UU. no apelará al Título 47wQbNPTDJp9hMYdvogK2hAUiHsGeiybwaWe36bwtRQ3UTpYV7YuZ8FV5j9nauFCWwcjM6dTzpL5s2N79Rp5unwdMvc8ZKUno acompañados que ya están bajo custodia del gobierno estadounidense.

“Es una conversación en curso, por lo que hay conversaciones cada día entre nuestros altos funcionarios en nuestras respectivas agencias”, señaló.

Además, dijeron los funcionarios: “En los próximos 90 días, también se hará especial hincapié en perseguir a las organizaciones de trata, no solo a las organizaciones de contrabando, sino a las organizaciones de trata que han estado utilizando una estrategia de mensajería para manipular a personas que obviamente buscan oportunidades económicas o que huyen de la violencia”.