Tag: CAMPAÑA

Anuncian que Obama estará en actos de campaña de Biden

El expresidente Barack Obama reforzará la campaña de Joe Biden en los próximos días.

De acuerdo con CNN, Obama hará parte de varios actos de campaña en territorios que son considerados “campos de batalla” por analistas políticos. El refuerzo de Obama llega cuando Biden lidera la mayoría de las encuestas.

Aunque no fue revelado el calendario de sus apariciones públicas, se cree que Obama hará proselitismo por Biden en Florida, North Carolina, Wisconsin, Michigan, Pennsylvania y Ohio.

“Hace lo suficiente por nuestra campaña”, dijo Biden el miércoles antes de salir de Delaware.

Con Obama en campaña se espera seducir al electorado compuesto por hombres negros, la comunidad latina y a los votantes más jóvenes.

Los eventos con el expresidente no serán masivos como los de Trump. Serán reuniones con distanciamiento social y se garantizará que sean accesible para un gran número de medios de comunicación. Obama estaría junto a Biden en los últimos días de la campaña.

Obama ha hecho campaña por Biden pero de manera virtual. También ha estado en anuncios de TV. En la Convención Demócrata viajó a Philadelphia para un discurso especial en donde se dedicó a atacar a Donald Trump.

Trump realiza en Florida su primer mitin desde que enfermó de COVID-19

Apenas una semana después de dejar el hospital, el presidente Donald Trump volvió el lunes a su campaña por primera vez desde que contrajo el coronavirus, en un intento de remontar en las preferencias.

“Es grandioso estar de regreso en mi estado de residencia, Florida, para hacer mi regreso oficial a la campaña”, declaró Trump frente a miles de simpatizantes, que estaban de pie unos junto a otros y en su mayoría sin mascarillas, a pesar de la actual pandemia.

“Me siento tan revitalizado por sus oraciones y honrado con su apoyo”, indicó.

Trump, cuyo médico dijo por primera vez el lunes que el mandatario había dado negativo en una prueba de detección de COVID-19, intenta revertir un persistente déficit en los sondeos de intención de voto tanto a nivel nacional como en los estados sin clara preferencia política. Su evento del lunes en Sanford es la primera parada en una ajetreada semana que incluirá mítines en Pensilvania, Iowa, Carolina del Norte y Wisconsin.

Su ocupada agenda pone en relieve el trabajo que Trump tiene por delante en su intento de persuadir a los votantes a tan sólo tres semanas de la elección. Y se presenta en medio de interrogantes sobre el impacto que podrían tener tantos viajes a tan poco tiempo de que el mandatario de 74 años dejó el hospital. Por lo general, la progresión del COVID-19 es impredecible, y pueden existir complicaciones a largo plazo.

Boletín Noticias

Las noticias más importantes del sur de la Florida, Estados Unidos y América Latina. INSCRÍBASE

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de Privacidad y Términos de Servicio de Google.

Después de que el avión presidencial despegó de la base Andrews de la Fuerza Aérea, el médico del presidente difundió una actualización sobre su estado de salud y dijo que Trump arrojó negativo a la presencia del virus, y que había ocurrido en días consecutivos. Su doctor, el comandante de la Armada Scott Conley, dijo que los análisis, tomando junto con otros datos como la carga viral, lo han llevado a la conclusión de que Trump ya no es contagioso.

Durante días, la Casa Blanca ha evadido preguntas sobre si Trump había arrojado negativo en las pruebas diagnósticas. Conley señaló el fin de semana que el presidente cumplía con los criterios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para salir de manera segura del aislamiento y que “de acuerdo a los estándares reconocidos actualmente”, Trump ya no era considerado como un riesgo de contagio.

Trump, impaciente por volver a la campaña, dijo que ahora es “inmune” al virus, una afirmación que es imposible demostrar considerando las limitaciones sobre lo que los científicos saben sobre el coronavirus.

Biden regresa a Florida para asegurar el voto latino

Este próximo martes 13 de octubre, el exvicepresidente Joe Biden viajará al condado de Broward, en el sur de Florida, para realizar campaña cuando solo quedan días para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Será este el segundo viaje que realiza en menos de una semana y su tercera visita a la Florida durante estas elecciones generales de 2020.

El exvicepresidente será anfitrión de encuentros de movilización de votantes. Por la tarde, Biden pronunciará comentarios en Pembroke Pines sobre su visión acerca de los estadounidenses mayores de edad. Y después asistirá a un evento en Miramar para alentar a los floridanos a hacer un plan para votar en noviembre.

Biden le saca una amplia ventaja a Trump entre los votantes hispanos, de allí su intención de seguir haciendo campaña en un estado que podría determinar el nuevo presidente de los EEUU.

Según una encuesta publicada por el Centro Pew, el candidato demócrata tiene el apoyo del 73% de los posibles votantes latinos de estas elecciones, comparado con un 29% que se inclina por la reelección del presidente Donald Trump.

Donald Trump no se compromete con “transición pacífica” si pierde las elecciones de noviembre

El presidente estadounidense Donald Trump declinó ayer miércoles comprometerse a una transferencia pacífica del poder si pierde la elección del 3 de noviembre.

“Veremos qué pasa”, dijo Trump en una conferencia de prensa, en respuesta a una pregunta sobre si se comprometía a una transferencia pacífica del poder. “Saben que me he estado quejando muy fuertemente sobre las boletas, y las boletas son un desastre”.

Trump ha estado manteniendo una campaña contra la votación por correo, tuiteando y hablando críticamente sobre el sistema. Más estados están alentando la votación por correo para mantener a salvo a las personas en medio de la pandemia.

El presidente, quien vota por correo, ha tratado de establecer una distinción entre los estados que envían automáticamente boletas a todos los votantes registrados y aquellos que, como Florida, las envían solamente a los votantes que las solicitan.

Trump ha dicho sin evidencia alguna que las votaciones masivas por correo llevarían a un fraude enorme. Los cinco estados que usualmente envían boletas a todos los votantes no han registrado fraude significativo.

El miércoles, Trump pareció insinuar que si los estados se “deshiciesen” del envío de boletas no solicitadas por correo no habría preocupaciones de fraude ni de transferencia pacífica del poder.

“Ustedes van a tener una muy pacífica — no va a haber una trasferencia, francamente”, dijo Trump. “Va a ver una continuación. Las boletas están fuera de control, ustedes los saben, ¿y saben quién lo sabe mejor que nadie? Los demócratas lo saben mejor que nadie”.

Trump también se negó en julio a comprometerse a aceptar los resultados, e hizo declaraciones similares antes de los comicios de 2016.

La campaña del candidato presidencial demócrata Joe Biden respondió el miércoles como lo hizo en julio: “El pueblo estadounidense decidirá esta elección. Y el gobierno de Estados Unidos es perfectamente capaz de sacar de la Casa Blanca a cualquier intruso”.

Es improbable que un caos en estados con votación universal por correo vaya a causar una tabulación imprecisa de los resultados, como insinúa Trump.

Los cinco estados que ya tienen ese tipo de votación han tenido tiempo para fortalecer sus sistemas, mientras que cuatro estados que lo van a adoptar — California, Nueva Jersey, Nevada y Vermont— no lo han hecho. Washington, la capital, también lo va a adoptar.

De esos nueve estados, solamente Nevada no tiene una inclinación clara. Tiene seis votos electorales en juego, y sería decisivo solamente si existe una cuenta muy pareja en la votación presidencial.

California, Nueva Jersey, Vermont y D.C. son abrumadoramente demócratas y casi seguramente serán ganados por Biden.

Los incendios se politizan en EEUU con la visita de Donald Trump a zonas afectadas de California

 Los múltiples incendios que arden desde hace semanas en el oeste de EE.UU. se convirtieron este lunes en la última batalla política entre republicanos y demócratas, con la visita del presidente Donald Trump, a la zona afectada y las críticas de su rival, Joe Biden, que lo llamó “pirómano climático”.

Trump aterrizó en la base aérea de McClellan Park, en las inmediaciones de Sacramento (California), donde nada más bajar del avión dijo que el estado necesita “una gestión forestal buena y fuerte”, algo que recordó que lleva pidiendo desde hace tres años, en clara alusión a las autoridades locales, mayoritariamente demócratas.

Al ser preguntado por los periodistas sobre si creía que el cambio climático era un factor en la declaración y rápida propagación de estos fuegos devastadores, respondió que “muchas cosas son posibles”, y cuando más tarde se le volvió a plantear esta cuestión, su contestación fue que “el frío llegará” pronto.

La reacción de Trump a los fuegos siempre ha sido a lo largo de su Presidencia abogar por una mejor gestión forestal que mantenga los sotobosques limpios de maleza y se talen árboles para crear cortafuegos -algo que a su juicio impiden los ecologistas-, evitando en todo momento establecer un vínculo fuerte entre estos episodios y la crisis climática.

TRUMP MINIMIZA EL FACTOR CLIMÁTICO

“Cuando los árboles caen, tras un breve período de tiempo se secan mucho y se vuelven como una cerilla que puede explotar. Así como las hojas, que cuando tienes hojas secas en el suelo se convierten en combustible para los fuegos”, apuntó el presidente.

El mandatario puso como ejemplo a países extranjeros -sin mencionarlos por el nombre- que, según él, se consideran “naciones forestales”, pero que gracias a su supuesta buena gestión de los bosques no tienen los problemas de California con los incendios, algo que ya dijo tras otro gran fuego en 2018, aunque en esa ocasión sí especificó que se refería a Finlandia.

El mismo día en que Trump hacía estas declaraciones sobre el terreno en California, en la otra costa de EE.UU., su oponente demócrata a la Presidencia en las elecciones de noviembre, Joe Biden, le llamó “pirómano climático” por sus políticas medioambientales.

Trump y Biden retoman la campaña después de las convenciones de sus partidos

Sin perder el tiempo, Donald Trump retomó el viernes la campaña con la que busca un segundo mandato presidencial tras el cierre de una convención republicana muy ofensiva contra su oponente demócrata Joe Biden, quien volverá a recorrer Estados Unidos después de meses de pausa por la pandemia. 

El mandatario estadounidense visitará New Hampshire, un estado del noreste que perdió por poco en 2016, con la mirada puesta en las elecciones del 3 de noviembre, una carrera en la que está rezagado, según los sondeos.

Allí, pronunciará un discurso ante sus seguidores, intentando reconectar con el público aunque la crisis sanitaria le impida organizar los grandes encuentros de los que disfruta. 

El mensaje ya es conocido: el multimillonario republicano lo repitió la noche del jueves al aceptar la nominación del Partido Republicano, en un polémico discurso pronunciado en vivo desde la Casa Blanca, algo que ninguno de sus predecesores se había atrevido a hacer. 

“Nadie estará a salvo en los Estados Unidos de Biden”, aseveró Trump, de 74 años, en momentos en que su bando conservador denuncia la violencia del movimiento histórico contra el racismo y la brutalidad policial, revitalizado estos últimos días después de que un agente disparara siete veces por la espalda a un ciudadano negro en Kenosha, Wisconsin (norte).

El exmagnate inmobiliario ha prometido “defender el estilo de vida estadounidense” con el cual, dice, acabaría el candidato demócrata de 77 años. 

Representado como un títere de la “izquierda radical”, el exvicepresidente de Barack Obama fue el objetivo omnipresente del presidente y sus aliados a lo largo de la convención de cuatro días. 

Pero Trump, que repite una y otra vez que las encuestas actuales están equivocadas como lo estaban antes de su sorpresiva victoria hace cuatro años, también parece apostar por otro golpe de efecto: el posible anuncio de un vacuna contra la covid-19 antes de la elección. 

“Produciremos una vacuna antes de fin de año, ¡y tal vez incluso antes!”, insistió.

“Derrotaremos al virus, acabaremos con la pandemia y saldremos más fuertes que nunca”, aseguró el 45º presidente de Estados Unidos, cuya gestión de la crisis sanitaria sumada a una histórica crisis económica ha sido fuertemente criticada, incluso entre sus filas.

Al hablar en los jardines de la Casa Blanca frente a simpatizantes sin demasiado distanciamiento físico y con pocas máscaras, Trump mostró su impaciencia por pasar la página del coronavirus, que ha azotado a la economía estadounidense, afectando su principal argumento electoral. 

– “Político táctil” –

El mandatario continúa burlándose de su rival, a quien apoda “Joe el dormido”, por haber permanecido estrictamente confinado en su casa, en Delaware, durante más de dos meses, con escasas salidas luego. 

Hasta ahora, sin embargo, esta estrategia ha beneficiado a Biden, quien aventaja a Trump en unos siete a ocho puntos en promedio en las encuestas nacionales y está a la cabeza en estados bisagra que definirán la elección, aunque en algunos casos por poco. 

La convención demócrata de la semana pasada, virtual en nombre de la lucha contra el virus, mostró su voluntad de convertir este espíritu de responsabilidad en un argumento de campaña. 

Pero este veterano de la política puede, a la larga, ser blanco de críticas, como cuando evitó ir a Wisconsin, donde una victoria será crucial para las presidenciales, a pesar de que en un principio iba a ser el escenario de la convención de su partido. 

Por eso, el jueves dio una sorpresa al anunciar que reanudaría su campaña por estados claves, de forma presencial. “Viajaré por el país. Iré donde sea posible respetando las reglas de los estados” sobre reuniones para limitar la propagación del coronavirus, dijo.

“Una de las cosas en que pensamos es ir a Wisconsin y Minnesota, pasar un tiempo en Pensilvania, en Arizona”, añadió.

“Pero iremos (a esos estados) de manera totalmente responsable al contrario de lo que hace ese tipo”, dijo Biden en alusión a Trump. “Soy un político táctil, ¡realmente extraño dar la mano!”, añadió. 

Aunque Trump tiene la intención de acelerar su campaña antes del primer debate el 29 de septiembre, la reanudación de los viajes de Biden, sin embargo, será a su propio ritmo: después del Día del Trabajador, el 7 de septiembre.

Kanye West dio su primer mitin en su campaña a la presidencia de EEEUU

Su promesa la cumplió este domingo: el rapero Kanye West lanzó oficialmente su campaña para las elecciones presidenciales de Estados Unidos programadas para el 3 de noviembre.

Sin embargo, su aparición en las boletas de varios estados clave no será posible y en otros no está garantizada.

Con un mitin poco ortodoxo en Charleston, Carolina del Sur, el cantante de 43 años se postuló por la formación política autodenominada “Birthday Party”.

En el evento, el rapero pareció tomar posturas políticas de manera espontánea, como el aborto, lo que llevó a que se escucharan algunos abucheos.

Y algunos de seguidores del músico se han preguntado si su candidatura a la Casa Blanca en realidad es una estrategia promocional.

Ell mitin de Charleston no ofreció pistas que aclaren si su postulación es genuina.El evento solo estuvo abierto para personas registradas.© Reuters El evento solo estuvo abierto para personas registradas.

Un tuit que luego fue eliminado este sábado desde la cuenta de West, el cual muestra la lista de canciones de un nuevo álbum, causó especulación.

Desorden, llanto y promesas

El cantante apareció con un “2020” escrito en el cabello de la parte posterior de su cabeza, con un chaleco protector de seguridad y hablando a la multitud sin un micrófono.

Recibió algunas preguntas de los asistentes, pero tampoco hubo un micrófono para el público, por lo que el evento transcurrió con cierto desorden.

Un momento que sorprendió a muchos fue cuando West comenzó a llorar cuando hablaba sobre el aborto, pues dijo que sus padres casi tomaban la decisión de que no naciera.Los asistentes vieron llorar a West en algunos momentos de su discurso.© Reuters Los asistentes vieron llorar a West en algunos momentos de su discurso.

“No hubiera habido Kanye West, porque mi papá estaba demasiado ocupado”, dijo.

“Yo casi mato a mi hija”, confesó, al explicar que su esposa, Kim Kardashian West, dio a luz a su hija North “incluso cuando yo no quería”.

Aunque señaló que el aborto debería seguir siendo legal, expuso que debería haber apoyo financiero para las nuevas madres que buscan dar a luz: “que todo el que tenga un bebé reciba US$1 millón”, dijo.

En otro momento, dio un monólogo improvisado sobre el abolicionista del siglo XIX Harriet Tubman: “nunca liberó a los esclavos, simplemente hizo que los esclavos trabajaran para otras personas blancas”, dijo, lo que causó algunos abucheos.

Para ganar el voto latino, Biden contrata a ex asesora de senadora Kamala Harris

La campaña presidencial de Joe Biden incorporó a la nieta del líder de los derechos civiles César Chávez como asesora principal para ayudar a movilizar el voto latino y construir una base en Estados Unidos.

Algunos líderes latinos han criticado la campaña de Biden asegurando que no está haciendo suficiente para llegar a un grupo demográfico clave.

Julie Chávez Rodríguez trabajó previamente como codirectora de política nacional en la campaña presidencial de la senadora por California Kamala Harris, y antes de eso fungió como su directora estatal de California. Además trabajó en el gobierno del expresidente Barack Obama supervisando el compromiso de la Casa Blanca con líderes LGBTlatinosveteranos, jóvenes, educativos, laborales y progresistas.

En la campaña de Biden trabajará junto a Cristóbal Alex, expresidente de la Latino Victory Fund, que funge como asesor del candidato demócrata para asuntos relacionados con el voto latino.

Biden es visto con escepticismo entre algunos latinos por su relación con las políticas de deportación durante el gobierno de Obama. Tuvo problemas para llegar a la comunidad latina durante la campaña de las primarias, donde enfrentó protestas en favor de la inmigración, y el pasado noviembre, su principal asesora latina renunció tras expresar supuestamente su preocupación porque no se habían centrado lo suficiente en la comunidad.