CAPITOLIO

A sus 81 años, Nancy Pelosi buscará reelección en la cámara de representantes

Nancy Pelosi, la presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos y la mujer más poderosa de Washington, anunció el martes su candidatura para reelegirse en el Congreso, sin precisar si también desea mantenerse en el cargo como portavoz.

“Esta elección es crucial”, subrayó la parlamentaria de 81 años, a propósito de las elecciones legislativas de medio término en las que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, arriesga la mayoría demócrata de la que goza en el Congreso.

“Es nuestra democracia la que está en juego, nada menos”, insistió la electa por el estado de California en un video publicado en Twitter, recordando el asalto al Capitolio perpetrado por seguidores de Donald Trump y las restricciones adoptadas en algunos estados republicanos sobre el acceso al voto.

“Pero como decimos, no nos lamentamos, actuamos” declaró Pelosi, hábil en táctica, presente en el Congreso desde 1987 y que conoce de cerca los entresijos del poder.

“Es por eso que me presento a mi reelección”, anunció la parlamentaria.

Pelosi mantuvo sin embargo reserva sobre su deseo de estar en la Cámara de Representantes. El ala demócrata de izquierda presiona hace varios años por un cambio de liderato.

Conservadores la califican de “arrogante”

Considerada como moderada en su circunscripción de San Francisco, Nancy Pelosi es en gran parte responsable de la aprobación del plan de Joe Biden en infraestructura, o también de la reforma a la salud de Barack Obama.

Además sabe como recaudar fácilmente millones de dólares para los candidatos demócratas en las elecciones parlamentarias.

Los conservadores denuncian, sin embargo, la arrogancia de esta mujer, esposa del hombre de negocios y millonario, Frank Pelosi.

Durante los cuatro años de la presidencia de Donald Trump, asumió el rol de opositora principal del mandatario republicano. En un gesto espectacular, Pelosi hizo pedazos en febrero de 2020 el último discurso del Estado de la Unión del entonces inquilino de la Casa Blanca.

Madre de cinco hijos, llamada Nancy D’Alesandro en su registro civil, nació el 26 de marzo de 1940 en Baltimore en el seno de una familia italoamericana católica. Su padre y su hermano han sido alcaldes de esta gran ciudad industrial del noreste del país.

Arrestan a jefe de grupo de ultraderecha por asalto al Capitolio

El fundador y líder de los Oath Keepers, uno de los principales grupos de extrema derecha de Estados Unidos, fue detenido ayer acusado de “sedición” por su papel en el asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021.

Stewart Rhodes, de 56 años, fue acusado de “sedición” junto con otros diez miembros de Oath Keepers.

Nueve de ellos ya han sido detenidos y se les acusa de “asociación delictiva” para interferir en un proceso oficial o de haber cometido actos violentos, con un cierto grado de coordinación.

El cargo de “sedición”, muy rara vez utilizado y sancionable con 20 años de prisión, va más allá. Implica haber conspirado contra el gobierno o alguna de sus leyes, una dimensión mucho más política.

Se trata de la acusación más grave hasta la fecha contra quienes atacaron la sede del Congreso para intentar impedir que se certificara la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales.

Además el comité parlamentario encargado de esclarecer los hechos de ese día y de establecer la eventual responsabilidad de Donald Trump en los episodios, anunció este jueves que citará a responsables de cuatro redes sociales: la matriz de YouTube (Alphabet, también matriz de Google), a la de Facebook (Meta), Reddit y Twitter.

Los investigadores quieren saber “cómo la difusión de desinformación y el extremismo violento contribuyeron al ataque violento contra nuestra democracia” y qué medidas tomaron las redes sociales, en el caso de que tomaran alguna, para evitar que sus plataformas se convirtieran en caldos de cultivo para la radicalización.

Dos días después de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre de 2020, Stewart Rhodes afirmó en una conversación encriptada con otros miembros de su grupo: “No podemos salir de esto sin una guerra civil”, según el acta de acusación.

Antes del 6 de enero, Stewart Rhodes se “asoció” con algunos de sus coacusados “para impedir el traspaso pacífico del poder”, sobre todo “haciendo uso de la violencia”, señala.

Los miembros de Oath Keepers detenidos “organizaron el transporte desde todo el país a Washington, se equiparon con todo tipo de armas, se vistieron con ropa de combate y estaban dispuesto a responder al llamamiento a las armas de Rhodes”.

Su objetivo era “entrar por la fuerza e intentar tomar el control” del Capitolio, afirma el documento.

En el momento del ataque, Rhodes, un exmilitar que fundó Oath Keepers en 2009, estaba cerca del Capitolio, pero no está claro si entró en el recinto. 

Kamala Harris: “el asalto al Capitolio refleja la fragilidad de la Democracia”

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, afirmó este jueves que el asalto de hace un año al Capitolio del país por una turba de seguidores del expresidente Donald Trump “refleja la fragilidad de la democracia”.

“El asalto violento que tuvo lugar aquí, el mero hecho de lo cerca que las elecciones pudieron ser revocadas, refleja la fragilidad de la democracia”, dijo Harris en un discurso en el Capitolio para conmemorar el primer aniversario del asalto.

Harris, que estuvo presente el 6 de enero del año pasado en la sede del Congreso de EE.UU. antes y después del asalto, habló minutos antes que el presidente del país, Joe Biden, en un acto conmemorativo de esos eventos en el Capitolio.

La vicepresidenta instó a no permitir que el futuro de la nación sea decidido por aquellos que quieren silenciar las voces de los estadounidenses, revocar los votos y difundir mentiras y desinformación.

En ese sentido, acusó a “una facción radical”, que, agregó, puede haber surgido recientemente, pero cuyas raíces son “profundas y antiguas”.

Indicó que “los extremistas” que hace un año irrumpían en los pasillos del Capitolio no solo tenían como objetivo las vidas de los “líderes elegidos” en las urnas.

“Lo que buscaban no era solo degradar y destruir un edificio (…), lo que asaltaron fueron las instituciones, los valores, los ideales de generaciones de estadounidenses”, apuntó la vicepresidenta.

Harris habló también en su alocución del proyecto de ley de derechos civiles, que se encuentra actualmente en el Senado, e instó a los estadounidenses a hacer algo: “No podemos sentarnos a un lado”.

“Debemos unirnos en defensa de nuestra democracia para formar una unión más perfecta, establecer la justicia, garantizar la calma doméstica, proporcionar una defensa común, promover el bienestar general y asegurarnos las bendiciones de la libertad para nuestra prosperidad y posteridad”, dijo.

En el último año, los republicanos han bloqueado dos proyectos de ley, impulsados por los demócratas para contrarrestar las restricciones al voto que han impuesto en los últimos meses los conservadores a nivel estatal, que limitan el sufragio de hispanos, afroamericanos y personas con menos recursos económicos.

Los conservadores aseguran que su objetivo es frenar irregularidades, pero los demócratas creen que su verdadera meta es acabar con los controles que impidieron al expresidente Donald Trump (2017-2021) revocar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, en las que ganó Biden.

EE.UU. conmemora hoy el primer aniversario del asalto al Capitolio por parte de una turba de seguidores del Trump, donde al menos cinco personas murieron, entre ellas un policía. EFE.

Biden rechaza que violencia política sea la norma un año después de asalto al Capitolio

Estados Unidos no puede aceptar que “la violencia política se convierta en la norma” es la advertencia que el presidente del país, Joe Biden, lanzará este jueves a sus compatriotas, un año después de que cientos de partidarios del exmandatario Donald Trump asaltaran el Capitolio.

“Tenemos que decidir hoy qué nación vamos a ser. ¿Vamos a ser una nación que acepte la violencia política como norma? ¿Vamos a ser una nación que permita a funcionarios partidistas anular la voluntad legalmente expresada por el pueblo? ¿Vamos a ser una nación que no vive a la luz de la verdad, sino a la sombra de la mentira?”, se preguntará Biden, según un extracto del discurso que el presidente estadounidense pronunciará para conmemorar los acontecimientos del 6 de enero de 2021.

“No podemos permitirnos el lujo de convertirnos en ese tipo de nación”, dirá en este discurso en el primer aniversario de la toma violenta del Congreso por parte de seguidores de Trump con el fin de impedir la certificación de la victoria electoral de Biden.

El demócrata de 79 años hablará en la imponente “Sala de las Estatuas” del Capitolio, sede del Congreso de Estados Unidos, en compañía de la vicepresidenta, Kamala Harris.

Hace un año, en este mismo lugar, desfilaron los partidarios de Donald Trump, dejando estupefactos a Estados Unidos y al mundo. Una turba tomaba por asalto el venerable edificio en un intento por impedir que los congresistas certificaran la victoria de Biden en las elecciones.

El mandatario ha optado durante mucho tiempo por despreciar a su predecesor, negándose, por ejemplo, a nombrarlo en público. Pero esta vez, el presidente estadounidense ha decidido cambiar de estrategia y hablará públicamente de la “responsabilidad particular” de Trump en este episodio de violencia, según ha hecho saber ya la Casa Blanca.

Biden “ve el 6 de enero como una trágica culminación de lo que cuatro años de la presidencia de Trump le han hecho a este país”, afirmó su portavoz, Jen Psaki, rompiendo con la línea hasta ahora más cautelosa de la Casa Blanca, que incluso evita mencionar al expresidente por su nombre.

Los republicanos parecen privilegiar, por su parte, un perfil bajo. El jefe de los conservadores en el Senado, Mitch McConnell, acudirá a un funeral en el sur del país, lejos de las conmemoraciones en Washington.

Más temprano en la mañana McConnell acusó este jueves a los demócratas de “explotar” políticamente el aniversario del asalto. “Fue sorprendente ver a algunos demócratas en Washington intentar aprovechar este aniversario para promover objetivos políticos partidistas que existían mucho antes de este evento”, dijo en un comunicado, calificando el 6 de enero de 2021 como un “día oscuro para el Congreso y el país”.

Mas contundente se mostró Karl Rove, uno de los principales arquitectos de la estrategia republicana de los últimos 30 años, que escribió en las páginas editoriales del diario conservador Wall Street Journal que no había perdón para el asalto.

“No se puede suavizar lo sucedido ni absolver a quienes planearon, alentaron y ayudaron al intento de derrocar nuestra democracia. El amor a la patria no exige menos. Ese es el verdadero patriotismo”, escribió.

“La nación se tambalea”

Trump anuló a su vez una rueda de prensa prevista desde su mansión de Florida.

El expresidente republicano, que no suele recular, ha estimado quizá que hablar en este día sería una provocación excesiva. O tal vez cambió de parecer porque una investigación parlamentaria sobre los instigadores de la violencia en el Capitolio se acerca cada día más a él, dejándole contra las cuerdas.

Pero no por ello moderó su discurso. El martes tachó de “crimen del siglo” el fraude que, según afirma sin prueba alguna, empañó las elecciones presidenciales de 2020.

Y esta teoría va ganando terreno, bastante más allá de la muchedumbre enfurecida del 6 de enero de 2021.

Una encuesta del sitio de información Axios estima que solo el 55% de los estadounidenses están convencidos de que el demócrata Biden, que derrotó a Trump por siete millones de votos, fue elegido según las reglas.

“Nuestra gran nación se tambalea al borde de un abismo cada vez más grande. Sin una acción inmediata, realmente corremos el riesgo de una guerra civil y la pérdida de nuestra querida democracia”, advirtió en el diario The New York Times el expresidente Jimmy Carter, quien se ha convertido para muchos estadounidenses en una autoridad moral.

Rechazan pedido de Trump de bloquear registros de asalto al Capitolio

Una jueza federal de Estados Unidos rechazó la solicitud del expresidente Donald Trump de bloquear la entrega de documentos a una comisión de la Cámara de Representantes que investiga el asalto al Capitolio del 6 de enero.

La jueza de distrito Tanya Chutkan se negó el martes a emitir un interdicto solicitado por los abogados de Trump. Chutkan informó que el presidente Joe Biden estaba “en mejor posición” para determinar si se renuncia o no al privilegio ejecutivo de los documentos solicitados por la cámara baja.

“Al final, esta es una disputa entre un expresidente y un mandatario en funciones”, escribió la jueza. “Y la Corte Suprema ya ha dejado claro que, en esas circunstancias, la postura del presidente en funciones tiene un mayor peso”.

Trump “no reconoce la consideración debida” al juicio de Biden como presidente actual, informó Chutkan. Sin embargo, añadió, “los presidentes no son reyes, y el demandante no es el presidente”.

Los Archivos Nacionales y Administración de Documentos informaron que entregarían los documentos el viernes salvo que una orden judicial se los prohíba. Minutos después de que se diera a conocer la orden de Chutkan, Trump informó que presentaría una apelación ante la Corte Federal de Apelaciones del Circuito del Distrito de Columbia. Es posible que el caso llegue a la Corte Suprema.

Biden renunció en buena medida al privilegio ejecutivo de los documentos que se le entregarían a la comisión, los cuales incluyen registros de llamadas, borradores de declaraciones y discursos, y notas escritas a mano del entonces jefe de despacho de Trump, Mark Meadows, según documentos que los Archivos Nacionales presentaron ante el tribunal.

También hay copias sobre temas de discusión de la entonces secretaria de prensa Kayleigh McEnany y “un borrador de una orden ejecutiva en materia de integridad electoral”, informaron los Archivos Nacionales.

La Cámara de Representantes formó la comisión para investigar las circunstancias detrás de la insurrección en la que simpatizantes del expresidente intentaron revertir su derrota en los comicios de 2020. Trump ha arremetido en repetidas ocasiones contra el trabajo del panel y ha seguido promoviendo teorías conspirativas infundadas sobre las elecciones.

Trump demanda para bloquear documentos relacionados con el asalto al Capitolio

El expresidente Donald Trump intentó bloquear el lunes pasado la entrega de documentos relacionados con la insurrección del 6 de enero en el Capitolio a una comisión del Congreso encargada de investigar el incidente, impugnando la decisión inicial del mandatario Joe Biden de prescindir del privilegio ejecutivo que suele proteger las comunicaciones de la Casa Blanca.

En una demanda federal, Trump señaló que la solicitud del panel “tenía un alcance casi ilimitado” y buscaba acceder a registros que carecen de un vínculo razonable con lo sucedido ese día. Dijo que era una “expedición de búsqueda de información ilegal y vejatoria” que está “desvinculada de cualquier propósito legislativo legítimo”, según los documentos presentados ante una corte federal del Distrito de Columbia.

La demanda de Trump era algo esperado, ya que había dicho que impugnaría la investigación y al menos uno de sus aliados ha impugnado un citatorio. Pero la impugnación legal fue más allá de las primeras 125 páginas de registros que Biden aprobó recientemente para su entrega a la comisión. La demanda, que menciona al panel y los Archivos Nacionales, intenta invalidar completamente la solicitud del Congreso, a la que llama excesivamente amplia, indebidamente engorrosa y un desafío a la separación de poderes. Pide una orden de la corte para prohibir que el archivista entregue los documento.

DC: Mueren un policía y sujeto que embistió contra dos agentes del Capitolio

Un oficial de la policía del Capitolio en Washington, DC resultó fatalmente herido en el incidente de este viernes, anunció la jefa de la policía del capitolio Yogananda Pittman

El conductor de un vehículo que embistió contra dos agentes de la policía del Capitolio también falleció tras el incidente.

Agentes de la policía del Capitolio dispararon al sospechoso después de que embistió la barricada y salió con un cuchillo. Ambos oficiales también resultaron heridos, y uno fue transportado al hospital.

Pittman agregó que la escena aún se está procesando y la investigación está en curso. La Policía Metropolitana de DC dijo que no hay indicios de una amenaza en curso.

La jefa de la policía del Capitolio agregó que no revelará el nombre del oficial hasta que se notifique a la familia. Ella indicó que los dos oficiales resultaron heridos cuando un vehículo chocó contra ellos cerca del Capitolio este viernes por la tarde.

El sospechoso fue asesinado a tiros por la policía, según tres funcionarios familiarizados con la investigación.

La policía dijo que los dos oficiales fueron llevados al hospital.

La Policía del Capitolio dijo en Twitter que el incidente ocurrió en un punto de acceso a lo largo de la avenida Constitución.

El automóvil pareció chocar contra una barrera que se levantó mientras la Policía del Capitolio verificaba la identidad de los ocupantes y registraba el vehículo.

Aparentemente por el incidente, el Capitolio de Estados Unidos en Washington, DC está bajo cierre este viernes luego de un reporte de disparos en la zona.

Un anuncio hecho a través del sistema de megafonía en el interior del edificio anunció a todas las personas dentro que se quedaran en el interior y se alejaran de las ventanas.

CNN informó haber visto ambulancias y un helicóptero fuera del edificio. Se vio a una persona en camilla.

El portavoz de los Bomberos de Washington, Vito Maggiolo, dice que están respondiendo a un tiroteo reportado en la barricada norte del Capitolio y hay indicios de que transportarán pacientes.

Los bomberos de DC se referieron a al menos una persona que recibió un disparo.

El FBI dijo en un comunicado que su Oficina de Campo en Washington está respondiendo y brindando apoyo a la Policía del Capitolio.

El video filmado por los reporteros en la escena muestra al menos a dos docenas de miembros de la Guardia Nacional corriendo en línea hacia la intersección mientras sos desviadas las personas que intentan ingresar al edificio.

Un video parecía mostrar un helicóptero del Servicio de Parques aterrizando en el césped del frente este del Capitolio.

El Congreso está en receso por las vacaciones de primavera esta semana, por lo que  el complejo del Capitolio tiene mucha menos gente de lo normal.

La gran mayoría de los legisladores deben estar en sus distritos y no en el Capitolio.

El FBI halla evidencias de que el asalto al Capitolio fue preparado de antemano

El FBI ha descubierto evidencias que detallan la coordinación entre grupos de extrema derecha, como Proud Boys y Oath Keepers, de cara al asalto al Capitolio que resultó en cinco personas muertas y una crisis política sin precedentes recientes en Estados Unidos.

Los investigadores federales han podido identificar a los participantes en el ataque gracias a fotografías, transmisiones en directo y videos en redes sociales. Sin embargo, el reto ahora es distinguir entre quiénes participaron en una protesta que terminó por tornarse violenta y quienes organizaron el asalto armado contra la sede del Congreso.

De acuerdo con videos y documentos presentados ante la corte, un grupo de personas, incluyendo miembros del grupo de extrema derecha Proud Boys, se reunieron en el lado oriental del Capitolio alrededor de la una de la tarde, antes de arremeter contra policías que resguardaban una entrada para peatones en esa zona.

Dominic Pezola, de 43 años, y William Pepe, de 31 años, supuestos integrantes de Proud Boys, han sido acusados de conspiración dado que sus acciones muestran “planeación, determinación y coordinación”.

En el sitio TheDonald.win, partidarios de expresidente Donald Trump, quien jaleó e incitó al asalto en un acto político previo, discutieron en términos gráficos la potencial violencia, dijeron fuentes anónimas al citado diario. Un comentario en el sitio llamaba a los partidarios del expresidente a ponerse “violentos”.

“Dejen de llamar esto una marcha, o una manifestación, o una protesta. Vayan listos para la guerra. Obtendremos a nuestro presidente o moriremos”, dijeron.

Las autoridades han presentado cargos contra más de 170 personas por los hechos ocurridos el 6 de enero. Sin embargo, la mayoría han sido por delitos menores, como conducta desordenada y entrada ilegal, según el diario The New York Times.

“Pelear, matar y morir”

Jessica Marie Watkins, veterana del Ejército y dueña de un bar en Ohio, había formado su propio grupo miliciano en 2019. Estaba afiliado al grupo extremista Oath Keepers, que desde noviembre se estaban organizando para una “operación”.

Documentos de la corte muestran que Watkins ordenó a uno de sus reclutas “estar listo para pelear en la inauguración”, mientras que a otro le pidió descargar en su teléfono celular la aplicación Zello, que permite a los dispositivos actuar como walkie-talkies.

Conversaciones obtenidas por el FBI muestran a Watkins diciendo: “Tenemos un buen grupo. Somos entre 30 y 40. Nos mantendremos juntos y nos apegaremos al plan”.

En otra conversación, Watkins advirtió en caso de que Joe Biden se conviertiera en presidente, como sucedió porque así fue elegido democráticamente: “Nuestra forma de vida, como la conocemos, se terminará. Nuestra república se acabará. Entonces es nuestro deber como estadounidenses pelear, matar y morir por nuestros derechos”.

Biden llega al poder amparado en dispositivo de seguridad que militarizó a Washington

Cierres de carreteras y de líneas de metro, controles de vehículos, camiones militares, vallas y bloques de cemento para cercar la Casa Blanca y el Capitolio, y más de 25.000 tropas.

El centro de Washington se ha convertido desde esta semana en una zona fortificada para evitar cualquier incidente antes o durante la investidura del presidente electo Joe Biden.

El violento asalto al Capitolio el 6 de enero, en el que murieron 5 personas, llevó a incrementar la seguridad en la capital estadounidense y especialmente del National Mall, el recinto que alberga los monumentos más emblemáticos de la ciudad y donde se suelen concentrar multitudes.

Normalmente, las autoridades dedican meses a preparar un exhaustivo plan de seguridad para la toma de posesión presidencial, que suele ser un día de festividades. Pero este año las medidas serán inéditas, ante la amenaza de nuevos ataques organizados por grupos de extrema derecha.

El acceso a grandes partes de la ciudad ha sido restringido y el Servicio Secreto está coordinando el plan de seguridad, junto a al menos 20 agencias de seguridad y entidades de seguridad pública.

Las autoridades decidieron trasladar a la ciudad 25.000 tropas de la Guardia Nacional de al menos seis estados y el Distrito de Columbia, un número mayor de tropas que las desplegadas actualmente por EE.UU. en guerras en el extranjero, destaca la prensa estadounidense.

Estas fuerzas se sumarán a más de 3.800 policías de la policía metropolitana y 2.200 de la policía del Capitolio, el cuerpo en el punto de mira desde el ataque a la sede legislativa, informa Reuters.

Las autoridades declararon el estado de emergencia en Washington DC, y el resto de territorios del país también permanecen en alerta ante la posibilidad de protestas violentas.

Y es que el FBI ha advertido de la posibilidad de marchas protagonizadas por seguidores de Trumparmados en los Capitolios estatales de todo el país.

Ante este tipo de alertas, algunas aerolíneas, como Delta y Alaska Airlines, han prohibido que los pasajeros que vuelen a Washington DC facturen armas.

Planean inauguración de Biden con especial cuidado en seguridad ante anuncios de protestas

La seguridad siempre ha sido uno de los elementos clave en la organización de la ceremonia presidencial inaugural y eventos secundarios, pero para el arribo del presidente electo Joe Biden, el Comité y el Servicio Secreto ponen especial atención a la vigilancia, debido al amago de protestas armadas en la capital del país y otros estados.

Un reporte del periodista Jesús García , de La Opinión, seala que el FBI lanzó una alerta la semana pasada sobre amagos de movilizaciones armadas en los 50 estados y en Washington, D.C., por lo que urgió al despliegue de fuerzas del orden.

A las pocas horas, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) aprobó al Servicio Secreto comenzar su operativo especial el 13 de enero, no el 19, como se tenía planeado, luego del ataque al Capitolio.

Para ese día ya estaban desplegados cerca de 20,000 elementos de la Guardia Nacional en varios puntos de la capital estadounidense con especial atención al Capitolio, donde será la ceremonia de juramentación del presidente electo Biden y de la vicepresidenta electa Kamala Harris.

“Lo del Capitolio fue horrible… estamos en contacto con los encargados de la seguridad para la toma de posesión… el Servicio Secreto tiene más de un año planeando todo. Tengo toda la confianza del mundo en que se están implementando todos los cambios que se tienen que hacer”, dijo Audrey Lopez, directora de Medios Hispanos del Comité Inaugural en un podcast de Una Ciudad Sin Límites y El Diario.

Agregó que la prioridad es que la transición sea pacífica, además de que el Servicio Secreto hace cambios constantes, a fin de mejorar la vigilancia.

“Sabemos que están haciendo ciertos cambios”, expresó. Hay ajustes que se hacen de última hora, especialmente sobre las ceremonias centrales y la toma de posesión.

Es tal el nivel de seguridad que este lunes se desalojó a un grupo que hacía ensayos en el Capitolio, luego de que se registrara un incendio a pocas cuadras. El Servicio Secreto informó que tiene un despliegue complejo de vigilancia y descarta tomar cualquier alerta a la ligera.

Evitar viaje a Washington

Lopez dijo que además de la seguridad tras los hechos en el Capitolio, el Comité Inaugural sigue los lineamientos de salud por la pandemia de coronavirus, por lo que ambos elementos obligan a prohibir el acceso y la reunión de grupos.

“Le estamos diciendo a todo mundo que no venga a Washington, por favor, que más fácil lo ven en sus casitas… Estamos en medio de una pandemia y para nosotros lo más importante es la seguridad”, expresó. “Este año no hay tickets públicos… ¡Dudo que (las personas) puedan pasar! Va a haber guardias por todos lados”.

Agregó que la convocatoria oficial a la ceremonia es hecha por un Comité bicameral, quienes extienden las invitaciones a los congresistas y otros personajes, incluida la familia del presidente electo Biden y la vicepresidenta Harris.

Entre los invitados también están contemplados los republicanos, incluso aquellos que defienden abiertamente al presidente Donald Trump, pero se desconoce quiénes acudirán.

“Los invitan a todos (los congresistas) y ya ellos tendrán que decidir si van o no. Es una decisión personal que va a tomar cada uno”, indicó.

A la ceremonia no acudirá el presidente Trump ni la primera dama Melania Trump, pero se espera la presencia del vicepresidente Mike Pence.

Pelosi y chef español distribuyen comida entre custodios del Capitolio

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se ha unido al chef José Andrés para repartir alimentos entre los miembros de la Guardia Nacional y los trabajadores que custodian el Capitolio. Ella misma ha compartido en Twitter dos fotos en la que aparece distribuyendo comida y posando junto a parte de las tropas y el cocinero asturiano responsable de la ong World Central Kitchen, que desde 2010 lleva alimentos a comunidades desfavorecidas y a las víctimas de catástrofes naturales. “Dondequiera que haya una pelea en la que la gente hambrienta pueda comer, estaremos allí, debemos estar allí”, es su lema.

Este sábado, ayudado por Nancy Pelosi, José Andrés y los miembros de la organización han llevado a las puertas del Capitolio un menú pensado para que los militares puedan comerlo bien y sin dificultades, y además que sea saludable y sabroso. Un sándwich de rosbif, tomate secado al sol con alioli de albahaca y un plato caliente de estofado de pollo y una versión vegetariana a base de verduras y habas.

Es evidente que José Andrés es un cocinero de altura y aunque su propósito es llevar a alimentos a personas que lo necesitan por estar en una situación de vulnerabilidad o conflicto, como este caso, quiere que lo que prepara reúna todos los ingredientes como para conquistar al paladar más exigente; o los más exigentes porque ha servido varios miles de menús entre las tropas de la Guardia Nacional y quienes colaboran con ellas en estos momentos tan complicados en Washington. La acción de este sábado no es algo excepcional en las últimas semanas en la ciudad.