CAMPAÑA JOE BIDEN

Biden: “Estamos en camino de ganar la elección”

El candidato demócrata Joe Biden se dirigió a la nación a las 12.30 a.m. del 4 de noviembre aunque los resultados de la elección presidencial aún está en juego, con los estados indecisos.

Biden habló brevemente desde Wilmington, en Delaware, y agradeció al pueblo su participación en estas elecciones y reiteró su confianza en los resultados.

“Creemos que estamos camino de ganar esta elección”, dijo Biden. “Sabíamos por el volumen sin precedente de voto por correo que esto tardaría bastante, pero tenemos que ser pacientes, y esperaremos hasta que se cuenten todos los votos”.

Biden se mostró confiado de ganar Arizona, Wisconsin, Michigan y -cuando se termine de contar- Pennsylvania. Además dijo que estaba “vivo” en Georgia.

Biden cerró su aparición en público con un llamado a la esperanza en los resultados de las elecciones.

Trump niega que vaya a cantar victoria antes de tiempo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, negó el domingo que esté planeando alzarse vencedor de las elecciones del próximo martes antes de que los resultados confirmen su victoria, como han reportado medios de prensa.

“Es una información falsa, vamos a ver qué pasa” en la noche electoral, dijo Trump a los periodistas en el aeropuerto de Charlotte, en Carolina del Sur, tras haber dado un mitin.

El gobernante se refería a la información publicada hoy por el diario digital Axios, según el cual Trump ha dicho a “personas de su confianza” que se subiría a un podio a declararse vencedor el martes por la noche “si parece que está encabezando” los recuentos.

El medio, que cita tres fuentes anónimas “familiarizadas con sus comentarios privados”, aseguró que la intención de Trump de declararse ganador se produciría “incluso si el resultado del colegio electoral aún depende de una gran cantidad de votos no escrutados en estados clave como Pensilvania”.

Para que esto suceda, debería tener ventajas claras “en Ohio, Florida, Carolina del Norte, Texas, Iowa, Arizona y Georgia”, varios de los estados clave de los que se cree que dependerá la elección.

Preguntado también por estas informaciones, su rival demócrata en las elecciones, el exvicepresidente Joe Biden, aseguró a los periodistas que su “respuesta es que el presidente (Trump) no va a robar estas elecciones.

Pese a negar lo publicado por Axios, Trump confirmó que intentará que el recuento de los votos por correo se detengan tan pronto como cierren las urnas el martes.

“No creo que sea justo que tengamos que esperar mucho tiempo después de las elecciones” para saber el ganador, dijo el gobernante, que puso en duda la honestidad del sistema en los estados gobernados por demócratas, algo sin precedentes en EE.UU.

“Creo que es terrible que se puedan recolectar papeletas después de una elección”, dijo Trump en referencia a la posibilidad de que los votos por correo cuenten aunque hayan sido recibidos después del cierre de las urnas siempre que hayan sido emitidos a tiempo.

“Tan pronto como terminen las elecciones, iremos con nuestros abogados”, amenazó.

En concreto citó el caso de Pensilvania, uno de los estados más reñidos, y a su gobernador, el demócrata Tom Wolf, cuya honestidad puso en entredicho sin pruebas.

“No queremos tener a Pensilvania, donde hay como gobernador un tipo muy partidista… No queremos estar en una posición en la que se le permita ver llegar todos los días boletas (y pensar) ‘a ver si solo podemos encontrar 10.000 votos más'”, dijo.

En las elecciones de 2016, en las que se impuso a la candidata demócrata, Hillary Clinton, Trump obtuvo 44.292 votos más que su rival, de los más de 6 millones emitidos, lo que supone una diferencia de un (0,7 por ciento).

En estas elecciones, las encuestas anticipan también un resultado muy estrecho, con Biden a la cabeza por 4,3 puntos porcentuales, según la media de sondeos elaborado por RealClearPolitics.

Trump se encuentra en la recta final de la campaña embarcado en una frenética maratón de mitines electorales que le llevará a dar diez en siete estados en los últimos dos días, con la finalidad de cerrar la ventaja de 7,2 puntos que le lleva Biden.

¿Cuándo se sabrán los resultados de las elecciones de EEUU?

Los funcionarios electorales dicen que el país debería estar preparado para no saber quién ganó la Casa Blanca el día de las elecciones y citan como argumento un alza de los votos por correo, que algunos estados necesitarán tiempo extra para contar.

Incluso este año, durante las primarias, varios estados necesitaban tiempo adicional para contar los votos, lo que causó retrasos de una semana o más antes de que se divulgaran los resultados en algunas contiendas como en Nueva York y Kentucky.

En muchos casos, los largos períodos de conteo fueron atribuidos a un aumento en los votos por correo debido a la pandemia del coronavirus, una tendencia que se espera que continúe en noviembre. Los funcionarios electorales han destacado que la precisión es más importante que la rapidez.

¿Sabremos quién ganó la noche del martes?

Hay una buena posibilidad de que no sepamos el ganador en la noche de las elecciones, dijeron los funcionarios electorales. Eso significaría un gran cambio para los estadounidenses. “Tenemos que prepararnos para la gran probabilidad de que una elección diferente a cualquier otra que hayamos tenido pueda tomar un poco más de tiempo para contar de manera precisa con integridad”, dijo David Becker, director ejecutivo y fundador del Centro no partidista para la Innovación e Investigación Electoral, un grupo en Washington que trabaja para mejorar la administración electoral. “Dedicar más tiempo a informar los resultados no es una indicación de un problema”, agrega.

Una gran razón es que se espera que un número sin precedentes de estadounidenses vote por correo debido a la preocupación por el coronavirus, y puede llevar más tiempo contar las boletas por correo que cuando el voto se hace personalmente. Además, dependiendo de la ley, algunos estados contarán las boletas que se entreguen después de la elección si tienen estampillas de la fecha límite.

Incluso en un año normal, las autoridades electorales consideran que no son oficiales los resultados anunciados la noche de las elecciones. Los estados generalmente llevan a cabo un proceso de certificación para verificar el recuento final, lo que puede demorar semanas. Eso es potencialmente más significativo en una carrera reñida.

Si los resultados se retrasan, no sería la primera vez en la memoria reciente que el ganador presidencial no esté claro en la noche de las elecciones. En 2000, una disputa de recuento en Florida tardó más de un mes en resolverse.

¿Por qué podría llevar más tiempo contar los votos?

El recuento de las papeletas de voto por correo puede llevar más tiempo que los votos en persona por varias razones, como el tiempo que lleva abrir los sobres de devolución o verificar las firmas, según lo que exija la ley estatal.

Algunas oficinas electorales locales probablemente no tendrán suficiente personal adicional o tecnología sofisticada para acelerar el proceso. Muchos funcionarios estatales y locales están luchando por prepararse, aunque enfrentan limitaciones de tiempo y presupuesto.

Dependiendo de las leyes, algunos estados aceptarán boletas siempre que tengan estampillas del día de las elecciones, incluso si las oficinas electorales las reciben unos días después. Es probable que esto demore el conteo y la publicación de resultados.

Algunos estados han visto batallas legales sobre si los plazos deben extenderse para tener en cuenta la gran cantidad de boletas por correo durante la pandemia, incluidos Pennsylvania y Carolina del Norte, que son estados disputados.

Las primarias del 23 de junio en Nueva York ofrecieron una vista previa de los desafíos logísticos que podrían afectar el conteo en noviembre. En dos contiendas parlamentarias, después de un laborioso recuento y una lucha legal, se necesitaron seis semanas para declarar a los ganadores.

¿Los desafíos de contar tantas papeletas enviadas por correo afectan a algunos estados más que a otros?

Algunos estados han tardado en informar de los resultados. Un ejemplo es California, donde votar por correo era cada vez más popular incluso antes de la pandemia. En 2018, pasó una semana y media antes de que Associated Press declarara al ganador de una carrera clave para la Cámara en el condado de Orange, donde cuatro escaños del Congreso pasaron a los demócratas. Las leyes de algunos estados impiden que los funcionarios comiencen a contar o procesar las boletas por correo antes del día de las elecciones.

Pennsylvania, estado clave, será la última parada de Biden y Harris antes de las elecciones

El candidato demócrata a la Presidencia Joe Biden y su compañera de fórmula, la senadora Kamala Harris, pasarán toda la víspera electoral, el próximo lunes, en diferentes puntos de Pennsylvania, en una jornada maratónica que pone de relieve la importancia que la campaña le da a ese estado en su estrategia para llegar a la Casa Blanca.

La campaña del demócrata anunció que Biden tendrá un acto de campaña el domingo en Filadelfia y posteriormente el lunes viajará a diversos lugares del estado con la ayuda de Harris y los cónyuges de ambos, Jill Biden y Doug Emhoff, lo que permitirá cubrir más terreno a pocas horas de las elecciones.

Tanto Biden como Harris animarán a “salir a votar, al tiempo que hablarán de cómo unificar a los estadounidenses para enfrentar las crisis del país y ganar la batalla por el alma de la nación”, indicó un comunicado de la campaña de Biden.

En esta recta final, la fórmula Binden-Harris presentó también un video musical en español titulado “El Cambio”, interpretado por la cantante puertorriqueña Chesca, que se anunciará en MTV y canales digitales durante la jornada electoral.

NUEVA YORK – El candidato demócrata a la Presidencia Joe Biden y su compañera de fórmula, la senadora Kamala Harris, pasarán toda la víspera electoral, el próximo lunes, en diferentes puntos de Pennsylvania, en una jornada maratónica que pone de relieve la importancia que la campaña le da a ese estado en su estrategia para llegar a la Casa Blanca.

La campaña del demócrata anunció que Biden tendrá un acto de campaña el domingo en Filadelfia y posteriormente el lunes viajará a diversos lugares del estado con la ayuda de Harris y los cónyuges de ambos, Jill Biden y Doug Emhoff, lo que permitirá cubrir más terreno a pocas horas de las elecciones.

Tanto Biden como Harris animarán a “salir a votar, al tiempo que hablarán de cómo unificar a los estadounidenses para enfrentar las crisis del país y ganar la batalla por el alma de la nación”, indicó un comunicado de la campaña de Biden.

En esta recta final, la fórmula Binden-Harris presentó también un video musical en español titulado “El Cambio”, interpretado por la cantante puertorriqueña Chesca, que se anunciará en MTV y canales digitales durante la jornada electoral.

Los demócratas no detallaron en un principio las paradas de esta jornada con la que cerrarán la campaña en la víspera de los comicios del 3 de noviembre.

Con sus 20 votos electorales, Pennsylvania es uno de los estados en liza más importantes para ganar las elecciones.

Trump y Biden se disputan estados claves a 21 días de las elecciones presidenciales

Donald Trump dijo ayer martes ante una multitud en Pensilvania que está combatiendo “marxistas” y “lunáticos”, mientras que su rival en las elecciones presidenciales de noviembre, el demócrata Joe Biden, lo acusó en Florida, otro estado clave, de haber tratado a los estadounidenses como “prescindibles” durante la pandemia de COVID-19.

A sólo 21 días de los comicios, el 3 de noviembre, y mal posicionado en las encuestas, Trump disparó todas las estridencias exageradas de su arsenal contra los demócratas e insultó a Biden sobre su estado mental.

Dijo que el exvicepresidente estaba “asustado como un perro” durante el debate televisado entre ambos, lo calificó como “disparatado” mentalmente y afirmó que el líder demócrata era peón de comunistas.

“Le está entregando el control a socialistas y marxistas y a los extremistas del ala izquierda”, dijo Trump a una escandalosa multitud en Johnstown. “No puede enfrentarse a los lunáticos que dirigen su partido”. 

Trump, de 74 años, fue más allá en su manida narrativa que Biden, tres años mayor, es muy frágil para ser presidente, al tuitear una foto falsa que muestra al candidato demócrata en una silla de ruedas, rodeado de personas ancianas en sillas de rueda en una habitación.

“Biden para presidente”, dice la leyenda, pero con la “p” tachada para que se lea “residente”. La burla a los ancianos enfermos contrasta con las dificultades aparentes, según algunas encuestas, del presidente para retener la lealtad de los adultos mayores, un importante electorado.

En Johnstown, el magnate retomó la imagen de ‘outsider’ que mantuvo antes de su sorpresiva victoria en 2016, afirmando que estaba combatiendo a una “clase política corrupta y egoísta” en Washington.

Pero incluso mientras deleitaba a la masa con sus mejores éxitos retóricos, Trump demostró de nuevo que a pesar de marchar detrás en las encuestas, no tiene intención de cortejar a los electores demócratas en una nación profundamente dividida.

“Si ellos llegan, esto terminará siendo una versión de Venezuela a gran escala”, dijo, pintando una visión antinmigrante de un país donde los demócratas den servicio de salud gratuito para “extranjeros ilegales”, mientras “diezman el Medicare (el sistema estatal de salud para la tercera edad) y destruyen tu Seguridad Social”. 

Encuestas favorecen a Biden

El coronavirus, que ha costado casi 215.000 vidas en Estados Unidos, fue apenas mencionado, a pesar de que Trump estuvo tres noches hospitalizado después de dar positivo al virus principios de octubre.

“Vamos a aplastar al virus muy pronto. Está pasando ya”, dijo el presidente, pese a que una franja de estados en el país presenta un incremento en las infecciones. “Muy pronto va a ser perfecto”, añadió.

Unas horas antes, Biden en Florida mantuvo un evento mucho más reducido en concordancia con la campaña de bajo perfil que mantiene, enfocándola en el manejo que Trump da a la pandemia.

Igualmente o incluso más importante en los comicios que Pensilvania, Florida es un estado considerado “campo de batalla”. Ahí triunfó Trump en 2016, pero esta vez las encuestas favorecen a Biden.

El candidato demócrata cortejó a los adultos mayores, diciéndoles durante una pequeña reunión en un centro comunitario de pensionados en Pembroke Pines, al norte de Miami, que Trump “nunca ha estado enfocado en ustedes”. “Su manejo de esta pandemia ha sido errático, igual que su presidencia”, dijo.

Biden recordó que Trump dijo que el virus, que golpea duramente a los adultos mayores, “no infecta prácticamente a nadie”. “Eres prescindible, eres olvidable, no eres virtualmente nadie. Así es como él ve esto”, dijo Biden, que a diferencia de Trump llevaba mascarilla facial.

Trump también estuvo en Florida el lunes, en su primer mitin desde que fue hospitalizado por COVID-19. Esta semana irá a Iowa y Carolina del Norte y luego volverá Florida y Georgia. 

El candidato presidencial demócrata, Joe Biden.

Iowa y Georgia son uno de los estados en los que Trump ganó cómodamente en 2016, pero los sondeos muestran ahora diferencias ajustadas en ambos.

Un sondeo de probables votantes de Florida publicado el martes por la Florida Atlantic University (FAU) ubicó a Biden con 51 por ciento y con 47 por ciento al presidente.

Biden visitará este lunes a latinos y haitianos en Miami

El candidato presidencial demócrata Joe Biden visitará Miami este lunes donde tiene programada una visita al Centro Cultural de el Pequeño Haití y luego pronunciará un discurso en la Pequeña Habana, sobre la construcción de una mejor economía para los hispanos.

Los haitianos estadounidenses pidieron públicamente que Biden visitara la comunidad en persona después de quedar fuera de una mesa redonda de líderes afroamericanos el mes pasado en Miami Gardens con la compañera de fórmula de Biden, Kamala Harris.

La campaña de Biden informó el domingo que el candidato, quien viaja con su esposa Jill Biden, participará también en una asamblea pública de NBC News en la noche del lunes en el Peréz Art Museum Miami.

El evento será televisado por NBC que ha dicho que anteriormente extendió una invitación similar al presidente Donald Trump, quien el domingo permanecía hospitalizado con COVID-19.

Esta será la primera visita del ex vicepresidente a Miami desde septiembre de 2019 y la realizará durante el último día de registro para votar en las elecciones del próximo 3 de noviembre.

Biden reveló cuánto pagó de impuestos horas antes del accidentado debate

 El candidato presidencial demócrata Joe Biden y su esposa, Jill Biden, dieron a conocer más detalles de sus declaraciones de impuestos horas antes del primer debate presidencial.

Las declaraciones de los Biden muestran que la pareja pagó casi 300,000 dólares en impuestos federales en el 2019, incluyendo casi 288,000 en impuestos sobre la renta personal. Los Biden reportaron ingresos gravables de 944,737 dólares.

La publicación se produce apenas días después que el New York Times reportó que Donald Trump pagó 750 dólares en impuestos en el 2016, el año que fue electo presidente y de nuevo en el 2017, su primer año en la Casa Blanca. El Times dijo que Trump no pagó impuestos federales por 10 de los 15 años antes de eso.

Trump ha dicho que el reporte es “noticias falsas”, pero se sigue negando a dar a conocer sus declaraciones de impuestos. Biden ya había dado a conocer dos décadas de declaraciones de impuestos, aparte de las declaraciones financieras requeridas de él cuando era senador y vicepresidente.

La compañera de fórmula de Biden, la senadora demócrata Kamala Harris, y su esposo, Doug Emhoff, también dieron a conocer sus declaraciones de impuestos el martes. Harris y Emhoff reportaron haber pagado 1,05 millones de dólares en impuestos federales sobre un total de 3.02 millones en ingresos gravables.

Trump se reúne con hispanos en Miami para conquistar voto latino

El presidente Donald Trump habló con la comunidad hispana del sur de Florida durante el encuentro de “Latinos por Trump” celebrado este viernes en el complejo hotelero de su propiedad ubicado en la ciudad del Doral.

Los seguidores de Biden y Trump se enfrentaron este viernes, pues en Miami el actual mandatario goza del apoyo de los mayoría de los cubanos y venezolanos que enfrentados a sus gobiernos ven en el actual presidente de EEUU una forma de liberar a sus países de sus actuales dictaduras. Pero aún así, Trump debe conquistar a los latinos de otros orígenes, más inclinados hacia la opción demócrata.

Mike Hernández, analista de Telemundo 51 dijo: “No pienso que él va a ganar el voto latino a nivel nacional. Para el Presidente Trump no es una cosa de que si quieren o si pueden ganar ese voto, sino de perder por menos”.

Pero en su carrera por tratar conquistar el voto latino el mandatario ha dicho que considera seriamente a la cubanoamericana Bárbara Lagoa, nativa de Hialeah, como su nominada para reemplazar en la Corte Suprema a la fallecida jueza liberal Ruth Bader Ginsburg.

J.C. Planas, abogado y exrepresentante estatal dice que aunque Bárbara Lagoa sería una jueza ejemplar de la Corte Suprema, no es para poner a una nominada ahora, antes de la elección, que se debe esperar hasta después de que pase noviembre.

Mientras que Cindy Polo, Representante Estatal, piensa que cualquier nombre que nombre la administración es un juego político, un juego que quiere seguir dividiendo a nuestra comunidad.

Carlos Curbelo, excongresista y enemigo político del presidente, cree por su parte que Trump podría haberse reunido con Lagoa en la Casa Blanca, pero quiere venir a Florida porque en este estado tiene 29 votos electorales en el colegio electoral. “Es el premio más grande cuando se trata de estados de transición. Y es un estado que el presidente Trump debe ganar”.

Por su parte, José García-Pedrosa, un abogado que conoce de cerca el trabajo de Lagoa cree que “Barbara es una mujer muy capacitada, muy buena, de mucho prestigio, una mujer que va hacer una labor magnífica”.

Una encuesta de NBC y Wall Street Journal, reveló esta semana que el 62% de los hispanos votaría por Joe Biden, y el 26% por Trump.

Trump y Biden discutirán sobre el supremo, COVID y economía en su primer debate

El primer debate presidencial entre el candidato demócrata Joe Biden y el presidente Donald Trump se centrará en al menos seis temas que están de actualidad: el Tribunal Supremo, el coronavirus, las protestas raciales y la violencia, la integridad de las elecciones y la economía.

La organización del encuentro, que se celebrará el próximo 29 de septiembre en Case Western Reserve University, en Cleveland, Ohio, reveló este martes algunos detalles aunque aclaró que los asuntos a tratar están sujetos a cambios en función del “desarrollo de la actualidad”.

El debate se dividirá en seis secciones de 15 minutos en las que los candidatos a la presidencia debatirán sobre el “historial de Trump y de Biden”, “el Tribunal Supremo“, “COVID-19“, “la economía“, “raza y violencia en nuestras ciudades” y “la integridad de las elecciones“.

Chris Wallace, de Fox News, moderará un encuentro para el que ambos candidatos ya se han estado preparando.

El presidente dijo este mes que él se prepara “cada día” para los debates “haciendo lo que estoy haciendo“. “He estado en todos lados, y veo a este tipo sentado en casa, y creo que quizás lo estoy haciendo mal”, dijo Trump en Fox News.

Por su parte, Biden ha dicho que está “esperando” debatir con Trump y “hacerle rendir cuentas“. “Sé cómo manejar a los abusones”, dijo Biden este mes durante un evento de financiación de campaña”. “Espero que no me engañen para pelear con este tipo. Va a ser difícil porque predigo que va a estar gritando”, adelantó.

El plan de Biden para Puerto Rico se enfoca en infraestructura, salud y educación

El exvicepresidente Joe Biden presentó un plan para atender algunos de los rezagos en Puerto Rico, pero la campaña del presidente Donald Trump criticó el proyecto, a pesar de que en cuatro años de administración el republicano ha querido “vender la isla”, retardó los recursos tras desastres del huracán María, lanzó rollos de papel como “ayuda” durante su visita y ha calificado a la isla como un lugar “sucio”.

El plan del demócrata es respaldado por la coalición Power 4 Puerto Rico, compuesta por grupos de la diáspora y aliados que abogan por Puerto Rico y las familias desplazadas, quienes elogiaron el proyecto, el cual es un primer esbozo para acciones más amplias.

“Durante el último año y medio, nuestra coalición y 60 socios llevaron a cabo una campaña histórica y la primera en la historia #ShowUsYourPRPolicy presionando a los candidatos presidenciales para que publiquen planes de políticas”, indicó el grupo. “El plan de políticas de Biden para Puerto Rico está en línea con las prioridades de Power 4 Puerto Rico”.

Pero vayamos por partes. Aprovechando el inicio del mes de la Herencia Hispana, el demócrata presentó un plan con acciones clave, considerando que “tres millones de ciudadanos estadounidenses que lo llaman hogar, merecen ser tratados con dignidad y respeto”.

Biden comienza con la necesidad de que la isla tenga un estatus definido, pero que sea una decisión de sus habitantes.

“Como presidente, Biden trabajará con los representantes que apoyan cada una de las opciones de estatus en Puerto Rico para iniciar un proceso justo y vinculante para que determinen su propio estatus”, aseguró.

En el proceso, si gana el 3 de noviembre, el demócrata implementará algunas medidas para mejorar la calidad de vida en la lista y asegurar su crecimiento económico, indican los lineamientos dados a conocer el mismo día en que Biden lideró un evento en Florida con estrellas boricuas.

Recuperación ante desastre

La campaña de Biden y la senadora Kamala Harris (California) buscará orientar recursos de rescate de la isla, todavía en rezago por el huracán María en 2017, el cual afectó infraestructura clave, como instalaciones eléctricas, caminos, hospitales y decenas de viviendas.

“(Se) acelerará el acceso a los fondos prometidos para la reconstrucción mientras se garantiza la transparencia y la rendición de cuentas“, aseguró. “Una piedra angular del plan económico de Biden es un paquete de infraestructura que reconstruirá las carreteras y puentes, escuelas, servicios públicos, puertos, transporte público… Y se asegurará de que la infraestructura de la isla y los hábitats costeros se reconstruyan de manera que aumenten su capacidad y resiliencia para resistir futuras tormentas”.

Biden visita Florida y busca el apoyo de los puertorriqueños

La primera visita del exvicepresidente Joe Biden a Florida como candidato demócrata a la presidencia lo llevará al corazón de la comunidad puertorriqueña en Kissimmee ayer martes.

El evento del Mes de la Herencia Hispana, cuyos detalles no se dieron a conocer oficialmente hasta el lunes, se produce después de una serie de encuestas e informes de noticias que muestran la potencial debilidad de Biden con los votantes hispanos de Florida.

Una encuesta de NBC News / Marist del 8 de septiembre mostró que el presidente Trump lideraba a Biden entre los hispanos de Florida entre un 50% y un 46%, aunque el tamaño de la muestra hispana era relativamente pequeño.

Pero en una encuesta dirigida a 1,000 hispanos en todo el estado, Biden lidera a Trump entre un 53% y un 37% según Equis Research, una firma de investigación demócrata. Esa ventaja está 11 puntos por detrás del margen de Hillary Clinton con los hispanos en 2016.

El Washington Post también informó: “Muchos activistas y funcionarios latinos dijeron que Biden ahora se está poniendo al día” en Florida.

Pero el representante federal Darren Soto dijo el martes que las encuestas que muestran que los cubanoamericanos de tendencia republicana en el condado de Miami-Dade apoyan a Trump no miden la popularidad general del exvicepresidente entre los puertorriqueños. Agregó que Trump sigue siendo muy impopular entre los puertorriqueños debido a su respuesta al huracán María en 2017 y al coronavirus este año.

“Con la comunidad hispana tenemos que desglosarlo realmente por región”, dijo Soto en una conferencia de prensa virtual para la campaña de Biden el lunes. “Entre los puertorriqueños, Joe Biden está muy por delante. … Vimos una ventana al rostro del presidente Trump con su respuesta mortal al huracán María, con sus ataques a los puertorriqueños en la isla “.

Además, Soto criticó la “respuesta absolutamente atroz de Trump ante la COVID-19”, que dijo que ha devastado a la comunidad puertorriqueña en el estado.

Este fin de semana la campaña de Biden también lanzó una serie de anuncios publicitarios en español en los cuales responden a lo que tildan de narrativas falsas sobre la capacidad de Biden en atender una crisis económica y sus políticas de impuestos, críticas a la manera en la que Trump se dirige a la comunidad puertorriqueña en Florida y “recuerdan que no hay suficiente jerga o argot que haga que los puertorriqueños olviden” el trato que recibieron tras la devastación del huracán María; un homenaje a los trabajadores y pequeños negocios en medio de la pandemia y finalmente, el plan Biden para ayudar a las familias latinas que han sufrido en medio de la COVID-19, el mandato de usar mascarilla y el plan de recuperación para una economía saludable.

Los anuncios se titulan: “Dicen Mucho”/”They say a lot”, “Arroz”/”Rice”, “Corazón de la Economía”/”Heart of the Economy” y “Un Buen Plan/A Good Plan”.

Además, la nominada a la vicepresidencia Kamala Harris también se ha acercado a la comunidad hispana en Florida, visitando a los venezolanos estadounidenses la semana pasada en Doral en el sur de Florida. Los venezolanos son otro grupo clave al que apuntan los republicanos luego de la crisis económica en ese país.

La visita marca la primera de Biden al área de Orlando desde un evento de recaudación de fondos en Windermere en octubre de 2019.

¿Podría Biden desmantelar la política migratoria de Trump?

El candidato presidencial demócrata, Joe Biden, se ha comprometido a revertir la política migratoria de Donald Trump, si gana la Casa Blanca en las elecciones de noviembre. Pero, ¿de verdad puede hacerlo?

No creo que sea realista que Biden en cuatro años pueda deshacer todo lo que hizo Trump”, dijo a NPR Sarah Pierce, analista política en Migration Policy Institute.

Un reporte del periodista Joel Carloza de La Opinipon.com informó que la Administración Trump ha llevado a cabo más de 400 acciones ejecutivas sobre inmigración, según el citado instituto. Entre ellas, se encuentran la aplicación de medidas más estrictas en materia fronteriza y de política interior, la restricción del asilo, la revocación del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), la reducción de visas para refugiados, la racionalización de los tribunales de inmigración o la creación de la política Quédate en México.

Para Omar Jadwat, del proyecto de derechos migratorios de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), la Administración Trump ha tratado de “desactivar” el sistema migratorio de manera “unilateral”, “sin la aprobación del Congreso ni el consentimiento del pueblo estadounidense. “Ese proyecto debería revertirse”, afirma.

Eso es precisamente lo que Biden plantea en su programa de campaña para inmigración: volver a las políticas de la era Obama (en la que él fue vicepresidente). Organizaciones como CHIRLA o Immigrant Power PAC, apoyan la fórmula presidencial Biden-Harris ya que consideran que en estos comicios “hay mucho en juego” para las comunidades migrantes.

“Si soy presidente, vamos a poner fin de inmediato al asalto de Trump a la dignidad de las comunidades de inmigrantes. Vamos a restaurar nuestra posición moral en el mundo y nuestro papel histórico como lugar seguro de acogida para los refugiados y solicitantes de asilo”, dijo Biden en su discurso de aceptación de la candidatrua demócrata.

Sin embargo, abogados y defensores de los derechos de los migrantes han dicho que echar abajo las medidas de la actual Administración no es suficiente para garantizar la dignidad de las personas que llegan a Estados Unidos en busca de una vida mejor. Y se han mostrado muy críticos con la campaña del candidato demócrata, que ha incorporado al equipo de transición a Cecilia Muñoz, cara visible en política migratoria del Gobierno anterior.

Biden se ha propuesto tumbar las políticas de Trump durante los 100 primeros días de su hipotética presidencia. En su programa está dejar de construir el muro fronterizo, de separar familias y de detener o deportar a inmigrantes pacíficos y trabajadores. Además, pretende restaurar el sistema de asilo, buscar alternativas a la detención de inmigrantes y reinstalar DACA por completo.

La postura del exvicepresidente a favor de la inmigración llega en un momento en el que más de dos tercios de la población estadounidense cree que los niveles de inmigración son correcto o que deberían aumentar. Incluso un tercio de los votantes de Trump cree que los inmigrantes fortalecen la sociedad, según un estudio del Centro de Investigaciones Pew.

Aún así, el candidato demócrata tendría que afrontar resistencias que ralentizarían sus propósitos migratorios. Quienes se oponen a la inmigración temen que Biden vuelva a abrir la frontera sur -cerrada por la pandemia- y empiecen a llegar centroamericanos solicitando asilo (un derecho humano).

Aunque el candidato demócrata no ha dicho que reactivará el proceso de asilo, todo el mundo cree que lo hará cuando la crisis sanitaria remita y el país pueda recibir inmigrantes de nuevo.