La capilla ardiente con los restos del expresidente argentino Carlos Menem (1989-1999) se instaló ayer domingo en el Senado de la Nación, luego de que el féretro llegará al Congreso, donde fue recibido por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y su familia.

Menem falleció este domingo a los 90 años por una insuficiencia cardíaca, en la ciudad de Buenos Aires, en un sanatorio donde se encontraba internado desde el 15 de diciembre pasado.

La despedida del expresidente se realizará a puertas abiertas para el público en el salón Azul del Senado de la Nación y se extenderá hasta el lunes, según fuentes oficiales.

Su cuerpo será inhumado en el cementerio islámico de la provincia de Buenos Aires, donde reposan los restos del hijo mayor del político, Carlos Menem Jr, a pesar de que Menem profesaba la religión católica, según confirmó su hija Zulema Menem en la puerta del sanatorio donde falleció el ex mandatario.

Cuando el cortejo fúnebre ingresó al Congreso fue recibido con aplausos y vítores por las personas que a pesar de la lluvia se congregaron a las puertas del Congreso para despedir al expresidente.

El actual jefe de Estado, Alberto Fernández, también peronista, como el difunto, manifestó su “profundo pesar” y decretó tres días de duelo nacional en memoria de quien, “siempre elegido en democracia”, fue gobernador de la provincia de La Rioja y presidente de la nación, pero también senador, cargo que ocupaba desde 2005.

Poco después de que se instalara la capilla ardiente, el presidente Fernández asistió al velatorio acompañado de la primera dama, Fabiola Yáñez.