Tag: CAMPAÑA ELECTORAL

“Esta elección no ha terminado”, la campaña de Trump se alista para desafiar a Biden

«Esta elección no ha terminado». Esta es la frase lapidaria que hoy sostiene la campaña del presidente Donald Trump y es una respuesta frontal al candidato demócrata, Joe Biden, quien tomara una ligera delantera en Pensilvania y Georgia en el conteo de votos que siguió este viernes, algo que pudiera ser impugnado debido al estrecho margen entre los contendores.

La afirmación se desprende de un comunicado emitido por la campaña de Trump y va en consonancia con las numerosas batallas legales —tanto en Pensilvania como en otros estados claves— que está librando el mandatario.

Ahora, con base en los números que se dieron a conocer este viernes, no se descarta un reconteo en Georgia, otro territorio «bisagra» cuyos resultados siguen en demora. No obstante, la campaña ya lo da por hecho.

En el comunicado se lee en sus primeras líneas que “esta elección no ha terminado. La falsa proyección de Joe Biden como ganador se basa en resultados en cuatro estados que están lejos de ser definitivos. Georgia se dirige a un recuento, donde confiamos en que encontraremos boletas recolectadas incorrectamente y donde el presidente Trump finalmente prevalecerá”.

Colaboradores cercanos de Mike Pence y dos asistentes dan positivo por Coronavirus

Al menos tres de los principales asesores del vicepresidente Mike Pence dieron positivo por el coronavirus en los últimos días, dijeron personas informadas sobre el asunto, lo que generó nuevas preguntas sobre los protocolos de seguridad en la Casa Blanca, donde no se usan máscaras de manera rutinaria.

Devin O’Malley, portavoz de Pence, quien dirige el grupo de trabajo sobre el coronavirus de la Casa Blanca, dijo que el jefe de gabinete del vicepresidente, Marc Short, había dado positivo. Una persona informada sobre el diagnóstico dijo que se recibió el sábado.

“El vicepresidente Pence y la Sra. Pence dieron negativo en la prueba de Covid-19 hoy, y gozan de buena salud”, dijo O’Malley. “Si bien el vicepresidente Pence se considera un contacto cercano con el Sr. Short, en consulta con la Unidad Médica de la Casa Blanca, el vicepresidente mantendrá su horario de acuerdo con directrices del C.D.C. para el personal esencial “.

El sábado temprano, una fuente familiarizada con el asunto le dijo a CNN que Marty Obst, un asesor principal de Pence que no es un empleado del gobierno, dio positivo por coronavirus a principios de esta semana.

Otra persona informada sobre los acontecimientos, a quien tampoco se le permitió hablar públicamente, dijo al NYT que al menos un miembro adicional del personal de Pence había dado positivo.

El sábado, Pence viajó a Florida para realizar manifestaciones de la campaña en Lakeland y Tallahassee.

El vicepresidente cruzó la pista del Marine Two con una máscara y abordó el Air Force Two con una hora de retraso. Pence rara vez usa una máscara al abordar y no saludó en la parte superior de las escaleras antes de abordar el sábado, como suele hacer.

Pence salió sin máscara del Air Force Two en Florida, bajó corriendo los escalones y trotó por la pista, agitando el puño mientras se acercaba al podio. La oficina del vicepresidente emitió la declaración momentos después de que el avión aterrizara en la Base de la Fuerza Aérea Andrews.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han emitido una guía que dice que las personas deben quedarse en casa durante 14 días después de tener contacto con una persona que tiene Covid-19.

A pesar de que Pence estuvo en estrecho contacto con Short tan recientemente como el viernes, el vicepresidente planea continuar haciendo campaña.

El sábado por la noche, la oficina del vicepresidente dio a conocer su horario para el domingo, que incluye más viajes y comentarios en un mitin de campaña en Carolina del Norte.

¿Puede ser decisivo el voto venezolano en las elecciones presidenciales de EEUU?

La crisis en Venezuela es un tema que interesa a una parte muy concreta del electorado. Ni siquiera es algo que importe a una gran mayoría del electorado hispano en Estados Unidos, que podría tener más interés en conocer propuestas sobre economía, de salud o de una posible reforma migratoria. Sin embargo, el tema venezolano continúa siendo un tema destacado en la campaña, especialmente cuando se trata de Florida.

Alrededor de 1,6 millones de latinos en Florida son elegibles para votar, según los últimos datos del Censo. Los cubanos y los puertorriqueños son mayoría, con 650.000 votantes en cada una de las comunidades, y después destacan los colombianos, con unos 190.000 que son elegibles para votar. La comunidad venezolana representa una pequeña parte de ese electorado, con 50.000 votantes.

¿Por qué siendo una parte tan pequeña del electorado, el voto venezolano acapara tanto interés en la campaña? Para entender una de las claves deberíamos remontarnos cuatro años atrás, cuando Hillary Clinton perdió el estado de Florida frente a Donald Trump por 130.000 votos.

Esos votos en Florida fueron los que dieron la victoria al actual presidente Donald Trump para llegar a la Casa Blanca. “Quién gana Florida, gana las elecciones en Estados Unidos”, comentó el analista político Javier Maza en una entrevista con la Voz de América.

Las encuestas auguran que Florida será el estado más disputado y que el candidato que resulte ganador ahí lo será con muy pocos votos. “Se va a jugar el estado de Florida, que es determinante para la elección, hasta el último voto”, pronosticó el periodista Daniel Coronell en una intervención en el podcast de The Washington Post.

Y esos votos, que marcarían la diferencia, podrían recaer en la comunidad venezolana, sobre todo si tenemos en cuenta que un pequeño número de votos es el que puede acabar dando la victoria a uno u otro candidato. Eso fue lo que pasó hace cuatro años y se puede volver a repetir en esta ocasión.Descargar archivo  Embed Descargar audio

“El discurso anti chavista funciona en Miami”

El presidente Donald Trump ha señalado a la candidatura demócrata de estar respaldada por la izquierda más radical de América Latina, con Venezuela, Cuba o Nicaragua, y advirtiendo que si Joe Biden llega al poder, Estados Unidos se puede convertir en un país comunista.

“(Joe Biden y Kamala Harris) no son afines al castrochavismo, lo que pasa es que en la sobresimplificación que hay para buscar el voto cubano, colombiano y venezolano están buscando la manera de señalarlos y de colgarles el estigma porque es un discurso que ha funcionado mundialmente”, remarcó Coronell.

Según él, el hecho de que “en Miami haya muchas personas exiliadas a causa de los regímenes de Cuba, Venezuela y Nicaragua” hace que ese tipo de discursos sean mucho más efectivos para que, después de todo, se puedan asegurar los votos.

Un informe de la Universidad del Norte de Florida señala que 7 de cada 10 venezolanos se inclinaría por la opción republicana y que el 98 por ciento de los que son elegibles para votar van a ir a ejercer su derecho para los comicios del 3 de noviembre.

Ese aspecto se abordó hace unas semanas en una conferencia que, precisamente, analizaba el impacto del voto venezolano en las elecciones de Florida.

“En Florida hay una buena relación de Trump con algunos segmentos del voto latino”, dijo Eugenio Martínez, analista político, en unas declaraciones recogidas por El Diario. “Lo que vemos en el elector venezolano, particularmente, es que ya sea del Partido Republicano o Demócrata, tiene una alta coincidencia con la postura de la administración de Trump sobre el tema venezolano”, agregaba.

En el lado opuesto, el analista político, Carlos Pereira, un venezolano de tendencia demócrata, lamenta a la VOA que los republicanos “se estén aprovechando” de la crisis política y humanitaria en Venezuela para sacar rédito electoral.

“Donald Trump está mintiendo y sabe que no va a hacer nada porque sus intereses no se lo permiten”, subrayó.

Joe Biden, por su parte, también se ha desmarcado de esas acusaciones de Trump. Incluso ha repetido en varias ocasiones que él condena las acciones de Nicolás Maduro al frente del Palacio de Miraflores y que tiene la intención de seguir presionando al gobierno en disputa para que abandonen el poder.

En las últimas semanas, la campaña demócrata ha intensificado los actos en ciudades como Doral, donde vive la mayor población venezolana de Estados Unidos, con el objetivo de cautivar el voto de los indecisos, conscientes de que unos pocos votos podrían acabar dando la victoria en el estado de Florida.

Sin embargo, varios analistas coinciden al afirmar que si bien “el voto de los electores venezolanos es importante, no va a ser determinante” en las elecciones presidenciales.

“Hay comunidades mucho más grandes en este país que serán más determinantes que lo que ahora es la venezolana”, apostilló Alfredo Ortega, otro analista político consultado por la VOA.

Voto boricua se vuelve crucial en elecciones de Estados Unidos

Las campañas del presidente Donald Trump y del exvicepresidente Joe Biden intentan atraer simpatizantes en un lugar en donde los ciudadanos estadounidenses no pueden votar, pero cuentan con la atención de cientos de miles de posibles votantes en el disputado estado de Florida.

Los candidatos se están enfocando en Puerto Rico de una forma nunca antes vista, después de que el territorio estadounidense se encontró súbitamente en medio de la contienda aunque los puertorriqueños no pueden participar en los comicios presidenciales a pesar de ser ciudadanos estadounidenses desde 1917.

Las campañas lo saben, pero esperan que los habitantes de la isla presionen a familiares y amigos en Estados Unidos continental a que voten por ellos en una estrategia que aprovecha los estrechos vínculos que comparten.

Es un novedoso papel que apela a la idea de que los puertorriqueños en Florida sienten que están votando indirectamente en nombre de los que siguen en la isla y que no pueden participar en la democracia estadounidense. Cada vez son más personas las que encuentran atractivo este papel, en especial luego de que muchos habitantes en la isla atraviesan problemas para recuperarse tras el paso de los huracanes Irma y María, una serie de terremotos, una profunda crisis económica y la pandemia.

Según informe de la policía.

“Voto por 3 millones de puertorriqueños en la isla, incluyendo toda mi familia”, dijo Jerick Mediavilla, quien es originario de la localidad serrana de Corozal y participa por primera vez en las elecciones presidenciales estadounidenses luego de mudarse a Orlando hace cuatro años. “Puerto Rico no tiene voz. Nuestra voz es a través de los Estados Unidos”.

Republicanos y demócratas van por personas como Mediavilla en su intento por persuadir a los hispanos en Florida, que cuenta con la mayor población de puertorriqueños en Estados Unidos con casi 1,2 millones. Trump ganó ese estado en 2016 y prácticamente no podrá permanecer en la Casa Blanca si no lo hace de nuevo. El margen de diferencia en los sondeos es mínimo y, ahora que a la campaña del mandatario le preocupa estar perdiendo el apoyo entre los votantes de los suburbios y los de mayor edad, los latinos de Florida se han vuelto fundamentales.

Los puertorriqueños representan el 27% de los hispanos en edad de votar en Florida, apenas detrás de los cubano-estadounidenses. Aunque se desconoce cuántos son demócratas o republicanos, los demócratas han ampliado el margen sobre los republicanos en votantes hispanos empadronados para estos comicios, en comparación con 2016. Los avances se registraron en condados con un alto número de puertorriqueños, incluyendo el de Orange, donde se encuentra Orlando, y el de Hillsborough, en el que está Tampa. El condado Polk, cuya población puertorriqueña se ha duplicado desde 2013, reportó el mayor crecimiento de votantes latinos empadronados, y los demócratas registraron 21.000 votantes más que los republicanos. En 2016, el margen de diferencia fue de 15.000. Pero esos mismos condados también tienen una elevada cifra de votantes registrados sin afiliación política.

“Los puertorriqueños jugarán un papel muy crucial en esta elección”, dijo Yadira Sánchez, codirectora ejecutiva de Poder Latinx, un grupo sin fines de lucro con sede en Estados Unidos cuyo objetivo es movilizar a los votantes hispanos.

Con información de la agencia AP

Kamala Harris suspende actos de campaña por casos de COVID-19 en colaboradores

La candidata demócrata a la vicepresidencia, Kamala Harris, cancelará su viaje hasta el lunes después de que su director de comunicaciones y un miembro de su tripulación de vuelo dieron positivo por COVID-19, anunció la campaña de Biden el jueves.

Destacó que Harris no estuvo en “contacto cercano” con la directora de comunicaciones Liz Allen o el miembro de la tripulación en los días antes de que dieran positivo, pero su viaje se detendría “por precaución”.

Ninguna de las personas infectadas estuvo en contacto con el candidato presidencial Joe Biden.

Biden arremete contra Trump por decir que no hay que tenerle “miedo” al virus chino

El aspirante demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, arremetió este lunes contra el presidente Donald Trump, su rival en las elecciones del 3 de noviembre, por afirmar que no hay que tenerle “miedo” al coronavirus, el cual ya deja más de 200.000 muertos en ese país.

Vi un tuit que hizo, me mostraron, dijo ‘No dejen que la covid controle su vida’”, indicó Biden a la estación de noticias Local 10 de Florida, mientras hacía campaña en ese estado, el cual es considerado clave para ganar los comicios del 3 de noviembre.

Que le diga eso a las 205.000 familias que perdieron a alguien”, afirmó, haciendo alusión a los muertos que por el momento superan los 210.000 en el país, a causa del coronavirus, uno de los más afectados del mundo en términos absolutos por la pandemia.

Biden siguió hablando del tema el lunes en un evento al aire libre en Miami, donde criticó al mandatario republicano por ignorar el uso de mascarillas para prevenir contagios.

“Espero que el presidente, después de haber pasado por lo que pasó, y me alegro de que parezca que está bastante bien, comunique la lección correcta al pueblo estadounidense: las mascarillas importan”, dijo Biden.

Y agregó: “Estas mascarillas son importantes. Importan, salvan vidas, previenen la propagación de la enfermedad”.

Asimismo, el candidato demócrata habló pocos minutos después de que Trump fuera dado de alta del centro médico militar Walter Reed en las afueras de Washington, donde estuvo internado desde el viernes al dar positivo.

Este lunes, el mandatario llegó a la Casa Blanca y dejó ver que la covid-19 le tiene sin cuidado, pues no solo se quitó el tapabocas, sino que durante todo el día estuvo enviando desde su cuenta de Twitter frases en las que aseguraba que no existe ningún peligro por cuenta de la pandemia.

En su mensaje, el mandatario aseguró que no se había sentido tan bien en los últimos 20 años, e hizo un llamado a no tenerle miedo al virus y a no dejar que domine la vida de las personas.

No dejen que domine su vida. Hemos desarrollado, bajo la administración Trump, algunos medicamentos y conocimientos realmente excelentes. ¡Me siento mejor que hace 20 años!”, escribió Trump.

Seguidores de Trump desencantados tras el primer debate presidencial

Con una gorra en la que se puede leer “policías para Trump”, Tom Keeney abandona la sala donde una decena de seguidores del presidente de Estados Unidos siguen el debate presidencial.

“Me cansé de oír a Biden”, dice Keeney, residente en Pensilvania, uno de los estados pendulares: aquellos donde no hay tradición histórica de votar por un partido y que suelen definir las elecciones presidenciales.

Dentro de la sala, en Old Forge, un distrito de clase trabajadora de Scranton, donde creció Joe Biden, la cobertura de Fox News del primer debate entre Donald Trump y su rival demócrata suena a todo volumen.

La banderas de Trump y los mensajes antiaborto inundan las paredes; en el suelo, una figura de cartón del presidente con los dos pulgares hacia arriba da la bienvenida a los que entran al salón.

El grupo escucha en silencio mientras los dos candidatos se increpan uno al otro. Luego estalla en carcajadas cuando el presidente se refiere a su oponente de manera personal, pero con algo de desprecio, con un simple “Joe”.© clarin.com La sala donde varios seguidores de Donald Trump se reunieron a ver el debate presidencial, el martes a la noche, en Old Forge, cerca de la ciudad de Scranton, en Pensilvania. Foto: AFP

“Creo que Trump lo está haciendo bien y que Joe Biden está teniendo dificultades para argumentar”, dice Doug Miller, de 30 años, con un gorra roja con el eslogan “Mantén la Grandeza de Estados Unidos”.

Jackie Smith, quien dice ser un ferviente seguidor del presidente, se fuma un cigarro fuera de la sala bajo la lluvia.

“Trump ha hecho mucho por nosotros en los cuatro años que lleva en el cargo”, dice.

Pensilvania, como Ohio, donde se llevó a cabo el primer debate, el martes, es un estado del “Rust Belt” (cinturón de óxido), donde se han destruido muchos puestos de trabajo en las últimas décadas a medida que la industria pesada ha perdido terreno. Trump ganó en ambos estados en 2016.

El presidente se esforzó por denigrar la agudeza mental de Biden antes del debate. Pero el candidato demócrata tuvo una mejor actuación de lo esperado, lo que frustró a los seguidores del republicano.

Trump y Biden intensifican su campaña en Florida, un estado clave en elecciones presidenciales

A 41 días de las elecciones presidenciales en EE.UU., las encuestas no ayudan a dilucidar quién puede conquistar la importante Florida y las campañas del presidente Donald Trump y el exvicepresidente Joe Biden multiplican sus acciones para captar votos y dejar mal al contrario.

Los cubanos y los puertorriqueños han estado en los últimos días en la mira de ambas campañas, sin olvidar a venezolanos, colombianos y en general a los hispanos, que según una encuesta de hoy de St. Pete Polls prefieren por 14 puntos porcentuales a Biden.

Tom Pérez, presidente del Comité Nacional Demócrata (DNC), que ha mantenido presencia en Florida por estos días, tiene claro que cualquier grupo puede hacer la “diferencia” en Florida y darle a Biden o a Trump los 29 votos electorales del “estado del Sol” y, con ello, posiblemente la victoria nacional el próximo 3 de noviembre.

“Trump no puede ganar si no gana Florida”, aseguró por su parte el congresista de origen puertorriqueño Darren Soto.

Ambos partidos están jugando todas sus cartas en Florida, donde tiene su residencia oficial de Trump, quien le arrebató este estado a la demócrata Hillary Clinton por unos 100.000 votos en 2016.

Por el lado republicano buscan encasillar a Biden como “socialista” y ganarse el apoyo de cubanos, venezolanos y nicaragüenses, temerosos de repetir las pesadilla de sus países.

La campaña demócrata en cambio apuesta por enfatizar los “fallos” de Trump en el manejo de la pandemia de la COVID-19 que superó ya los 200.000 muertos en EE.UU. y el trato como “ciudadanos de segunda” a los puertorriqueños tras la devastación por el huracán María en su tercer aniversario.

Trump en campaña: “Amo a los latinos, es una comunidad fantástica”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, blandió su lema de “ley y orden” para conquistar a los votantes latinos en el estado clave de Arizona, al asegurar que, si él pierde la Casa Blanca, el país empezará a parecerse a las calles inseguras de las que huyeron muchos inmigrantes hispanos.

Durante un acto organizado por su campaña electoral en Phoenix, Arizona, Trump confió en que el eslogan que le funciona entre muchos de sus votantes blancos le permita ampliar también sus apoyos entre los latinos, ante los que dibujó un panorama apocalíptico si el candidato demócrata, Joe Biden, gana las elecciones de noviembre.

“Muchos hispanos vinieron aquí para conseguir el sueño americano. Muchas de sus familias, sus padres y madres, lo hicieron abandonando países que no tenían calles seguras, que tenían muchos problemas”, dijo Trump ante más de un centenar de asistentes.

“Y si dejan que esto continúe, tendríamos lo mismo (aquí). Como digo a menudo, no vamos a ser otra Venezuela (…) Mis latinos, amo a los latinos. Es una comunidad fantástica. Nunca los defraudaré”, expresó Trump.

El presidente se pronunció así después de insistir en que “hay que dar a los agentes del orden el respeto que merecen”, y de criticar que en ciudades gobernadas por demócratas, como Nueva York y Chicago, “el crimen está por las nubes”.

El cambio climático está casi ausente de campaña presidencial de EEUU

Incendios históricos están ardiendo en el oeste de Estados Unidos antes de lo que los científicos dicen suele ser el peor momento de la temporada de incendios forestales. El huracán Laura devastó partes de la costa del Golfo de México el mes pasado, mientras que ciertas áreas de Iowa están recuperándose de un sistema de vientos con fuerza de huracán llamado derecho.

La racha de desastres ha dejado a millones de estadounidenses tambaleándose. Pero prácticamente no ha tenido ningún impacto en la campaña para ocupar la Casa Blanca, en parte debido a las vulnerabilidades que conlleva para el presidente Donald Trump y su rival demócrata Joe Biden.

El mandatario ya enfrenta múltiples desafíos, incluyendo la pandemia, el desempleo y la agitación social, y no puede darse el lujo de padecer otro. Cuando habla sobre California, donde los incendios han dejado al menos 12 muertos y amenazan miles de viviendas, es principalmente para criticar a los líderes demócratas del estado.

Y para Biden, el fuego que se extiende es un recordatorio a la base progresista del partido de que él no respalda algunos de los elementos más liberales del Nuevo Trato Verde.

“La campaña de Biden está al tanto de que respaldar completamente una agenda agresiva contra el cambio climático podría crearles problemas en la parte superior de la región centro-norte”, dijo Dan Schnur, que fungió como asesor del exgobernador de California Pete Wilson y del senador republicano John McCain. “Trump no ha mostrado ningún deseo de hablar sobre California más allá de usarla como un saco de boxeo liberal para defender sus ideas ante su base de apoyo conservadora”.

Aún así, activistas en favor del clima dicen que el momento recalca la necesidad de que Washington respalde el Nuevo Trato Verde, un plan ambicioso — y probablemente costoso — para que Estados Unidos deje los combustibles fósiles y reduzca drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

“No es sorprendente que Trump no esté hablando sobre el hecho de que Estados Unidos está literalmente en llamas bajo su mandato, pero, ¿por qué Biden no lo hace?”, dijo Rebecca Katz, una estratega política que ha trabajado con aspirantes demócratas al Congreso que respaldan la medida. “El hecho de que los demócratas no vinculen lo que está ocurriendo en la costa oeste con el fracaso de Trump con respecto al cambio climático es simplemente negligencia política”.

Trump asegura que vacuna anti COVID estará lista en octubre, Biden dice que se la pondrá

El presidente Donald Trump afirma el equipo especial que trabaja para producir la vacuna contra el coronavirus la tendrá lista en octubre, mientras que el vicepresidente Joe Biden afirmó que se inyectaría contra COVID-19, aunque eso “le costara las elecciones”.

“Hemos hecho un trabajo increíble y con una velocidad que nadie ha visto antes”, afirmó el republicano durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca. “Esto podría haber tomado dos o tres años. En cambio se hará en un período de tiempo muy corto. Incluso podría tenerlo durante el mes de octubre”.

Volvió a afirmar que el equipo ‘Operation Warp Speed’ trabaja en el proyecto y pronto habrá resultados, aunque la semana pasada el codirector de esa iniciativa, Moncef Slaoui, dijo a NPR que esa posibilidad existe, pero es “muy, muy baja”.

“Existe una probabilidad muy, muy baja de que las pruebas que se están llevando a cabo mientras hablamos puedan leerse antes de finales de octubre”, dijo Slaoui. “Y, por lo tanto, podría haber, si se cumplen todas las demás condiciones requeridas para una autorización de uso de emergencia… Creo que es muy poco probable, pero no imposible. Y por lo tanto, es lo correcto, estar preparado por si acaso”.https://platform.twitter.com/embed/index.html?creatorScreenName=laopinionla&dnt=true&embedId=twitter-widget-0&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1303045924072099840&lang=es&origin=https%3A%2F%2Feldiariony.com%2F2020%2F09%2F07%2Ftrump-afirma-que-vacuna-contra-coronavirus-estara-lista-en-octubre-biden-dice-que-se-la-pondria%2F&siteScreenName=laopinionla&theme=light&widgetsVersion=219d021%3A1598982042171&width=550px

El mandatario criticó a sus opositores electorales, el exvicepresidente Biden y a la senadora Kamala Harris (California) por cuestionar la efectividad de la vacuna y afirmó que están difundinedo una “retórica imprudente”.

“Biden y su muy liberal compañera de fórmula – la persona más liberal en el Congreso, por cierto, (quien) no es una persona competente, en mi opinión, (quien) destruiría este país… deberían disculparse de inmediato por la imprudente retórica anti-vacunas de la que están hablando ahora mismo“, dijo el republicano.

A pesar de las críticas del presidente Trump, este lunes el exvicepresidente Biden afirmó que él se aplicaría una vacuna contra COVID-19 tan pronto como ésta sea liberada.

“Si pudiera ponerme una vacuna mañana, lo haría. Si me costara las elecciones, lo haría”, dijo Biden en un viaje de campaña a Lancaster y Harrisburg, Pensilvania. “Necesitamos una vacuna y la necesitamos ahora. Tan pronto como podamos conseguirla”.

En una entrevista con CNN, Harris expresó su preocupación de acelerar una vacuna solamente para tenerla lista antes de las elecciones del 3 de noviembre y temió que los científicos a cargo fueran “callados” desde las altas esferas del Gobierno.

“Se les pondrá un bozal, se les suprimirá, se les dejará a un lado”, dijo Harris. “Porque (Trump) está viendo unas elecciones en menos de 60 días y está tratando de conseguir todo lo que pueda para fingir que ha sido un líder en este tema cuando no lo es”.